Cromoterapia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La cromoterapia, también llamada terapia del color, es una práctica englobada dentro de la medicina alternativa y considerada como pseudoterapia[1][2][3]​ que sostiene que la luz de color o los entornos que tienen determinado color son útiles para el tratamiento de enfermedades o mejorar la salud.[4]​ Se trata de una práctica pseudocientífica ampliamente difundida dentro del contexto del movimiento nueva eranew age—, junto con otras como la proyección astral, el rebirthing, la iridología, la reflexología, el shiatsu, la gemoterapia o la sanación con pirámides y cristales.[5]

La cromoterapia no debe ser confundida con la fototerapia, la cual es una técnica de tratamiento médico con respaldo científico que emplea la exposición a luz de distintas longitudes de onda para el tratamiento de enfermedades como la ictericia del recién nacido o la psoriasis.[6]

Historia y antecedentes[editar]

El famoso médico árabe Avicena (980-1037) consideraba el color de vital importancia tanto en el diagnóstico como en el tratamiento de enfermedades. En su libro El canon de medicina escribió relacionando los colores y las enfermedades: "El color es un síntoma observable de la enfermedad". También desarrolló una tabla que relacionaba el color con la temperatura y la condición física del cuerpo. Su punto de vista era que el rojo movía la sangre, el azul o el blanco la enfriaban, y el amarillo reducía el dolor muscular y la inflamación.[7]

Augustus Pleasonton (1801–1894), general durante la Guerra Civil estadounidense, realizó sus propios experimentos relacionados con esta hipótesis y en 1876 publicó su libro "The influence of the blue ray of the sunlight and of the blue colour of the sky"[8]​ (La influencia de la radiación azul de la luz solar y del color azul del cielo) sobre cómo el color azul podría mejorar el crecimiento de los cultivos y el ganado y ayudar a curar enfermedades en los seres humanos. Esta hipótesis nunca demostrada[9]​ dio origen a la cromoterapia moderna, influenciando a los científicos Seth Pancoast (1823–1889) y Edwin Dwight Babbitt (1828–1905) a realizar sus propios experimentos y publicar sus propios libros al respecto.[10]

En 1877, el doctor Seth Pancoast publicó "Blue and red light; or, light and its rays as medicine" (Luz azul y roja; o la luz y sus radiaciones como medicina). Este volumen, a pesar de que en su prefacio afirma ser el resultado de treinta años de trabajos científicos, es en realidad un compendio de vitalismo muy alejado de la investigación científica, incluso para su época.[11]

En 1878, Edwin Dwight Baditt publicó "The principles of light and color" (Los principios de la luz y el color), una obra similar a la de Seth Pancoast.[12]​ Creó una cabina, en cuyo interior una persona sentada recibía luz proveniente del sol o de una lámpara de arco, filtrada a través de cristales coloreados, a la que llamó Termolume. La cabina usaba tres colores principales: el azul, el rojo y el amarillo, y dos combinaciones de ellos: azul más violeta y amarillo más anaranjado. Ideó también lo que llamó "disco cromático", con el que aplicaba la luz coloreada de forma local. Aseguraba que el agua y otras sustancias, como la lactosa o la goma arábiga, sometidas a la acción de la luz coloreada, captaban y retenían sus supuestas propiedades curativas.[13]

En 1933, el científico estadounidense de origen indio Dinshah P. Ghadiali (1873–1966) formó las bases de lo que hoy en día se conoce como cromoterapia, al publicar "The Spectro-Chrome Metry Encyclopaedia"[14]​, un trabajo sobre la terapia de color.[15]​ Ghadiali afirmaba haber descubierto el por qué y cómo los diferentes rayos de luz de color tenían diversos efectos terapéuticos en los organismos. Creía que los colores representan "potenciales químicos en octavas superiores de vibración", y que para cada organismo y sistema del cuerpo había un color particular que estimulaba y otro que inhibía el trabajo de ese órgano o sistema. Ghadiali también pensaba que al conocer la acción de los diferentes colores sobre los diferentes órganos y sistemas del cuerpo, se podía aplicar el color correcto que tendiera a equilibrar la acción de cualquier órgano o sistema que se hubiera vuelto anormal en su funcionamiento o condición.

