Batalla de Hastings

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Batalla de Hastings
Conquista normanda de Inglaterra
Bayeux Tapestry scene57 Harold death.jpg
Harold Rex Interfectus Est: «El rey Haroldo fue asesinado». Escena del Tapiz de Bayeux que representa la batalla de Hastings y la muerte del rey Haroldo.
Fecha 14 de octubre de 1066
Lugar Battle, cerca de Hastings (Sussex Oriental), Inglaterra
Coordenadas 50°54′43″N 0°29′15″E / 50.911944444444, 0.4875Coordenadas: 50°54′43″N 0°29′15″E / 50.911944444444, 0.4875
Resultado Victoria normanda decisiva
Beligerantes
Reino de Inglaterra Ducado de Normandía
Comandantes
Haroldo II de Inglaterra  
Gyrth Godwinson  
Leofwine Godwinson  
Guillermo de Normandía
Alan Rufus
Guillermo FitzOsbern
Eustaquio de Boulogne
Fuerzas en combate
Desconocidas, las estimaciones varían entre 5000 y 13 000[1][2][3] Desconocidas, las estimaciones varían entre 7000 y 12 000[4][1][5][6]
Bajas
Alrededor de 4000[7] Alrededor de 2000[7]

La batalla de Hastings[N 1]​ se libró el 14 de octubre de 1066 y enfrentó al ejército franco-normando del duque Guillermo II de Normandía, con el ejército anglosajón del rey Haroldo Godwinson. Fue el comienzo de la conquista normanda de Inglaterra. Tuvo lugar a unos once kilómetros al noroeste de Hastings, cerca de la actual localidad de Battle (Sussex Oriental), y resultó en victoria decisiva de los normandos.

El origen del enfrentamiento fue la muerte sin hijos del rey de Inglaterra Eduardo el Confesor en enero de 1066, la cual dio inicio a una pugna entre varios pretendientes al trono. Haroldo fue coronado al día siguiente del óbito de Eduardo, pero en los siguientes meses tuvo que afrontar las invasiones de la isla por parte de Guillermo, de su propio hermano Tostig y del rey de Noruega Harald Hardrada. Estos dos últimos, Tostig y Hardrada, se aliaron y desembarcaron en el norte de Inglaterra al frente de una hueste vikinga, con el cual vencieron a un ejército inglés apresuradamente reclutado en la batalla de Fulford el 20 de septiembre de 1066, aunque ambos resultaron derrotados cinco días después por el rey Haroldo en la batalla de Stamford Bridge. Las muertes en combate de Hardrada y Tostig dejaron al rey inglés con un único oponente, Guillermo. Mientras los soldados de Haroldo se recuperaban de la batalla, el duque de Normandía desembarcó el 28 de septiembre de 1066 en Pevensey, al sur de Inglaterra, y establecía una cabeza de playa desde la que lanzar su conquista del reino. Haroldo se vio forzado a marchar veloz al sur, reclutando tropas por el camino.

El número exacto de tropas implicadas en la batalla es desconocido, aunque las estimaciones modernas son de unos 10 000 hombres de Guillermo y unos 7000 de Haroldo. La composición de los ejércitos si está clara: el inglés lo formaba casi en su totalidad infantería y unos pocos arqueros, mientras que la mitad de la fuerza invasora era infantería y el resto se repartía en igualdad entre caballería y arqueros. Parece que Haroldo trató de sorprender a Guillermo, pero los exploradores informaron de su llegada al duque, que marchó desde Hastings para enfrentarse al rey. La batalla duró desde las 9 de la mañana hasta la puesta de sol. Los primeros intentos de los invasores por romper las líneas inglesas apenas tuvieron efecto, por lo que después los normandos adoptaron la táctica de simular su retirada y luego darse la vuelta contra los defensores. La muerte de Haroldo, que debió producirse hacia el final del día, provocó la retirada y derrota de la mayor parte de su ejército. Después de una larga marcha y de algunas escaramuzas en el sur de Inglaterra, Guillermo logró la sumisión del reino y fue coronado rey el día de Navidad de 1066.

En los años siguientes hubo varias rebeliones y resistencia al gobierno del rey Guillermo, pero Hastings marcó la culminación de la conquista de Inglaterra por los normandos. Es difícil conocer las bajas exactas de la batalla, pero algunos historiadores aventuran que fueron unas 2000 entre los invasores y el doble entre los ingleses. Guillermo fundó una abadía en el lugar de la batalla, cuyo altar mayor de la iglesia supuestamente marca el lugar en el que cayó muerto Haroldo. A partir de entonces Inglaterra quedó unida políticamente al Ducado de Normandía, en el norte de Francia. Las disputas en torno al gobierno de este último territorio serían las causantes últimas de la guerra de los Cien Años entre las coronas de Francia e Inglaterra.[8]

Antecedentes[editar]

En el año 911 el rey carolingio Carlos el Simple permitió a un grupo de vikingos asentarse en Normandía bajo liderazgo de Rollón.[9]​ Su asentamiento prosperó[10][N 2]​ y pronto asimilaron la cultura indígena, renunciando al paganismo para convertirse al cristianismo[11]​ y contraer matrimonio con habitantes locales.[12]​ Con el tiempo, las fronteras del ducado se expandieron al oeste.[13]​ En 1002 el rey de Inglaterra Etelredo II el Indeciso contrajo matrimonio con Emma, hermana de Ricardo II, duque de Normandía.[14]​ Su hijo Eduardo el Confesor pasó muchos años en el exilio en Normandía, aunque accedió al trono inglés en 1042.[15]​ Este hecho dio inicio a un profundo interés de los normandos por la política inglesa, pues Eduardo recurrió con frecuencia a sus antiguos anfitriones en busca de apoyos, trayendo cortesanos, soldados y clérigos normandos, a los que designó para puestos de poder, especialmente en la iglesia. Eduardo no tuvo hijos y además se vio envuelto en un conflicto con el poderoso conde Godwin de Wessex y sus hijos. Asimismo, el rey quizá alentó las ambiciones del duque Guillermo de Normandía de sucederle en el trono inglés.[16]

Crisis sucesoria en Inglaterra[editar]

La muerte del rey Eduardo el 5 de enero de 1066[17][N 3]​ dejó el reino sin un claro heredero y con varios contendientes por el trono de Inglaterra.[19]​ El sucesor inmediato de Eduardo fue el conde de Wessex, Haroldo Godwinson, el más rico y poderoso de los aristócratas ingleses e hijo de Godwin, antiguo enemigo de Eduardo. Haroldo fue nombrado rey por el Witenagemot de Inglaterra —asamblea de notables del reino— y coronado por Aldred, arzobispo de York, aunque los normandos afirmaron que la ceremonia había sido oficiada por Stigand, el arzobispo de Canterbury que no había sido elegido canónicamente.[19][20]​ Haroldo fue enseguida desafiado por dos poderosos gobernantes vecinos. El duque Guillermo afirmó que Eduardo le había prometido el trono y que Haroldo había jurado respetar su decisión.[21]​ El rey Harald Hardrada de Noruega también disputó la sucesión y reclamó el trono en base a un acuerdo entre su predecesor Magnus el Bueno y el anterior rey inglés, Canuto Hardeknut, en virtud del cual si uno de ellos moría sin descendencia, el otro heredaría tanto Inglaterra como Noruega.[22]​ Guillermo y Hardrada comenzaron de inmediato a reunir tropas y barcos para iniciar invasiones por separado.[23][N 4]

Invasiones de Tostig y Hardrada[editar]

A comienzos de 1066, el hermano exiliado de Haroldo, Tostig Godwinson, atacó la costa sur de Inglaterra con una flota que había formado en Flandes y en las islas Orcadas. Amenazado por la flota de Haroldo, Tostig se movió al norte y asaltó Anglia Oriental y Lincolnshire. Se vio obligado a regresar a sus barcos por la defensa de los hermanos Edwin y Morcar, condes de Mercia y Northumbria, respectivamente. Abandonado por la mayoría de sus seguidores, se retiró a Escocia para reclutar más hombres.[29]​ Hardrada invadió el norte de Inglaterra a primeros de septiembre al frente de una flota de 300 barcos y unos 15 000 hombres, a los que se sumaron las fuerzas de Tostig, el cual apoyaba la reclamación del trono por parte del noruego. Este ejército vikingo ocupó la ciudad de York después de derrotar a un ejército inglés dirigido por Edwin y Morcar en la batalla de Fulford, librada el 20 de septiembre de 1066.[30]

Ejército inglés y preparativos de Haroldo[editar]

La batalla de Stamford Bridge el 25 de septiembre de 1066. Ilustración del siglo XIII de Mateo de París.

