Ummo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Símbolo asociado a Ummo.

Ummo sería el nombre de un exoplaneta del que hipotéticamente procedería la civilización ummita que habría contactado con personas de la Tierra. La información llegó en forma de documentos y cartas enviados a grupos de personas creyentes en el fenómeno ovni y gozó de cierta popularidad en España y Francia en los años 60 y 70.

Con posterioridad, a mediados de la década de 1990, José Luis Jordán Peña afirmó ser el creador e instigador del supuesto fraude.[1] [2]

A pesar de las declaraciones de Jordán Peña, aún quedan grupos de creyentes, como el boliviano Hijas de Ummo.[3] Otro grupo, Ummo sciences, que afirma seguir un método científico más riguroso. Una persona del grupo proclama haber descifrado el lenguaje de Ummo, y que es diferente de cualquier otro terrestre.

El «Caso Ummo»[editar]

Detalles del suceso[editar]

Carta ummita original recibida por Enrique Villagrasa el 28 de noviembre de 1966. En la parte inferior derecha se puede ver el sello con el famoso símbolo de Ummo con el que firmaban todas sus cartas.

Según el historiador Mike Dash el caso Ummo comenzó el 6 de febrero de 1966, en Madrid.[4]

Según las cartas recibidas, estos seres afirmaban venir del planeta UMMO, un planeta en órbita alrededor de la estrella enana roja Wolf 424 (situada en la constelación Virgo) y se autodenominaban OEMII (hombres de Ummo) en su propia lengua. Ellos mismos aclaraban en sus cartas los equivalentes fonéticos en su idioma de cuanta palabra les parecía necesario. Así, relataban en sus informes cómo habían llegado a la Tierra un 28 de marzo de 1950 aterrizando muy cerca de La Javie en los Bajos Alpes franceses. Allí contactaron con los primeros humanos, disfrazados para que no los reconociesen y comenzaron a investigar el planeta: costumbres, cultura, lenguaje, etc. Tiempo después empezarían las famosas cartas a diferentes personas a través de todo el mundo donde contaban diferentes aspectos científicos de su planeta, su tecnología y su sociedad.[5] Algunos ejemplos de los muchos documentos existentes a lo largo del tiempo:

  • Sobre su planeta: procedemos de un astro solidificado cuyas características geológicas externas difieren un tanto de las de TIERRA. El fonema tópico con que designamos a nuestro "OYAA" , puede transcribirse con la ortografía en idioma castellano: UMMO.

    Su morfología puede asimilarse a un elipsoide de revolución cuyos radios son:
    Máximo R = 7251,608×103 m. Mínimo r = 7016,091×103 m.
    La masa global es: M(ummo) = 9,36×1024 kg.
    Inclinación respecto a la normal al plano de la eclíptica: 18º 39' 56,3" (sufre una variación periódica de 19'8 segundos sexagesimales de arco).
    Aceleración de la gravedad: g = 11,9 m/s2.
    Rotación sobre su eje: 30,92 h (nosotros medimos en UIW. 30,92 h = 600 UIW) (equivale a 1 XII.)
  • Sobre sus naves espaciales: el perfil de nuestra UEWA no necesita adoptar las formas que en la tecnología aeronáutica terrestre muestran un elevado coeficiente balístico (formas ojivales etc. ) cuya esbeltez es necesaria para alcanzar grandes velocidades en el seno de un fluido viscoso. Ello es debido a que nuestra técnica de desplazamiento es radicalmente distinta a los embrionarios métodos usuales en el Planeta Tierra. El Desplazamiento en su trayectoria más amplia se verifica en un marco tridimensional distinto al que nos es familiar en el WAAM (COSMOS). Nuestra base propulsora, además de diferir de las conocidas por ustedes goza de una capacidad energética superior a las previstas en sus futuros programas espaciales.
  • Sobre su mensaje: hasta el presente, los contados casos en que sus hermanos de la Tierra llegaron a publicar algunos fragmentos de nuestros informes, el eco ha sido escaso y por tanto no peligroso para nosotros. No hay razón, para pensar que los enviados a usted van a constituir excepción si cumple el espíritu más que la letra de nuestros ruegos. Pero si pese a todo usted se decidiese a publicarlos algún día y observase una reacción de excesiva curiosidad. Le ruego compense con su actitud de aparente escepticismo o incredulidad aquella postura. Ya que jamás hemos pedido nada por brindarles estos informes, confiamos en su honorabilidad y en sus valores morales.
  • Sobre el origen de las especies: les hemos indicado a ustedes que un factor denominado por nosotros BAAYIODUU (en realidad una cadena de átomos de Kriptón) presenta una doble misión: almacena desde la generación del WAAM (cosmos) en el seno de los seres vivos una información codificada de todos los posibles seres orgánicos integrados en él, y capta información en el medio ecológico circundante: compara tal información con la citada anteriormente, y en su caso, podrá provocar una nueva mutación que dará lugar a un ser vivo nuevo (que ya estaba diseñado en el código precedente)
  • Sobre Dios: WOA (Dios) existe: (con el significado que atribuyen ustedes al verbo existir) [...]
    La esencia de WOA no sufre evolución alguna. Es esta misma esencia la que comprende la posibilidad de la idea dimensión, más esta dimensionalidad no puede afectar a su ser como un atributo íntimo pues la dimensionalidad lleva aparejada la mutabilidad y WOA no podría imponerse a sí mismo cambios, y por lo tanto limitaciones. Más las ideas de WOA han de poseer realidad, ha de ser generada siempre que no sea incompatible con la íntima esencia de WOA. ¿Cuántas realidades existen? La respuesta es sencilla: tantas como ideas no incompatibles coexisten en la mente de WOA.
    [6]