En 1920, Ghadiali había inventado lo que el llamó el "Spectro-Chrome", el cual consistía en un conjunto de filtros para la luz, adaptados a una lámpara de 1.000 W que permitía generar 12 combinaciones de colores. Según Ghadiali, si los filtros se utilizaban en el lugar y hora apropiados, eran capaces de curar múltiples dolencias. Ghadiali logró vender 10.000 de estos equipos antes que la Administración de alimentos y medicamentos estadounidense lo investigara por estafador. Tras encontrar que la mayoría de los títulos de los que hacía gala eran falsos, fue llevado a juicio varias veces. El último juicio incluyó 76 testigos, así como varios expertos que declararon su cromoterapia como “inefectiva y sin valor”. La corte dictaminó sobre el "Spectro-Chrome" que “[...] cuando se utiliza [...] puede demorar el tratamiento apropiado [...] resultando en daños serios o permanentes, o la muerte, para el paciente”. Ghadiali fue condenado a 3 años de prisión, una multa de 20.000 dólares –de 1931– y se prohibió la producción de su equipo.[16]

P. Ghadi Darius Dinshah, el hijo de Dinshah P. Ghadiali, continúa brindando información sobre la cromoterapia a través de su "Dinshah Health Society", una organización sin ánimo de lucro dedicada al avance de la terapia de color para el hogar no farmacéutica, y su libro "Let There Be Light".[17]

El escritor sobre temas científicos Martin Gardner ha descrito a Ghadiali como "quizás el mejor farsante médico de todos". Según Gardner, las fotografías de Ghadiali trabajando en su laboratorio son "indistinguibles de las imágenes de una película de grado D sobre un científico loco".[18]

Evidencia y efectividad[editar]

Falta de respaldo científico[editar]

La cromoterapia ha sido catalogada oficialmente como pseudoterapia por el Ministerio de Sanidad del Gobierno español tras la recomendación en este sentido del "Observatorio OMC contra las Pseudociencias, Pseudoterapias, Intrusismo y Sectas Sanitarias" perteneciente a la Organización Médica Colegial de España.[1][2][3]

Desde la medicina, la cromoterapia es catalogada como pseudociencia, debido a que no cumple los requisitos para ser considerada una terapia válida, ya que sus resultados no son verificables ni falsables.[19]

De acuerdo con un libro publicado por la "American Cancer Society", "la evidencia científica disponible no apoya que los usos alternativos de terapias con luz de colores sean efectivos en el tratamiento del cáncer u otras enfermedades".[20]

No se ha demostrado que los colores sean el elemento clave en el proceso de curación que recupera a los pacientes. Se duda seriamente de que tengan algún efecto, beneficioso o no, en el ser humano. Se ha criticado a la cromoterapia por el sesgo de selección en las estadísticas de éxito que corresponden a este tratamiento.[21]

Se ha sugerido que un factor clave en la curación de algunos pacientes es el efecto placebo, lo cual se eliminaría con un grupo de control de cromoterapia.[21]

La cromoterapia y la fotobiología[editar]

En la actualidad, el término «fotobiología» ―que se refiere al estudio científico contemporáneo de los efectos de la luz en los seres humanos― ha sustituido al término «cromoterapia» en algunos ámbitos, en un esfuerzo por separarse de sus raíces en el misticismo victoriano, y así despojarla de sus asociaciones con la medicina mágica y otorgarle mayor credibilidad.[22]

Forma de tratamiento y efectos propuestos[editar]

Formas de tratamiento[editar]

En algunas terapias de color se aplican luces con un cierto color en una sola área del cuerpo.[23]​ En otras terapias, el color se aplica en las paredes de un cuarto (pintadas de blanco, ya que es más fácil poder proyectar el color).[23]

Los practicantes de cromoterapia recomiendan hacer sesiones diarias de treinta minutos, y sugieren que se notará algún efecto después de varias semanas de aplicación.[23]