El ejército inglés estaba organizado en divisiones regionales y formado por el fyrd, una fuerza de milicianos reclutados en levas bajo mando de líderes locales como condes, obispos o sheriffs.[31]​ Los fyrd estaban compuestos por hombres que poseían sus propias tierras e iban armados con un equipo militar que era costeado por su comunidad para cumplir los requisitos de las fuerzas militares del rey. Por cada cinco hide, unidades de terreno de 49 ha nominalmente capaces de proveer sustento a un hogar, se suponía que debía ofrecerse un soldado.[32]​ Parece que el hundred, un tipo de división administrativa inglesa, era la principal unidad de organización del fyrd. En su conjunto, el reino de Inglaterra podía proporcionar alrededor de 14 000 combatientes cuando fuera necesario. Normalmente el fyrd permanecía dos meses movilizado, excepto en emergencias. No era habitual que se requiriera todo un fyrd nacional, de hecho en los años previos solo se habían convocado en 1051, 1052 y 1065.[32]

El rey también contaba con una guardia personal profesional, los huscarle, que formaban la espina dorsal de las fuerzas reales. Algunos condes contaban con sus propias fuerzas de huscarle. Los thegn, que eran la élite de los terratenientes locales, podían combatir como parte de los huscarle o alistados en las fuerzas de algún conde o aristócrata.[31]​ Tanto los fyrd como los huscarle combatían a pie, aunque la diferencia estribaba en la superior formación militar y mayor calidad de las armaduras de la guardia real. El ejército inglés que luchó en Hastings parece que tuvo un número muy escaso de arqueros, lo que contrasta con la excelsa calidad que tuvo en épocas posteriores el arco largo inglés.[33]

Haroldo permaneció durante la primera mitad de 1066 en la costa sur de Inglaterra con un gran ejército y una poderosa flota esperando la invasión de Guillermo. El grueso de sus fuerzas eran milicianos que necesitaban cosechar sus campos de cereales, por lo que el 8 de septiembre se vio obligado a desmovilizar las milicias y la flota.[34]​ Cuando tuvo noticia de la invasión noruega, corrió hacia el norte, reclutó soldados por el camino y tomó por sorpresa al ejército vikingo de Hardrada y de su hermano Tostig, a los que derrotó y dio muerte en la batalla de Stamford Bridge el 25 de septiembre. Los noruegos sufrieron pérdidas tan grandes que únicamente necesitaron 24 de sus 300 barcos para trasladar a los supervivientes. Sin embargo, fue una victoria pírrica de los ingleses, pues el ejército de Haroldo quedó diezmado y debilitado.[35]

Preparativos y desembarco de Guillermo[editar]

El castillo de Pevensey, remodelado poco después de la batalla de Hastings.

Guillermo reunió una gran flota de invasión y un ejército reclutado en Normandía y en el resto de Francia, con grandes contingentes de bretones y flamencos.[36]​ Empleó nueve meses en sus preparativos porque tuvo que construir una flota de la nada.[N 5]​ Según algunos cronistas normandos, también se aseguró apoyo diplomático, aunque la veracidad de estas informaciones ha sido motivo de debate historiográfico. La afirmación más famosa es que el papa Alejandro II envió un pendón como muestra de su apoyo, dato que solo se encuentra en la crónica de Guillermo de Poitiers.[38]​ En abril de 1066 el cometa Halley apareció en el cielo en una de sus visitas periódicas, lo cual fue noticia en toda Europa y algunos relacionaron con la crisis sucesoria en Inglaterra.[39][N 6]

Guillermo juntó a sus tropas en la localidad de Saint-Valery-sur-Somme y estaba listo para cruzar el Canal de la Mancha hacia el 12 de agosto.[41]​ Sin embargo, la travesía se demoró, ya fuera por el tiempo desfavorable o porque querían evitar la interceptación por la poderosa flota inglesa de Haroldo. Finalmente, los normandos navegaron a Inglaterra unos días después de la victoria de Haroldo sobre los vikingos de Hardrada, aprovechando la desmovilización de la flota inglesa, y desembarcaron en Pevensey el 28 de septiembre.[36][N 7]​ Algunos barcos fueron arrastrados por el mar y tocaron tierra más al este, en Romney, donde los normandos combatieron contra el fyrd local.[37]​ Nada más pisar suelo inglés, los soldados de Guillermo levantaron un fuerte de madera en Hastings, desde el cual saquearon los alrededores.[36]​ En Pevensey construyeron más fortificaciones.[47]

Fuerzas normandas en Hastings[editar]

Caballeros normandos y arqueros en la batalla de Hastings. Fragmento del Tapiz de Bayeux.

El número exacto y la composición del ejército del duque Guillermo no se conoce.[6]​ En un documento contemporáneo se puede leer que contaba con 776 barcos, pero parece una cifra inflada.[48]​ Los datos de cronistas contemporáneos sobre el tamaño de sus fuerzas están muy exagerados y varían desde 14 000 a 150 000.[1]​ Los historiadores modernos tampoco coinciden, pero estiman el tamaño del ejército invasor entre 7000 y 12000 hombres, 1000-3000 de ellos de caballería.[4][1][5][6]​ Se sabe que contaba con infantería, caballería, arqueros y ballesteros, con un número similar de arqueros y caballería, y una cantidad de infantería igual a los otros dos juntos.[49]​ En listas posteriores de supuestos compañeros de Guillermo en la batalla figuran muchos nombres que sin duda fueron añadidos después; tan solo se tiene constancia de la presencia de 35 personajes conocidos por los historiadores que de verdad estuvieron con el duque en el decisivo combate.[6][50][N 8]

La armadura principal de los invasores era la cota de malla, que generalmente llegaba hasta las rodillas, tenía aberturas para los brazos y en algunos casos también contaba con mangas hasta los codos. Algunas de estas mallas podían tener escamas de metal, hueso o cuero. Los cascos eran de metal y tenían forma cónica con una banda que protegía la nariz.[52]​ Tanto la caballería como la infantería portaba escudos. Los soldados a pie se protegían con un escudo redondo de madera con refuerzos de metal, mientras que la caballería usaba otro tipo de escudo con forma de cometa y normalmente llevaban una lanza. La lanza acolchada, que se sujetaba contra el cuerpo bajo el brazo derecho, era un refinamiento relativamente nuevo que probablemente no se usó en Hastings, donde el terreno empinado no era favorable para largas cargas de caballería. Tanto infantería como caballería luchaban con largas espadas rectas de doble filo. Además, la infantería podía emplear jabalinas y lanzas largas,[53]​ mientras que la caballería también atacaba con mazas en lugar de espadas. Los arqueros, que en su mayoría no vestían armaduras, usaban tanto el arco sencillo como la ballesta.[54]

Como se ha dicho, el tamaño de las fuerzas enfrentadas no está claro, las estimaciones varían enormemente entre ellas. En la siguiente tabla se muestran las cifras dadas por diversos historiadores respecto del número de hombres de los ejércitos:

Fuente Anglosajones Normandos
Wilhem Spatz (1896)[55] 6000-7000 6000-7000
F. H. Baring (1898)[55] 10 000-13 000 8000-10 000
Stephen Morillo (1996)[56] 6000-8000 6000-8000
Thomas Keefe (1983)[56] 6000-8000 s/i
Bernard Bachrach (1986)[56] s/i 10 000
Alfred H. Burne (1950)[57] s/i 10 000
Christer Jorgensen (2007)[58] 6300 6000

Haroldo se desplaza al sur[editar]

Escena del Tapiz de Bayeux representando a la caballería normanda cargando contra el muro de escudos anglosajón.

