Ducado de Curlandia y Semigalia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Ducado de Curlandia y Semigalia
Ducatus Curlandiæ et Semigalliæ (la)
Kurzemes un Zemgales hercogiste (le)
Księstwo Kurlandii i Semigalii (pl)
Herzogtum Kurland und Semgallen (de)

Vasallo de la República de las Dos Naciones 1562 (hasta 1726);
luego incorporado a la República de las Dos Naciones (hasta 1795)

Baltic coat of arms.svg
Bandera
Zakon Kawalerów Mieczowych COA.svg

1562-1795

Flag of Russia.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Ubicación de Ducado de Curlandia
Mapa del Ducado de Curlandia y Semigalia en 1740
Capital Mitau
56°39′N 23°43′E / 56.650, 23.717
Idioma oficial latín
Idioma principal alemán, letón1
Religión Luteranismo, catolicismo
Gobierno Absolutismo
Duque
 • 1587 a 1642 Federico Kettler
 • 1642 a 1682 Jacobo Kettler
Período histórico Particiones de Polonia
 • Establecido 1562
 • Disolución 1795
Superficie
 • 1870 27,286 km²
Población
 • 1870 est. 619,154 
     Densidad 22,7 hab./km²
 • 1897 est. 674,437 
1También livonio y latgaliano

El Ducado de Curlandia y Semigalia (en latín: Ducatus Curlandiæ et Semigalliæ; en polaco, Księstwo Kurlandii i Semigalii; en alemán, Herzogtum Kurland und Semgallen; en letón, Kurzemes un Zemgales hercogiste) es el nombre de un ducado en la región del Báltico que existió entre 1562 y 1569 como estado vasallo del Gran Ducado de Lituania y, entre 1569 y 1726, de la República de las Dos Naciones, año en el que el Sejm lo incorporó a esta última.[1] Finalmente el Imperio ruso se lo anexionó el 28 de marzo de 1795, durante la tercera partición de Polonia.

Este nombre también se le dio a un Estado que existió brevemente durante la Primera Guerra Mundial, entre el 8 de marzo y el 22 de septiembre de 1918. No obstante, los planes para que llegase a formar parte del Ducado Unido del Báltico, sometido al Imperio alemán, se vieron frustrados cuando Alemania se retiró de la zona tras la contienda. La región pasó a formar parte de Letonia al final de la guerra. La parte de Letonia entre la ribera occidental del río Daugava y el mar Báltico se convirtió en el Ducado de Curlandia y Semigalia, nominalmente estado vasallo del rey de Polonia.

Fundación del ducado[editar]

En 1562, durante las Guerras Livonas, se desmembró la Confederación Livona y los Hermanos Livonios de la Espada, una orden de caballeros alemanes, fue disuelta. Según el Pacto de Vilna, la parte sur de Estonia y la norte de Letonia fueron cedidas al Gran Ducado de Lituania y se unieron en el Ducatus Ultradunensis (Pārdaugavas hercogiste).

Gotthard Kettler, último maestre de la Orden de Livonia, fue el primer duque de Curlandia. Otros miembros de la Orden se convirtieron en nobles del territorio, y los feudos que anteriormente poseían pasaron a ser sus tierras. En total, Kettler recibió casi un tercio de la extensión del nuevo ducado. Se designó a Mitau (Jelgava) como capital; una Dieta debía reunirse allí dos veces por año.

Varias partes de Curlandia no pertenecían al ducado. La Orden de Livonia ya había prestado el distrito de Grobina (en la costa del Mar Báltico) al duque de Prusia. Otro distrito, el obispado de Pilten, también llamado Obispado de Curlandia (a orillas del río Venta en el oeste de Curlandia), pertenecía a Magnus de Holstein, hijo del rey de Dinamarca. Había prometido transferirlo al duque de Curlandia a su muerte, pero su plan fracasó y solo más adelante logró Guillermo Kettler recuperar la región.

Al igual que otros miembros de la orden, Kettler era alemán y se propuso crear un ducado con una legislación similar a la de otros Estados alemanes. En 1570 emitió el Privilegnum Gotthardinum, que permitía a los terratenientes ligar a sus tierras a los campesinos.[2]

División temporal del ducado[editar]

Cuando Gotthard Kettler murió en 1587, sus hijos Federico y Guillermo se convirtieron en los duques de Curlandia; dividieron el ducado en dos partes en 1596. Federico controlaba la parte oriental, Semigalia (Zemgale), y tenía su residencia en Jelgava (Mitau). Guillermo era dueño de la parte occidental, Curlandia (Kurzeme), y residía en Kuldīga (Goldingen). Guillermo recuperó el distrito de Grobina cuando se casó con la hija del duque de Prusia. También compró y retomó el control del distrito de Piltene, pero finalmente este cayó en manos de la República de las Dos Naciones. Allí fomentó la industria metalúrgica y los astilleros; las nuevas embarcaciones llevaban los bienes de Curlandia a otros países.

