Día de los Santos Inocentes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El día de los inocentes
Massacre of the Innocents - Maestà by Duccio - Museo dell'Opera del Duomo - Siena 2016.jpg
Se trata de una tradición que data de los primeros años de la e.c. fue en esa fecha cuando el Rey Herodes I el Grande dio la orden de acabar con todos los niños menores de 2 años nacidos en Belén, con el fin de asegurarse que el anunciado Mesías, futuro rey de Israel fuera asesinado.
Día de celebración 28 de diciembre
Lugar de celebración Día Internacional
[editar datos en Wikidata]

El Día de los Santos Inocentes es la conmemoración de un episodio hagiográfico del cristianismo: la matanza de los niños menores de dos años nacidos en Belén (Judea), ordenada por el rey Herodes I el Grande con el fin de deshacerse del recién nacido Jesús de Nazaret.

Relato bíblico[editar]

La Iglesia católica recuerda este acontecimiento el 28 de diciembre, aunque de acuerdo con el Evangelio de Mateo, la matanza debió haber sucedido después de la visita de los Magos al rey Herodes I el Grande (uno o dos días después del 6 de enero), aunque también la fecha de la adoración de los Magos a Jesús no tiene una fecha dada exactamente en las escrituras.

Es muy corriente la explicación de la Navidad y demás fechas alrededor de esta como fechas arbitrarias, pues estas no figuran en los evangelios. Según el evangelio, Zacarias supo que Isabel estaba encinta de Juan el Bautista mientras cumplía con la obligación de quemar incienso en el Templo, que debía hacer cada grupo sacerdotal dos veces por año. Zacarías pertenecía al octavo grupo, el de Abías, lo cual nos da dos posibles fechas para la concepción de Juan el Bautista, una a mediados de mayo y otra a mediados de noviembre, ninguna de las cuales coincide con la tradición.

Evidencia histórica y análisis bíblico[editar]

Ninguno de los historiadores de la época menciona el hecho. Entre ellos destaca Flavio Josefo (37101) por su dedicación a la figura de Herodes I el Grande.[1] La brutalidad del episodio está en armonía con el carácter de Herodes, tal como Josefo lo describió en Antigüedades judías (15.3, 3 § 53-56). Josefo presentó a Herodes como un ser patológicamente celoso de su poder: varios de sus familiares fueron asesinados por orden suya, ya que sospechaba que trataban de suplantarlo. No cabe duda de que Josefo quiso describir a Herodes con los tintes más oscuros que le fue posible, y resulta difícil de explicar la ausencia de la matanza de Belén en Josefo, excepto suponiendo que no tuviera noticia alguna de ella.[1]

Si bien este relato se presenta nuevamente en uno de los evangelios apócrifos, el Evangelio armenio de la infancia de autor desconocido, la fecha de composición de esa obra es muy tardía, no anterior al siglo VI.[2] La mayoría de las biografías recientes de Herodes dudan de que el hecho tuviera lugar,[3] pero la simple declaración de que la masacre es un hecho legendario y no histórico tiene también un soporte basado en la argumentación y no en la documentación real.[3] El historiador, arqueólogo y explorador Stewart Perowne señaló que la matanza «es totalmente coherente con todo lo que sabemos de él (de Herodes)».[4] El historiador israelí Abraham Schalit también apoyó la historicidad de la narración.[5]

La ausencia de fuentes alternativas a la Biblia puede deberse a que Belén era un pueblo pequeño y el número de niños varones de menos de dos años podría no haber pasado de 20.[1] [6] [7] Biblistas y teólogos de distintas extracciones, como Jack Finegan,[8] Rudolf Schnackenburg,[9] y Richard T. France[10] apoyan la historicidad del hecho o dicen que no hay nada que imposibilite que Herodes ordenase eso.[11]

En cualquier caso, no hay documentación que respalde o niegue la historicidad del hecho, salvo las argumentaciones que cada uno esgrima.[12] Existe la posibilidad de que el relato no sea histórico, pero por otra parte posee cierta verosimilitud, como ejemplo clásico del genocida abuso del poder.[13]

Conmemoración, bromas e inocentadas[editar]

En España e Hispanoamérica es costumbre realizar en esta fecha bromas de toda índole. Los medios de comunicación hacen bromas o tergiversan su contenido de tal modo que la información parezca real. Se trata de una libertad que se dan los agentes mediáticos para dar rienda suelta a su sentido del humor, oportunidad que solamente tienen una vez al año. Es tradición que los periódicos publiquen páginas enteras de noticias cómicas, con la advertencia de que es día de los inocentes, que van desde las que son una obvia mofa a cualquier suceso reciente, hasta las que parecen serias y engañan al lector desprevenido. El día de los inocentes se vive en todo el mundo hispanohablante.