Después de derrotar a su hermano Tostig y a Harald Hardrada en el norte, el rey Haroldo dejó a gran parte de sus soldados allí, incluidos Edwin y Morcar, y marchó con el resto de sus tropas hacia el sur para hacer frente a la temida invasión normanda.[59]​ No está claro en qué momento Haroldo supo del desembarco de Guillermo, pero es probable que mientras viajaba al sur. Se detuvo en Londres, donde permaneció alrededor de una semana antes de dirigirse hacia Hastings, por lo que es probable que su marcha al sur le llevara una semana entera, recorriendo unos 43 km diarios[60]​ hasta completar el total de 320 km de distancia.[61]​ Haroldo acampó en la colina Caldbec en la noche del 13 de octubre, cerca de un viejo árbol manzano, a unos 13 km del castillo de Guillermo en Hastings.[62]​ Algunos cronistas franceses contemporáneos mencionaron el envío de uno o varios emisarios por parte de Haroldo a Guillermo, lo cual es probable, pero es evidente que sus gestiones fueron en vano.[63]

Aunque Haroldo pretendió sorprender a los normandos, los exploradores de Guillermo le informaron puntualmente de la llegada de las fuerzas inglesas. No conocemos los eventos que precedieron a la batalla, pues los relatos de las fuentes son contradictorios, pero todas coinciden en afirmar que el duque lideró a su ejército desde Hastings y avanzó hacia el enemigo.[63]​ Haroldo había tomado una posición defensiva en lo alto de la colina Senlac —actual Battle, Sussex Oriental—, a unos 9,7 km del castillo de Guillermo.[64]

Fuerzas inglesas en Hastings[editar]

El número exacto de soldados del ejército de Haroldo no se conoce. Los registros contemporáneos no ofrecen cifras fiables, pues algunos cronistas normandos afirmaron que Haroldo acaudillaba desde 400 000 a 1 200 000 hombres.[N 9]​ Las fuentes inglesas, por otro lado, ofrecen generalmente cifras muy bajas sobre las fuerzas de Haroldo, quizá para que parezca que su derrota no fue tan devastadora.[65]​ Los historiadores modernos piensan que hubo entre 5000 y 13 000 soldados anglosajones en Hastings,[66]​ mientras que las estimaciones más recientes sitúan el número de las tropas inglesas alrededor de 7000 u 8000 combatientes, entre los milicianos del fyrd y los huscarle.[2][3]​ Conocemos pocos nombres de ingleses que combatieran en esta batalla,[67]​ unos veinte que casi con toda seguridad estuvieron al lado de Haroldo ese 14 de octubre, entre ellos sus hermanos Gyrth y Leofwine y otros familiares.[68][N 10]

El ejército anglosajón estaba compuesto enteramente por infantería. Es posible que algunos aristócratas se desplazaran a caballo hasta el lugar de la batalla, pero cuando comenzó el combate desmontaron para luchar a pie.[N 11]​ El núcleo del ejército eran los huscarle, soldados profesionales que portaban casco cónico, cota de malla y un escudo, que podía ser redondo o con forma de cometa.[69]​ Muchos de ellos empleaban el hacha danesa a dos manos, pero también podían llevar una espada.[70]​ El resto del ejército estaba compuesto de levas del fyrd, una infantería con armadura ligera y no profesional. La mayor parte de la infantería formó un muro de escudos, en el cual las primeras líneas de batalla juntan y bloquean sus escudos. Detrás de ellos se colocaban los que iban armados con hachas, arqueros y otros soldados con jabalinas.[71]

La batalla[editar]

Entorno y localización[editar]

El campo de batalla en la actualidad. Los ingleses tomaron posiciones en lo alto de la colina del fondo, donde años después se construyó una abadía, y los normandos lo hicieron en el lugar que ocupa el fotógrafo.

Debido a que muchas de las fuentes primarias se contradicen a veces, es imposible ofrecer una descripción de la batalla que esté fuera de toda discusión.[72]​ Los únicos hechos indiscutibles son que las hostilidades se desataron a las 9 de la mañana del sábado 14 de octubre de 1066 y que la batalla duró hasta el anochecer.[73]​ La puesta de sol ese día fue a las 16:54, el campo de batalla debía estar casi oscuro hacia las 17:54 y en total oscuridad a las 18:24. La salida de la luna esa noche no tuvo lugar hasta las 11:12, por lo que una vez que el sol desapareció por el horizonte apenas hubo luz natural en el campo de batalla.[74]​ El cronista anglonormando Guillermo de Jumièges dejó escrito que el duque Guillermo mantuvo a su ejército armado y preparado ante un posible ataque sorpresa durante toda la noche anterior.[72]​ La batalla se desarrolló once kilómetros al norte de Hastings, en la actual localidad de Battle,[75]​ entre dos colinas, Caldbec al norte y Telham al sur. Era una zona de bosque espeso, con una marisma cercana.[76]​ El nombre tradicional de la batalla es inusual, porque hay varias localidades mucho más cercanas al lugar que Hastings. En la Crónica anglosajona se la menciona como la batalla «en el viejo manzano». Cuatro décadas después, el acontecimiento fue descrito por el cronista anglonormando Orderico Vital como «Senlac»,[N 12]​ una adaptación en idioma normando de la palabra en anglosajón «Sandlacu», que significa «agua arenosa». Este podría ser el nombre del arroyo que cruza el campo de batalla. Ya en el Libro Domesday en el año 1087 se menciona la batalla como «bellum Hasestingas», la «batalla de Hastings».[79]

Ese día amaneció a las 6:48 y las crónicas reflejan que fue un día inusualmente luminoso,[80]​ aunque desconocemos las condiciones meteorológicas.[81]​ La ruta que el ejército inglés siguió hasta el campo de batalla tampoco se sabe con precisión, pues hay varias posibles: una vieja calzada romana que comunicaba Rochester con Hastings, que se ha pensado que fue la más probable debido al hallazgo en 1876 de varias monedas en las cercanías; otra calzada romana entre Londres y Lewes o diversos caminos rurales que también llevan hasta el lugar.[72]​ Algunos relatos señalan que los normandos avanzaron desde Hastings hasta el campo de batalla, pero la crónica de Guillermo de Jumièges sostiene que estos ya estaban allí desde la noche anterior.[82]​ La mayoría de los historiadores se inclinan por la primera posibilidad,[64][80][83][84]​ pero Michael Kenneth Lawson argumenta que el relato de Jumièges es correcto.[82]

Disposiciones de las fuerzas y tácticas[editar]

Despliegues de los ejércitos en la batalla de Hastings.

