Radicales K

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Radical k»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Radicales K es la denominación con la que fue bautizado un espacio político de la República Argentina, siendo este de ideología radical concertista. Este espacio, está conformado por hombres y mujeres que pertenecían a la Unión Cívica Radical, pero que se separarían de este partido, y en algunos casos serían expulsados del mismo, principalmente por acompañar la política implementada por el movimiento político fundado por el fallecido expresidente Néstor Kirchner (conocido como kirchnerismo) y que fuera continuado por su esposa, la presidenta Cristina Fernández.

Este espacio político sería bautizado oficialmente como Recuperación y Reconstrucción Radical para la Concertación, y recibiría el apoyo de varios dirigentes de la UCR, entre ellos gobernadores, senadores y diputados nacionales y provinciales. Esta actitud le costaría a varios de ellos las suspensiones en las afiliaciones a la UCR.

El entonces gobernador de la provincia de Mendoza en el año 2006, Julio Cobos fue el primero en expresar abiertamente su adhesión a la política kirchnerista, lo que le valió su designación como candidato a vicepresidente de la Nación, cargo en el que finalmente resultaría electo en las elecciones de 28 de octubre de 2007, acompañando a la candidata a presidenta Cristina Fernández. Esta actitud, le valió al exmandatario provincial la expulsión vitalicia de la Unión Cívica Radical, sin embargo su participación dentro del espacio concertista tendría su punto final en julio de 2008, cuando en plena crisis entre las patronales agropecuarias y el Gobierno nacional por la emisión del decreto n.º 125 de retenciones móviles a las exportaciones agropecuarias, terminaría votando en contra del proyecto, haciendo que la Ley n.º 125 no fuera aprobada. Tal acción provocó la ruptura de la relación entre la presidenta y su vicepresidente, además de alentar el retorno de Cobos a la UCR.

Actualmente, un grupo de radicales K continúa trabajando al lado de la política concertadora, nucleados dentro de un nuevo espacio político denominado Partido de la Concertación.

Denominación[editar]

La denominación radicales K proviene del hecho de apoyar a Kirchner. También utilizan la denominación de radicales G, que el sector se ha autoasignado, que proviene del hecho de que la gran mayoría de los dirigentes que integran el sector son radicales que han ganado en las elecciones de sus respectivas provincias y municipios: G de ganar y de gobernar.[1]

Historia[editar]

Origen[editar]

Luego del colapso del gobierno del presidente radical Fernando de la Rúa el 20 de diciembre de 2001, en representación de la Alianza, el radicalismo entró en una aguda crisis como partido nacional. En las elecciones presidenciales de 2003 la fórmula Moreau - Losada de la Unión Cívica Radical obtuvo el 2,34 % de los votos. El resultado fue el peor en la historia del partido.

Simultáneamente, en siete provincias y cientos de municipalidades, la Unión Cívica Radical mantiene su influencia intacta y en algunos casos creciente. A esta dualidad entre un partido débil como presencia electoral nacional, y fuerte localmente, desencadenó un conflicto entre la mayoría de los gobernadores e intendentes radicales, y las autoridades nacionales del partido. Los primeros sostenían una política de concertación con el gobierno del presidente Kirchner, mientras que los segundos proponían una política de oposición frontal.

Los primeros son los que habrán de formar el Movimiento de Recuperación y Reconstrucción Radical para la Concertación (o radicales K).[2] [1] [3]

Línea interna[editar]

El sábado 12 de agosto de 2006 los gobernadores y 183 intendentes radicales de todo el país se reunieron en el Encuentro Federal: el Radicalismo que Gobierna, en donde se fundó una corriente interna llamada Movimiento Federal Radical, el cual propone el diálogo y la concertación con el gobierno nacional. Allí, Julio Cobos (entonces, gobernador de Mendoza y, más tarde vicepresidente de la Nación) utilizó en su discurso el término Radicales G por primera vez.

El espacio tenía en ese momento como autoridades una mesa ejecutiva presidida por Julio Cobos y los gobernadores Miguel Saiz (Río Negro) y Arturo Colombi (Corrientes). Además estaba integrado por otros dirigentes como Gustavo López de la Ciudad de Buenos Aires Eduardo Brizuela del Moral (gobernador de Catamarca) y los intendentes Mario Meoni (Junín), Enrique García (Vicente López), Gustavo Posse (San Isidro), Daniel Katz (Mar del Plata) y Horacio Quiroga (Neuquén), Héctor Gutiérrez (Pergamino).

El 25 y 26 de agosto de 2006 la UCR celebró en Rosario la reunión ordinaria de la Convención Nacional, sin la presencia de los radicales K. Se produjo así la ruptura con la UCR.

En las elecciones presidenciales de octubre de 2007, la fórmula oficialista estuvo compuesta por Cristina Fernández de Kirchner y el radical K Julio Cobos (exgobernador de Mendoza), resultando ganadora con e 45,25%. Tras estos comicios Cobos fue expulsado de la UCR.

El día 15 de marzo de 2008 en la ciudad de Junín referentes de este sector político se reunieron para constituir un movimiento interno de la Unión Cívica Radical que denominaron «el Radicalismo en la Concertación».[4] [5] Allí se constituyó una mesa ejecutiva presidida por el vicepresidente de la Nación, Julio Cobos y los gobernadores de Río Negro, Miguel Saiz, y de Corrientes, Arturo Colombi, mientras que se designó secretario de Coordinación al exintendente de Neuquén, Horacio Quiroga.

Luego de un largo debate, confeccionaron un documento titulado: Documento base del debate y fijación del punto de partida para la recuperación y reconstrucción de la UCR. En el mismo hacen una reseña de la historia reciente de Argentina y manifiestan su apoyo a la gestión kirchnerista.