El asunto Ummo también tuvo cierta repercusión en Francia,[7] donde destacaría la opinión escéptica de Dominique Caudron.[8] Curiosamente mucha de la avanzadísima tecnología descrita por ellos, en especial la 'oawooleaidaa' o cambio de coordenadas dimensionales (los "ibozoo uu" o ejes dimensionales), aparece palabra por palabra (aunque con otro nombre) en las obras de J. J. Benítez de la saga "Caballo de Troya": en este último caso se emplea para viajar a través del tiempo.[9] De acuerdo con Jacques Vallée, los documentos de Ummo plantean similitudes con el mundo ficticio creado por Borges' "Tlön, Uqbar, Orbis Tertius".[10]

Detractores[editar]

Los entendidos en el fenómeno UMMO atribuían a los ummitas ciertas carecterísticas distintivas. Se comunicaban con los terráqueos por procedimientos sencillos y su comportamiento era algo contradictorio. Su falsedad era tan difícilmente demostrable como su autenticidad.

Última de las cinco fotografías realizadas el 1 de junio de 1967 en San José de Valderas, en Madrid (España)

Durante los años 60 hubo en España algunos avistamientos de ovnis en las localidades de Cubellas y Cunit donde se habían registrado fotográficamente los platillos, con el símbolo ummita en su panza. Estos habían sido vistos, según los lugareños, por muchas personas. Si embargo los únicos testigos que se tenían eran Josep Marcillas y Víctor Lora. Más adelante hubo también un supuesto aterrizaje en Sitges, que había dejado una serie de huellas en el lugar de aterrizaje.

Tras estos avistamientos se comenzó a popularizar dicho símbolo, convirtiéndose en signo de autenticidad para cualquier avistamiento de ovnis a lo largo de los años.

En el año 1996 producto de largas investigaciones por parte de ufólogos españoles se logró encontrar la clave de todos estos avistamientos. José Luis Jordán Peña, psicológo que llegó a ser vicepresidente de la Sociedad Española de Parapsicología, era el denominador común, directa o indirectamente, para todos estos acontecimientos. Según los documentos, fotografías y demás pruebas relacionados con la génesis de UMMO a los que habían tenido acceso, este hombre resultaba el único responsable del supuesto fraude, aunque contó con varios colaboradores esporádicos.

Confesó ante la policía los detalles del fraude que llevó a cabo por casi 30 años: Quería inspirar con este fonosimbolismo la falsedad de su contenido:

UMMO evoca a Humo. Elegí al azar la estrella Wolf 424 ya que mi objetivo real no era desarrollar un mundo extraplanetario creíble. [...] Redactaba los informes los sábados y domingos por la tarde, y aprovechaba mis viajes al extranjero para enviar desde allí las cartas. [...] Utilizamos la maqueta colgada de un hilo de nailon muy delgado. Usamos una velocidad muy rápida 1/1000 para que el platillo y el fondo de la foto saliesen igual de enfocados, y el platillo pareciese más grande. Llegué a entrevistar personas que decían haber visto el platillo, pero que no recibían mi remuneración. [...] Empecé a indignarme al ver que la secta Edelweiss marcaba a fuego con mi símbolo a niños. Y luego recibí una invitación anónima desde Cuba, para asistir a no sé que reunión ummita en casa de Joaquín Farriols, así que decidí cortar el experimento que llevaba haciendo 25 años. [...] Estoy arrepentido de haber creado un experimento inmoral que se ha vuelto contra mí.

En este párrafo existe una afirmación incoherente: está contradiciendo la óptica; una velocidad de obturación muy rápida implica una mayor apertura del diafragma y por tanto una menor profundidad de campo, lo cual no favorece el que ambos, maqueta cercana y fondo lejano aparezcan igualmente enfocados, como parece indicar Jordán Peña, sino todo lo contrario.