Las fuerzas de Haroldo se desplegaron en una pequeña y densa formación en la cima de una colina empinada,[80]​ con sus flancos protegidos por bosques y un terreno pantanoso frente a ellos.[84]​ Es posible que su línea se extendiera hasta un arroyo cercano.[85]​ Formaron un muro de escudos, con una primera línea que juntó sus escudos e incluso los solapó para protegerse del ataque. Las fuentes difieren sobre el lugar exacto en el que lucharon: algunas sostienen que lo hicieron en la ubicación de la abadía,[86]​ construida años después, pero otras más recientes sugieren que fue en la colina Caldbec.[85][80]

Sobre el despliegue normando tenemos más datos.[87]​ Parece que el duque Guillermo organizó a sus fuerzas en tres grupos, que en líneas generales correspondían a sus orígenes. El ala izquierda estaba compuesta mayormente de bretones,[88]​ además de soldados procedentes de Anjou, Poitou y Maine. Todos estaban al mando de Alan Rufus, familiar del conde de Bretaña.[89]​ En el centro se colocaron los normandos,[88]​ bajo mando directo del duque y de algunos de sus parientes.[89]​ Finalmente, el ala derecha consistía en franceses[88]​ y combatientes de Picardía, Boulogne y Flandes, todos al mando de Guillermo FitzOsbern y el conde Eustaquio II de Boulogne.[89]​ Las primeras líneas estaban formadas por arqueros y tras ellos infantería con lanzas.[88]​ Probablemente también hubiera ballesteros y honderos junto a los arqueros.[89]​ La caballería se mantuvo en la reserva,[88]​ mientras que un pequeño grupo de clérigos y sirvientes ubicados al pie de la colina Telham permanecieron al margen de los combates.[89]

Esta disposición de fuerzas por parte de Guillermo indica que planeaba comenzar la batalla con los arqueros, que debían diezmar al enemigo con una lluvia de flechas, para que después la infantería se enfrascara en el cuerpo a cuerpo. La infantería también tenía que crear huecos en sus líneas por los que atravesaría la caballería para romper las líneas inglesas y perseguir a las tropas que huyeran.[89]

Comienzo de la batalla[editar]

La batalla empezó con los disparos de los arqueros normandos colina arriba hacia el muro de escudos inglés, con muy poco éxito. El ángulo ascendente provocaba que las flechas rebotaran en los escudos o se perdieran por encima de la colina.[88][N 13]​ La falta de arqueros entre las fuerzas inglesas paradójicamente fue un inconveniente para los arqueros normandos, que no tenían la posibilidad de recoger las flechas del enemigo y devolvérselas.[90]​ Tras las descargas de sus arqueros, Guillermo mandó a sus lanceros a primera línea para proseguir el ataque, pero estos, que tuvieron que acercarse a la formación anglosajona, se encontraron con una lluvia de proyectiles: lanzas, hachas del tipo francisca y piedras.[88]​ Ante la incapacidad de la infantería para abrir brecha en las fuerzas de Haroldo, la caballería normanda avanzó para prestarle apoyo, pero también sin éxito.[90]​ Comenzó así una huida general de las fuerzas de Guillermo, que al parecer se inició en el ala izquierda formada por bretones.[91]​ En este momento surgió el rumor de la muerte del duque normando, lo cual acentuó la confusión. Los ingleses aprovecharon la situación y salieron en persecución de los invasores, pero Guillermo cabalgó entre sus hombres mostrando su rostro y gritando que seguía con vida.[92]​ A continuación, el duque lideró un contrataque contra los ingleses que habían roto su formación, algunos de los cuales tuvieron tiempo de reagruparse en la colina antes de ser superados.[91]

Vista del campo de batalla hacia la colina Senlac.

No se sabe si esta persecución que emprendieron los ingleses fue ordenada por Haroldo o se produjo de manera espontánea. El poeta normando Wace relata que el rey ordenó a sus hombres mantener la formación, pero nadie más recoge este detalle. El Tapiz de Bayeux representa las muertes de Gyrth y Leofwine, los hermanos de Haroldo, sucediendo justo antes del combate en lo alto de colina, lo que podría significar que fueron ellos quienes lideraron esa persecución.[93]​ El cantar de gesta Carmen de Hastingae Proelio cuenta una historia diferente sobre la muerte de Gyrth, según la cual fue el duque Guillermo quien le dio muerte en combate, quizá confundiendo a Gyrth con Haroldo. El cronista Guillermo de Poitiers afirma que los cadáveres de Gyrth y Leofwine fueron hallados junto al de Haroldo, lo que implica que murieron hacia el final de la batalla. Por otro lado, también es posible que ambos cayeran al principio y luego sus cuerpos fueran llevados ante Haroldo, lo cual explicaría su ubicación tras la batalla. El historiador militar Peter Marren especula que si los dos hermanos murieron al inicio de los combates, ello podría haber influido en que Haroldo combatiera hasta el final.[94]

Huidas fingidas[editar]

Escena del Tapiz de Bayeux: la caballería normanda lucha contra la infantería anglosajona.

A primera hora de la tarde probablemente se produjo una pausa, necesaria para descansar, comer y recomponer filas.[93]​ Es posible que Guillermo también la necesitara para implementar una nueva estrategia, quizá inspirada por la fallida persecución emprendida por los ingleses que tan favorable había sido finalmente para los normandos. Si la caballería normanda podía acercarse al muro de escudos y atraer a los ingleses en su persecución, se podrían abrir brechas en su nutrida formación.[95]​ Guillermo de Poitiers dice que esta táctica se usó dos veces. Aunque se ha llegado a decir que el relato de esta táctica por parte de los cronistas normandos era una simple excusa por la huida de las tropas normandas durante la mañana, es improbable debido a que esa primera retirada no fue pasada por alto por el duque. Además, era una táctica habitual en los ejércitos normandos de la época.[93][N 14]​ Algunos historiadores han argumentado que la historia del uso de las huidas fingidas fue una táctica deliberada inventada después de la batalla, pero la mayoría están convencidos que fueron empleadas por los normandos en Hastings.[96]

Aunque las huidas fingidas no rompieron las líneas, probablemente diezmaron el número de huscarles en el muro de escudos inglés. Los huscarle caídos durante la persecución de las tropas normandas eran sustituidos por los milicianos del fyrd y el muro de escudos se mantenía.[93]​ Al parecer los arqueros normandos volvieron a intervenir antes y durante el asalto de la caballería y de la infantería lideradas por el duque. A pesar de que las fuentes del siglo XII, posteriores a la batalla, afirman que a los arqueros se les ordenó disparar con un ángulo muy alto para que las flechas cayeran tras el muro de escudos, ningún relato coetáneo refleja este hecho.[97]​ No sabemos cuántos asaltos lanzaron los normandos contra las líneas inglesas, pero varias fuentes reflejan varias acciones tanto de los normandos como de los ingleses durante los combates de la tarde.[98]​ El cantar Carmen relata que al duque Guillermo le mataron dos caballos que él montaba durante la lucha, mientras que el cronista Guillermo de Poitiers dice que fueron tres.[99]

Muerte de Haroldo[editar]

Piedra que marca el lugar en que estuvo el altar de la iglesia de la abadía de Battle, donde murió Haroldo.[100]