En algunas zonas de América es importante no prestar ningún bien, sea objeto o dinero, pues el prestatario es libre de apropiarse de los bienes. Este tipo de festejo ha venido a menos en años recientes y ya no es usual que la gente pida prestado con la esperanza de que el prestador no recuerde la fecha y se le pueda hacer mofa con la muy popular frase: «Inocente palomita que te dejaste engañar» o su versión ampliada: «Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día nada se puede prestar» o «Inocente palomita que te dejaste engañar, hoy día de los inocentes te dejaste engañar», «Que la inocencia te valga» o «Herodes mandó a Pilatos, Pilatos mandó a su gente; el que presta en este día pasará por inocente»;«Inocente palomita te dejaste engañar hoy por ser día 28 en nadie debes confiar».

México[editar]

En México. Se celebra en casi todo el país, aunque no es un día feriado se toma como una de las festividades más importantes de la religión, cada iglesia la celebra a su manera, se le ofrecen regalos y comida al niño Jesús, las ofrendas pueden ser variadas, desde prendas para vestirlo, hasta dulces, pan, entre otras cosas.

También ese mismo día se torna un poco burlistico en la noche a medida que la tradición también es hacer bromas a la gente (como las haría un niño) en la cual se juega una broma (mayormente son bromas pesadas) y regularmente se le llama "Inocente" a la persona. Las bromas pueden variar desde bromas muy ligeras, hasta bromas muy pesadas, equiparandolo así con el April Fools' Day de Estados Unidos.

El Salvador[editar]

En El Salvador, el día 28 de diciembre se celebra religiosamente en Antiguo Cuscatlán, departamento de La Libertad. La Iglesia católica de la localidad está dedicada a los Santos Niños Inocentes. Es la fiesta patronal de la ciudad. La tradición es al parecer de tiempos de la colonia. Las personas, provenientes de diferentes lugares del país, traen desde la víspera, carrozas o canastos con imágenes de niños (imaginería), adornadas de diferentes maneras, como exvoto y agradecimiento por algún favor recibido. Es una colorida festividad a la que asisten cientos de personas. En las calles aledañas se instala una feria popular con variedad de gastronomía y artesanías.

España[editar]

En Tremp, capital del Pallars Jussà, provincia de Lérida, se celebra este día colgando una llufa (muñeco de papel) gigante del campanario de la población. Después de un pasacalles, la gente le canta para que baje y así quemarlo.el acto, al igual que el resto de actos Navideños de la ciudad, son organizados por la entidad cultural "La Casa del Sol Naixent".[14]

En la localidad alicantina de Ibi, el 28 de diciembre[15] [16] tienen lugar unos actos muy peculiares en relación con esta festividad y de los más característicos de la provincia de Alicante: el Día dels Enfarinats o Fiesta de los enharinados. Se trata de una divertida celebración que representa el enfrentamiento entre el poder público y la oposición, mediante una batalla de harina en un ambiente carnavalesco y satírico. Els enfarinats lo forman un grupo de 14 personas, entre las que se elige al alcalde y demás cargos relevantes, como el juez, el fiscal, el alguacil... Por otro lado, la oposición, cuyos representantes se caracterizan por llevar una chistera negra, intentará arrebatarles el poder. Ahí comienza a escenificarse una batalla en la que se lanzan harina, polvos y cohetes. Una espectacular explosión de ruido, fiesta y tradición..

En Fraga (Huesca) es común ver a gente joven lanzándose huevos los unos contra los otros en una especie de guerra de peñas.

También se puede vivir el Día de Los Santos Inocentes de una forma especial en la población valenciana de Jalance. En este municipio del Valle de Ayora-Cofrentes, el 28 de diciembre se celebra la Fiesta de los Locos. Es una fiesta que data de principios del siglo XVII con una marcada simbología pagana. Los más jóvenes, vestidos con ropas estrafalarias y con maquillajes llamativos, tendrán el poder durante unas horas, mientras participan en las divertidas charangas. Por la noche se celebra el tradicional Baile de los Locos, donde casi todo está permitido y, además de la música, la picaresca es la gran protagonista.

Venezuela[editar]

En Sanare, Estado Lara. Una de las numerosas festividades religiosas y folklóricas de Venezuela, es conocida como Los Zaragozas, celebrada cada 28 de diciembre por los habitantes del poblado de Sanare, Estado Lara.

Naciendo del Nuevo testamento, el origen tiene su basamento en un episodio relatado en el Evangelio de Mateo (Mt 2,16-18) donde Herodes I El Grande enfurecido por la traición de los sabios de Oriente, ordenó ejecutar a todos los niños de Belén menores de dos años.

