Shiatsu

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Los practicantes de Shiatsu creen que el flujo de energía a través de las líneas de los meridianos tiene una profunda influencia en la salud de la persona.

El Shiatsu (指 (Shi), dedo, y 圧 (Atsu), presión en zonas del cuerpo?), o digitopuntura,[1]​ es una medicina alternativa manual originaria de Japón, reconocida por el Ministerio de Salud de Japón, siendo la recopilación de diversas técnicas tradicionales, pero a diferencia de otras terapias solo se usa la palma de las manos y los pulgares. Igualmente esta terapia se caracteriza porque el paciente en todo momento se encuentra vestido y no se hace uso de aceites para llevar a cabo el tratamiento.

No existen evidencias médicas de que el shiatsu sea efectivo para el tratamiento del cáncer, además las escasas investigaciones hacen que no exista consenso, ni evidencia objetiva contundente sobre la capacidad curativa del shiatsu en el tratamiento de distintos tipos de dolencias o desórdenes.[2][3]​ Existen estudios que han hallado efectos positivos en la reducción del dolor de espalda, pero su validez es muy limitada ya que se basan en las respuestas subjetivas dadas por los propios pacientes.[4]

El fundamento son las técnicas del do-in, ankio y medicina tradicional china, técnicas que habían vivido diversos momentos en el siglo XIX (periodo Meiji) entran en decadencia al adoptarse en Japón la medicina occidental. En el siglo XX, Tamai Tempaku agrupa todos estos conocimientos tradicionales bajo la palabra shiatsu y los divulga con el libro Shiatsu-Ho en donde combina las técnicas del anmma, ampuku y los do-in con la anatomía y fisiología occidental. El shiatsu es una técnica moderna creada a principios del siglo XX por Tokujiro Namikoshi (1905-2000). Según su creador, «La terapia mediante shiatsu, cuyo objetivo es la prevención y tratamiento de enfermedades, es un sistema para mejorar la salud eliminando los factores que producen fatiga y estimulando la capacidad de recuperación propia del cuerpo por medio de presión digital y manual aplicada sobre determinados puntos establecidos sobre la superficie del cuerpo».[5]

En los tratamientos de shiatsu, el terapeuta aplica presión localizada sobre distintos puntos del cuerpo del paciente, utilizando principalmente sus manos, especialmente sus pulgares y palmas. Asimismo, los tratamientos de shiatsu suelen incluir estiramientos, movilizaciones y manipulaciones articulares y otras técnicas de masaje. Es habitual que los terapeutas de shiatsu trabajen los puntos de los meridianos de acupuntura de la Medicina Tradicional China (MTC) aplicando presión con sus pulgares. En Europa, la técnica de Shiatsu Namikoshi fue introducida por Shigeru Onoda, fundador de la Escuela Japonesa de Shiatsu en 1984, autorizada directamente por Tokujiro Namikoshi para impartir la enseñanza de la técnica de shiatsu de Namikoshi.[6]

Historia[editar]

Principales estilos o escuelas[editar]

Namikoshi[editar]

Tokujiro Namikoshi fundó la Universidad de Shiatsu de Japón en 1940 y sistematizó una forma de terapia shiatsu sobre la base de la anatomía y la fisiología oriental.

En Japón solo el Japan Shiatsu College está autorizado por el Ministerio de Salud de Japón para emitir la titulación de terapeuta de Shiatsu válida en Japón. Los candidatos a terapeutas deben examinarse de una prueba estatal para obtener un número de licencia.

Namikoshi trató a notable personalidades como el ex primer ministro japonés Shigeru Yoshida y sucesivos primeros ministros, el fiscal para el Tribunal Militar Internacional para el Lejano Oriente, el fiscal Keenan, así como celebridades como Marilyn Monroe y Muhammad Ali.[cita requerida]

Escuelas de Shiatsu Namikoshi en Japón[editar]

Cabe destacar que en Japón la ley protege a las personas con discapacidad visual y les proporciona un tratamiento especial para que puedan aprender Shiatsu. Por eso las escuelas de Shiatsu reconocidas por el Ministerio de Salud de Japón están especializadas en personas con discapacidad visual.

Escuelas de Shiatsu Namikoshi en Europa[editar]

En Europa solo existe la Escuela Japonesa de Shiatsu como órgano oficial, autorizada para la enseñanza, pero exclusivamente pueden impartir la enseñanza en Japón y sus titulaciones solo son válidas en dicho país, es decir,no tienen validez fuera de Japón.