Al parecer el rey Haroldo murió en combate hacia el final de la batalla, aunque los relatos de las fuentes son contradictorios. Guillermo de Poitiers únicamente menciona su muerte, sin ofrecer datos sobre cómo ocurrió. El Tapiz de Bayeux tampoco es de ayuda, pues muestra a una figura sujetando una flecha clavada cerca de su ojo y al lado otro personaje golpeado por una espada. Sobre ambas figuras la frase en latín: «Aquí el rey Haroldo ha sido asesinado».[97]​ No queda claro cuál de las dos figuras abatidas es Haroldo, o si es ambas.[101][N 15]​ La primera mención sobre la causa de la muerte del rey en Hastings por una flecha clavada en el ojo data de la década de 1080 en una historia de los normandos escrita por un monje italiano, Amatus de Montecassino.[102][N 16]​ Otro cronista, Guillermo de Malmesbury afirmó que Haroldo murió por una flecha que le llegó al cerebro, y que al mismo tiempo un guerrero lo hirió. El poeta Wace repite el relato de la flecha en el ojo, mientras que el cantar Carmen cuenta que fue el duque Guillermo en persona quien dio muerte a Haroldo, pero esto es altamente improbable porque semejante hazaña habría sido conocida por todos desde ese día.[97]​ La versión que ofrece Guillermo de Jumièges es todavía menos creíble, pues afirma que el rey cayó durante los primeros combates por la mañana. La Crónica de la Abadía de Battle sostiene que nadie sabe cómo murió Haroldo, pues debió acontecer en el fragor de la batalla.[104]​ Un biógrafo moderno del rey, Ian Walker, defiende que probablemente murió por una flecha en el ojo, aunque también dice que es posible que Haroldo fuera derribado por un caballero normando cuando ya estaba mortalmente herido en la cabeza.[105]​ Otro biógrafo del rey sajón, Peter Rex, concluye que en base a las fuentes disponibles, no es posible declarar cómo murió.[103]

Su muerte dejó a las tropas inglesas sin liderazgo y entonces comenzaron a derrumbarse.[95]​ Muchos soldados huyeron, pero la guardia real de huscarles rodeó el cuerpo de su señor caído y luchó hasta el final.[97]​ Los normandos persiguieron a los que huían y, excepto por una bolsa de resistencia en retaguardia en un lugar conocido como «Malfosse», la batalla había acabado.[95]​ Qué sucedió en esa Malfosse, o «Fosa del Mal», y dónde estaba exactamente no está claro. Ocurrió en un punto fortificado o conjunto de trincheras donde algunos ingleses rodearon e hirieron de gravedad a Eustaquio de Boulogne antes de caer derrotados por los normandos.[106]

Razones del desenlace[editar]

La derrota de Haroldo se debió a varias circunstancias. Una fue la necesidad de defenderse ante dos invasiones casi simultáneas. El hecho de que Haroldo se viera obligado a desmovilizar sus tropas en el sur de Inglaterra el 8 de septiembre también contribuyó a su derrota. Muchos historiadores culpan a Haroldo de apresurarse al marchar hacia el sur en lugar de reunir más hombres antes de enfrentarse a Guillermo en Hastings, aunque no está claro que el ejército anglosajón fuera suficiente para vencer al duque normando.[107]​ Contra estos argumentos que retratan a un ejército anglosajón agotado, está la gran duración de la batalla, un día entero, lo cual demuestra que los soldados ingleses no estaban cansados por su larga marcha.[108]​ En relación con la velocidad del avance de Haroldo está la posibilidad de que el rey no confiara en los condes Edwin y Morcar una vez que su enemigo Tostig había sido vencido, evidente por el hecho de que no quiso que lo acompañaran al sur.[107]​ Los historiadores modernos han señalado que una razón para la prisa de Haroldo en enfrentarse a Guillermo era el deseo de detener los saqueos que sus tropas habían iniciado e impedir que avanzara más allá de la costa.[109]

Pero la mayor parte de la culpa de la derrota anglosajona la tienen probablemente los eventos de la propia batalla.[107]​ Guillermo era un líder militar más experimentado,[110]​ mientras que la carencia de caballería lastró las posibilidades tácticas de Haroldo.[108]​ Algunos historiadores han criticado al rey anglosajón por no explotar la posibilidad que le ofreció el rumor de la muerte de Guillermo en los primeros compases de la batalla.[111]​ Asimismo, parece que los ingleses tampoco lograron mantenerse estrictamente a la defensiva, ya que cuando persiguieron a los normandos en retirada expusieron sus flancos al enemigo. Si esto se debió a la inexperiencia de los comandantes ingleses o a la indisciplina de sus soldados no queda claro.[110]​ Al final, la muerte de Haroldo resultó decisiva, ya que marcó el derrumbe de las fuerzas inglesas.[108]​ El historiador David Nicolle dijo que en la batalla de Hastings el ejército de Guillermo «demostró, no sin dificultad, la superioridad de las tácticas franco normandas mezclando infantería y caballería sobre la tradición de infantería germana y escandinava de los anglosajones».[112]

Consecuencias[editar]

Ruinas del dormitorio de los monjes en la abadía de Battle.

El cadáver del rey Haroldo fue localizado al día siguiente de la batalla, probablemente por su armadura o por las marcas de su cuerpo.[N 17]​ Su estandarte personal fue presentado a Guillermo[113]​ y después enviado al papa de Roma.[97]​ Los cadáveres de los ingleses, entre ellos los hermanos de Haroldo y sus huscarle, fueron abandonados en el campo de batalla,[114]​ aunque algunos fueron recuperados después por los familiares.[115]​ Los cuerpos de los muertos en el bando normando fueron inhumados en una gran fosa común, todavía no localizada.[116][N 18]​ Las cifras exactas de caídos son desconocidas. Si tenemos en cuenta los ingleses identificados por los historiadores que se sabe que murieron en Hastings, el porcentaje de caídos fue de alrededor del 50 %, aunque quizá sea una cantidad muy elevada. Por otro lado, si tenemos en cuenta a los nobles normandos que sabemos que perecieron ese día, el ratio de muertos entre los suyos fue de uno de cada siete, pero entre la tropa debió haber más caídos. Aunque las cifras de Orderico Vital están exageradas —15 000 caídos entre 60 000 normandos implicados—, su ratio de un 25 % de bajas puede ser certero. El historiador Peter Marren especula que quizá cayeron 2000 normandos y unos 4000 ingleses en Hastings.[7]​ Conocemos relatos sobre el hallazgo de cuerpos en el campo de batalla años después. Aunque los expertos han creído siempre que no puede haber restos recuperables debido a la acidez del suelo, algunos hallazgos recientes han cambiado esta opinión.[117]​ Es el caso de un esqueleto que se encontró en un cementerio en 1994 y que en principio se pensó que pertenecía a un caído en la cercana batalla de Lewes, librada en 1264, ahora se cree que es de uno de los muertos en Hastings.[118][N 19]

Una historia cuenta que Gytha, madre de Haroldo, ofreció al victorioso Guillermo el pago del peso del cuerpo de su hijo en oro si se lo entregaba, a lo que el duque se negó. Guillermo ordenó en su lugar que el cadáver de Haroldo fuera arrojado al mar, aunque desconocemos donde pudo llevarse a cabo.[114]​ Otra historia cuenta que Haroldo fue enterrado en lo alto de un acantilado.[116]​ La Abadía de Waltham, que había sido fundada por Haroldo, afirmó años después que su cuerpo se había enterrado allí secretamente.[114]​ Otras leyendas sostienen incluso que Haroldo no murió en Hastings, sino que escapó y se convirtió en un eremita en Chester.[115]

Todos los años se recrea la batalla de Hastings frente a la abadía de Battle.

