Pedro Blanco Soto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pedro Blanco Soto
Pedro Blanco Soto

26 de diciembre de 1828-1 de enero de 1829
Predecesor José Miguel de Velasco
Sucesor José Miguel de Velasco

Datos personales
Nacimiento 19 de octubre de 1795
Bandera de Bolivia Cochabamba, Bolivia
Fallecimiento 1 de enero de 1829 (33 años)
Bandera de Bolivia La Paz, Bolivia
Padres José Manuel Blanco
Vicenta Soto
Cónyuge Ana Ferrufino
(Cochabambina)
Profesión Militar
Ocupación político

Pedro Blanco Soto (Cochabamba, 19 de octubre de 1795 - Sucre, 1 de enero de 1829) fue un militar y político boliviano, quinto (5º) Presidente de Bolivia, cargo que ocupó por un período muy breve antes de ser asesinado por sus opositores. Fue también un oficial distinguido durante la guerra de independencia peruana

Biografía[editar]

Blanco, fue hijo de José Manuel Blanco y Vicenta Soto nació en la ciudad de Cochabamba, Bolivia el 19 de octubre de 1795, a los 17 años se enlistó en el ejército realista participando en la campaña contra los patriotas argentinos en su natal Alto Perú, prontamente destacó en la caballería formando parte del escuadrón Cazadores Montados, fue ascendido a teniente tras la batalla de Vilcapujio, y a capitán tras la de Viluma.[1]

Con el desembarco de la expedición libertadora de San Martín el escuadrón en que servía el capitán Blanco fue desplazado al Bajo Perú. Sería en la campaña de 1823 donde se distinguiría notablemente al punto de recibir una mención especial por su valor en el parte del general Gerónimo Valdés, dado que durante las escaramuzas previas a la Batalla de Torata el capitán Blanco al mando de solo 35 cazadores montados se había batido contra la vanguardia enemiga, matando con su espada a un oficial independentista y apeándose de su caballo en medio del fuego cruzado para recoger la espada y el sombrero de su competidor. Por esta distinguida acción le fue obsequiada de manos del mismo Valdés y en presencia de toda la división realista un hermoso sable que había sido tomado al comandante argentino Gregorio Aráoz de Lamadrid durante una escaramuza en el Alto Perú y que Valdez conservaba para premiar el primer razgo de extraordinario valor.[2]

Participación en el ejercito patriota[editar]

A pesar de su prometedora carrera en el ejército real, como muchos otros oficiales americanos desertó al bando independentista siendo que pocos días después militaba ya en el ejército patriota, combatiendo el resto de la campaña al ejército en el que hasta entonces había servido y en el que aun formaba un hermano suyo como ayudante de órdenes del brigadier Valdés,[3] incorporado al ejército peruano hizo la segunda campaña de intermedios al mando del general Andrés de Santa Cruz encontrándose en la batalla de Zepita por la que Santa Cruz fue nombrado mariscal, cuando el general Santa Cruz se replegó en derrota del Alto Perú dirigió una partida de soldados dispersos que se unieron al ejército del caudillo patriota José Miguel Lanza para combatir a sus órdenes en Alzuri contra las fuerzas del general Olañeta donde a pesar de su valor fueron derrotados por las mejor pertrechadas tropas realistas,[4] luego de esta acción retornó a Lima para unirse al ejército unido de Bolívar siendo nombrado comandante del tercer escuadrón de "Húsares del Perú" que por su brava participación en la Batalla de Junín, en la que el comandante Soto fue reconocido por su valor en el parte oficial, fueron renombrados por el libertador como "Húsares de Junín", y que hoy constituyen la guardia presidencial del Perú. Finalmente combatiría también en la decisiva Batalla de Ayacucho en la cual resulto gravemente herido al punto que creyendo segura su muerte dijo al general José de La Mar, jefe de su división, cuando fue a verle, lo siguiente: "General, muero, pero tengo la satisfacción de sellar con mi sangre la libertad de mi Patria".[5] Según las memorias del coronel Manuel Antonio López el comandante Soto estuvo entre los más de 50 oficiales, principalmente peruanos, que vísperas de la batalla final se reunieron en el campo de Ayacucho para saludar y despedirse de sus familiares y amigos que militan en el ejército real y en el que su hermano mandaba un cuerpo de la caballería española.[6]

