Controversia e irregularidades de la elección presidencial de 2006 en México

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La elección presidencial fue el domingo del 2 de julio de 2006 fue la más competida en la historia de la República Mexicana Sin embargo, el excandidato por la Coalición Por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador, quien obtuvo poco más del 35 por ciento de los votos y tan solo 0.01% menos que el ganador Felipe Calderón, denunció irregularidades tanto en el periodo de campañas políticas como en la elección. Según López Obrador, dichas irregularidades tuvieron el peso suficiente para influir en el estrecho resultado electoral.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación declaró válidas las elecciones presidenciales, sin embargo, en su dictamen, los magistrados reconocen que la actuación del presidente Vicente Fox puso en riesgo la legitimidad del proceso al hacer campaña abiertamente a favor del candidato de su partido, el PAN.

El excandidato opositor ha utilizado la palabra "fraude" para calificar lo ocurrido durante las elecciones, sin embargo aún se debate si las elecciones fueron realmente limpias y si la denuncia de estas irregularidades puede servir en un futuro para perfeccionar la incipiente democracia mexicana. Estas acusaciones han influido en la más reciente reforma electoral votada el mes de septiembre de 2007 en el Congreso mexicano.

En una encuesta publicada por María de las Heras en el periódico El País en 2011, el 49% de los mexicanos consideraba que había existido fraude, contra un 43% que consideraba que no lo hubo[1]

Elección presidencial[editar]

En la elección presidencial de 2006 participaron ocho partidos políticos, de los cuales cinco se agruparon en dos diferentes coaliciones. Los candidatos fueron:

El 6 de julio el dictamen del IFE dio como ganador de la contienda presidencial a Felipe Calderón Hinojosa del PAN. El PRD solicitó la anulación de la elección citando irregularidades encontradas en el proceso electoral.

Después de estudiar el caso, el 5 de septiembre, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), validó las elecciones, declarando a Felipe Calderón Hinojosa como Presidente Electo de México.

El Tribunal sin embargo reconoció la existencia de irregularidades que a juicio de los magistrados, sin embargo, no habían tenido el peso suficiente para influir sobre el resultado electoral. No obstante, persistían dudas sobre varios aspectos de la elección: sobre el proceso de conteo en varias casillas, denuncias de irregularidades en el padrón electoral, inconsistencias que pudieron haber afectado y podrían hacerlo en el futuro, un resultado electoral, en vista del ajustado margen de votos que hubo esta ocasión entre en primer y segundo lugares.

Entre las cuestiones mencionadas por militantes del PRD y ciudadanos, se mencionaron la inconsistencia en las listas de votaciones de algunas casillas y urnas con menos o más votos que los votantes registrados. Respecto a las campañas electorales previas a la votación, ha habido dudas sobre la legitimidad del uso de recursos de empresarios y de las propias autoridades en funciones para inclinar el voto a favor de uno u otro de los contendientes.

También salió a la luz pública la grabación de una conversación telefónica que presuntamente tuvo lugar el mismo día de la elección, en horas de la tarde, entre Elba Esther Gordillo líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y un gobernador priista de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores, en la cual, Gordillo aparentemente pide al mandatario operar la estructura política del PRI para inclinar la balanza de votos hacia el candidato Felipe Calderón.

Las controversias[editar]

Los resultados de las elecciones generales mexicanas del 2 de julio de 2006 fueron controvertidos y todavía lo siguen siendo. Según el Instituto Federal Electoral (IFE), el conteo rápido determinó que la carrera era demasiado disputada como para dar a conocer los resultados la misma noche de la elección. Cuando el recuento oficial fue completado, Felipe Calderón había ganado por una diferencia de 243 934 votos (0,62%).

