Basilio Martín Patino

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Basilio Martín Patino
Información personal
Nacimiento 29 de octubre de 1930
Lumbrales, Salamanca
Fallecimiento 13 de agosto de 2017 (86 años)
Madrid
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Director de cine Ver y modificar los datos en Wikidata
Año de debut 1953
Premios artísticos
Otros premios Doctor honoris causa 2007
Universidad de Salamanca
[editar datos en Wikidata]

Basilio Martín Patino (Lumbrales, Salamanca, 29 de octubre de 1930-Madrid, 13 de agosto de 2017)[1]​ fue un director de cine español, conocido por la película Nueve cartas a Berta (1965) y por tres de sus documentales, Canciones para después de una guerra (1971), Queridísimos verdugos (1973) y Caudillo (1974).

Fue hermano del sacerdote jesuita José María Martín Patino.

Biografía[editar]

Basilio Martín Patino nació el 29 de octubre de 1930 en Lumbrales (Salamanca). Sus padres, ambos profesores, eran de derechas y católicos, y sus dos hermanos se dedicaron a la vida religiosa; su hermano José María (1925-2015), sacerdote, fue secretario del cardenal Tarancón, y su otra hermana era religiosa. Sin embargo, Basilio tomó un camino muy distinto, asumiendo posturas anarquistas que se verían reflejadas en su cine. Estudió en la Universidad de Salamanca, licenciándose en Filosofía y Letras, y posteriormente obtuvo el título de director-realizador por la Escuela Oficial de Cine de Madrid.

Antes de dedicarse al cine realizó estudios literarios y escribió Calle Toro, antes Generalísimo, libro que fue finalista del Premio Biblioteca Breve pero que el mismo autor no quiso publicar aunque se lo propusieron (por ejemplo, el historiador Manuel Tuñón de Lara lo quiso publicar en París). En sus comienzos, Martín Patino fue uno de los pioneros de la publicidad en España, pero su carácter independiente le hizo dedicarse a sus propios proyectos, siendo en 1953 cuando se acercó verdaderamente al cine, creando el cineclub de la Universidad de Salamanca y publicando la revista Cinema Universitario.

En 1955 organizó en Salamanca las I Conversaciones sobre el Cine Español, conocidas como las Conversaciones de Salamanca, que habrían de tener gran resonancia en el futuro del cine del país. En el encuentro, cuyo cerebro fue Ricardo Muñoz Suay, se reunieron los mejores directores del cine español de la época.

Tras dirigir varios cortometrajes, se licencia en la Escuela Oficial de Cine en 1961 con la película Tarde de domingo. En 1963 realiza el cortometraje Torerillos, que le supondría sus primeros problemas con la censura (el censor le pidió que retirara el humo de un tren argumentando que "ensuciaba el paisaje de Castilla-La Mancha, ya de por sí feo").[2]​ Su gran éxito le llega tres años después con la película Nueve cartas a Berta (1966), que obtiene la Concha de Plata en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián; el encuentro con el público fue un éxito y la película estuvo en cartel, para asombro del propio Patino tras sus problemas con la censura, durante cien días.

A partir de ese momento, Patino realiza una carrera alejada de los circuitos comerciales, destacando por los documentales Canciones para después de una guerra (1971), su obra de más éxito junto con Nueve cartas a Berta y en el que, mediante el uso de imágenes procedentes principalmente del NO-DO y canciones de la época, ofrece un recorrido por la posguerra española; Queridísimos verdugos (1973), con entrevistas a varios verdugos de la época y a familiares de ajusticiados; y Caudillo (1974), sobre Franco. Estos dos últimos, como otras de sus obras, tuvieron que ser realizados de forma clandestina y solo pudieron ser estrenados tras la muerte de Franco.

Dentro de su militancia anarcosindicalista, participa en la Fundación Cultural de la Confederación Nacional del Trabajo.

Su interés por la cinematografía de no ficción le lleva a explorar los territorios del falso documental, como el dedicado a la matanza de campesinos libertarios en Casas Viejas o La seducción del caos (1991), con Adolfo Marsillach. Destaca también su interés por las tecnologías audiovisuales, tanto las pioneras (posee una colección de zoótropos y linternas mágicas, instalada en la sede de la Filmoteca de Castilla y León) como las nuevas, lo que le lleva a investigar las posibilidades del vídeo desde su aparición, así como los recursos que la imagen en 3D, los videomuros o la edición informática pueden ofrecer al creador.

En 2007 recibió el título de Doctor honoris causa por la Universidad de Salamanca.

En 2011, durante las revueltas ciudadanas del 15M, inicia el rodaje de Libre te quiero, documental que se estrenó en la Seminci de Valladolid en octubre de 2012 y que narra los acontecimientos ocurridos en Madrid durante mayo y octubre de 2011.[3]

Filmografía[editar]

Premios[editar]

Bibliografía[editar]

  • La memoria de los sentimientos. Basilio Martín Patino y su obra audiovisual, PÉREZ MILLÁN Juan Antonio, 47 Semana Internacional de Cine, Sociedad General de Autores y Editores / Fundación Autor, Valladolid 2002, 380 páginas.
  • Basilio Martín Patino. Un soplo de libertad, BELLIDO LÓPEZ Adolfo, Editions Textos, Filmoteca Generalitat Valenciana, junio de 1996, 287 páginas.
  • Le cinema de Basilio Martín Patino: La trilogie documentaire, Canciones para después de una guerra. Queridísimos verdugos.

Caudillo, HERBICH Valerie, Master II, Universidad de Arras, Francia, 2007.

  • Posibilismos, memorias y fraudes. El cine de Basilio Martín Patino, NIETO FERRANDO, Jorge, Valencia, Ediciones de la Filmoteca, 2006.

Referencias[editar]

  1. García, Rocío (13 de agosto de 2017). «Muere Basilio Martín Patino, el cineasta rebelde y libre». El País. Consultado el 13 de agosto de 2017. }}
  2. Verdad, La. «El 15-M ya tiene su película». Consultado el 1 de junio de 2017. 
  3. Martín Patino retrata la felicidad callejera del 15-M, El País, 21/10/2012

Enlaces externos[editar]