Aprendizaje en red

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El aprendizaje en red es aquel, que se produce en el marco de un entramado de vínculos sociales tecnológicamente mediados. Por esta razón, cuando dicho entramado se encuentra orientado a la construcción colaborativa de conocimiento, se denomina “red de aprendizaje”.[1]​ Se trata de una forma de aprender que se produce cuando las tecnologías de la información y la comunicación, son utilizadas para promover conexiones entre individuos que comparten una situación de aprendizaje: de este modo, los estudiantes se relacionan entre sí, con sus tutores o docentes y/o con la comunidad de aprendizaje y sus recursos. [2]​ En consecuencia, se considera “redes de aprendizaje” a las comunidades que se sostienen a través de entornos mediados por tecnología que ayudan a los participantes a desarrollar sus competencias colaborando al compartir información, [3]​ por lo que se entiende que las redes de aprendizaje están conformadas, por personas que comparten un interés específico como nodo puntual de interacción, buscando enriquecer la experiencia de aprendizaje tanto en contextos de educación formales (instituciones y organizaciones), como en otros ámbitos no formales (entre otros ejemplos, redes de consulta y de colaboración espontánea).

Para algunos autores, el aprendizaje en red no tiene sentido alguno si no se valora el aprendizaje a través de la cooperación, la colaboración, el diálogo y/o la participación en una comunidad[4]​ porque asumen que el aprendizaje en general y el aprendizaje en red, en particular, es un hecho social que se potencia a partir las posibilidades facilitadas por las tecnologías de la información y la comunicación.

Uno de los principales beneficios del Aprendizaje en Red es que simplifica la cooperación entre pares, estimula la experimentación, reflexión y la generación de conocimientos individuales y colectivos, favoreciendo la conformación de un ciberespacio de intercreatividad que contribuye a crear un entorno de aprendizaje colaborativo. [5]

En su empeño para adquirir competencias, los usuarios de una red de aprendizaje pueden, por ejemplo (Koper,2009):

• Intercambiar experiencias y conocimiento con otros.

• Trabajar en colaboración en proyectos (p. ej.,de innovación, investigación, trabajos).

• Crear grupos de trabajo, comunidades, debates y congresos.

• Ofrecer y recibir apoyo a/de otros usuarios de la red de aprendizaje (como dudas, observaciones, etc.)

• Evaluarse a sí mismos y a otros, buscar recursos de aprendizaje, crear y elaborar sus perfiles de compe-tencias.[6]

Si bien, los especialistas hablan de posibilidades, hay otros que se refieren a algunas limitaciones o controversias sobre la construcción del conocimiento en la red. Esto implica un reto para las instituciones educativas donde se construye el saber. Algunos afirman que la tecnología proporciona herramientas que permiten crear espacios de comunicación, sistemas de documentos compartidos, de escritura grupal, de discusión a través de foros virtuales. Sin embargo, esto no implica que crea la comunicación ni el aprendizaje. El aprendizaje a través de entornos colaborativos supone un reto importante. No se trata sólo de que los estudiantes aprendan a partir de un modelo colaborativo, sino que también las instituciones aprendan ya que la dimensión social del conocimiento no alcanza sólo a la persona sino también a la propia escuela. Jean Lave y Etienne Wenger, se centra en la situacionalidad del significado en las comunidades y en lo que representa aprender en función de formar parte de una comunidad. Este cambio en la unidad de análisis, desde el contexto de los individuos al contexto de la comunidad, conduce a un cambio en el que se entiende el aprendizaje como "el desarrollo de una identidad como miembro de una comunidad y llegar a tener habilidades de conocimiento como parte del mismo proceso" (Lave y Wenger, 1991). Para estos autores, el aprendizaje es el resultado de formar parte de comunidades. Desarrollan el concepto comunidad de práctica para manifestar la importancia de la actividad como nexo entre el individuo y la comunidad, así como de las comunidades para legitimar las prácticas individuales. Bajo esta perspectiva, parten de una crítica a la manera cómo la institución escolar intenta promover el aprendizaje. Cuestionan la forma en que se enseñan aprendizajes abstractos y descontextualizados, conocimientos poco útiles y de relevancia social limitada (Díaz Barriga y Hernández, 2002).

Antecedentes del concepto[editar]

Estación de Weybourne Station & Yard - Los tendidos ferroviarios inspiran las primeras teorías sobre redes

Las teorías de redes y del aprendizaje en red se remontan al siglo XIX cuando se consideraban las implicancias de las infraestructuras en red como las del telégrafo y el ferrocarril.[7]

En los años 70 el término es retomado por la obra crítica de Ivan Illich, "Desescolarización de la Sociedad". Más recientemente, el concepto se resignifica a partir de la masificación de los medios de comunicación interactivos que se desarrollaron a través de Internet.