Otra terapia utiliza envases de cristal de colores o forrados de papel celofán del color necesario. Se llenan de agua y se dejan al sol durante unas pocas horas antes de ser consumidas.[23]

Efectos de los distintos colores según la cromoterapia[editar]

Los defensores de la cromoterapia afirman que algunos colores en el ambiente ayudan a las personas a realizar ciertas actividades. Por ejemplo, que los lugares en los que predominan los colores cálidos ―como los naranjas o rojos― son buenos para estar activos y hacer ejercicio, mientras que los lugares en los que predominan los colores fríos ―como los azules o verdes― son mejores para la concentración. También, que existe una respuesta positiva en aquellas personas con dolores o depresión que han recibido tratamientos con terapias en las que se usaron luces brillantes de cualquier color.[24]

A continuación se listan los efectos de cada color propuestos por la cromoterapia (sin respaldo científico y muchas veces contradictorios entre sí), según los cuales cada uno de los colores tendría una o varias funciones específicas en cada parte del cuerpo humano:[23]

  • Rojo: Superar pensamientos negativos. Estimular y calentar el cuerpo ayudando a sentirse con más energía. Mejorar el rendimiento de los atletas (ya que ayudaría a generar una cantidad de energía de forma rápida). Incrementar la circulación sanguínea, por lo que estimularía el corazón, el hígado y el bazo. Tratar enfermedades crónicas como reumas, problemas digestivos y de estreñimiento. Demasiado color rojo podría provocar irritabilidad, nerviosismo e impaciencia y no se recomendaría para personas hipertensas.[9][24][25]
  • Verde: Se consideraría como un color relajante, tranquilo y refrescante, que produciría una sensación de alegría, calma, confianza y esperanza (tradicionalmente se habla de «verde esperanza»). Crear armonía, equilibrio y estabilizar emociones. Aumentar las defensas del cuerpo y estimular el crecimiento, por lo que ayudaría en fracturas de huesos y problemas del sistema muscular y al aparato motriz, así como en terapias contra el dolor y lesiones de la piel. No se recomendaría en casos de anemia.[23][24]
  • Azul: Se consideraría como un color relajante, que ayuda a despejar la mente, frío y sereno. Supuestamente útil en contra del estrés y el insomnio, así como en tratamientos de las glándulas tiroideas y paratiroideas. También podría refrescar y calmar, por ejemplo irritaciones en la piel y reducir la fiebre, el estrés, hipertensión, miedos, cólicos y espasmos estomacales, o mejorar llagas, dolores de muelas e inflamación en ojos.[23][24][25]
  • Índigo: Mejorar la inteligencia. Sentirse con más coraje y autoridad. «Purificar» la sangre y tratar enfermedades del oído, nariz y ojos así como curar varices, úlceras y problemas en la piel.[24]
  • Morado: Ayudar en dolores y en la sanación de huesos.[24]
  • Violeta: Color de la intuición y la espiritualidad. Ayudaría en problemas emocionales como cólera, miedo o nerviosismo e insomnio, así como a comedores compulsivos. Mejorar la fabricación de leucocitos. Eliminar toxinas y mejorar problemas con la ciática.[23][24]
  • Amarillo: Mejorar la concentración, los reflejos y estimular el cerebro. Ayudar con problemas de depresión, digestión, estreñimiento, inflamación del abdomen, reumatismo, problemas en el hígado, la vesícula biliar y el páncreas. No se recomendaría para personas con irritabilidad.[23][24][25]
  • Naranja: Influencia en el intelecto y en la fuerza física. Ayudar a lidiar con pérdidas emocionales y problemas de introversión, así como tratar el asma, mejorar problemas de calambres, dolor de ligamentos, reumas, artritis y espasmos intestinales.[23][24][25]
  • Turquesa: Se lo relaciona con la garganta, el pecho y la tiroides. Tranquilizar, reforzar el sistema inmunológico, disminuir la inflamación de la garganta.[24]
  • Magenta: Crear sentimientos de amabilidad, gentileza, amor y compasión. Tratar a personas con sinusitis, zumbido de oídos y quistes benignos.[23][24]
  • Plata: Color de paz y perseverancia. Ayudar psicológicamente a lidiar con problemas del pasado.[24]
  • Oro: Considerado por la cromoterapia el color más fuerte para curar enfermedades. Sus efectos serían tan intensos que algunas personas no lo tolerarían por periodos muy largos.[24]
  • Lavanda: Usado con el objetivo de limpiar el karma de vidas pasadas.[24]
  • Blanco: «Purificar» el cuerpo y generar paz y confort.[24]
  • Marrón: Representaría la realidad, estabilidad y honestidad.[24]
  • Negro: Las ropas negras generarían una barrera para esconderse del mundo. Aumentar la autoconfianza.[24]
  • Rosa: Relacionado con el amor no egoísta. Funciones contra la agresividad o la ansiedad.[9][24]