En segundo lugar estaba Andrés Manuel López Obrador de la izquierdista Coalición por el Bien de Todos (PRD, PT, Convergencia). Éste de inmediato impugnó los resultados y provocó masivas marchas, protestas y actos de desobediencia civil en la Ciudad de México, asimismo presentó algunas pruebas ante los medios de comunicación de supuestas irregularidades, como actas de casillas con cientos de votos a favor del Partido Acción Nacional que superaban incluso el número de electores en el padrón nominal registrado (es decir, que presentaban una gran cantidad de votos de más) [6]. El 9 de agosto, mientras que las protestas continuaban, un recuento parcial se llevó a cabo por los oficiales electorales después de que fue ordenado por el Tribunal Federal Electoral (TEPJF, organismo conocido por las siglas de su predecesor, TRIFE). El tribunal ordenó el recuento de las mesas en las que habían sido denunciadas irregularidades, que fueron alrededor de nueve por ciento del total. El 5 de septiembre el tribunal declaró que Felipe Calderón reunió con todos los requisitos constitucionales para ser elegido, y fue declarado presidente electo.

Irregularidades que pudieron haber afectado[editar]

Según un estudio posterior a la elección se detectó que, de un registro de 109 134 casillas instaladas en 17 465. Presumiblemente se encontraron aproximadamente 800 000 boletos electorales de más que no correspondían a los votantes registrados ni a los votantes que finalmente votaron en la propia elección.[7]

Controversia por el comportamiento de la gráfica sobre el Conteo oficial[editar]

Esta fue una gran controversia pues según la gráfica del conteo oficial de los votos, con el 70% de las casillas computadas, López Obrador se encontraba a la cabeza con el 36.8% de la votación frente al 34.6% de la votación a favor de Felipe Calderón, sin embargo, fue a partir de este porcentaje de casillas computadas, que López Obrador empezó a caer de manera prácticamente simétrica a lo que empezaba a subir Calderón.

Gráficas Inversas de los Resultados de casillas computadas por el IFE.

Un estudio posterior a la elección indicó que la correlación entre la gráfica de López Obrador y la de Calderón a partir del 70% de las casillas computadas era del 99.98%, es decir, que a partir del 70% de las casillas computadas cada voto a favor de Felipe Calderón significaba un voto en contra de López Obrador. Esto se puede analizar mediante una gráfica espejo, en ella se puede apreciar que las gráficas tienden una hacia la otra de una manera casi idéntica y que hacia el 92% se vuelven prácticamente idénticas, lo cual, en un universo tan grande de votos, es totalmente improbable y prácticamente imposible. Por lo que esto podría ser una clara ejemplificación de un denominado "Fraude electrónico".[2]

¿Cómo se cuentan los votos?[editar]

Desde 1997 las elecciones federales en México han sido supervisados por el Instituto Federal Electoral, conocido por su acrónimo IFE. Antes las elecciones fueron gestionadas por la Secretaria de Gobernación del gobierno federal. La ley que rige actualmente las elecciones es el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, el COFIPE. Bajo esta, cada casilla de votación es operada por ciudadanos seleccionados al azar en los distritos correspondientes, y son estos quienes forman parte de la Mesa Directiva (Comité Directivo). Estos reciben una sesión de formación del IFE antes de la elección. Además de los funcionarios de la casilla electoral, cada partido, coalición, alianza o participante en las elecciones podrán designar nominalmente a un máximo de dos observadores y un suplente para cada lugar de votación (artículo 198 del COFIPE).

PREP[editar]

El IFE tiene el mandato por ley a proporcionar información rápida y una estimación rápida de los resultados electorales, pero no tiene autoridad para determinar el resultado de la elección. El IFE tenía dos sistemas. Uno de ellos es el Programa de Resultados Electorales Preliminares (conocido por sus siglas PREP), el segundo es el "Conteo Rápido" ("Quick Count").

El PREP es un mecanismo para hacer públicos los resultados de la elección. En cuanto se cierran las urnas y los votos son escrutados en cada lugar de votación, una copia del acta de escrutinio (la correspondencia oficial de las urnas) selladas en un sobre con una ventana transparente, es enviada a un centro de información para cotejo y transmisión (Centro de Acopio y Transmisión de Datos o CEDAT), que se encuentra en el distrito electoral correspondiente. Allí, la información es capturada y transmitida a las oficinas centrales del IFE para la difusión pública.