Asociaciones de Shiatsu[editar]
Alianza Europea de Escuelas de Shiatsu[editar]

En Europa y España se está trabajando para la regulación del Shiatsu, en ese sentido una importante baza es la Alianza Europea de Escuelas de Shiatsu. La Alianza es una organización impulsada en el Congreso Internacional de Shiatsu Madrid 2009,[7]​ con la presencia de Matsuko Namikoshi Sensei, [8]​para la enseñanza del shiatsu en Europa, con la unión de Escuelas de España, Italia, Holanda, Reino Unido a la que en el futuro se unirán otros países como Francia, Bélgica, Portugal, etc., que ya han mostrado su interés en pertenecer a ella y con los que se está manteniendo contacto para su incorporación.

Esta organización se encargará de la difusión y enseñanza del shiatsu en nuestro continente y trabajará para ayudar a crear un marco legal que permita a las autoridades competentes regular el shiatsu en Europa y estandarizar la enseñanza aplicación de esa técnica. Además la organización estará unida a otras similares en los demás continentes y muy especialmente en países como Japón, Canadá, USA, México y Brasil.

Namikoshi Shiatsu Europe Association[editar]

La Asociación Namikoshi Shiatsu Europa.[9]​ Su cede central se encuentra en Madrid, y con la estrecha colaboración de la Escuela Japonesa de Shiatsu. En la actualidad se encuentra no solo en Europa sino que también en Sudamérica.

El shiatsu zen[editar]

Sistema de meridianos de la Medicina Tradicional China

Shizuto Masunaga se graduó como terapeuta de shiatsu en la escuela de Namikoshi y llegó a ser profesor en la misma. También trabajó como profesor de psicología en la Universidad de Tokio. Partiendo del estudio de la MTC y del shiatsu, así como de su práctica clínica como terapeuta de shiatsu desarrolló su propio estilo, conocido como shiatsu zen. En 1960 fundó su propia escuela: el Centro de Shiatsu Iokai. En 1977 publicó el libro Zen Shiatsu. How to Harmonize Yin and Yang for Better Health, que escribió junto con Wataru Ohashi, y que recoge los fundamentos del shiatsu zen.

Al contrario que Namikoshi, Masunaga tenía la intención de conciliar el arte del masaje con la Medicina Tradicional China. Masunaga fue un gran estudioso de los textos clásicos de la MTC (como el Huang-Di Nei Jing - El Emperador Amarillo Fundamentos de la Medicina, una recopilación de la teoría taoísta y un texto libro de la acupuntura). El contenido teórico de estos libros influenció profundamente el desarrollo del shiatsu zen y otras corrientes de shiatsu actuales.

Estudios científicos sobre su eficacia[editar]

Hasta 2012 eran escasos los estudios científicos sobre los efectos del shiatsu sobre la salud humana, de modo que no existe consenso, ni evidencia objetiva contundente sobre la capacidad curativa del shiatsu en el tratamiento de distintos tipos de dolencias o desórdenes.[2]​ No obstante, los informes de ciertas instituciones le dan cierto reconocimiento como terapia complementaria. Por ejemplo, la organización Cancer Research UK es muy clara en este sentido: no considera que el shiatsu sea beneficioso en el tratamiento del cáncer, aunque reconoce que los usuarios se sienten más relajados y con niveles de energía más altos.[3]

En el 2006 se llevó a cabo una revisión sistemática a gran escala de evidencias y publicaciones por la Shiatsu Society UK en colaboración con la Thames Valley University.[10]​ La búsqueda bibliográfica utilizó PubMed, OVID, Science Direct, Blackwell Synergy, Ingenta Select y Wiley Interscience, The Index of Theses[11]​ y ZETOC. Los resultados y conclusiones de este estudio se enfocaron en el control de síntomas/mejoría para diversas dolencias y concluye: «No hubo pruebas suficientes en cantidad y calidad sobre shiatsu con el fin de proporcionar un consenso». El estudio incluye una serie de recomendaciones para futuras investigaciones sobre la eficacia del shiatsu como tratamiento médico.

El estudio europeo La experiencia y los efectos del shiatsu (2007), coordinado por Andrew Long, director del Instituto de Atención a la Salud de la Universidad de Leeds (Reino Unido), y Seamus Connolly, de la Federación Europea de Shiatsu, reconoce que la percepción que tienen los usuarios de shiatsu sobre la mejoría sintomática de ciertas dolencias es positiva y aboga por su regulación. Los datos recogidos en este estudio indican que una muestra de pacientes sentían que sus terapeutas les escuchaban con atención y que consideraban que estos –los terapeutas– eran dignos de confianza, cálidos y capaces. Los clientes también indicaron que tras los tratamientos se sentían relajados, calmados y de mejor ánimo para afrontar sus problemas. Los participantes con altos niveles de estrés y problemas musculares y/o articulares fueron los que presentaron la mejoría más significativa. El estudio también reconoce que, al no tener muestra de control, no es un estudio sobre la efectividad del shiatsu, si no sobre la percepción que tienen sus usuarios. De hecho, el mismo estudio reconoce que una de sus debilidades es que entre el 85 % y el 89 % de la muestra eran usuarios habituales de shiatsu.[12]