Década del 70[editar]

En 1971, Ivan Illich imaginó a las "redes de aprendizaje" como una forma de aprendizaje que podía responder las necesidades de aquel entonces, señalando que si bien la palabra "Red" solía utilizarse para referir a canales reservados para la circulación de cierto material seleccionado por otros (para el adoctrinamiento, la instrucción o el entretenimiento) también podía ser utilizado para describir redes como las de las líneas telefónicas o del servicio de correo postal, que eran redes accesibles para todas las personas que necesitaran comunicarse con otras. A falta de un término mejor para describir una red de este tipo, y liberarla de toda connotación negativa, utilizaría el término "red educativa".[8]

Ya en esta década, el “Instituto para el Futuro” en Menlo Park en California, experimentó con prácticas de aprendizaje en red basadas en conferencias por computadora mediadas por Internet.[9]​ Muy pronto Hiltz y Turoff, dos pioneros en el uso de Internet con propósitos educativos, publicaron la experiencia y la vincularon directamente con sus posibilidades educativas.[10]

Década del 80[editar]

A fines de los 80, el Dr. Charles A. FIndely, lideró un proyecto de colaboración en una red de aprendizaje en la Digital Equipment Corporation en la costa este de los Estados Unidos. [11]​ El proyecto llevó a cabo el análisis de tendencias y el desarrollo de prototipos para entornos de aprendizaje colaborativo, lo cual conformó un punto de partida para la posterior investigación y desarrollo de lo que denominaron "red de aprendizaje colaborativo" (Collaborative Networked Learning, CNL)[12]​ y "trabajo de aprendizaje colaborativo" (Collaborative Learning-Work, CLW).[13]

Más adelante, la idea de que Internet podría mejorar las oportunidades para el aprendizaje a través del desarrollo de redes fue considerada por varios autores a fines de los años 80 y principios de la década del 90. Se sugería por entonces que los estudiantes tendrían oportunidad de acceder tanto a la educación formal e informal de manera ubicua porque el "alumno en red" sería un participante activo que podría aprender tanto con sus pares como de expertos a los que tendría acceso. [14]

Década del 90[editar]

A lo largo de la década del 90, la masificación de Internet como medio de comunicación y acceso a la información ha influido en el crecimiento de las prácticas de aprendizaje en red.

Durante los primeros años, dado que la conectividad era más restringida y el ancho de banda era mucho más limitado, las comunicación entre los participantes se encontraba predominantemente basada en el texto escrito y aún faltarían algunos años para que se expandiera el uso de otros recursos propios del medio digital como el hipertexto y los formatos audiovisuales.

En 1991 Jean Leave y Etienne Wenger introducen el concepto de aprendizaje situado en el que se ejemplifican diferentes formas de aprendizaje en red dentro de un amplio abanico de posibilidades para el aprendizaje informal en el marco de las comunidades de práctica. [15]

Década del 2000[editar]

En 2001, Salmon afirmaba que el aprendizaje se construye alrededor de las comunidades de aprendizaje y la interacción, lo cual suponía una extensión del acceso (y de la eficiencia) más allá de las limitaciones espacio-temporales. De esta forma, invitaba a pensar a los sujetos que aprenden como a nodos de una red. [16]​ En 2004, en asociación con la "Conferencia Internacional de aprendizaje en red" (evento bianual realizado desde 1998)[17]​ un equipo de investigación de la Universidad de Lancaster en Reino Unido, definió el aprendizaje en red como un aprendizaje en el que “las tecnologías de la información y la comunicación se utilizan para promover conexiones: entre un alumno y otros alumnos, entre alumnos y tutores, entre una comunidad de aprendizaje y sus recursos de aprendizaje”. Aparece así, a partir de esta definición, la consideración de la mediación tecnológica como específica de la noción “aprendizaje en red”. [18]

En 2005, George Siemens publica un artículo de mucha repercusión en el que definía el conectivismo como una teoría del aprendizaje para la era digital. En este artículo, Siemens sostiene que el proceso de aprendizaje en red y producción del conocimiento requieren, en el contexto actual, una nueva teoría del aprendizaje ya que las teorías más difundidas (el conductismo, el cognitivismo y el constructivismo) resultan limitadas.[19]

Década del 2010[editar]

