Comunidad de aprendizaje

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Comunidad de Aprendizaje (Learning Community) se refiere a un modelo educativo basado en los principios y prácticas de inclusión, igualdad y diálogo que [1] tiene por objetivos la transformación social y educativa.[2] Proyectos basados en los principios del modelo educativo de comunidad de aprendizaje suelen aplicarse en la educación formal y no formal como estrategia para mejorar los resultados de la formación y generar las bases de una convivencia solidaria.[3] [4]

La interacción es el aspecto central de una experiencia educativa, y cuando se intenta promover el desarrollo del pensamiento crítico y reflexivo mediante estrategias de modelamiento y andamiaje, se requiere que la interacción sea más sistemática y estructurada. [5]

Según autores como Elboj, Valls y Fort, se podría definir comunidad de aprendizaje como:  “el resultado de la transformación social y cultural de un centro educativo y de su entorno mediante una educación integrada, participativa y permanente, basada en el aprendizaje dialógico” [6]

A diferencia de en las aulas tradicionales, heredades de la sociedad industrial,  en este modelo educativo no solo hay un maestro que explica ciertos contenidos académicos. En las comunidades de aprendizaje encontramos son varias personas adultas, entre las que se incluyen voluntarios y voluntarias comprometidos con la educación que apoyan el proceso de aprendizaje, aportando diferentes perfiles y diversidad a las aulas. Estos voluntarios, entre otros, pueden ser familiares, exalumnos o participantes de asociaciones del barrio o la ciudad.[7]

Algunos ejemplos de actividades realizadas mediante Comunidades de aprendizaje pueden ser, prácticas de lectura dialógica a través de tertulias literarias o bibliotecas tutorizadas.[8]

En estas comunidades se siguen 5 fases que ayudan a la superación del fracaso escolar y los problemas de convivencia en todo el mundo:

1.Sensibilización: consiste en dar a conocer las líneas básicas del proyecto y plantear dudas.

2.Toma de decisión: supone un debate entre todas las personas de la comunidad educativa sobre lo que implica la transformación de su escuela en comunidad de aprendizaje.

3.El sueño: Es la fase más bonita, toda la comunidad piensa y decide qué modelo de escuela quieren con respecto a los principios de Comunidades de Aprendizaje.

4.Selección de prioridades: se seleccionan los sueños y se empieza a definir e identificar lo que es más importante para el centro. 

5.Planificación: En una asamblea donde participa toda la comunidad educativa en la que se acuerdan decisiones sobre la planificación y se forman las diferentes comisiones mixtas de trabajo.

Además, las comunidades de aprendizaje tiene una serie de actuaciones de éxito como:

-Grupos interactivos: forma de organización del aula (cambio de actividad cada 15-18 minutos), cada grupo debe tener un profesor/a coordinador y formados por alumnado en grupos reducidos y heterogéneos, adulto/a referente en cada grupo para crear buen ambiente motivador y facilitar el aprendizaje por interacción, un grupo trabaja en una tarea y ayuda a la diversidad, el alumnado destacado apoya al que tiene dificultad.

-Tertulias dialogadas: Se trata de crear nuevos significados y conocimientos en base al diálogo con todo el alumnado participante en la tertulia, hay distintos tipos de tertulia como literarias, musicales, arte, matemáticas, científicas... Hacer talleres que implica la lectura colectiva con el propósito de conseguir una comprensión grupal del taller, el diálogo es igualitario para todos, se promueven los valores de convivencia, respeto y solidaridad entre otros, puede participar cualquier miembro de la comunidad educativa, uso de la literatura clásica universal.

-Formación de familiares/ formación dialógica del profesorado: Los familiares deciden que quieren aprender, como organizarse, cuando... por eso las actividades suelen ser variadas y útiles en la sociedad actual.