(...) usamos una velocidad muy rápida 1/1000 para que el platillo y el fondo de la foto saliesen más o menos igual de enfocados...

A favor[editar]

El famoso avistamiento de San José de Valderas (un barrio de la localidad madrileña de Alcorcón), estudiado por Antonio Ribera,[11] que contenía elementos suficientes como para sostener una duda razonable, como:

  • Análisis de las fotografías tomadas en San José de Valderas por la antigua Jefatura de Investigación y Criminalística de la Guardia Civil, con dictamen positivo.[12]
  • La atribución de Jordán Peña como autor del caso Ummo está muy discutida.[11] [13]
  • Diversos investigadores como Javier Ruz o Manuel Carballal han hablado directamente de una operación de los servicios secretos o un experimento sobre los límites del control mental.[14]
  • Testimonio de un piloto comercial sobre el avistamiento de un objeto volador no identificado («tráfico aéreo no identificado») que ostentaba el símbolo atribuido a Ummo.[15]
  • El investigador español Juan José Benítez aseguró en una entrevista que le realizaron en México que cree que el fenómeno Ummo fue real: "Yo creo que hay una parte del fenómeno Ummo que podría ser cierta, es decir, algún tipo de civilización que no sabemos, no conocemos, se pone en contacto con una serie de personas en los años sesenta, transmiten una serie de conocimientos científicos y se dejan ver con unas naves que tienen en la parte inferior, en la panza, un símbolo, una especie de H que según ellos simbolizaría su mundo, ahí luego se mezcla eso con la realidad de algunas personas que tratan de manipular el fenómeno, que crean informes falsos, que crean cartas falsas y entonces todo se oscurece, pero el fenómeno yo creo que fue real o es real."
  • El símbolo )+( ha sido reportado alrededor del mundo, como en el caso Voronezh.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Entrevista a José Luis Jordán Peña en el programa La Sombra del Espejo: "Yo creé UMMO"
  2. PARANOIA - People Are Strange: Unusual UFO Cults
  3. Ummo's Children, artículo en Fortean Times, agosto de 2001.
  4. Mike Dash, Borderlands: The Ultimate Exploration of the Unknown, ISBN 0-440-23656-8
  5. J.P. Petit, Le mystère des Ummites: Une science venue d'une autre planète?, 1995, ISBN 2226078452
  6. Ref-libro: recopilador:Juan M. Aguirre Ceberio; título: Informes de Ummo; editorial: Santos Reprografía; lugar: Madrid; fecha: 1984; Dep. Legal: M-24756-1984. Oficina del Dep. Legal: c/ Atocha nº 106, Madrid.
  7. J.-M- Abrassart, L'affaire Ummo: Une révélation religieuse?, Les Mystères de l'Est, n. 10, 2006
  8. L'affaire UMMO
  9. Beorlegui, J., Ribera, A., 1988, El secreto de Urantia (Ni caballos ni troyanos), Obelisco, Barcelona
  10. Vallee, Jacques. Revelations: Alien Contact and Human Deception. (1992, Souvenir Press, ISBN 0-285-63073-3, pages 111-113)
  11. a b Ribera, Antonio (1979). El misterio de Ummo. España: Plaza&Janés. ISBN 8401331544. 
  12. http://www.ummo-ciencias.org/otrostextos/ ver Guardia Civil (1) pdf
  13. El Caso Ummo - Caso Ummo: Sexo, mentiras y...¿extraterrestres?, revista Más Allá de la Ciencia, número 247, .
  14. UMMO, el planeta de los servicios secretos, diario El Economista, 12/04/2008.
  15. http://www.ummo-ciencias.org/otrostextos/Testimonio%20Carlos%20Garcia%20Rodrigo.pdf

Bibliografía[editar]

En español

  • Ribera, Antonio (1973). Un caso perfecto. Barcelona: Plaza & Janés. ISBN 84-01-47020-X. 
  • Ribera, Antonio (1979). El misterio de Ummo. Barcelona: Plaza & Janés. ISBN 8401331544. 
  • Ribera, Antonio (1985). Ummo: La increíble verdad. Barcelona: Plaza & Janés. ISBN 84-01-47201-6. 
  • Ribera, Antonio (1987). Ummo informa a la Tierra. Barcelona: Plaza & Janés. 
  • Benítez, Juan José (2007). El hombre que susurraba a los ummitas. Barcelona: Editorial Planeta. ISBN 9788408071488. 
  • Carballal Pazos, Manuel (2001). Los Expedientes Secretos. El Cesid, el control de las creencias y los fenómenos inexplicables. Barcelona: Editorial Planeta. ISBN 9788408037927. 

En francés

Enlaces externos[editar]