En 2010, Jordi Adell Segura junto con Linda Castañeda Quintero incorporan el concepto de Entorno Personal de Aprendizaje (PLE, por sus siglas en inglés Personal Learning Environments). Un PLE es un "conjunto de herramientas, fuentes de información, conexiones y actividades que cada persona utiliza de forma asidua para aprender"[20]​, es decir, que cada persona utilizará las diferentes herramientas y recursos que ofrece Internet (fuentes de información, blogs, comunidades de aprendizajes, wikis, RSS, etc.) para informarse y aprender sobre un determinado tema. Sin embargo, en esta búsqueda de información que se realiza, no solamente implica ser un usuario pasivo sino también activamente colaborar con la información que circula en la web. El usuario además de lector, se convierte en productor de contenidos, aporta, consulta, comparte conocimientos, reflexiona, modifica artículos, etc. Por ende, se crean relaciones con los otros usuarios y se construyen los aprendizajes en conjunto. Surgen de esta manera, las Redes Personales de Aprendizaje donde el factor clave son las interacciones comunicativas entre las personas quienes comparten sitios, experiencias y recursos para que cada persona pueda desarrollar e incrementar su PLE. [21]

Tipos de redes de aprendizaje[editar]

Aprendizaje en Red

Las redes de aprendizaje pueden diferir por diversas razones; por ejemplo, por su grado de formalidad, su articulación con el mundo real, o el nivel de autonomía de los participantes.[22]​ Esto permite establecer diferentes tipos de redes según la forma en que se establecen como comunidades. En cualquier caso, estas comunidades utilizarán siempre medios digitales para comunicarse entre sí y sostener los vínculos sociales. La clasificación más frecuente distingue entre:

  • Comunidades de interés: Los participantes se convocan para discutir un tema de interés común, tienen cierto nivel de informalidad y poca intensidad en los vínculos.
  • Comunidades de interés guiada por objetivos: En este caso los participantes se reúnen pensando en obtener un producto en un determinado tiempo. Hay un nivel de vínculo y compromiso mayor para la colaboración en la consecución de los objetivos.
  • Comunidades de aprendizaje en línea: Los participantes se relacionan en torno a una propuesta de enseñanza (como una carrera o curso de educación en línea) a través de la cual aprenden en colaboración. En este caso, la formación antecede a la práctica profesional. Una comunidad de aprendizaje no es espontánea sino que surge y se sostiene a través de un proyecto pedagógico guiado. El correo electrónico y las redes sociales son las plataformas mayormente preferidas por los estudiantes a la hora de establecer comunidades de aprendizaje en red en línea, mientras que la videoconferencia y el chat son los menos utilizados a pesar de las potencialidades que ambas tienen para la colaboración.[23]
  • Comunidades de práctica: Se organizan en torno a profesionales que trabajan casos puntuales o desarrollos específicos en algún campo de saber con actividades similares. Además según algunos autores la producción del saber se realiza en la propia práctica de los contextos de trabajo similares. [24]​ Es la práctica profesional la que genera la necesidad de aprendizaje (como es el caso de consultas con expertos o entre colegas para resolver problemas concretos de la práctica profesional) de manera tal que los interesados se reúnen en una red de intercambio a través de la cual colaboran espontáneamente entre sí.[25]

En este sentido es importante mencionar los colaboratorio como ejemplos de este tipo de redes.

El aprendizaje Colaborativo basado en el computador[editar]

El aprendizaje Colaborativo basado en el computador es una metodología de que intenta verificar cómo las personas pueden aprender de manera conjunta mediante la intermediación de la tecnología computacional o a través de Internet.

Es un concepto introducido por Scardamalia , Bereiter [26]​ y sus colegas a través de varios artículos que intentan facilitar las claves del aprendizaje basado en el computador en donde el sistema instrumentado permite la construcción de comunidades de conocimiento y discursivas, aprendizaje intencional y procesos expertos.

Según algunos autores el marco teórico de esta metodología de enseñanza consiste en dos teorías que se complementan: la teoría constructivista y la teoría de actividad que permiten representar las actividades grupales en las cuales la tecnología es mediador en el aprendizaje. Según la teoría del constructivismo el estudiante en CSCL es un constructor activo de su proceso de aprendizaje, un agente que posee y genera conocimiento[27]​. Por otro lado "la Teoría de  Actividad ofrece un marco teórico que ayuda a identificar los aspectos de naturaleza social y a relacionarlos con los elementos tecnológicos con los que se dota al sistema en cuestión. La Teoría de Actividad (Activity System Theory, TA) nació como un enfoque filosófico para analizar diferentes formas de la práctica humana como procesos de desarrollo, con niveles interrelacionados tanto individuales como sociales. Tiene su origen en la tradición social-histórica rusa  que partió de Vigotsky".[28]

Dinámicas Colaborativas Mediadas por Tecnología (DCMT)[editar]

El concepto de DCMT propuesto por Caldeiro[1]​ refiere a situaciones de aprendizaje en las que una mediación digital promueve la construcción de un saber colectivo, cuyo proceso de elaboración queda registrado en los rastros de los intercambios. La tecnología digital que permite documentar el desarrollo de los intercambios, también estructura y devela cuestiones inéditas del trabajo colaborativo como la forma de organización de la tarea, el compromiso, los liderazgos y la naturaleza de los vínculos interpersonales.