Regulación[editar]

Reconocimiento por parte de las autoridades sanitarias[editar]

En Japón, cualquier persona que practique el shiatsu como terapia debe obtener una licencia del Ministerio de Salud y Bienestar Social. Las personas que practican shiatsu están obligadas a estudiar al menos un programa educativo de tres años/2200 horas en las universidades o colegios autorizados por el Ministerio de Salud y Bienestar Social y deben aprobar el examen nacional para conseguir la licencia.

Pero, a pesar de que el shiatsu está reconocido como terapia en Japón —su definición allí incluye las palabras "curación" y "dolencia"—, las autoridades sanitarias de otros países no comparten esta visión. En varios países de Europa para referirse a una terapia en términos que impliquen curación, sanación y tratamiento, la ley obliga a avalar estas afirmaciones con estudios científicos contrastados. Como ya se ha mencionado más arriba, los estudios sobre la eficacia terapéutica del shiatsu aún no son suficientes ni suficientemente concluyentes, lo cual dificulta su regularización por parte de las autoridades sanitarias.

Cabe destacar que el shiatsu fue una de las ocho disciplinas mencionadas en el Informe Collins adoptado por el Parlamento Europeo en 1997, que abogó por regular las terapias complementarias, no obstante dicho informe expresó la necesidad de profundizar en las investigaciones sobre su eficacia.[cita requerida]

Títulos y formación de terapeutas[editar]

Los distintos países en los que se practica el shiatsu han elaborado diferentes métodos de homologación de licencias profesionales de los terapeutas de shiatsu que, a menudo, se superponen con las licencias para la práctica profesional del masaje en general. No obstante, la homologación en todo el mundo es la de un curso de tres años, que incluye práctica clínica y escrita con exámenes que incluyen anatomía occidental, así como la MTC.

En el caso concreto de Europa, las escuelas de shiatsu deben cumplir los criterios del plan de estudios homologado y acordado por la Federación Europea de Shiatsu (FES). El programa homologado a nivel europeo por la FES, elaborado por las distintas asociaciones nacionales europeas de shiatsu, consta de tres cursos anuales con una formación presencial de 450 horas con profesorado, 250 prácticas con sus historiales y contenidos teóricos como anatomía, fisio-patología y medicina tradicional china.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Presentación de la tercera edición del diccionario de María Moliner.» Fundéu. Consultado el 9 de julio de 2014.
  2. a b Robinson, Nicola; Lorenc, Ava; Liao, Xing (2011). «The evidence for Shiatsu: a systematic review of Shiatsu and acupressure». BMC complementary and alternative medicine 11: 88. ISSN 1472-6882. PMC 3200172. PMID 21982157. doi:10.1186/1472-6882-11-88. Consultado el 4 de febrero de 2016. 
  3. a b UK, Cancer Research (2 de mayo de 2015). «Shiatsu». www.cancerresearchuk.org. Consultado el 4 de febrero de 2016. 
  4. «Drake University». Consultado el 1 de agosto de 2017. 
  5. Namikoshi, Toru (2007). Edición original de Japan Publishing, Inc., (2007), ed. Shiatsu + Stretching. Barcelona: Editorial Paidotribo. pp. 12 y 148. 
  6. «Escuela Japonesa de Shiatsu y Centro de Shiatsu en España». shiatsudo.com. Consultado el 4 de febrero de 2016. 
  7. «Shiatsu Congreso Internacional». www.shiatsuescuela.es. Consultado el 4 de febrero de 2016. 
  8. «Matsuko Namikoshi Sensei». www.shiatsuescuela.es. Consultado el 4 de febrero de 2016. 
  9. «Escuela Japonesa de Shiatsu y Centro de Shiatsu en España». www.shiatsudo.com. Consultado el 4 de febrero de 2016. 
  10. Robinson, N., Donaldson, J. y Lorenc, A. (2006). (en inglés) Shiatsu: A Review of Evidence. London: Thames Valley University.
  11. Index of Theses http://www.theses.com/
  12. Long, A. F. (2007). (en inglés) The effects and experience of Shiatsu: A cross auropean study. Leeds: University of Leeds, School of Healthcare.

Enlaces externos[editar]