Ya con la llegada de los primeros colonizadores a Venezuela, como por ejemplo Diego de Losada, quien fundó Caracas y falleció en Sanare, es posible que en algún momento se haya introducido en la zona este tipo de tradición, que en recuerdo a este aciago episodio Los Zaragoza, personas vestidas con trajes y máscaras multicolores, salen a danzar todos los 28 de diciembre en Sanare. Estos representan la locura de las madres que perdieron a sus hijos en aquel momento.

Los Zaragozas bailan al ritmo del Tamunangue, un baile típico de la región, todos los años desde horas de la madrugada, cuando las personas que se disfrazan, a fin de evitar ser identificados, se han vestido en casas diferentes a la cual regularmente habitan y salen de diversos sitios a iniciar sus correrías por algunas calles, para luego reunirse en casa de la capitana, esto es aproximadamente 5 a 6 de la mañana.

La Celebración[editar]

La parte central de la fiesta de Los Zaragozas de Sanare, se inicia a primeras horas de la madrugada, cuando las personas que se disfrazan, salen de diversos sitios a iniciar sus correrías por algunas calles, y luego se reúnen en casa de la capitana, el cual es el rango jerárquico de mayor altura en el proceso de la celebración. Se preparan para su inicio que lleva el nombre de rompimiento, lo cual consiste en canto de la salve, tonos y algunas oraciones frente al altar cubierto con una colcha floreada, adornado con flores y plantas, donde ha sido colocado el cuadro de los Santos Inocentes. El altar, al ritmo de música, cantos y oraciones se dirigen todos hacia la capilla de los Zaragozas, donde a las siete u ocho de la mañana aproximadamente se celebra la primera misa en la Iglesia San Isidro.

Terminada la misa, a las nueve o diez de la mañana, la multitud se dirige por la calle central de Sanare hacia la Iglesia Santa Ana en el Barrio Arriba, para cumplir con el acto religioso de ese día. Finalizada la misa de Santa Ana, se pagan unas promesas en el altozano, luego se dirigen al Anfiteatro para el Folklore y la cultura, situado frente al templo parroquial donde tocan, cantan, danzan y bailan, al mismo tiempo pagan promesas de los fieles devotos. Terminada esta parte, piden permiso al Consejo Municipal, Alcaldía y Prefectura, terminada la visita, se inicia el recorrido por las calles sanareñas, donde visitan hogares de los devotos en un continuo tocar de instrumentos, cantar por parte de los coros de músicos cantores, danzar y algarabía de esta tradición festiva. Esto se realiza durante todo el día y en sus visitas a los hogares, pagan diversas promesas que los devotos tienen ofrecidas a Los santos Inocentes, reciben algunos brindis o atenciones de los creyentes, acorde a sus posibilidades.

La fiesta de Los Santos Inocentes, Los Locos o Los Zaragozas, dura todo el día (6 a.m. hasta las 6 p.m.), habiendo recorrido todo el pueblo de Oeste a Este y de Sur a Norte, vuelven a la casa de la Capitana donde se inició la celebración, allí proceden a la culminación, que se le da el nombre del encierro. La imagen de los Santos Inocentes es colocada en el altar, los músicos se sitúan frente al mismo y los Zaragozas que aun conservan sus máscaras proceden a quitárselas.

Al culminar esto sucede que el conjunto interpreta algunas composiciones bailables y los Zaragozas que ya no portan mascaras, sacan las mujeres a bailar.

Elementos de La fiesta[editar]

La imagen o cuadro simbólico, representa la matanza o el degüello de los niños por parte de los soldados del Rey Herodes, este cuadro es un óleo anónimo, que algunos han querido atribuírselo como autor al poeta, artesano y fotógrafo Mateo Segundo Viera, sin embargo lo mismo no ha llegado a confirmarse. Por iniciativa de la capitana, a fin de proteger al antiguo cuadro de los santos inocentes, se procedió a hacer la primera copia del original.

La capitana es la persona que tiene la responsabilidad de custodiar el cuadro o imagen de los santos inocentes, inscribe a las personas que se van a disfrazar les cobra su contribución y prepara el café para los participantes en el rompimiento o inicio de la fiesta.

El capitán mayor es el que comanda el grupo de Los Zaragozas, dirige los músicos cantores, encabeza los actos y está encargado de mantener el orden de los disfrazados.

El capitán menor tiene la responsabilidad de ayudar en la coordinación y demás actividades que realiza el capitán mayor. Además este personaje dirige la recaudación de los fondos o dadivas necesarias entre los devotos, y en su cargo está el portar la imagen de los Santos Inocentes o cuadro simbólico.

Los músicos cantores forman el conjunto que imprimen el ritmo y amenizan toda la festividad. Estos están organizados en coros de dos personas cada uno, ellos ejecutan un instrumento y a la vez cantan estribillos o estrofas.