Los colores en la teosofía y la nueva era[editar]

Ilustración de un yogui donde se muestra el color de los shad-chakrá (seis chakras). Arte kangra, finales del siglo XVIII.

En su libro "The chakras" (1927), el teósofo británico Charles. W. Leadbeater asoció cada chakra con un color, una función y órgano del cuerpo, una idea ya propuesta en la India desde el siglo XVII. Según los creyentes en la nueva era, los chakras pueden «desequilibrarse» y causar enfermedades físicas, y proponen que estos desequilibrios se pueden corregir mediante la aplicación del color apropiado.[26]

Los colores y sus supuestas asociaciones son las siguientes:[27]

chakra color funciones símbolo
Sajasrara

(सहस्रार) en la coronilla

blanco o violeta trascendencia, conexión con la divinidad
Chakra07.png
Ajñá

(आज्ञा) «tercer ojo», en el entrecejo

indigo o añil intuición, percepción extrasensorial
Chakra06.png
Vishudha

(विशुद्ध) en la garganta

azul habla, autoexpresión y crecimiento
Chakra05.png
Anajata

(अनाहत) en el corazón, en los pulmones

verde devoción, amor, compasión, sanación
Chakra04.png
Manipura

(मणिपूर) en el plexo solar

amarillo mente, poder, control, libertad propia
Chakra03.png
Suadhisthana

(स्वाधिष्ठान) en el hueso sacro

naranja emoción, energía sexual, creatividad
Chakra02.png
Muladhara

(मूलाधार) en la próstata

rojo instinto, supervivencia, seguridad
Chakra01.png

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Sanidad clasifica 73 técnicas como pseudoterapia y estudia incluir 66 más». Redacción Médica. 28 de febrero de 2019. Archivado desde el original el 31 de marzo de 2019. Consultado el 13 de marzo de 2019. 
  2. a b «El Gobierno evalúa incluir el yoga, el pilates o la acupuntura como pseudoterapias». La Razón. 28 de febrero de 2019. Archivado desde el original el 2 de abril de 2019. Consultado el 13 de marzo de 2019. «Técnicas que se pueden considerar pseudoterapia: Análisis somatoemocional, [... cristales de cuarzo...]». 
  3. a b Benito, Emilio de (1 de marzo de 2019). «Feng shui, cuencos tibetanos, iridología y otras 70 pseudoterapias». El País. ISSN 1134-6582. Archivado desde el original el 1 de marzo de 2019. Consultado el 18 de julio de 2019. 
  4. F. Williams, William (2013). Encyclopedia of Pseudoscience: From Alien Abductions to Zone Therapy (en inglés). Routledge. p. 52. ISBN 9781135955229. Consultado el 22 de julio de 2019. 
  5. Danforth, L. (1989), Firewalking and religious healing: the anastenaria of greece and the american firewalking movement (en inglés), Princeton University Press 
  6. RN Golden, BN Gaynes, RD Ekstrom. «Eficacia de la fototerapia en los trastornos del estado de ánimo: revisión y metaanálisis de las pruebas». Am J Psychiatry. Archivado desde el original el 2 de enero de 2015. Consultado el 2 de enero de 2015. 
  7. Azeemi, S. T.; Raza, S. M. (2005). «A Critical Analysis of Chromotherapy and Its Scientific Evolution». Evidence-based Complementary and Alternative Medicine (en inglés) 2 (4): 481-488. PMC 1297510. PMID 16322805. doi:10.1093/ecam/neh137. 
  8. Pleasonton, A. J. (Augustus James) (1877). The influence of the blue ray of the sunlight and of the blue color of the sky, in developing animal and vegetable life; in arresting disease and in restoring health in acute and chronic disorders to human and domestic animals. Philadelphia : Claxton, Remsen & Haffelfinger. Consultado el 24 de julio de 2019. 
