Rocky IV

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sylvester Stallone, actor y creador de Rocky.

Rocky IV es la cuarta película de la franquicia Rocky. Es la más taquillera de la serie cinematográfica de Rocky Balboa y, asimismo, la más propagandista en el marco de la Guerra Fría. Rocky Balboa (Sylvester Stallone) piensa en retirarse del boxeo tras recuperar su título frente a Clubber Lang en Rocky III. Sin embargo, la nueva revelación de la Unión Soviética, Iván Drago (Dolph Lundgren), empieza a emerger como el más firme aspirante a disputarle el título.

Argumento[editar]

En esta película, Rocky Balboa es un campeón aclamado que vive en su mansión y no tiene duda de que es el número uno, pero esta tranquilidad se ve alterada cuando una compañía rusa le propone una pelea contra su nueva estrella Iván Drago, un boxeador que es medallista de oro olímpico, que posee un récord invicto de 100 victorias amateurs y quien a base de anabolizantes y otras sustancias tiene golpes mucho más potentes que los de cualquier otro boxeador. Rocky se muestra indiferente ante esta propuesta de combate, pero el retirado Apollo Creed (movido por su orgullo estadounidense y también como motivación personal tras perder el título) se interesa y ve en esta virtual pelea con el ruso un posible triunfo que le devuelva parte de su otrora imagen de campeón.

Así es como Apollo desafía públicamente a Drago a una pelea. Rocky, sin embargo, no está muy de acuerdo con que Apollo pelee contra el púgil ruso. En el fondo sabe que las probabilidades están en contra de Apollo, ya que lleva 5 años sin pisar un cuadrilátero y está sin ritmo de competición, lento y sin entrenamiento suficiente, pero éste hace caso omiso. El duelo tendría lugar en el Bally's de Las Vegas, y a él asistirían su esposa Paulie y la de Rocky, Adrian, como espectadoras.

Al chocar los guantes en el ring antes de la pelea, Apollo se da cuenta de la increíble fuerza de Drago. Comienza el combate y Creed se mueve bien, no ha perdido su buen juego de piernas, pero se nota que le falta ritmo de competición y se cansa muy rápido. Conecta varios golpes zurdos pero sin la fuerza suficiente, ya que no se ha entrenado durante años ni lo ha hecho para esta pelea de "exhibición", pero confiado en que Drago no era un buen boxeador pensó que podría vencerle. Después es Drago quien arremete contra Apollo llevándolo hacia una esquina, y allí le da una enorme paliza con una serie de brutales golpes gracias a los anabolizantes que toma.

La campana suena, y al ir a su esquina Rocky le advierte a un Apollo prácticamente vencido que va a parar la pelea. Duke, el entrenador de Apollo, está de acuerdo con Rocky, y hasta Paulie le dice a Apollo que no puede hacer más, pero él se niega. Comienza el segundo asalto y Apollo se mueve, pero le flaquean las piernas, tiene menos capacidad de reacción y Drago se dispone a ganar el combate. El castigo es brutal y Apollo queda contra las cuerdas, ante la mirada estupefacta de todo el público en el casino/hotel. Rocky se prepara para lanzar la toalla, pero Apollo le había dicho al final del primer asalto que pasara lo que pasara la pelea debía continuar. En ese momento Drago lanza un devastador zurdazo que derriba a Apollo y es lo último que éste siente, se convulsiona como si hubiera recibido una descarga eléctrica y luego cae sin vida a la lona. En medio del griterío del público Rocky sube al cuadrilátero y, mirando desafiante a Drago sin decir nada pero dándole a entender el mensaje, jura con el cuerpo sin vida de su amigo en sus brazos que se vengará. Y así acepta una pelea no autorizada contra el soviético, en su país y bajo sus condiciones.

Esto desespera a Adrian y ambos discuten acaloradamente porque ella teme que Rocky corra la misma suerte que Apollo, pero él está decidido. Esa noche da un paseo conduciendo para despejarse, y los recuerdos asaltan la mente de Rocky, uno tras otro, mientras suena de fondo el tema "No easy way out" de Robert Tepper.

Rocky se va con Paulie y Duke a entrenarse a la misma URSS en medio de las heladas montañas en un ambiente hostil y natural, levantando y cortando troncos, corriendo por la nieve y entrenándose en una cabaña. Sin embargo, las palabras de Adrian le habían dejado un rastro de duda sobre si realmente podría ganar el combate, duda que se disipa cuando ve que Adrian ha llegado de sorpresa a la U.R.S.S. para estar, una vez más, al lado de su marido. Rocky se siente reanimado y se entrena más duramente todavía. Mientras tanto, se ve a Drago entrenándose en instalaciones cerradas y privadas con aparatos de última generación, controlando su rendimiento físico constantemente y, por supuesto, consumiendo anabolizantes, algo que es desconocido por el lado americano.

Llega el día de la pelea, y tras una magistral escena que muestra el poderío de la Rusia comunista, comienza el combate. El soviético lo inicia con ataques frontales y certeros que provocan graves heridas en la cara de Rocky durante el primer asalto. En el segundo, Drago sigue dominando a Rocky, pero éste le da un fuerte derechazo que le corta a aquél el pómulo izquierdo. En ese momento Rocky empieza a darle terribles golpes a Drago, lo que causa preocupación en el Politburó, que no podían creer que Rocky fuera tan fuerte. A partir de ese momento el combate comienza a nivelarse, ya que Drago queda aturdido por el golpe de Rocky, quien ve la oportunidad de derrotar al ruso. Aquí empiezan a pelear "a lo callejero" hasta que los separan, empieza a sonar la música y van pasando los asaltos de la sangrienta pelea que muestra a un casi invencible Drago dominador de la misma, castigando mucho a Rocky y haciendo que caiga repetidamente a la lona, aunque por momentos Rocky le da una terrible paliza a Drago, igualando un poco la lucha. Los asaltos favorables a Rocky fueron el 2, 6, 8, 9,11,12,14 y 15, y para Drago lo fueron el 1, 3, 4, 5, 7,10 y 13. A medida que avanza el combate se muestran las heridas de Drago y Rocky (Drago tiene sus 2 mejillas cortadas y Rocky tiene su ojo izquierdo cerrado y su ceja derecha abierta, por la que sangra mucho). Llegan al último asalto y Drago empieza golpeando a Rocky repetidamente, pero este último no baja los brazos y responde a los golpes demostrándole a Drago su resistencia y sorprendiéndole por ello. Los dos boxeadores empiezan a golpearse uno al otro como en una pelea callejera, hasta que Drago comienza a fallar y Rocky le da tal paliza que finalmente lo derriba con un gancho. Drago no se levanta tras la cuenta de 10 (cae fuera del cuadrilátero) y Rocky gana la pelea.

Esta valentía y resistencia de Rocky fue haciendo perder la hostilidad del público, que termina coreando su nombre repetidamente. En su discurso tras la victoria, Rocky grita: "¡Todos podemos cambiar!", haciendo un llamamiento a la paz entre ambas potencias cuando añade: "Aquí ha habido dos hombres matándose; creo que es mejor que 20 millones". Todos aplauden a Rocky, incluido Gorbachov.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]