Esteroide

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Molécula de esterano o ciclopentano-perhidro-fenantreno.
Colesterol, el precursor de muchos otros esteroides.

Los esteroides son un tipo de compuestos orgánicos derivados del núcleo del pentanohidrofenanteno o esterano que se compone de vitaminas y hormonas formando cuatro anillos fusionados, tres con seis átomos y uno con cinco; posee en total 17 átomos de carbono. En los esteroides esta estructura básica se modifica por adición de diversos grupos funcionales, como carbonilos e hidroxilos (hidrófilos) o cadenas hidrocarbonadas (hidrófobas). Ciclopentanoperhidrofenantreno

Estructura química[editar]

El núcleo de esteroide es bastante rígido con una estructura prácticamente plana. Las sustancias derivadas de este núcleo poseen grupos metilo (-CH3) en las posiciones 10 y 13 que representan los carbonos 18 y 19, así como un carbonilo o un hidroxilo en el carbono 3; generalmente existe también una cadena hidrocarbonada lateral en el carbono 17; la longitud de dicha cadena y la presencia de metilos, hidroxilos o carbonilos determina las diferentes estructuras de estas sustancias.[1]

Características[editar]

Las hormonas esteroides tienen en común que:

Entre los esteroides se pueden destacar los esteroles.

Funciones[editar]

Síntesis de hormonas esteroideas en las glándulas suprarrenales

En los mamíferos, como el ser humano, cumplen importantes funciones:

Función hepática[editar]

Los Esteroides Anabolicos (EA) pueden provocar efectos adversos profundos sobre el hígado y otros órganos principales. Esto es particularmente cierto para los EA administrados por vía oral. Los EA administrados por vía parenteral parecen tener efectos menos serios sobre el hígado.

El cipionato de testosterona, el enantato de testosterona y otros anabólicos esteroides inyectables parecen tener pocos efectos adversos sobre el hígado. Sin embargo, se han reportado lesiones hepáticas luego de la administración de nortestosterona por vía parenteral, y también ocasionalmente luego de la inyección de ésteres de testosterona.

La influencia de los AE sobre la función hepática ha sido estudiada ampliamente. La mayoría de los estudios involucran a pacientes hospitalizados quienes son tratados durante períodos prolongados por varias enfermedades, tales como anemia, insuficiencia renal, impotencia, y disfunción de la glándula pituitaria.

En pruebas clínicas, el tratamiento con anabólicos esteroides resultó en una reducción de la función secretora hepática. Además, se observaron colestasis hepática, reflejado por picazón e ictericia y peliosis hepática.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Devlin, T. M. 2004. Bioquímica, 4.ª edición. Reverté, Barcelona. ISBN 84-291-7208-4.

Bibliografía[editar]

  • DUCHAINE, D. (1989). Underground Steroid Handbook II (ed. LIMITADA, Vol. 2). (COPYRIGHT, Trad.) EUA: EDICIÓN REVISADA.