Edelweiss (secta)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Edelweiss fue una secta destructiva que existió en España desde 1970 a 1998. Su creador y fundador Eduardo González Arenas, antiguo legionario español, fue condenado repetidas veces por delitos contra la libertad sexual de los menores, y finalmente murió asesinado por uno de sus adeptos en Ibiza.

Ideología[editar]

La secta preconizaba las relaciones homosexuales entre menores, basándose en una manera de vivir que, según su fundador existía en un lejano planeta llamado Delhaiss, donde serían trasladados los miembros de la secta, una vez que tuvieran un grado de aprendizaje apto para viajar al mismo y salvarse del fin del mundo que estaba cercano. Existía un juramento con la siguiente fórmula: "Juro por mi honor luchar y pertenecer a la Guardia de Hierro de Delhais hasta mi muerte, defendiendo tres conceptos fundamentales y universales: amor, justicia y libertad, aplicándolos a mi mismo, caminando por el sendero de la verdad, hasta que alcance la perfección en el planeta Delhais, al servicio de mi príncipe, el Gran Alain".

Historia[editar]

Empezó a organizarse a finales de 1970, en Madrid, con el nombre de Asociación Juvenil de Montaña Edelweiss, pasando a denominarse a partir de 1971 Boinas Verdes de Edelweiss. Desde su ubicación original, cedido por la parroquia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón (Distrito de Chamartín), empezaron a actuar en cuatro colegios y tres parroquias madrileñas, extendiéndose posteriormente a Cáceres, Alicante, Vigo, Canarias y Badajoz. Eddy estuvo casado y había sido miembro de la Legión.

Fundamentalmente, captaba menores a través de diversos grupos de montaña que sucesivamente fue creando en diferentes ciudades españolas. El nombre de la secta proviene de la flor de las Nieves o Leontopodium alpinum, que crece en pequeños grupos en los prados y roquedos de altura de las cordilleras europeas. Es la flor emblemática de las alturas, que ha sido protegida en territorio español, estando prohibida su recolección. La "13.ª División de Montaña SS Handschar" formada en 1943 por voluntarios musulmanes bosnios y croatas, también llevaba esta flor en el brazo derecho del uniforme, como todas las divisiones de montaña del ejército alemán hasta 1945.

En otoño de 1975 habían pasado por los centros de la secta en torno a 400 adolescentes, de los que aproximadamente 50 (de ellos menos de 8 eran niñas) pasaron a forma parte de la estructura. Por estas fechas Eduardo González Arenas fue denunciado a la policía por algunos miembros del grupo, acusado de apropiarse del dinero de la asociación, lo que le llevó a abandonar la primera estructura y desarrollar inmediatamente otra similar con tres áreas, los llamados rangers que eran la cara pública, el núcleo sectario Edelweiss trasladado desde la anterior asociación, y un subgrupo filonazi denominado Camisas Pardas. A principios de 1976 fue denunciado de nuevo a la policía acusado de corrupción de menores, por lo que pasó dos meses en la cárcel. A su salida volvió a reorganizar el grupo, creando la llamada Guardia de Hierro de Delhaiss. Las salidas al campo en un chalet de las afueras de Madrid incluían tocamientos, masturbaciones y en casos muy contados penetraciones anales de los muchachos. En el grupo había una adulta con la que forzaban a copular a algunos elegidos. Estos coitos les hacían mucho daño pues la chica se movía muy fuerte y Eddy les decía que era mejor hacerlo con un hombre, pues según palabras suyas "por detrás duele menos". Finalmente muchos se sometían al líder.

Se reunían en Madrid en las zonas del Parque del Retiro y Barrio de Salamanca. En las salidas al campo, Eddy procuraba catequizar a los muchachos con ideas delirantes mezcladas de otras teogonías como las de los Testigos de Jehová, Misión Rama, Niños de Dios, Nazis, La Legión, Juan Salvador Gaviota. Eddy era el Príncipe Alain y Nazar del planeta Delhais. Los chavales irían a Delhais a un Paraíso sólo para hombres, para lo cual aquí ya eran marcados con el signo de Ummo en la cara interna del antebrazo. Formaban parejas homosexuales. Al amigo lo llamaban su A.P. Llevaban prendas entresacadas del Ejército; boinas, zapatos de montaña con calcetines hasta la rodilla... camisas de los Regulares de Melilla con galoneras con los signos del Alfa y Omega...

Eddy tuvo dos esposas, con una de las cuales tuvo una hija. Sus andaduras con el homosexualismo comenzaron con experiencias que él mismo relató. Fueron un tanto irregulares y turbadoras, pues en unos urinarios de Madrid fue masturbado por un hombre viejo, lo cual lo dejó muy nervioso y con fuertes sentimientos de culpabilidad. Lo contó más tarde a su madre quien lo dijo a su marido y estos lo mandaron a un psiquiatra. Este hecho, así como la vergüenza generada lo llevaron a una espiral de ocultamiento de sus inclinaciones sensuales que quizás le llevó a ver su sexualidad (bisexual) como algo que debía mantener siempre en secreto y que seguramente fue la causa que finalmente lo llevó a confiar su sexualidad más íntima sólo con seres puros, los chavales, que eran los que realmente le permitían expresar su intimidad más intrínseca.

Finalmente, en noviembre de 1984 se denunciaron masivamente los hechos delictivos cometidos, y en 1991 fueron condenados los que en el año 84 eran mayores de edad a diversas penas, que sólo fueron cumplidas por el líder de la secta, mientras que al resto de condenados les fue aplicada la condición de víctima-verdugo y fueron en su mayoría indultados. Entre los considerados víctimas-verdugo figuran Ignacio de Miguel García-Mas, hijo del sociólogo Amando de Miguel, y Javier Bueno Huertas, los únicos procesados que reconocieron haber alcanzado la graduación de guardia de hierro y tener en la axila izquierda una señal marcada a fuego.[1] Los guardias de hierro constituían "una secta dentro de la secta", según sus antiguos subordinados. "Eran quienes elegían a los menores con los que iban a dormir cuando el grupo alquilaba una casa". Un testigo de excepción en su calidad de ex guardia de hierro, aseguró que había disputas entre el triunvirato (integrado por Eddy, Carlos de los Ríos e Ignacio de Miguel) "para acostarse con los mismos chicos".[2]

El líder, conocido como Eddy, fue condenado a 168 años de prisión de los que cumplió sólo 6, al beneficiarse de diferentes gracias que tenía el antiguo código penal español. El 3 de septiembre de 1998, al año de salir de prisión, y cuando presuntamente ya había reorganizado la secta en Ibiza, extremo éste no probado, fue degollado[3] por un muchacho de 17 años que pertenecía al entorno en el que se movía Eddy.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]