  9. a b c Samina T. Yousuf AZEEMI, y S. Mohsin RAZA: «A critical analysis of chromotherapy and its scientific evolution», artículo (tesis de maestría) en la revista Evidence-Based Complementary Alternative Medicine, 2 (4): págs. 481-488; 2005. US National Library of Medicine National Institutes of Health. DOI:10.1093/ecam/neh137. PMC 1297510. PMID 16322805. Consultado el 8 de octubre de 2012.
  10. Collins, Paul. (2001). Banvard's Folly: Tales of Renowned Obscurity, Famous Anonymity, and Rotten Luck. (En inglés) Picador. p. 229. ISBN 0-330-48689-6
  11. Pancoast, S. (Seth) (1877). «Blue and red light: or, Light and its rays as medicine» (en inglés). J. M. Stoddart & co. 
  12. Babbitt, Edwin D. Principles of Light and Color (en inglés). Consultado el sábado, 10 de junio de 2017. 
  13. Bhattacharyya, Benoytosh (1994). The Science of Cosmic Ray Therapy or Teletherapy (en italiano). p. 116. Consultado el sábado, 10 de junio de 2017. 
  14. Ghadiali, Dinshah P., 1873-1966. (2003). Spectro-chrome metry encyclopedia : home training course in spectro-chrome metry : the science of automatic precision (5th ed edición). Dinshah Health Society. ISBN 0933917236. OCLC 63285378. Consultado el 24 de julio de 2019. 
  15. Schwarcz, Joe. "Colorful Nonsense: Dinshah Ghadiali and His Spectro-Chrome Device". Quackwatch.
  16. «Cured by colour». Consultado el 27 de marzo de 2017. 
  17. Dinshah, Darius (2012). Let There be Light (en inglés). Dinshah Health Society. ISBN 978-0933917309. 
  18. Gardner, Martin. (2012 edition, originally published in 1957). Fads and Fallacies in the Name of Science. (en inglés) Dover Publications. pp. 211-212. ISBN 0-486-20394-8
  19. Pseudomedicinas en el sitio web Homo Webensis.
  20. Ades, Terri (2009). Complete Guide to Complementary & Alternative Cancer Therapies (en inglés). American Cancer Society. p. 210. ISBN 9781604430530. Consultado el 20 de julio de 2019. 
  21. a b S. S. Carey: A beginner’s guide to scientific method. (en inglés) Wadsworth Publishing, 2004. ISBN 0-534-58450-0.
  22. «Color has a powerful effect on behavior, researchers assert», artículo de L. Gruson en el diario The New York Times del 19 de octubre de 1982. Consultado el 18 de septiembre de 2009.
  23. a b c d e f g h i j k «Cromoterapia», artículo en el sitio web Planeta Holístico, sin fecha. Consultado el 8 de octubre de 2012.
  24. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q Garala, K., Basu, B., Bhalodia, R., Mehta, K., & Joshi, B.: Alternative to drug delivery system: chromotherapy (págs. 130-134). Drug Invention Today, 2009. Consultado el 8 de octubre del 2012.
  25. a b c d «La cromoterapia, la terapia del color», artículo anónimo en el sitio web Saunas Inbeca S. L., sin fecha. Consultado el 8 de octubre de 2012.
  26. D. Parker: Color decoder (‘decodificador de colores’). Barron's, 2001. ISBN 0-7641-1887-0.
  27. K. van Wagner: «Color psychology: how colors impact moods, feelings, and behaviors» (‘psicología del color: cómo los colores infuencian las emociones, los sentimientos y las conductas’), artículo en el sitio web About.com. Consultado el 18 de septiembre de 2009.