Guillermo esperaba recibir la sumisión de los líderes ingleses supervivientes después de su victoria, pero en lugar de eso el Witenagemot proclamó rey a Edgar Atheling con el apoyo de los condes Edwin y Morcar, de Stigand, arzobispo de Canterbury, y de Aldred, arzobispo de York.[119]​ Ante esto, Guillermo avanzó hacia Londres por la costa de Kent. Venció a una fuerza inglesa que le atacó en Southwark, pero no fue capaz de tomar el puente de Londres, por lo que se vio forzado a dar un rodeo para acercarse a la capital por un camino más largo.[120]​ Subió por el valle del río Támesis y lo cruzó en Wallingford, donde recibió la sumisión de Stigand. A continuación viajó al noreste a lo largo de los Chilterns y se encaminó a Londres desde el noroeste,[N 20]​ luchando en varias escaramuzas contra fuerzas enviadas desde la ciudad. Los líderes de Inglaterra finalmente se rindieron ante el duque normando en Berkhamsted, Hertfordshire. Guillermo fue aclamado como Rey de Inglaterra y coronado por Aldred el 25 de diciembre de 1066 en la Abadía de Westminster.[120]

A pesar de la sumisión de gran parte de la nobleza inglesa, la resistencia continuó varios años.[122]​ Hubo levantamientos contra el dominio normando en Kent a finales de 1067, una invasión por parte de los hijos de Haroldo a mediados de 1068 y otra rebelión en Northumbria en 1068.[123]​ En el año 1069 Guillermo encaró más problemas causados por los rebeldes de Northumbria, una flota de invasión danesa, además de rebeliones en el sur y oeste de Inglaterra. El nuevo rey aplastó todas con dureza y culminó su demostración de poder con la conocida como Masacre del Norte a finales de 1069 y comienzos de 1070, durante la cual ordenó arrasar varias partes del norte de Inglaterra.[124]​ Otro alzamiento contra su autoridad en 1070 encabezado por Hereward el Proscrito también fue sofocado por el rey en la ciudad de Ely.[125]

En el lugar de la batalla, Guillermo ordenó fundar la Abadía de Battle. Según algunas fuentes del siglo XII, Guillermo hizo una promesa para fundar esa abadía y el altar mayor de su iglesia se colocó en el lugar exacto en el que cayó muerto Haroldo.[95]​ Es más probable que esta fundación fuera impuesta por los legados apostólicos que se reunieron con Guillermo en 1070.[126]​ El Tapiz de Bayeux, una tela bordada de casi setenta metros de largo que narra de forma cronológica todos los eventos previos a Hastings, fue probablemente encargado poco después de la batalla por el obispo Odón de Bayeux, hermanastro de Guillermo, quizá para colgarlo en su palacio de Bayeux.[127][N 21]

La topografía del campo de batalla ha sido alterada por la posterior construcción de la abadía y por la nivelación de su cima, razón por la que la empinada colina en la que se hicieron fuertes los ingleses aparece hoy mucho menos inclinada.[75]​ Tras la disolución de los monasterios decretada por el rey Enrique VIII a mediados del siglo XVI, los terrenos de la abadía pasaron a propietarios seglares, que la usaron como residencia campestre.[129]​ En 1976 los terrenos fueron puestos a la venta y comprados por el gobierno británico con ayuda de algunos donantes estadounidenses que deseaban honrar el segundo centenario de la independencia de su país.[130]​ Los terrenos de la abadía y el campo de batalla están hoy abiertos al público y son administrados por English Heritage, un organismo público que protege el patrimonio histórico inglés.[131]​ Desde 1984, y cada cinco o seis años, se recrea la batalla de Hastings con la participación de miles de voluntarios y espectadores en el lugar exacto del campo de batalla.[132][133]

Notas[editar]

  1. En idioma anglosajón, Beadu Hǣstingum y en normando, Batâle dé Hastings
  2. Los vikingos de la región comenzaron a ser conocidos como «Hombres del Norte», de lo cual derivan «Normandía» y «normandos».[10]
  3. Hay cierta confusión en las fuentes originales sobre la fecha exacta. Probablemente el óbito se produjo el día 5, pero algunas fuentes mencionan el día 4.[18]
  4. Más tarde surgieron otros pretendientes. El primero fue Edgar Atheling, sobrino nieto de Eduardo el Confesor que era nieto por parte paterna del rey Edmundo Ironside, pues era hijo de Eduardo el Exiliado, y había nacido en Hungría, a donde su padre había escapado después de la conquista de Inglaterra por Canuto el Grande. Tras el regreso definitivo de su familia a Inglaterra y la muerte de su padre en 1057,[24]​ Edgar tenía el más claro derecho a heredar el trono del reino. Sin embargo, era un joven de 13 o 14 años cuando murió Eduardo el Confesor y tenía poca familia que lo apoyara, por lo que su reclamación no fue tenida en cuenta por el Witenagemot.[25]​ Otro contendiente fue el rey Svend II de Dinamarca, que se basaba en su derecho como nieto de Svend I y sobrino de Canuto,[26]​ pero no presentó su candidatura hasta 1069.[27]​ Los ataques de Tostig Godwinson a comienzos de 1066 pudieron ser el comienzo de su aspiración al trono, pero perdió la posibilidad al asociarse con Harald Hardrada tras ser derrotado por Edwin y Morcar y la deserción de la mayor parte de sus seguidores.[28]
  5. La lista de barcos que ha sobrevivido dice que fueron 776, aportados por catorce nobles normandos.[6]​ Esa lista no incluye el buque insignia del duque, el Mora, que le fue regalado por su esposa Matilde de Flandes. El Mora aparece en el Tapiz de Bayeux con un mascarón de proa con forma de león.[37]
  6. La aparición del cometa se refleja en el Tapiz de Bayeux, donde está asociado a la coronación de Haroldo, aunque su aparición se produjo después, del 24 de abril al 1 de mayo. Su representación en este tapiz es la más antigua de este cometa que nos visita cada 75 años.[40]
  7. Los historiadores más recientes están de acuerdo con esta fecha,[42][43][44][45]​ pero algunas fuentes coetáneas afirman que se produjo el día 29.[46]
  8. De esos 35, se sabe que cinco murieron en la batalla: Roberto de Vitot, Engenulf de Laigle, Roberto fitzErneis, Roger, hijo de Turold y Taillefer.[51]
  9. La cifra de 400 000 hombres aparece en el Romance de Rou del poeta Wace, mientras que la de 1 200 000 procede del cantar de gesta Carmen de Hastingae Proelio.[65]
  10. De esos personajes conocidos, ocho murieron en la batalla: Haroldo, Gyrth, Leofwine, Godric el sheriff, Thurkill de Berkshire, Breme y alguien mencionado como «hijo de Helloc».[68]
  11. Algunos historiadores han explicado, amparándose en comentarios del escaldo islandés del siglo XIII Snorri Sturluson, que el ejército inglés ocasionalmente combatía con caballería. Sin embargo, los relatos coetáneos, como la Crónica anglosajona, cuentan que cuando los soldados ingleses se veían obligados a combatir a caballo solían acabar derrotados, como pasó cerca de Hereford en 1055.[69]
  12. Este fue el nombre popularizado por el historiador inglés del siglo XIX Edward Augustus Freeman,[77]​ autor de uno de los relatos definitivos de la batalla.[78]
  13. Una historia cuenta que el primer combate de la batalla se produjo entre el ministril Taillefer y un soldado inglés. Esto se relata en tres fuentes distintas: el cantar Carmen de Hastingae Proelio, el Romance de Rou de Wace y el relato del siglo XII escrito por Enrique de Huntingdon.[89]​ Esta historia tiene dos versiones, una en la que Taillefer entretuvo al ejército normando antes de la batalla para después caer muerto por un soldado inglés enviado para acabar con su vida, y otra en la que este juglar carga contra el enemigo y mata a dos ingleses antes de ser abatido.[81]
  14. Ejemplos de estas huidas fingidas por parte de los normandos se produjeron en la batalla de Arques alrededor de 1052, en la batalla de Mesina en 1060 y en la batalla de Cassel en 1071.[93]
  15. Esta cuestión es todavía más confusa por el hecho de que sabemos que en el siglo XIX se restauró el Tapiz de Bayeux y se alteró esta escena con la inclusión o el cambio de lugar de la flecha en el ojo.[101]
  16. El relato de Amatus no es fiable porque también afirma que el duque Guillermo comandó 100 000 hombres en Hastings.[103]
  17. Una tradición del siglo XII sostenía que el rostro de Haroldo estaba irreconocible y por ello se pidió a su esposa, Edith la Hermosa, que se desplazara al campo de batalla para tratar de identificar su cadáver por marcas corporales que solo ella podía conocer.[106]
  18. Es posible que la ubicación de esta fosa fuera el lugar exacto sobre el que se levanta la Abadía de Battle.[116]
  19. Este esqueleto presentaba seis heridas de espada mortales en la parte posterior del cráneo. Otros esqueletos encontrados junto a este están siendo analizados para tratar de averiguar sus identidades.[117]
  20. Al parecer, Guillermo tomó esta ruta para reunirse con refuerzos que habían desembarcado en Portsmouth y se reunieron con él entre Londres y Winchester. Virando hacia el norte además impedía que la capital recibiera ayuda.[121]
  21. La primera mención escrita a este magnífico tapiz data de 1476. Por su similitud plástica con los manuscritos iluminados anglosajones, pudo haber sido diseñado y elaborado en Inglaterra.[127]​ En la actualidad, el tapiz está expuesto al público en el antiguo palacio del obispo en Bayeux.[128]