En este contexto, el Gobierno Nacional con fuerte determinación política, implementó un plan heterodoxo que, no sin grandes dificultades iniciales, logró los resultados económicos y sociales esperados. Si se analizan los principales indicadores macroeconómicos entre los años 2003 al 2007, puede apreciarse objetivamente la recuperación económica y social: el aumentó del superávit fiscal y comercial, el significativo aumento de las reservas, el crecimiento del PBI a una tasa anual promedio del 9%, el descenso del desempleo a tasas menores de un dígito, un aumento de la productividad laboral, y una importante recuperación salarial que incrementó el consumo de los hogares y determinó un mayor bienestar general.

También hablan de la Concertación Plural que integran junto a las demás fuerzas políticas que responden al oficialismo.

Por lo tanto, la Concertación no es una operación política de corto plazo destinada solamente a ganar una elección. La Concertación es básicamente la posibilidad de estructurar una coalición estable de fuerzas políticas que den garantía y sustentabilidad al proceso de transformación que llevan adelante los partidos progresistas, que requiere de mucha acumulación de poder político, pues de lo contrario sucumbirán frente a las acciones de intereses económicos globalizados que en muchos casos poseen más poder que los propios estados nacionales.

Además hacen un llamado a la Unión Cívica Radical para lograr un acuerdo político con el oficialismo que permita el establecimiento de políticas de estado. Para ellos los radicales K consideran indipensable que se levanten las intervenciones a los distritos y se anulen las suspensiones y expulsiones a dirigentes de este sector.

Crisis en la Concertación Plural[editar]

En julio de 2008, Cobos debió desempatar una votación legislativa sobre la ley que ratificaba las retenciones móviles, en su rol de presidente de la cámara de senadores.[6] A pesar de que el gobierno del cual forma parte apoyaba el proyecto de ley que contaba con media sanción de la cámara de diputados, Cobos votó en contra.[7]

Luego de esta decisión, la situación entre los radicales K y el justicialismo entró en un momento de tensión con los pedidos de renuncia a varios radicales K que trabajaban en el Gobierno nacional [8] y el enfriamente en la relación con el vicepresidente. El intendente de Pergamino, Héctor Cachi Gutiérrez declaró que «si se pretende que (el radicalismo K) sea furgón de cola, estamos afuera de la Concertación».[9] Dos meses después de la votación hubo una reunión con 37 intendentes radicales K de la provincia de Córdoba para reinstalar la concertación.[10]

Sin embargo, la Concertación Plural se vio claramente afectada por estos hechos y muchas figuras importantes del radicalismo k decidieron volver a su partido. Esto se agudizó tras las elecciones legislativas de 2009 en las que el oficialismo perdió en los principales distritos. Jorge Pascual, un legislador cercano al gobernador de Río Negro, Miguel Saiz dijo que de ahora en más «seguiremos la estrategia de la UCR nacional»,[11] marcando una distancia con el Gobierno nacional.

Reorganización[editar]

Tras la crisis de las elecciones de 2009, un parte de los radicales K decidieron continuar su alianza con el gobierno de Cristina Fernández. Organizados en el Partido de la Concertación - FORJA, presidido por Silvia Vázquez, hasta mediados de 2010 contaban con el apoyo de varios dirigentes notables de origen radical,[12] entre ellos el gobernador de la provincia de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, el secretario general de la Presidencia, Gustavo López y otros dirigentes. El mismo fue fundado primero como Partido de la Concertación, para luego agregar en 2010 el término FORJA, haciendo reflotar la denominación de un antiguo espacio político del radicalismo de los años 1950[13]

Después de las elecciones de octubre de 2011, varios Radicales K se mostraron arrepentidos de haber formado ese espacio político, volcándose nuevamente en la UCR opositora. Tal es el caso de Miguel Saiz, exgobernador de Río Negro, quien declarase: «Mi compromiso con la Concertación terminó en diciembre de 2011».[14]

Referencias[editar]

  1. a b «Los radicales K preparan su estrategia para la convención», artículo en el diario La Capital (de Rosario) del 21 de agosto de 2006.
  2. «Radicales K contra radicales L», artículo en el sitio web Cuatro Semanas, del 21 de agosto de 2006.
  3. «Los radicales K tras la estrategia de pelear la conducción del partido», artículo en el diario Página/12 (de Buenos Aires), del 26 de agosto de 2006.
  4. «Los radicales K se lanzaron para pelear por la conducción partidaria», artículo en el diario Clarín (de Buenos Aires), del 16 de marzo de 2008.
  5. «Radicales K fundan un nuevo espacio en la UCR», artículo en el diario Crítica de la Argentina, del 15 de marzo de 2008.
  6. Artículo 57 de la [[Constitución nacional (Argentina)|Constitución nacional.
  7. «No le he dicho mi voto ni a mi almohada», artículo en el diario Infobae (de Buenos Aires).
  8. «Echan a funcionarios de Cobos», artículo en el diario Crítica de la Argentina (de Buenos Aires), del 22 de julio de 2008.
  9. «Los radicales K y los K, cada día más lejos», artículo en el diario Crítica de la Argentina (de Buenos Aires), del 22 de julio de 2008.
  10. «Gestiones para reinstalar la alianza con el radicalismo K», artículo en el diario Clarín (de Buenos Aires), del 25 de septiembre de 2008.
  11. «Miguel Saiz, otro radical que le suelta la mano a los Kirchner», artículo en el diario Perfil (de Buenos Aires), del 13 de julio de 2009.
  12. «Noticias sobre el Partido de la Concertación», artículo en el sitio de noticias digital Chaco Interior. Consultado el 21 de septiembre de 2010.
  13. Se lanzó el partido de la Concertación Forja
  14. Nota a Miguel Saiz

Véase también[editar]