-Modelo dialógico de prevención y resolución de conflictos: en el que encontramos el modelo disciplinar con normas externas y jerarquización, y el modelo dialógico con normas internas, que es propio de las comunidades de aprendizaje

También, es importante resaltar que las comunidades de aprendizaje tienen doble perspectiva:

- La problemática de la utilización de las tic en los entornos de enseñanza y aprendizaje

- Condiciones mínimas y beneficios de una verdadera comunidad de aprendizaje

LA PROBLEMÁTICA DE LA UTILIZACIÓN DE LAS TIC EN LOS ENTORNOS DE ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE

Son varios los problemas que se plantean en nuestras sociedades europeas y americanas al abordar el proceso de enseñanza y aprendizaje a través de las tecnologías de la información y la Comunicación (TIC), entre las que cabe señalar:

1.- La situación de la EAD en Europa y en América: la oferta de Enseñanza a distancia de los diferentes países es muy IRREGULAR, muy variada, hay una gran oferta de cursos de todo tipo, pero en la mayoría de los países NO existe una oferta de formación a distancia regulada y apoyada por las leyes que esté imbricada en el sistema educativo del país. Se ofrecen enseñanzas a distancia de todo tipo que nacen de la preocupación de alguna entidad pública o privada por estos temas, o del mercado potencial que tiene una oferta así. Hay entidades como la Open University inglesa, el TEC de Monterrey (privado) o la UNED española que ofrecen enseñanzas a distancia de prestigio, pero no hay una oferta seria por parte de los estados dirigida a toda la población que garantice el acceso a la misma en igualdad de condiciones para todos..

2. No se ha reflexionado suficientemente sobre los MODELOS de enseñanza aprendizaje que implica el desarrollo de estas plataformas de formación en línea. Una vez superados los factores económicos, que son fundamentales, cada institución se lanza a ofertar enseñanzas a distancia con el mismo modelo teledirigido que tienen en su enseñanza presencial.

3. Los procesos de evaluación de estas enseñanzas no se consideran relevantes, o simplemente se obvian. Cabe reflexionar, sin embargo, sobre cuestiones clave a la hora de ofertar estas enseñanzas: ¿Quiénes son y qué formación tienen los tutores? ¿ Quién elabora los materiales, y con qué criterios? ¿A quién va dirigida la formación y con qué fines?....

4. ¿ Estamos ahondando la brecha digital y las diferencias en el acceso a la sociedad del conocimiento entre unos países y otros (y entre las regiones de un mismo país), o intentamos contribuir a una oferta solidaria para toda la población?. A estos factores cabe añadir el hecho de que cualquier sistema de enseñanza tradicional se resiste al cambio, y a incorporar las TIC a los procesos de enseñanza por limitaciones de tamaño de grupo, horario, burocracia, y geografía, y por la propia resistencia ancestral al cambio del propio sistema educativo que de todos los sectores de la sociedad, es el que menos cambios ha admitido desde hace ya muchos años. Pues bien, con estas premisas, y a pesar de las dificultades de un sistema de formación que en muchos casos está comenzando, estamos en los que Villalta y Richard llaman la tercera fase en desarrollo de la Educación a Distancia, que es imparable y que abre perspectivas reales de desarrollo de las aulas y comunidades de aprendizaje: la aplicación de las nuevas tecnologías al “e-learning”. La incorporación de las TIC va a permitir pasar de las aulas que se supone que tiene lugar el aprendizaje formal a otras en las que tiene lugar el auto-aprendizaje y los trabajos en grupo y los “campus” virtuales. Debemos ser capaces de buscar maneras de facilitar estos procesos de cambio, situando al alumno en el centro del aprendizaje, y creando un entorno para el aprendizaje comunitario. En este contexto el concepto de la comunidad de aprendizaje tiene un potencial importante ya que proporciona un marco para estos procesos de interacción. Este marco social goza de mayor fluidez y adaptabilidad que los marcos tradicionales, permitiendo una variedad de enfoques pedagógicos en función de las necesidades de los alumnos.

