Sacramento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hombres esperando el bautismo en el Río Jordán, cerca del Mar de Galilea en Israel.

Los sacramentos son una serie de actos característicos de varias corrientes cristianas, aunque no todas, mediante los cuales los creyentes exteriorizan su relación con Dios, como hijos de él. Las diversas corrientes cristianas discrepan sobre los actos que deben considerarse sacramentos, así como sobre las formalidades de los mismos.

Etimología[editar]

El vocablo sacramento proviene del latín sacramentum, con el cual en las traducciones más tempranas del griego al latín se buscó traducir el griego mystērion (μυστήριον).

Morfológicamente, sacramentum es una derivación del verbo sacrare ('hacer santo') mediante el sufijo denominalizador -mentum (instrumental, "medio para"), esto es, sacramentum equivale gramaticalmente a 'instrumento para hacer santo'. Este vocablo se usaba a la llegada del cristianismo a Roma para designar un juramento de los soldados romanos de servicio incondicional al ejército imperial.

En cuanto a mystērion, refiere a lo que hoy en día llamamos con la palabra 'misterio' o con 'místico'. El griego bíblico, hace referencia a "lo que, estando fuera de la comprensión natural, puede ser conocido solo por revelación divina".

Iglesias Católica, Ortodoxa y Copta[editar]

Los sacramentos —en la teología de la Iglesia católica, ortodoxa y copta— son signos sensibles y eficaces de la gracia invisible de Dios a través de los cuales se otorga la vida divina, es decir, ofrecen al creyente el ser hijos de Dios. Según el catolicismo, la ortodoxia y el coptismo fueron instituidos por Jesucristo y confiados a la Iglesia.

En total las Iglesias católica, ortodoxa y copta, reconocen siete sacramentos, en orden:

  • Sacramentos de iniciación cristiana
    1. Bautismo: Es necesario, porque con el bautismo se quita el pecado original, pasamos de ser creación a ser hijos de Dios.
    2. Eucaristía: Es cuando se recibe la hostia consagrada.
    3. Confirmación: Es la confirmación de la fe cristiana.
  • Sacramentos de curación
    1. Reconciliación ó Penitencia: Es arrepentirse de los pecados y confesárselos a un presbítero u obispo para que por medio de él, Dios le perdone.
    2. Unción de enfermos: Se administra a toda aquella persona con problemas de salud o personas en peligro de muerte.
  • Sacramentos de servicio
    1. Orden Sacerdotal: Sólo los hombres, que van a comandar la Iglesia.
    2. Matrimonio: Es la unión de un hombre y una mujer, que luego se convertirían en una sola carne (Mirar el Génesis)

Los sacramentos se administran en distintos momentos de la vida del católico y simbólicamente la abarcan por entero, desde el bautismo (que se suele administrar a los niños) hasta la unción de los enfermos (que antes del Concilio Vaticano II se aplicaba sólo a los que estuvieran en peligro de muerte). Mientras la totalidad de los sacramentos pueden ser administrados por el obispo, solo cinco de los siete sacramentos pueden ser administrados por un presbítero. Los diáconos por su parte sólo pueden administrar el bautismo y el matrimonio. El bautismo, en ocasiones excepcionales, puede ser administrado por cualquier laico, o incluso no católico, que tenga la intención de hacer con el signo lo que la Iglesia hace. Además, según la opinión de la mayoría de los teólogos de rito latino en el sacramento del matrimonio los ministros son los mismos contrayentes, sin embargo prácticamente la totalidad de los teólogos de rito oriental y una importante minoría de los de rito latino rechaza esta tesis.

En el caso de la Ortodoxia (Iglesia Ortodoxa) y del Coptismo (Iglesia Copta) bautismo, confirmación y eucaristía (en ese orden) se administran a los niños durante el primer año de vida. Los niños siguen recibiendo la eucaristía sin condición previa hasta que tiene uso de razón, desde este momento deben confesarse antes de acceder a la Eucaristía. El Matrimonio es administrado por el sacerdote. Al contrario de la Iglesia Católica por lo regular a los diáconos no se les permite administrar sacramentos en estas iglesias.