Sin embargo, las relaciones entre el duque y los terratenientes eran muy tensas. Además, la República de las Dos Naciones, de la que dependía como feudo el Ducado de Curlandia, apoyaba a estos últimos. Guillermo expresó su decepción con sus vasallos, pero esto no evitó que el enfrentamiento con estos acabase en que fuese despojado de su título en 1616. Finalmente, Guillermo dejó Curlandia y pasó el resto de su vida en el extranjero. A partir de esa fecha, Federico se convirtió en el único duque del señorío.

Reunificación y guerra sueco-polaca[editar]

Entre 1600 y 1629, la República de las Dos Naciones y Suecia se enfrentaron en una guerra cuyos principales choques tuvieron lugar alrededor de Riga. Como resultado de esta contienda, Suecia dominó la parte septentrional y central de Letonia, que pasó a denominarse «Livonia sueca». Polonia-Lituania retuvo el control de la parte oriental del Ducado de Livonia, llamada a partir de entonces Voivodato de Inflanty en polaco. Curlandia también se vio envuelta en las hostilidades, aunque no sufrió daños significativos.

Apogeo[editar]

Bajo el siguiente duque, Jacobo Kettler, el ducado alcanzó el máximo nivel de prosperidad. Durante sus viajes por la Europa Occidental, Jacobo adoptó las ideas mercantilistas. La metalurgia y los astilleros se desarrollaron mucho y se fundaron fábricas de pólvora. Se establecieron relaciones comerciales no solo con los países vecinos, sino también con Gran Bretaña, Francia, los Países Bajos y Portugal. Jacobo creó la marina mercante del Ducado de Curlandia, que tenía sus principales puertos en Ventspils y Libau.

Colonización[editar]

En 1651 el ducado fundó su primera colonia en África, en la isla St. Andrews del río Gambia y construyó allí el Fuerte Jacobo. Los principales productos de exportación eran marfil, oro, pieles y especias. Poco tiempo después, en 1652, los curlandeses establecieron otra colonia en Tobago, en las Indias Occidentales. Allí los principales productos de exportación incluían el azúcar, tabaco, café y las especias.

Sin embargo, durante este tiempo, el Ducado de Curlandia continuaba siendo objeto de interés tanto del Suecia como de la República de las Dos Naciones. El ejército sueco capturó al duque Jacobo en 1658, y lo mantuvo prisionero hasta 1660. Durante este periodo, los holandeses se hicieron cargo de las colonias curlandesas, y la flota mercante y sus fábricas fueron devastadas. La guerra terminó con el Tratado de Oliva de 1660. Curlandia recuperó el control de Tobago según este tratado y lo conservó hasta 1689. El duque Jacobo trató de restaurar la flota y las fábricas, pero el Ducado de Curlandia nunca más volvió a alcanzar el nivel de prosperidad anterior a la guerra.

Siglo XVIII[editar]

Mapa alemán del Ducado de Curlandia y Semigalia (hacia 1600).

Federico Casimiro se convirtió en duque en 1682, cuando murió Jacobo, su padre. Durante su reinado, la producción del territorio continuó decreciendo. Sin embargo, el duque estaba más interesado en las fiestas y celebraciones, y gastaba más dinero del que tenía. Esto lo llevó a tener que vender Tobago a los británicos. Murió en 1698. Durante este periodo, la República de las Dos Naciones incrementó su influencia en la vida política y económica del ducado. Además, Rusia comenzó a mostrar más interés en la región.