El PREP no es un cálculo estadístico, sino la versión extraoficial de resultados de cada lugar de votación, ya que se computan en las urnas el día de la elección. No son oficiales, ya que las actas deben ser certificadas por el Consejo Electoral del Distrito antes de que se hagan oficiales. El PREP sigue recopilando datos hasta las primeras horas de la mañana del día posterior al sufragio. Si las actas contienen contradicciones, como entradas en blanco para algunas partes (las partes que no recibieron votos deben señalarse con un cero, pero a veces se quedan en blanco) o entradas ilegibles, se informa sobre estos por separado, bajo el título de "irregulares". Estas entradas no se incluyen en los totales cuando son recibidas, pero, si es posible, serán agregadas al informe final que se hace la mañana después de las elecciones.

Al cierre del PREP, Calderón supuestamente aventajaba en la elección presidencial por más de 200 000 votos, sin embargo, las actas marcadas con "inconsistencias" en el PREP fueron 13 432, esas casillas representaban más de un millón de votos pero no fueron contabilizadas en el PREP.[3]

Conteo rápido[editar]

El Conteo Rápido (Quick Count), por el contrario, es un intento estadístico de predicción de la tendencia de la elección. En la noche de la elección de 2006, una muestra representativa de 7 636 locales de votación sería seleccionada al azar, y analizada estadísticamente en un intento de predecir al ganador. El acuerdo sobre el Conteo Rápido fue el siguiente: [7] De los resultados que se han obtenido para las 10:00 horas del 2 de julio, el comité técnico realizará un análisis estadístico (que se describe más adelante). Una vez que se termine, la comisión dará a Luis Carlos Ugalde, el presidente del IFE, un informe con una de las cuatro recomendaciones o conclusiones: (i) que había suficiente claridad y garantías en cuanto a qué partido político obtuvo la mayoría de los votos; (ii) que se necesita más tiempo para obtener más datos que permitan aclarar las conclusiones, y (iii) que la carrera ha sido demasiado cerrada o (iv) que había una base científica suficiente para aplicar las pruebas de las muestras obtenidas. Ugalde, de esta forma, concluye el informe público, una vez más, como por acuerdo previo, en caso de (i) anunciar al ganador, (ii) aplazar el anuncio del ganador y (iii) considerar el resultado "demasiado cerrado para emitir conclusiones".

A las 10:15 horas del 2 de julio, un muestreo aleatorio de 7 263 colegios electorales (de un total de la toma de muestras representativas de los 7 636 colegios electorales) fue seleccionado. Tres pruebas estadísticas se realizaron en la toma de muestras. La prueba "robusta" predijo que Felipe Calderón obtendría entre el 35.25% y el 37.4% de los votos, frente al entre 34.24% y 36.38% de López Obrador. La prueba "clásica" predijo un rango de 35.68% a 36.53% para Calderón, frente a uno de 34.97% a 35.7% para López Obrador. La prueba bayesiana dio a Calderón 35.77% a 36.40% frente al 35.07% y el 35.63% para López Obrador. (Véase la página 24 en el informe oficial [9]). Sólo la prueba bayesiana dio resultados definitivos, pero con una distancia entre los intervalos de menos de 0.15%. Alrededor de las 11 horas del 2 de julio, Luis Carlos Ugalde anunció que la comisión técnica había llegado a la conclusión de que la diferencia era demasiado pequeña y que la carrera había sido demasiado cerrada. Como por el original acuerdo previo entre el IFE y todos los partidos políticos, Ugalde no divulgó los resultados del Quick Count. Más tarde esa noche, los representantes del PAN y la Coalición Por el Bien de Todos pidieron que los resultados del Quick Count se dieran a conocer al público, mientras que el representante de la Alianza por México (PRI y PVEM alianza cuyo candidato era Roberto Madrazo Pintado, que terminó en tercer puesto, pidió que el acuerdo de confidencialidad fuera respetado [10]. El informe oficial fue emitido días más tarde a la prensa y a través de la página web del IFE.