Iglesia Anglicana[editar]

La Iglesia Anglicana solo acepta los dos sacramentos claramente presentes en los evangelios, el bautismo y la Cena del Señor. Sobre otros sacramentos existen debates y diversas posturas teológicas, y reciben el nombre de "sacramentos menores". Respecto a esto es menester saber que la Iglesia Anglicana está dividida en tres partes: "Iglesia Alta" o "Anglocatólica" surgida del Movimiento de Oxford a principios del siglo XIX sector que acepta y practica los siete sacramentos o actos de fe que nos relacionan con el Dios de la creación, la Iglesia Baja o sector que por mantener posturas calvinistas rechaza que estos actos de fe, definidos por la Iglesia con sustentación bíblica, se llamen sacramentos, y la Iglesia liberal que considera que todos los sacramentos son puramente simbólicos. Por eso, no para toda la Iglesia Anglicana sólo existen dos sacramentos, para muchos anglicanos en el mundo, los sacramentos son siete.

Reformados o evangélicos[editar]

El luteranismo considera a los sacramentos como base esencial de la religión. En las Confesiones de Augsburgo de 1530, primera exposición oficial de sus principios, dice que los sacramentos son «ritos basados en un mandamiento de Dios y a los que se ha añadido la promesa de gracia». Apoyado en ese principio las Confesiones de Augsburgo establecen también que "los verdaderos sacramentos" son tres:

  1. Bautismo
  2. Cena del Señor
  3. Absolución o arrepentimiento.

Iglesias Presbiterianas[editar]

Los sacramentos reconocidos por las Iglesias Presbiterianas son solo dos:

  1. Bautismo
  2. La santa cena

El bautismo[editar]

La Iglesia Presbiteriana considera el bautismo como el acto por medio del cual los creyentes testifican su fe por medio de una profesión pública. Según esta iglesia, con el bautismo los creyentes no sólo son admitidos en la Iglesia Visible y dentro de la Familia de Dios, sino que a través de dicho acto reciben la señal y el sello del Pacto de Gracia y de este modo, expresan que han experimentado en su encuentro personal con Cristo, el lavamiento o regeneración que opera el Espíritu Santo en el interior de sus vidas.

El elemento externo que se usa para este acto es el agua común y la forma y práctica para administrarlo, tanto a los niños como a los adultos, es por aspersión o efusión. Se administra en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

La Santa Cena[editar]

Para la Iglesia presbiteriana es el sacramento, que expresa la redención de Jesucristo y uno de los medios de gracia para la nutrición espiritual y testimonio de los creyentes acerca de su unión con Cristo, como el nuevo Pueblo de Dios; unión sellada con el Nuevo Pacto, a través de su sangre.

Según la Iglesia presbiteriana, este sacramento fue instituido directamente por Jesucristo la noche en que fue entregado a sus enemigos.

Se utilizan dos elementos, el pan y el vino. Siendo el pan, pan común, a criterio de cada iglesia. Aunque algunas iglesias prefieren usar pan u obleas sin levadura, quedando en libertad para hacerlo.

En cuanto al vino, usan preferentemente jugo auténtico de uva; pudiendo usar también vino de consagrar.

Sociedad Religiosa de los Amigos (Cuáqueros)[editar]

La Sociedad Religiosa de los Amigos (Cuáqueros) no reconocen ningún sacramento, de acuerdo al principio que la inspira de comunicación directa de cada creyente con Dios.

Iglesias bautistas y pentecostales[editar]

En las Iglesias pentecostales y bautistas reciben el nombre de "ordenanzas", no sacramentos, pues no creen que se reciba alguna gracia especial, y son solo dos:

  1. Bautismo: que se realiza solo por inmersión a personas que puedan testificar su fe.
  2. La Santa Cena

Iglesia Adventista[editar]

La Iglesia Adventista del Séptimo Día reconoce dos sacramentos:

  • El bautismo
  • La Cena del Señor.