Las DCMT tienen tres dimensiones: la situación de aprendizaje, las características del grupo y el entorno tecnológico. Estos elementos configuran las particularidades de las interacciones grupales.[1]

Al momento de conceptualizar las DCMT, Caldeiro destaca - siguiendo a Begoña Gros-, la definición de colaboración dentro de este marco teórico, y su diferenciación con el término cooperación: mientras este último refiere a la subdivisión de tareas independientes y su posterior ensamble, la colaboración supone una articulación sincrónica en donde se conserva el concepto de un problema común a lo largo de todo el proceso.

En este sentido, el aprendizaje colaborativo en entornos mediados por tecnología necesita de un diseño pedagógico centrado en la actividad, en el cual los recursos y el acompañamiento docente deben estar acompañando la tarea que se les propone a los estudiantes. Por lo tanto, en la selección de contenidos es necesario resguardar que los mismos resulten necesarios para resolver la actividad y considerar el tipo de interacción que los estudiantes tendrán con ellos, porque justamente la interacción es parte importante del proceso de aprendizaje.

En este enfoque, el docente asume un rol en el que prevalecen las funciones de orientar y acompañar al estudiante a lo largo del proceso y de facilitador que organiza los recursos en pos de promover las formas de interacción más significativas para el aprendizaje.

Caraterísticas del grupo[editar]

Las caracteristicas de los grupos pocas veces serán similares y dependiendo como los participantes establezcan los vinculos el resultado de la propuesta podrá verse en el trabajo colaborativo.La interacción es el nucleo del aprendizaje en red y la forma en que se articulen los vínculos entre los estudiantes es fundamental. Al ser propuestas mediadas por el entorno tecnológico, se produciría una “nivelación igualitaria”, que lograría una comunicación más fluida, lo que podría impactar de manera positiva en la construcción de la red de aprendizaje. Por otro lado, respecto a la función docente, esta es tan compleja que “ las decisiones tomadas desde la gestión pedagógica serían muy importantes en el impacto de los procesos de trabajo colaborativo, tanto desde el acompañamiento como de las decisiones de tipo organizativas”[1]​.

Referencias[editar]