El siguiente duque, Federico Guillermo Kettler, tenía tan solo seis años cuando obtuvo el título en 1698, y estuvo sometido a la regencia de su tío Fernando, general polaco. Durante este tiempo, estalló la Gran Guerra del Norte (1700-21) entre Suecia y Rusia, en la que participaron también diversos países aliados de estas —las Dos Naciones, Sajonia y Dinamarca—. Como resultado de la guerra, Rusia se adueñó de la parte central de Letonia a partir de 1710. En Curlandia, Rusia tenía tal influencia que su embajador, Peter Bestuzhev, se convirtió en el hombre más poderoso del ducado. Federico prometió al zar de Rusia, Pedro el Grande, que se casaría con una de las hijas del hermano de este. Gracias a esta promesa, Pedro el Grande esperaba aumentar la influencia rusa en Curlandia. Así fue que, en 1710, Federico se casó con Ana Ivanovna (más adelante emperatriz de Rusia), pero cuando volvía de San Petersburgo contrajo una grave enfermedad y falleció. Ana gobernó como duquesa de Curlandia entre 1711 y 1730.

A la muerte de Federico Guillermo, el pretendiente al título era Fernando Kettler, que moraba en Danzing. Debido a que la ley requería que el duque residiese en el ducado, la Dieta no le reconoció el título. Como Fernando era el último representante de la familia Kettler, un gran número de candidatos trataron de usurpar el cargo durante este periodo. Uno de los favoritos para ocupar su lugar era Mauricio de Sajonia, hijo natural de Federico Augusto I el Fuerte, rey de Polonia. Fue elegido duque en 1726, pero solo logró mantenerse en el poder por la fuerza hasta el año siguiente. A Rusia le disgustaba y envió un ejército al oeste de Curlandia para arrasar los territorios de Mauricio. Como resultado de esto, este tuvo que abandonar Curlandia y Rusia incrementó su influencia. Esta creció aún más cuando Federico Augusto III, elector de Sajonia, que sucedió a su padre en el trono polaco en los años 1730, acordó otorgar a Ana de Rusia la elección de quién se convertiría en el próximo duque de Curlandia a cambio de su apoyo en la Guerra de Sucesión polaca —el ducado era feudo polaco y, por la falta de herederos de Fernando Kettler, hubiese pasado a formar parte de los territorios del soberano polaco—. Ana nombró a Ernst Johann von Biron duque de Curlandia en 1737.

Palacio de Jelgava, la residencia principal de los duques.

Von Biron recibió un importante apoyo financiero por parte de Rusia y lo invirtió en diversas edificaciones —como la del castillo de Ruhenthal, proyectado por el ilustre arquitecto italiano Bartolomeo Rastrelli—. Ana Ivanovna murió en 1740, y, tras su muerte, Von Biron fue desterrado a Siberia al año siguiente. Desde allí, a través del Consejo del Duque, continuó ejerciendo control sobre el ducado, con el beneplácito del rey de Polonia. Sin embargo, esto disgustó a los terratenientes de Curlandia, que incluso se rehusaron a seguir las decisiones del consejo.

Luis Ernesto de Brunswick-Lüneburg fue elegido como sucesor de Johann von Biron el 27 de junio de 1741 con el apoyo de su prima Maria Teresa de Austria. Sin embargo, mientras se encontraba en San Petersburgo para ratificar su elección, Isabel I de Rusia llevó a cabo un golpe de Estado el 6 de diciembre de 1741 y perdió el título.

El rey Augusto III de Polonia cedió ante los terratenientes de Curlandia y proclamó a su hijo, Carlos de Sajonia, duque. Así fue como el Ducado de Curlandia tuvo dos duques rivales a partir de ese momento. La situación se volvió extremadamente tensa: una parte de los terratenientes aceptaron como señor a Ernst Johann von Biron, mientras que otra prefirió a Carlos de Sajonia. La emperatriz Catalina II de Rusia (1762-1796) resolvió esta situación al llamar a Ernst von Biron del exilio en 1763. Al hacerlo, frustró un posible aumento de la influencia polaco-lituana en la región. No obstante, las disputas políticas internas habían agotado a Ernst Biron, que acabó por entregar el ducado a su hijo, Pedro von Biron, en 1769. Pero la conmoción política continuó en Curlandia. Algunos terratenientes apoyaban a Polonia-Lituania, mientras que otros respaldaban a Rusia. Finalmente, Rusia selló la suerte de Curlandia cuando con sus aliados llevó a cabo la tercera partición de Polonia en 1795. Como consecuencia de la «amable recomendación» rusa, el duque Pedro von Biron renunció a sus derechos y los cedió a Rusia ese mismo año. Mediante la firma del último documento el 28 de marzo de 1795, el Ducado de Curlandia pasó a formar parte del territorio ruso y el título de duque de Curlandia se añadió a la lista de los de los emperadores rusos.

Duques de Curlandia[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Volumina Legum, t. VI, San Petersburgo 1860, p. 209.
  2. Palkans, p. 50.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]