Cristaloterapia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Cristales a menudo utilizados en cristaloterapia

La cristaloterapia o terapia con cristales es una técnica pseudocientífica[1][2]​ dentro de la medicina alternativa que emplea piedras semipreciosas y cristales como cuarzo, amatista, ópalo y otros similares. Los proponentes de la técnica afirman que éstos tienen poderes curativos; sin embargo, no existen bases científicas que sustenten dicha afirmación.[3][4]

Metodología y mecanismos propuestos[editar]

Los practicantes de la cristaloterapia proponen que ciertas cualidades físicas—p. ej. forma, color, y marcas— determinan las dolencias que una piedra puede curar; se pueden encontrar publicadas listas de tales relaciones en textos ampliamente distribuidos, aunque no existe ningún sustento científico para las mismas.[5][6]​ Paradójicamente, los practicantes también mantienen la creencia de que los cristales no tienen cualidades intrínsecas sino que, en cambio, sus cualidades cambian dependiendo de los participantes».[5]

Después de seleccionar las piedras por sus cualidades físicas o calidades metafísicas asignadas, estas son dispuestas de distinta manera según el método: en algunos métodos, el practicante coloca los cristales sobre diferentes partes del cuerpo, a menudo correspondiendo con ciertos puntos conocidos en medicina alternativa como chakras. En otros, los cristales se colocan alrededor del cuerpo en un intento de construir una «red energética», la cual proponen rodeará al paciente con «energía curativa».[7]

En contraste con otras formas de medicina alternativa, los proponentes de la cristaloterapia ven la práctica como sumamente individualizada,[8]​ es decir, como altamente dependiente de la personalización y expresión creativa.[5][9]

Es importante hacer notar que no existe ninguna investigación científica que valide que la cristaloterapia tenga algún efecto curativo en el cuerpo mayor a cualquier otro placebo.[10][11]

Críticas[editar]

No existe evidencia científica ni estudios revisados por pares que respalden que la cristaloterapia tenga ningún efecto, y la misma está considerada una pseudociencia.[1][2][12]​ Los presuntos efectos de la cristaloterapia pueden atribuirse al efecto placebo.[4][11][12]​ Además, no existe ninguna base científica para los conceptos de "chakras bloqueados", "redes energéticas que requieran ser aterrizadas", u otros términos similares asociados usados por adherentes para dar credibilidad a sus prácticas. La energía, como término científico, es un concepto muy bien definido que es fácilmente medible y tiene poca o ninguna relación con el concepto esotérico de "energía" utilizado por proponentes de la cristaloterapia.[13]

En 1999, los investigadores French y Williams de la Universidad de Londres realizaron un estudio para investigar el poder de los cristales comparándolos con un placebo. Se pidió a ochenta voluntarios que meditaran ya fuera con un cristal de cuarzo, o un placebo de vidrio, el cual era indistinguible del de cuarzo. Muchos de los participantes informaron sentir los típicos "efectos de cristal" como cosquilleos, vibraciones o emisión de calor sin importar si el cristal era auténtico o un placebo. En 2001, Christopher French, profesor de psicología en Goldsmiths, de la Universidad de Londres, describió su estudio sobre el poder de los cristales en la Conferencia Anual por el Centenario de la Sociedad Psicológica Británica, concluyendo con «no hay ninguna evidencia que la curación por cristales funcione o tenga algún efecto mayor que el debido al efecto placebo».[4][11]

Los aparentes efectos curativos de los cristales también pueden ser atribuidos al sesgo cognitivo (el cual ocurre cuando los creyentes quieren que una práctica sea real y registran solamente los hechos que respaldan dicho deseo omitiendo cualquier evidencia que lo contradiga).[14]

Las técnicas curativas con cristales son también practicadas en animales, a pesar de que organizaciones veterinarias como la Asociación Veterinaria Británica han advertido de que estos métodos no están científicamente probados, e indican que las personas tendrían que buscar el consejo de un veterinario certificado en vez de utilizar técnicas alternativas.[15]

Etnografía[editar]

Las piedras preciosas y semipreciosas han sido consideradas a lo largo de la historia como objetos curativos por una variedad de culturas alrededor del mundo.[9]

Entre ellas, se encuentran los nativos americanos Hopi de Arizona[16]​ y los isleños hawaianos,[17]​ algunos de los cuales continúan con la práctica hoy en día.