El bautismo[editar]

Los Adventistas del Séptimo Día practican el bautismo de los creyentes por inmersión completa, en forma similar a los Bautistas. Argumentan que el bautismo requiere consentimiento por entendimiento, y responsabilidad moral. De manera que los bebés solamente son dedicados al Señor, que en realidad es un símbolo de la gratitud a Dios por el bebé, por parte de los padres, la comunidad e Iglesia, y de su compromiso de criar al niño en el amor de Jesús. Los Adventistas del Séptimo Día creen que el bautismo es un nuevo nacimiento hablando espiritualmente, testifican su muerte al pecado y de su intención de caminar en una vida nueva. El bautismo es símbolo de la unión con Cristo, del perdón de los pecados, y de la recepción del Espíritu Santo y es contingente sobre una afirmación de fe en Jesús y un arrepentimiento de pecados evidente, es una declaración pública del compromiso de la vida del individuo y su entrega a Jesús; por lo tanto comienza una nueva vida en el Señor.

Cena del Señor[editar]

Los Adventístas del Séptimo Día practican la Cena del Señor (conocida en otras denominaciones como eucaristía), la cual es un servicio abierto, basado en el informe de San Juan capítulo 13.[1] El servicio incluye una ceremonia de lavamiento de los pies y la participación de la Cena del Señor que consiste de panes sin levadura y jugo de uva no fermentado.

Testigos de Jehová[editar]

Los Testigos de Jehová reconocen un solo sacramento, el bautismo. Sin embargo, ellos no utilizan la expresión sacramento para referirse al bautismo, ni lo consideran un rito.

Sólo pueden bautizarse aquellos que tienen capacidad de elegir y comprender qué simboliza el bautismo. Por tanto, no bautizan a los recién nacidos. Hay una serie de pasos previos antes del bautismo:

  1. Conocimiento: se debe adquirir un conocimiento de las enseñanzas fundamentales de la Biblia. (Juan 17:3)
  2. Obediencia: evidencia de obedecer los principios de la Biblia.
  3. Arrepentimiento: sentir pesar por haber violado los principios bíblicos. Implica un cambio de actitud hacia cierta acción o conducta pasada.
  4. Conversión: El arrepentimiento lleva a volverse a Dios. Esto se hace público mediante obras propias del arrepentimiento. (Hechos 26:20)
  5. Dedicación y Bautismo: Dedicación significa apartar algo para un propósito sagrado. El voto de dedicación se expresa en oración privada a Dios. Es la promesa solemne a Jehová de dedicar la propia vida a cumplir su voluntad; servir a Dios ocupará siempre el primer lugar. Cuando la persona se bautiza, da prueba pública de su dedicación a Jehová. El bautismo es un símbolo que indica que la persona que se somete a la inmersión en agua se ha dedicado incondicionalmente a Jehová Dios mediante Jesucristo. (Compárese con Mateo 16:24.) Al ser sumergido y luego levantado del agua, el que se bautiza muere figurativamente respecto al derrotero que hasta entonces ha seguido en la vida y es levantado a un nuevo modo de vivir, para hacer sin reservas la voluntad de Dios. (Compárese con Romanos 6:4-6.)

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días[editar]

El único sacramento reconocido por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es:

  1. La Santa Cena: para los Santos de los Últimos Días, la Santa Cena es el Sacramento y la ordenanza de tomar el pan y el agua en memoria del sacrificio expiatorio de Cristo. El pan partido representa su cuerpo quebrantado;[2] el agua representa la sangre que derramó Jesucristo al expiar nuestros pecados.

Referencias[editar]

  1. Santa Biblia Versión Reina-Valera» (1960). Consultado el 2007.
  2. «Santa Cena, lds.org».

Enlaces externos[editar]