  1. a b c d CALDEIRO, G. (2013). El aprendizaje en red y el trabajo colaborativo en entornos mediados por tecnología (2013). Disponible en: http://www.pent.org.ar/institucional/publicaciones/aprendizaje-red-trabajo-colaborativo-entornos-mediados-por-tecnologia
  2. GOODYEAR, P.; BANKS, S. HODGSON, V.; McCONNELL, D. eds (2004) “Advances in Research on Networked Learning”, Londres, Kluwer Academic Publishers y Alejandra Bocanegra .
  3. SLOEP P.; BERLANGA A. (2011). “Redes de aprendizaje, aprendizaje en red” en “Comunicar: Revista científica iberoamericana de comunicación y educación”, ISSN 1134-3478, No 37, 2011 , pp. 55-63. Disponible en: http://dialnet.unirioja.es/servlet/fichero_articulo?codigo=3733909&orden=0
  4. JONES, C. (2008). “Networked Learning - A social practice perspective” En: 6th International Conference on Networked Learning, 5-6 Mayo, 2008, Halkidiki, Greece, Disponible en: http://www.lancaster.ac.uk/fss/organisations/netlc/past/nlc2008/abstracts/PDFs/Jones_616-6 (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión). 23.pdf
  5. Halmann, Adriane Lizbehd; Argollo, Rita Virginia; Aragão, Géssica de Oliveira (2009-08). «Planeta web 2.0: inteligencia colectiva o medios fast food». Cadernos de Pesquisa 39 (137): 688-693. ISSN 1980-5314. doi:10.1590/s0100-15742009000200018. 
  6. Sloep, Peter; Berlanga, Adriana (2011). «Redes de aprendizaje, aprendizaje en red». Comunicar XIX (37). ISSN 1134-3478. Consultado el 10 de junio de 2018. 
  7. REBILLARD F & TOUBUL, A (2010). Promises unfulfilled?‘Journalism 2.0’, user participation and editorial policy on newspaper websites. Media, Culture & Society, 32(2), 323-334.
  8. ILICH, I (1971) Deschooling Society, Chapter 6: Learning Webs. Calder & Boyars, 1971.
  9. VALEE, J & Otros (1978). Group Communication Through Computers. Volume 4: Social, Managerial, and Economic Issues. Menlo Park, CA: Institute for the Future.
  10. HILTZ, S. R & TUROFF, M (1978). The network nation—human communication via computer (1st ed.). Reading, MA: Addison-Wesley.
  11. FINDLEY, C (1987). Collaborative Networked Learning Project - Digital Equipment Corporation. Primary documents stored on Internet Archive
  12. FINDELY, C (1988) Collaborative Networked Learning: On-line Facilitation and Software Support, Digital Equipment Corporation. Burlington, MA. and Collaborative learning-work
  13. WRIGHT, KEITH C, AND DAVE, J (1999) Forecasting the Future: School Media Programs in an Age of Change. Scarecrow Press: Maryland, pps.33,106.
  14. HARASIM, L; , HILTZ, S.Y; TELES, L; y TUROFF, M. (1995) Learning Networks: A field guide to teaching and learning. Cambridge, MA: MIT Press.
  15. LAVE, J, WENGER, E. (1991). Situated Learning: Legitimate Peripheral Participation. Cambridge University Press
  16. SALMON, G. (2001) Changing Learning Environments, Association of Learning Technology (ALT) Conference
  17. http://www.networkedlearningconference.org.uk/
  18. GOODYEAR, P.; BANKS, S. HODGSON, V.; McCONNELL, D. eds (2004) “Advances in Research on Networked Learning”, Londres, Kluwer Academic Publishers
  19. SIEMENS, G., Connectivism: A learning theory for the digital age, International Journal of Instructional Technology and Distance Learning 2 (10 - Disponible en español: http://www.scribd.com/doc/201419/Conectivismo-una-teoria-del-aprendizaje-para-la-era-digital.
  20. ADELL SEGURA, J. & CASTAÑEDA QUINTERO, L. (2010). Los Entornos Personales de Aprendizaje (PLEs): una nueva manera de entender el aprendizaje".. Consultado el 5 de junio de 2018. 
  21. ADELL SEGURA, J. & CASTAÑEDA QUINTEROS, L. (2010). Los Entornos Personales de Aprendizaje (PLEs): una nueva manera de entender el aprendizaje.. Consultado el 5 de junio de 2018. 
  22. HENRI F., PUDELKO B. (2003). “Understanding and analysing activity and learning in virtual communities Journal of Computer Assisted Learning” Volumen 19, Nro. 4, pags. 474–487, Diciembre de 2003. Disponible en: http://hal.archives-ouvertes.fr/docs/00/19/02/67/PDF/Henri-France-2003.pdf
  23. Gutiérrez-Porlán, Isabel; Román-García, Marimar; Sánchez-Vera, Maria-del-Mar (2018). «Strategies for the communication and collaborative online work by university students». Comunicar 26 (54): 91-100. ISSN 1134-3478. doi:10.3916/c54-2018-09. Consultado el 3 de enero de 2018. 
  24. CORREIA, Ana Paula; DAVIS, Niki (2007). «Comunidades de práctica complementarias: el equipo del programa y la comunidad en línea del curso.». Revista Electrónica de la Educación: Educación y Cultura en la Sociedad de la Información. 8 (3). 
  25. WENGER E, Communities of Practice: Learning, Meaning, and Identity, Cambridge University Press, 1998.
  26. SCARDAMALIA, Marlene y Otros (1989). «COMPUTER-SUPPORTED INTENTIONAL LEARNING ENVIRONMENTS». J. EDUCATIONAL COMPUTING RESEARCH, Vol. 5(1) 51-68,. Consultado el 10 de junio de 2018. 
  27. Cabrera Murcia, Elsa Piedad (2004). [1.pdf «APRENDIZAJE COLABORATIVO SOPORTADO POR COMPUTADOR (CSCL): SU ESTADO ACTUAL»]. Pontificia Universidad Católica de Chile (PUC). 
  28. Barros, Beatriz; Vélez, Javier; Verdejo, Felisa (2004). «Aplicaciones de la teoría de la actividad en el desarrollo de sistemas colaborativos de enseñanza y aprendizaje. experiencias y resultados». Inteligencia Artificial. Revista Iberoamericana de Inteligencia Artificial 8 (24). ISSN 1137-3601. Consultado el 11 de junio de 2018. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]