Referencias[editar]

  1. a b c d Lawson, 2002, pp. 163-164.
  2. a b Gravett, 1992, pp. 28-34.
  3. a b Marren, 2004, p. 105.
  4. a b Bennett, 2001, p. 26.
  5. a b Marren, 2004, pp. 89–90.
  6. a b c d e Gravett, 1992, pp. 20–21.
  7. a b c Marren, 2004, pp. 147-149.
  8. Historia de la Humanidad. La época del feudalismo. Editorial Larousee (2005). Santiago de Chile, pp. 84.
  9. Bates, 1982, pp. 8-10.
  10. a b Crouch, 2007, pp. 15-16.
  11. Bates, 1982, pp. 12.
  12. Bates, 1982, pp. 20-21.
  13. Hallam y Everard, 2001, p. 53.
  14. Williams, 2003, p. 54.
  15. Huscroft, 2005, p. 3.
  16. Stafford, 1989, pp. 86-99.
  17. Fryde, 1996, p. 29.
  18. Barlow, 1970, p. 250.
  19. a b Higham, 2000, pp. 167–181.
  20. Walker, 2000, pp. 136–138.
  21. Bates, 2001, pp. 73–77.
  22. Higham, 2000, pp. 188–190.
  23. Huscroft, 2005, pp. 12-14.
  24. Huscroft, 2009, pp. 96-97.
  25. Huscroft, 2009, pp. 132-133.
  26. Stafford, 1989, pp. 86-87.
  27. Bates, 2001, pp. 103-104.
  28. Thomas, 2007, pp. 33-34.
  29. Walker, 2000, pp. 144–145.
  30. Walker, 2000, pp. 154–158.
  31. a b Nicolle, 1987, pp. 69–71.
  32. a b Marren, 2004, pp. 55–57.
  33. Gravett, 1992, pp. 28–34.
  34. Walker, 2000, pp. 144–150.
  35. Walker, 2000, pp. 158–165.
  36. a b c Bates, 2001, pp. 79-89.
  37. a b Marren, 2004, pp. 91–92.
  38. Huscroft, 2009, pp. 120-122.
  39. Douglas, 1964, p. 181.
  40. Musset, 2005, p. 176.
  41. Douglas, 1964, p. 192.
  42. Douglas, 1964, p. 195.
  43. Huscroft, 2009, p. 123.
  44. Gravett, 1992, p. 50.
  45. Barlow, 2001, p. 81.
  46. Lawson, 2002, p. 176.
  47. Lawson, 2002, p. 179.
  48. Bennett, 2001, p. 25.
  49. Gravett, 1992, p. 27.
  50. Marren, 2004, pp. 108–109.
  51. Marren, 2004, pp. 106–107.
  52. Gravett, 1992, pp. 15–19.
  53. Gravett, 1992, p. 22.
  54. Gravett, 1992, pp. 24–25.
  55. a b Maddicott, Palliser y Campbell, 2000, p. 76.
  56. a b c Morillo, 1996, p. 74.
  57. Burne, 1973, p. 19.
  58. Jorgensen, 2009, p. 67.
  59. Carpenter, 2004, p. 72.
  60. Marren, 2004, p. 93.
  61. Huscroft, 2009, p. 124.
  62. Marren, 2004, pp. 94-95.
  63. a b Lawson, 2002, pp. 180-182.
  64. a b Marren, 2004, pp. 99-100.
  65. a b Lawson, 2002, p. 128.
  66. Lawson, 2002, pp. 130-133.
  67. Gravett, 1992, pp. 20-21.
  68. a b Marren, 2004, pp. 107-108.
  69. a b Gravett, 1992, pp. 29-31.
  70. Marren, 2004, p. 52.
  71. Bennett, 2006, pp. 21-22.
  72. a b c Lawson, 2002, p. 183-184.
  73. Marren, 2004, p. 114.
  74. Lawson, 2002, p. 212-213.
  75. a b Gravett, 1992, p. 91.
  76. Marren, 2004, p. 101.
  77. Lawson, 2002, p. 57.
  78. Lawson, 2002, p. 129.
  79. Marren, 2004, p. 157.
  80. a b c d Gravett, 1992, p. 59.
  81. a b Marren, 2004, p. 116.
  82. a b Lawson, 2002, p. 186-187.
  83. Huscroft, 2009, pp. 125-126.
  84. a b Bennett, 2001, p. 40.
  85. a b Lawson, 2002, pp. 190-191.
  86. Hare, 1984, p. 11.
  87. Lawson, 2002, p. 192.
  88. a b c d e f g Bennett, 2001, p. 41.
  89. a b c d e f g Gravett, 1992, p. 64.
  90. a b Gravett, 1992, pp. 65-67.
  91. a b Bennett, 2001, p. 42.
  92. Gravett, 1992, p. 68.
  93. a b c d e Gravett, 1992, pp. 72-73.
  94. Marren, 2004, pp. 127-128.
  95. a b c d Bennett, 2001, p. 43.
  96. Marren, 2004, p. 130.
  97. a b c d e Gravett, 1992, pp. 76-78.
  98. Marren, 2004, p. 131-133.
  99. Marren, 2004, p. 135.
  100. Gravett, 1992, p. 79.
  101. a b Lawson, 2002, p. 207-210.
  102. Marren, 2004, p. 138.
  103. a b Rex, 2005, pp. 256-263.
  104. Marren, 2004, p. 137.
  105. Walker, 2000, p. 179-180.
  106. a b Gravett, 1992, p. 80.
  107. a b c Lawson, 2002, p. 217-218.
  108. a b c Huscroft, 2009, p. 130.
  109. Marren, 2004, p. 152.
  110. a b Lawson, 2002, p. 219-220.
  111. Walker, 2000, pp. 180-181.
  112. Nicolle, 1987, p. 20.
  113. Rex, 2005, p. 253.
  114. a b c Huscroft, 2009, p. 131.
  115. a b Gravett, 1992, p. 81.
  116. a b c Marren, 2004, p. 146.
  117. a b Livesay, 2014, p. 6.
  118. Barber, 2010, pp. 79-109.
  119. Douglas, 1964, pp. 204-205.
  120. a b Douglas, 1964, pp. 205-206.
  121. Bennett, 2001, p. 45.
  122. Douglas, 1964, p. 212.
  123. Bennett, 2001, pp. 49-50.
  124. Bennett, 2001, pp. 51-53.
  125. Bennett, 2001, pp. 57-60.
  126. Coad, 2007, p. 32.
  127. a b Coad, 2007, p. 31.
  128. Gravett, 1992, p. 99.
  129. Coad, 2007, pp. 42-46.
  130. Coad, 2007, p. 48.
  131. Marren, 2004, p. 165.
  132. «Normans fight Saxons... and the rain». BBC News. Consultado el 5 de noviembre de 2018. 
  133. «2016 and all that... 950 years after Harold was slain, it's kicking off in Hastings all over again». Daily Mail. Consultado el 6 de noviembre de 2018. 