2. CONDICIONES MÍNIMAS Y BENEFICIOS DE UNA VERDADERA COMUNIDAD DE APRENDIZAJE

Para que exista una comunidad de aprendizaje, deben darse una serie de condiciones mínimas que resumimos brevemente, pues han sido ya reiteradamente señaladas: · Cambios institucionales que faciliten el desarrollo de las comunidades de aprendizaje · Buscar modelos efectivos para el funcionamiento de las comunidades de aprendizaje · Avanzar en las innovaciones técnicas necesarias para permitir que aparezcan las comunidades de aprendizaje, y facilitar herramientas de trabajo que propicien entornos modernos y flexibles. · La participación en abierto y de forma horizontal de todos los miembros de la comunidad, no en esquemas jerárquicos y verticales. · El acceso de todos en igualdad de condiciones sin tener en cuenta su condición o el lugar donde habiten. · El trabajo colaborativo por grupos. · Situar al alumno en el centro de los objetivos del aprendizaje. Si estas condiciones se dan, los beneficios de las comunidades de aprendizaje son bien conocidos: · El beneficio principal, es que parte del dialogo como pilar central del proceso. Bien gestionado se puede lograr una mayor interacción y participación, y mejor atención y relaciones profesor / alumno. · ��La responsabilidad compartida, todos los miembros de la comunidad son participes en el proceso de aprendizaje. · El conocimiento se entiende como dinámico, adquirirlo no supone ingerir una lista de elementos a reproducir en un examen, sino construir una comprensión propia de la materia. · Es un proceso activo y colaborativo. Esto ayuda a evitar la pasividad que frecuentemente exhibe el alumnado en otros enfoques. Otra ventaja añadida de este modelo es que la comunidad debe plantearse y revisar la calidad y la evaluación en la educación: la aproximación de la comunidad de aprendizaje a la comunidad, permite que los resultados se pueden evaluar en función de la práctica real en esta comunidad y su continua evolución. Con estas premisas, pensamos que se dan las condiciones para desarrollar experiencias innovadoras que contemplen propuestas y modelos de enseñanza a distancia en comunidades virtuales que suponen verdaderas experiencias avanzadas de comunidades de aprendizaje colaborativo, participativo, abierto y democrático.

Historia[editar]

Las comunidades de aprendizaje comenzaron a ganar popularidad en las universidades estadounidenses, entre las que se destaca el Centre of Educational Research of Stanford Unviersity,[9] durante las décadas de 1980 y 1990.[10] En el ámbito iberoaméricano la primera comunidad de aprendizaje surgió en 1978 con el centro de educación de personas adultas de La Verneda Sant Martí.[1]

Referencias[editar]

  1. a b Serradell, O., y Racionero, S. (2005). Antecedentes de las comunidades de aprendizaje. Educar (Bellaterra, Spain), (35), 29-39. http://www.erevistas.csic.es/ficha_articulo.php?url=oai:educar.revistes.uab.cat:article/211&oai_iden=oai_revista194
  2. Díez, J.; Flecha, R. (2010). Comunidades de Aprendizaje: un proyecto de transformación social y educativa. Monográfico sobre Comunidades de Aprendizaje. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado continuación de la antigua Revista de Escuelas Normales. 67, 24. http://www.aufop.com/aufop/uploaded_files/revistas/1268689288.pdf
  3. Rodrigues de Mello, R. (2011). Comunidades de aprendizaje: Democratización de los centros educativos. Recuperado a partir de https://repositorio.uam.es/xmlui/handle/10486/6363
  4. Elboj, C. y Oliver, P. (2003). Las comunidades de aprendizaje: Un modelo de educación dialógica en la sociedad del conocimiento. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado. 17, 3, 91-103. http://aufop.com/aufop/uploaded_files/articulos/1219347435.pdf
  5. García Cabrero, B., Márquez, L., Bustos, A., Miranda, G. A. y Espíndola, S. (2008). Análisis de los patrones de interacción y construcción del conocimiento en ambientes de aprendizaje en línea: una estrategia metodológica. Revista Electrónica de Investigación Educativa, 10 (1)
  6. Elboj, C., Valls, R. y Fort, M. (2000). «Comunidades de aprendizaje. Una práctica educativa para la sociedad de la información.». Cultura y educación. 12 (1-2), 129-141. 
  7. Palomar, J. D., & Flecha García, J. R (2010). «Comunidades de Aprendizaje: un proyecto de transformación social y educativa». Revista interuniversitaria de formación del profesorado, (67), 19-30. 
  8. Aguilar, C., Cuxart, M. P., Pulido, M. A., & Olea, M. J. A. ( (2010). «Lectura dialógica y transformación de las comunidades de aprendizaje». Revista interuniversitaria de formación del profesorado, (67), 31-44. 
  9. Chacón, M. A, Sayago Q., Zoraida B. y Molina Y (2008). «Comunidades de aprendizaje». Revista de Teoría y Didáctica de las Ciencias Sociales (13), 9-28. 
  10. Smith, B.L. (2001, Fall). Challenge of Learning Communities as a Growing National Movement. Peer Review, 4(1). Retrieved September 22, 2009, from http://www.aacu.org/peerreview/pr-fa01/pr-fa01feature1.cfm

Enlaces externos[editar]