Es interesante observar que el último recuento oficial (véase la siguiente sección) dio a Calderón 35,89% de los votos, mientras que López Obrador recibió 35.31%, confirmando la predicción del Quick Count.

Conteo oficial[editar]

De acuerdo con el COFIPE el cómputo oficial comenzó el miércoles 5 de julio de 2006. La votación en paquetes sellados, junto con las actas de escrutinio y cómputo (actas oficiales) fueron recogidos por el Consejo de cada Distrito Electoral. Cada una de las actas fue examinada por posibles errores o alteraciones; a los miembros del Consejo de cualquiera de las partes se les permitió plantear algunas objeciones, y en virtud de un determinado conjunto de circunstancias, se podía determinar la apertura de paquetes y examinarlos, por ejemplo, el paquete podría ser abierto y recontado en el caso de estar acompañado de un acta de votación ilegible. El Consejo del Distrito Electoral debió certificar los totales de cada paquete y el lugar de votación, y remitir los resultados al IFE. El proceso tomó aproximadamente 30 horas continuas de trabajo ininterrumpido. A diferencia del PREP, el conteo oficial de votos es una forma más organizada.

El conteo final de los votos arrojó el 6 de julio que Calderón obtuvo 35.89% (15 000 284 votos), mientras que López Obrador recibió 35.31% (14 756 350 votos). La diferencia entre los dos fue de 243 934 votos (o 0.58%).

Recuento y apelaciones[editar]

El sábado 5 de agosto, el TEPJF se reunió en sesión pública para pronunciarse sobre las solicitudes de López Obrador, quien alegaba irregularidades y pedía un recuento total de votos. Los siete magistrados votaron por unanimidad que había suficiente justificación legal para ordenar un recuento en sólo 11 839 urnas en 155 distritos (9.2% del total), por lo tanto, se rechazó la demanda pública del PRD de que todos los votos y las urnas fueran objeto de un recuento.

El Tribunal basó su decisión de un recuento parcial en el hecho de que, a pesar de la demanda pública de un recuento general o "voto por voto", el partido de López Obrador presentó demandas legales para menos de 44 000 mesas electorales, o menos de 34%. Por lo tanto, legalmente, sólo los 44 000 puestos de votación se consideraron polémicos por el TEPJF. El Tribunal dictaminó que los votos no controvertidos no deben recontarse. El recuento parcial de votos en la disputada elección comenzó el 9 de agosto en medio de la escalada de protestas contra supuestas irregularidades electorales en las elecciones. El 28 de agosto, el TEPJF anunció los resultados del recuento parcial, restando 83 357 votos a favor de Calderón, 73 254 votos a favor de López Obrador, 64 441 para Roberto Madrazo, 4 570 para Patricia Mercado, 4 254 para Roberto Campa y 7 940 para el resto de los candidatos. Un total de 237,816 votos fueron anulados de los aproximadamente 4 millones del recuento de votos. Significa que alrededor de 6% del recuento de votos fueron anulados.

Durante el recuento, la principal queja de la Coalición Por el Bien de Todos, fue que muchos de los paquetes electorales que fueron objeto de recuento, tenían cientos de "votos nulos" que en realidad eran votos a su favor.[4]

Antes de la anulación de algunas casillas ordenado por el TEPJF, como resultado del recuento del 9.2% del total de casillas de la elección, la Coalición informó que durante el recuento habían recuperado 112 votos a su favor, mientras que el PAN y su candidato Felipe Calderón, habrían perdido 14,140 votos, tan sólo en ese 9.2%, así como que realmente se habían recontado mucho menos paquetes electorales de los supuestos 11 839.[5]​ Mientras que en el 96% de estas casillas se detectó que había votos de más o votos faltantes sin razón aparente.[6]

Referencias[editar]

Véase también[editar]