Los Zaragozas son los disfrazados, los cuales en todo momento han sido centro de atención de lugareños, visitantes y turistas, que acuden a Sanare para presenciar está sana fiesta popular. Estos forman grupos de hombres que con sus atuendos adornan las calles sanareñas, imprimen la alegría y convierten la fiesta en una bulliciosa muchedumbre.

Vestimenta[editar]

El vestido, un chaparro de membrillo, un tubito de carrizo, una máscara, un ticket que sirve para indicar la cancelación de la tasa correspondiente ante la alcaldía para ser autorizado a usar el disfraz, una bandera amarilla y una muestra literaria.

Fiestas Similares[editar]

Esta costumbre popular, de recordar el día de los Santos Inocentes, se efectúa, de igual manera y bajo otros nombres como Fiestas de los Santos Inocentes o Fiesta de los Locos o Locainas, en varias ciudades y pueblos del país, como en Los Andes, Los Llanos y el Oriente.

Referencias[editar]

Alcaldía del Municipio Andres Eloy Blanco, En Sanare, Estado Lara.

Referencias[editar]

  1. a b c Brown, Raymond E. (1982). El nacimiento del Mesías: comentario a los relatos de la infancia. Madrid: Ediciones Cristiandad. p. 230. ISBN 84-7057-302-0. 
  2. Piñero, Antonio y colaboradores (2009). Todos los Evangelios: Traducción íntegra de las lenguas originales de todos los textos evangélicos conocidos. Madrid: Ediciones Edaf. p. 300 y siguientes. ISBN 978-84-414-2116-5. Consultado el 21 de marzo de 2014. 
  3. a b Maier, Paul L. (1998). «Herod and the Infants of Bethlehem». Chronos, Kairos, Christos II. Macon, Georgia: Mercer University Press. p. 170-172. «[...] la mayoría de las biografías recientes de Herodes el Grande lo niegan por completo [...] soporte basado en la argumentación y no en la documentación real [...]». 
  4. Perowne, Stewart (1956). The Life and Times of Herod the Great. Nashville: Abingdon. p. 172. 
  5. Schalit, A. (2001). Konig Herodes: der Mann und sein Werk. Studia Judaica 4. Berlín: de Gruyter. p. 648. ISBN 978-3-11-088785-3. 
  6. Hagner, Donald A. (1993). Matthew 1–13, Word Biblical Commentary, Vol. 33a. Thomas Nelson. p. 35. 
  7. de Tuya, Manuel (1977). Biblia comentada—Va Evangelios (3ª edición). Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos. p. 26. ISBN 84-220-0830-0. «No se sabe cuántos serían. Tomando como base un Belén de mil personas y teniendo en cuenta todos los datos demográficos, índice de natalidad y mortalidad, etc., se puede calcular en unos veinte niños.» 
  8. Finegan, Jack (1992). The Archaeology of the New Testament. Princeton (Nueva Jersey): Princeton University Press. p. 26. 
  9. Schnackenburg, Rudolf (2002). The Gospel of Matthew. Grand Rapids, Míchigan: Wm. B. Eerdmans Publishing. pp. 25-27. ISBN 0-8028-4438-3. 
  10. France, Richard T. (1979). «Herod and the Children of Bethlehem». Novum Testamentum (21): 98-120. En referencia a la ausencia de la historia en Antigüedades judías, R. T. France argumentó que el asesinato de unos pocos infantes en una población pequeña no armonizaba en su escala con los asesinatos más espectaculares registrados por Josefo.
  11. Pesch, Rudolf (2009). Die matthäischen Weihnachtsgeschichten: die Magier aus dem Osten, König Herodes und der bethlehemitische Kindermord ; Mt 2 neu übersetzt und ausgelegt. Paderborn: Bonifatius. p. 72. ISBN 978-3-8971-0448-8. 
  12. Paul L. Maier (1998). «Herod and the Infants of Bethlehem». En E. Jerry Vardaman. Chronos, Kairos, Christos II. Mercer University Press. p. 172. ISBN 0865545820. 
  13. Viviano, Benedict T. (2004). «Evangelio según Mateo». En Brown, R. E.; Fitzmyer, J. A.; Murphy, R. E. Nuevo Comentario Bíblico San Jerónimo. Nuevo Testamento. Estella, Navarra: Verbo Divino. p. 75. ISBN 84-8169-470-3. 
  14. «La Casa del Sol Naixent». 
  15. «Ibi celebrates its flour fiesta as local town hall loses control». Archivado desde el original el 22 de noviembre de 2015. 
  16. «Flour power». 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]


Vida de Jesús: Navidad
Previo
Huida a Egipto
Nuevo Testamento
Eventos
Posterior
Retorno de la familia de Jesús a Nazaret