Traviesa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Montaje de un desvío secundario sobre durmientes de eucalipto, para transporte de arroz, Tacuarembó, Uruguay.

En vías férreas, las traviesas o durmientes (América Latina) son los elementos transversales al eje de la vía que sirven para mantener unidos y a la vez a una distancia fija (galga o trocha) a los dos carriles (rieles) que conforman la vía, así como mantenerlos unidos al balasto, trasmitiendo el peso del material rodante al balasto y, por intermedio de éste, al suelo. También cumplen la función de dar peso al conjunto, de manera que la geometría inicial del trazado se mantenga en la mayor medida posible. Se fabrican de diversos materiales, entre ellos madera, hierro y hormigón. Las traviesas de hormigón pueden ser monobloque o bibloque; las primeras están formadas por una sola pieza de hormigón armado, mientras que las traviesas bibloque constan de dos piezas de hormigón unidas por una barra de hierro (riostra).

Además, las traviesas de hormigón monobloque pueden ser polivalentes si los carriles se pueden fijar en dos posiciones distintas para permitir la instalación de vías de diferentes anchos.

Desde hace años, con la aparición de los distintos tipos de bloqueos eléctricos la traviesa ha de estar aislada eléctricamente con respecto a los carriles.

Tipos de traviesas[editar]

Funciones de las traviesas[editar]

Las principales funciones que debe desempeñar una traviesa son las siguientes:

  • Soporte de los raíles, fijando y asegurando su posición en lo referente a cota, separación e inclinación.
  • Recibir las cargas verticales y horizontales transmitidas por los raíles y repartirlas sobre el balasto mediante su superficie de apoyo
  • Conseguir y mantener la estabilidad de la vía en el plano horizontal y en el vertical frente a los esfuerzos estáticos procedentes del peso propio y las variaciones de temperatura y a los esfuerzos dinámicos debidos al paso de los trenes. Mantener, siempre que sea posible, por sí mismo y sin ayuda de elementos específicos incorporados a la sujeción, el aislamiento eléctrico entre los dos hilos de raíles cuando la línea esté dotada de circuitos de señalización o por corrientes parásitas.

Colocación de las traviesas[editar]

Soldadura, antigua, entre dos traviesas.

Por norma general las traviesas se colocan a una distancia de 60 cm entre ellas; esto puede variar entre los diferentes aparatos de vía que llevan cada uno unas distancias entre traviesas específicas. Los 60 cm pueden variar también para evitar que una soldadura de carril pueda caer encima de una traviesa con el consiguiente deterioro de esta. Esta distancia no es aleatoria, sino que se basa en estudios concretos: si están más alejadas, las traviesas se levantarían al paso del tren y si están más cercanas, se incrementaría notablemente el costo por kilómetro de la obra.

Mantenimiento de la traviesas[editar]

La principal labor de mantenimiento de las traviesas es el bateo.

Sistemas de sujeción de traviesas[editar]

El sistema de sujeción entre el riel y la traviesa dependerá del tipo de traviesa, apartando ciertas consideraciones menores, y con el uso de sillas de asiento.

Se pueden distinguir, según el tipo de esta y su polivalencia (que se puedan usar un mismo tipo de sujeción) para distintos tipos de traviesa en:

  • Madera
    • Tirafondos
    • Sistema SKL-12
  • RN
    • RS
    • P2
    • NABLA
  • MONOBLOQUE
    • HM
    • SKL-12

Las sujeciones y fijaciones son los elementos que hacen posible la continuidad estructural de la vía, uniendo el raíl con las traviesas. Las principales funciones son:

  • Fijar los raíles a las traviesas.
  • Asegurar la invariabilidad del ancho de la vía.
  • Facilitar la transferencia a la infraestructura de las acciones estáticas y dinámicas ejercidas por el material rodante sobre la estructura de la vía.

Las características básicas de las sujeciones de raíles son:

  • Tener resistencia mecánica y elasticidad adecuadas, constante a lo largo de la vida de la sujeción, y con una gran duración.
  • Contribuir al buen aislamiento eléctrico entre ambos raíles.
  • Bajo número de elementos y de peso, lo que facilitará su fabricación, montaje y conservación; y bajo costo de producción y mantenimiento.

Según sus elementos y la forma de estos, las sujeciones pueden ser sujeciones directas (una pieza lo une todo), indirectas (raíl, traviesa y silla de asiento unidas por piezas diferentes) y mixtas. La clasificación según su elasticidad es:

  • Sujeciones rígidas, siendo elementos rígidos los transmisores de esfuerzos, que se deforman plásticamente, dando elevados costes de mantenimiento, necesitando sujeciones al desplazamiento longitudinal.
  • Sujeciones elásticas, donde hay elementos elásticos que transmiten los esfuerzos, y que pueden deformarse y recuperarse, consiguiendo mantener la calidad y menores costes de mantenimiento.

De acuerdo a la tipología de sus elementos principales y con su forma de actuar, tenemos las sujeciones rígidas, de clavos elásticos, elásticas de lámina o grapa (RN, Nabla,...), elásticas de clip y sujeciones al desplazamiento longitudinal.

En la sujección elástica de clip, la sujeción del raíl es realizada por una barra de acero, de elevada elasticidad y sección circular, plegada de tal modo que su deformación en el montaje de la sujeción proporciona una fuerza elástica. Esta pieza es denominada "clip", a la que se añade el soporte. Esta sujeción no requiere regulación, manteniendo siempre el mismo apriete. Varios tipos de sujeción de clip son el "e-clip" de "Pandrol", el fastclip (tipo ajustar y olvidar), el tipo Vossloh, etc. Las características del tipo Vossloh son:

  • Puede usarse en traviesas de madera, metálicas o de hormigón.
  • Utiliza una silla de asiento metálica nervada, de forma que permita el alojamiento de la zapata del raíl, cuya posición queda asegurada con ayuda de los clips elásticos SKL-12, que trabajan a flexión y torsión combinadas.
  • Los clips están sujetos a la traviesa con un tirafondo, el que les da la tensión necesaria, y entre el raíl y la silla se coloca una placa elástica.
  • Siendo la tensión regulable, debe ser inspeccionada y reapretada regularmente.

Véase también[editar]

Nota[editar]

Todo este trabajo está realizado utilizando de base la tecnología española, por lo que tanto las técnicas como medidas pueden variar de unos a otros países al no existir una normativa estándar ni internacional.