Bibliografía[editar]

  • Barber, Luke (ed.) (2010). «The Medieval Hospital of St Nicholas, East Sussex: Excavations 1994». Sussex Archaeological Collections 148: 79-110. 
  • Barlow, Frank (1970). Edward the Confessor. Berkeley, CA: University of California Press. ISBN 0-520-01671-8. 
  • Barlow, Frank (1988). The Feudal Kingdom of England 1042–1216 (Fourth edición). New York: Longman. ISBN 0-582-49504-0. 
  • Bates, David (1982). Normandy Before 1066. London: Longman. ISBN 0-582-48492-8. 
  • Bates, David (2001). William the Conqueror. Stroud, UK: Tempus. ISBN 0-7524-1980-3. 
  • Battlefields Trust. «Battle of Hastings: 14 October 1066». UK Battlefields Resource Centre. Consultado el 5 October 2016. 
  • Bennett, Matthew (2001). Campaigns of the Norman Conquest. Essential Histories. Oxford, UK: Osprey. ISBN 978-1-84176-228-9. 
  • Bennett, Matthew; Bradbury, Jim; DeVries, Kelly; Dickie, Iain; Jestice, Phyllis (2006). Fighting Techniques of the Medieval World AD 500–AD 1500: Equipment, Combat Skills and Tactics. Nueva York: St Martin's Press. ISBN 978-0-312-34820-5. 
  • Burne, Alfred H. (1973) [1950]. «Chapter III: The Battle of Hastings, October 14th, 1066». The Battlefields of England. Londres: Methuen & Co. ISBN 416-79030-5 |isbn= incorrecto (ayuda). 
  • Carpenter, David (2004). The Struggle for Mastery: The Penguin History of Britain 1066–1284. Nueva York: Penguin. ISBN 0-14-014824-8. 
  • Coad, Jonathan (2007). Battle Abbey and Battlefield. English Heritage Guidebooks. Londres: English Heritage. ISBN 978-1-905624-20-1. 
  • Coredon, Christopher (2007). A Dictionary of Medieval Terms & Phrases (Reprint edición). Woodbridge, UK: D. S. Brewer. ISBN 978-1-84384-138-8. 
  • Crouch, David (2007). The Normans: The History of a Dynasty. London: Hambledon & London. ISBN 1-85285-595-9. 
  • Douglas, David C. (1964). William the Conqueror: The Norman Impact Upon England. Berkeley, California: University of California Press. OCLC 399137. 
  • English Heritage. «Research on Battle Abbey and Battlefield». Consultado el 5 October 2016. 
  • Freeman, Edward A. (1869). The History of the Norman Conquest of England: Its Causes and Results III. Oxford, UK: Clarendon Press. OCLC 186846557. 
  • Fryde, E. B.; Greenway, D. E.; Porter, S.; Roy, I. (1996). Handbook of British Chronology (3.ª revisada edición). Cambridge, UK: Cambridge University Press. ISBN 0-521-56350-X. 
  • Gravett, Christopher (1992). Hastings 1066: The Fall of Saxon England. Campaign 13. Oxford, UK: Osprey. ISBN 1-84176-133-8. 
  • Hallam, Elizabeth M.; Everard, Judith (2001). Capetian France 987–1328 (Second edición). Nueva York: Longman. ISBN 0-582-40428-2. 
  • Hare, J. N. (1984). Battle Abbey: The Eastern Range and the Excavations of 1978-80. London: English Heritage. p. 11. ISBN 9781848021341. Consultado el 1 October 2016 – via Archaeology Data Service. 
  • Higham, Nick (2000). The Death of Anglo-Saxon England. Stroud, UK: Sutton. ISBN 0-7509-2469-1. 
  • Huscroft, Richard (2009). The Norman Conquest: A New Introduction. Nueva York: Longman. ISBN 1-4058-1155-2. 
  • Huscroft, Richard (2005). Ruling England 1042–1217. Londres: Pearson/Longman. ISBN 0-582-84882-2. 
  • Jorgensen, Christer (2009). Grandes batallas. Los combates más trascendentes de la Historia. Barcelona: Parragon Books. ISBN 978-1-4075-5248-4. 
  • Lawson, M. K. (2002). The Battle of Hastings: 1066. Stroud, UK: Tempus. ISBN 0-7524-1998-6. 
  • Livesay, Edwina (2014). «Skeleton 180 Shock Dating Result». Sussex Past and Present 133: 6. 
  • Maddicott, John Robert; Palliser, David Michael; Campbell, James (2000). The Medieval State: Essays Presented to James Campbell. Nueva York: Continuum International Publishing Group. ISBN 9781852851958. 
  • Marren, Peter (2004). 1066: The Battles of York, Stamford Bridge & Hastings. Battleground Britain. Barnsley, UK: Leo Cooper. ISBN 0-85052-953-0. 
  • Morillo, Stephen (1996). The Battle of Hastings: Sources and Interpretations. Warfare in History. Woodbridge: Boydell & Brewer. ISBN 9780851156194. 
  • Musset, Lucien; Rex, Richard (traductor) (2005). The Bayeux Tapestry (New edición). Woodbridge, UK: Boydell Press. ISBN 1-84383-163-5. 
  • Nicolle, David (1999). Medieval Warfare Source Book: Warfare in Western Christendom. Dubai: Brockhampton Press. ISBN 1-86019-889-9. 
  • Nicolle, David (1987). The Normans. Oxford, UK: Osprey. ISBN 1-85532-944-1. 
  • Rex, Peter (2005). Harold II: The Doomed Saxon King. Stroud, UK: Tempus. ISBN 978-0-7394-7185-2. 
  • Stafford, Pauline (1989). Unification and Conquest: A Political and Social History of England in the Tenth and Eleventh Centuries. Londres: Edward Arnold. ISBN 0-7131-6532-4. 
  • Stenton, F. M. (1971). Anglo-Saxon England (Third edición). Oxford, UK: Oxford University Press. ISBN 978-0-19-280139-5. 
  • Thomas, Hugh (2007). The Norman Conquest: England after William the Conqueror. Critical Issues in History. Lanham, Maryland: Rowman & Littlefield Publishers, Inc. ISBN 0-7425-3840-0. 
  • Walker, Ian (2000). Harold the Last Anglo-Saxon King. Gloucestershire, UK: Wrens Park. ISBN 0-905778-46-4. 
  • Williams, Ann (2003). Æthelred the Unready: The Ill-Counselled King. Londres: Hambledon & London. ISBN 1-85285-382-4. 

Enlaces externos[editar]