En la cultura china, tradicionalmente se le atribuyen poderes curativos al jade microcristalino.[18]

En la esfera angloparlante, la cristaloterapia se encuentra fuertemente asociada con el movimiento espiritual New Age.[9]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Sanidad clasifica 73 técnicas como pseudoterapia y estudia incluir 66 más». Redacción Médica. 28 de febrero de 2019. Archivado desde el original el 31 de marzo de 2019. Consultado el 13 de marzo de 2019. 
  2. a b «El Gobierno evalúa incluir el yoga, el pilates o la acupuntura como pseudoterapias». La Razón. 28 de febrero de 2019. Archivado desde el original el 2 de abril de 2019. Consultado el 13 de marzo de 2019. «Técnicas que se pueden considerar pseudoterapia: Análisis somatoemocional, [... cristales de cuarzo...]». 
  3. Regio, Brian. (2009). Pseudociencia: Una Enciclopedia Crítica. Greenwood. p. 51.
  4. a b c Crystal Healing: Stone-Cold Facts About Gemstone Treatments«Live Science». Archivado desde el original el 11 de febrero de 2019. Consultado el 7 de abril de 2019.  |access-date= y |fechaacceso= redundantes (ayuda)
  5. a b c McClean, Stuart; Shaw, Alison (1 de julio de 2005). «From Schism to Continuum? The Problematic Relationship Between Expert and Lay Knowledge—An Exploratory Conceptual Synthesis of Two Qualitative Studies». Qualitative Health Research (en inglés) 15 (6): 729-749. PMID 15961872. doi:10.1177/1049732304273927. Consultado el 14 de agosto de 2017. 
  6. Randi, James. An Encyclopedia of Claims, Frauds, and Hoaxes of the Occult and Supernatural (N.Y.: St. Martin's Press, 1995).
  7. Chase, Pamela; Pawlik, Jonathan (2001). Healing with Crystals (en inglés). Career Press. ISBN 9781564145352. 
  8. McClean, Stuart (3 de agosto de 2005). «'The illness is part of the person': discourses of blame, individual responsibility and individuation at a centre for spiritual healing in the North of England». Sociology of Health and Illness 27 (5): 628-648. PMID 16078904. doi:10.1111/j.1467-9566.2005.00459.x. 
  9. a b c McClean, Stuart. «Crystal and spiritual healing in northern England: Folk-inspired systems of medicine». Folk Healing and Health Care Practices in Britain and Ireland: Stethoscopes, Wands, and Crystals. Consultado el 14 de agosto de 2017. 
  10. «Cristales para sanar, pura charlatanería». El Espectador. 21 de febrero de 2018. Archivado desde el original el 28 de diciembre de 2018. Consultado el 13 de marzo de 2019. 
  11. a b c «You Asked: Do Healing Crystals Actually Work?». Time (en inglés). 5 de octubre de 2017. Archivado desde el original el 23 de agosto de 2018. Consultado el 13 de marzo de 2019. 
  12. a b Spellman, Frank R; Price-Bayer, Joni. (2010). In Defense of Science: Why Scientific Literacy Matters. The Scarecrow Press. p. 81. ISBN 978-1-60590-735-2 "There is no scientific evidence that crystal healing has any effect. It has been called a pseudoscience. Pleasant feelings or the apparent successes of crystal healing can be attributed to the placebo effect or cognitive bias—a believer wanting it to be true."
  13. Stenger, Victor J. (8 de mayo de 2016). «The Energy Fields of Life» (en inglés). Consultado el 29 de julio de 2018. 
  14. Campion, E.W. (1993). «Why unconventional medicine?». The New England Journal of Medicine (en inglés) 328 (4): 282-3. PMID 8418412. doi:10.1056/NEJM199301283280413. 
  15. «Warning about animal 'therapies'» (en inglés). BBC News. 12 de febrero de 2008. 
  16. Malotki, Ekkehart (2006). «Introduction». Hopi Stories of Witchcraft, Shamanism and Magic (en inglés). University of Nebraska Press. p. xxvii. ISBN 9780803283183. 
  17. John Kaimikaua, talk at Molokai, HI: 1997, as cited in Gardner, Joy (2006). Vibrational Healing Through the Chakras with Light, Color, Sound, Crystals and Aromatherapy. Berkeley, CA: The Crossing Press. 
  18. MacKenzie, Donald A. (2005). Myths Of China And Japan (en inglés). Kessinger Publishing. p. 249. ISBN 978-1417964291. «Rhinoceros horn had, like jade, healing properties.»