Tupinambis teguixin

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Lagarto overo
Goldteju Tupinambis teguixin.jpg
Ejemplar juvenil de lagarto overo
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Sauropsida
Orden: Squamata
Suborden: Lacertilia
Familia: Teiidae
Género: Tupinambis
Especie: T. teguixin
Linnaeus, 1758

El ''lagarto overo, teyú overo, teyú guasú, iguana overa, lobo pollero'' o teyú colombiano (Tupinambis teguixin) es una gran especie de lagarto de la familia Teiidae. Tiene una longitud total de 1,5 m en casos excepcionales, siendo la longitud más común el metro de largo total.

Su distribución geográfica comprende Brasil, Venezuela,[1] , Colombia, Paraguay, Uruguay y Argentina.

Esta especie está emparentado con Tupinambis longilineus y se distribuirían geográficamente en el norte de Sudamérica y Amazonia.

Ejemplar adulto de lagarto overo.

Como son animales de sangre fría (poiquilotermos), no pueden regular internamente la temperatura interna de su cuerpo; esto condiciona sus comportamientos, siendo activos durante los meses más cálidos de primavera, verano, mientras en otoño e invierno hibernan en cuevas que ellos mismos construyen o que abandonan otros animales. Su horario de actividad máxima oscila entre las 11 y las 16. De esto se desprende el dicho popular de tomar el sol como un lagarto.

En los individuos adultos la coloración dorsal posee un fondo pardo amarillento u oliváceo más o menos oscuro, con fajas negras transversales desde la nuca hasta la cola, sustituidas a veces por manchas irregulares negras o blancas en otros casos no poseen manchas ni fajas sino un color pardo negruzco o verdoso bastante uniforme.

Los juveniles al nacer son verde claros metálico, brillantes. Los adultos pesan entre 3,5 y 4 kg. Presentan cabeza bien triangular, que se diferencia del cuerpo, ojos grandes, pupilas circulares. Los ojos tienen membrana nictitante. La zona ventral tiene escamas pequeñas. Patas con cinco dedos, con uñas fuertes. Las patas traseras tienen dedos más largos. Poseen cola muy desarrollada, la que arrastran, pueden desprenderla como otros lagartos (pudiendo regenerarse nuevamente). Los machos son más grandes y robustos que las hembras, presentan un mayor desarrollo en la base de la cola, donde se alojan los órganos sexuales masculinos, dos hemipenes, retraídos.

Según su alimentación son carnívoros y omnívoros. Se alimentan de frutas, vegetales, insectos, artrópodos, peces, ranas, roedores, aves, etc. Son verdaderos generalistas, a medida que crecen. Los juveniles son más insectívoros.

Puede atacar animales domesticos como los pollos, de ahí su nombre colombiano de "lobo pollero".

Reproducción[editar]

Desde la primavera, dependiendo de las condiciones climáticas, comienzan los apareamientos. El macho agita su cuello voluminoso, emitiendo un leve ronquido, comienza a perseguir a la hembra. La conducta de cópula se produce cuando muerde la hembra en el cuello, sujetándola con las patas posteriores. Con su cola levanta la de la hembra, introduciendo los hemipenes en la cloaca. Fecundada la hembra, ésta construye una cueva, donde depositar los huevos. La cueva la realiza empleando las patas anteriores como cavadoras y las posteriores como rastrillo. La cueva tiene un metro de longitud, y 5 dm de profundidad. La hembra tapiza el interior del nido con pastos, hojarasca y deposita los huevos. El número es variable, entre 20 y 50 huevos aproximadamente. En general la media es de unos 35 huevos. Los huevos de cáscara blanda y porosa color blanquecinos, ovalados, polos iguales, de un largo no mayor a 45 a 48 mm los mismos eclosionan a comienzos de enero. Los juveniles a los 20 días tienen 19 a 20 cm de largo total.

Características generales[editar]

Habitan la tierra abierta, generalmente cubierta de largos pastizales. Su hábitat natural lo representan tanto las pampas abiertas hasta zonas selváticas, ya que son animales muy adaptables. Son reptiles terrestres pero nadan, trepan y excavan. Poseen lengua bífida. Soportan muy bien el clima y sus variaciones. Son lagartos muy inteligentes y bastante resistentes a los cambios.

Cautividad[editar]

Estos animales crecen mucho y muy rápido, por lo que es conveniente si se lo tiene de pequeño ambientar un terrario de tamaño considerable para que no le quede chico enseguida. Las medidas aproximadas para un ejemplar pequeño son de 80x40x50 cm. y para un solo adulto de, al menos, 120x80x80 cm. La tapa del terrario debe brindar una buena ventilación, para lo que recomendamos que sea de mosquitero. Estos animales pueden alojarse en un recinto en el exterior, brindándoles algún tipo de protección en el invierno. El sustrato puede ser turba (sola o mezclada con algo de arena esterilizada), tierra limpia o corteza, pasto sintético (para animales jóvenes solamente) o baldosas. También se puede usar papel de diario, pero las otras opciones permiten al animal excavar e incluso enterrarse. Es importante colocar uno o dos escondites oscuros que le permitan sentirse resguardado, hecho con piedras, troncos, cajas o recipientes de plástico dados vuelta, donde la humedad del sustrato se mantenga algo más alta que en el resto del terrario, aunque no debe estar "empapado". Necesitan un recipiente con agua limpia y fresca pegado al piso o puesto bajo nivel para que no pueda ser volcado, y que tenga tamaño suficiente como para que el animal pueda bañarse en él. Se puede decorar con troncos, piedras y plantas no tóxicas tipo arbustivas o yuyos.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]