Poliangitis microscópica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se trata de una vasculitis necrosante que en general afecta a los capilares, así como a las arteriolas y las vénulas de un calibre más pequeño que los correspondientes a la panarteritis nudosa; pocas veces afecta a arterias de mayor tamaño. También recibe la denominación de vasculitis por himpersensibilidad o vasculitis leucocitoclástica. A diferencia de la panarteritis nudosa, todas las lesiones de la poliangitis micróscopica tienden a ser de la misma antigüedad en una persona concreta. El proceso puede afecta a la piel, las mucosas, los pulmones, el encéfalo, el corazón el tubo digestivo, los riñones y el músculo.

Patogenia[editar]

En algunos casos se ha atribuido a la respuesta de un anticuerpo frente a antígenos como fármacos, microorganismos o proteínas heterólogas o tumorales; este mecanismo puede desembocar en el depósito de inmunocomplejos o disparar respuestas inmunitarias secundarias, que resultan patógenas. Sin embargo, la mayoría de las lesiones son pauciinmunitarias (carecen de inmunocomplejos) y cada vez se apunta hacia los ANCA (Anticuerpos anticitoplasma de neutrófilos) y MPO (Myeloperoxidase) como origen casual. La atracción y activación de los neutrofilos en un hecho vascular determinado puede ser la responsable de las manifestaciones patológicas.

Morfología[editar]

La poliangitis microscópica se caracteriza por una necrosis fibrinoide segmentaría de la medida con lesiones necrosantes transparietales de distribución focal; no se observa inflamación. Estas alteraciones tiene un parecido estructural con la panarteritis nudosa, pero respetan específicamente las arterias de mediano y gran calibre, los infartos macroscopicos son infrecuentes. En algunas zonas, no se observa más que un infiltrado y una fragmentación de los neutrófilos, lo que da lugar al término vasculitis leucocitoclástica

Características clínicas[editar]

Según el hecho vascular afectado, las manifestaciones clínicas fundamentales son la hemoptisis, la hematuria y proteinuria, el dolor o la hemorragea intestinal y el dolor o la debilidad muscular. Excepto en los casos que se produzca una alteración renal o cerebral generalizada, la inmunodepresion con ciclofosfamida y corticoesteroides propicia una remisión y mejora sensiblemente la supervivencia a largo plazo.

Véase también[editar]

Bibliográfia[editar]

Patología estructural y funcional. Octava edición, Autores, Vinay Kumar - Abul Abbas - Jon Aster. Editorial, ELSEVIER ESPAÑA, S.L. ISBN 978-848066-660-6.