Su herida fue debidamente atendida y una vez restablecido pasó al Alto Perú donde Bolívar, separando al Alto Perú del Bajo Perú, acababa de crear la República de Bolívar (actual Bolivia), con el rango de general Pedro Blanco Soto entró al servicio del ejército de su patria natal. El gobierno presidido por Antonio José de Sucre mantenía en el país una numerosa división colombiana lo que unido a un gobierno bolivariano creó el descontento en un sector de la población y el ejército boliviano. Las mismas tropas colombianas acabaron por sublevarse contra la autoridad de Sucre quien resulto herido al tratar de sofocar un motín en Chuquisaca. Bajo esta situación de conmoción interna se produjo la invasión del ejército peruano al mando de Agustín Gamarra cuyo objetivo era forzar la salida de las tropas colombianas de Bolivia dado que constituían una amenaza para el Perú que por su rechazo a la presidencia vitalicia de Boliviar y problemas limítrofes con la Gran Colombia se encontraba a puertas de una guerra con ese país.

La división que mandaba el general Blanco se pronunció a favor del ejército peruano, el 31 de mayo la que mandaba el general Braun le atacó en Potosí pero fue rechazada. El grueso del ejército boliviano al mando del general José María Pérez de Urdininea, fuertemente disminuido por la deserción de jefes y soldados al ejército de Gamarra, se retiró a Oruro sin presentar batalla. Seguidamente el ejército peruano ocupo las ciudades de La Paz y Oruro. Las fuerzas de Blanco se dirigieron a la ciudad de Sucre y luego a Ñuccho donde apresaron al presidente Antonio José de Sucre, si bien luego fue liberado por Gamarra.

El 6 de julio de 1828 se firmó el tratado de Piquiza. En el tratado se convino la salida de las tropas grancolombianas por el puerto de Arica, en transportes que proporcionaría el gobierno del Perú cuyas tropas se retiraron también en septiembre de ese año.

Presidente de Bolivia[editar]

Se estableció en el tratado de Piquiza, la convocatoria a una Asamblea Constituyente la misma que se reunió el 16 de diciembre y designó Presidente Provisional de Bolivia al general Pedro Blanco, quien tomo posesión del cargo el 26 de diciembre de 1828. Las medidas adoptadas por el nuevo gobierno no fueron del agrado de la cúpula militar boliviana encabezada por el coronel José Ballivián que 5 días después depuso a Blanco, quien con el brazo en cabestrillo fue trasladado prisionero al convento de la Recoleta donde sería asesinado por la guardia que lo custodiaba el 1 de enero de 1829.

El historiador español Mariano Torrente, en su obra dedicada a la guerra de independencia hispanoamericana, refiriéndose en uno de sus pasajes a la persona de Pedro Blanco Soto diría: "sensible es por cierto que un oficial tan recomendable hubiera sido sacrificado sucesivamente al furor de los mismos independientes, a cuyas filas se había pasado...".[7] pedro blanco intento sustituir algunos mandos militares opositores


Predecesor:
José Miguel de Velasco
Coat of arms of Bolivia.svg
Presidente de Bolivia
26 de diciembre de 1829 - 1 de enero de 1829
Sucesor:
José Miguel de Velasco

Referencias[editar]

  1. Medina Guerrero, "Bolivia y sus presidentes", pág. 58
  2. Mariano Torrente, "Historia de la Revolucion Hispano-Americana", pág. 372
  3. Memorias de García Camba citadas en "Biblioteca Ayacucho", Volumen 7, Número 2, editado por Rufino Blanco-Fombona, pág. 52
  4. véase el parte oficial del general Olañeta en "Colección de los principales partes y anuncios relativos á la campaña del Perú: desde 29 de enero de 1821. en que tomó el mando el señor La Serna hasta fin de marzo de 1824. Dispuesta por el Estado mayor general del Ejército", págs. 55 y 56
  5. Alberto Candia Almaraz, "Anécdotas y proclamas sublimes de la historia nacional", pág. 99
  6. Manuel Antonio López, "Recuerdos históricos del coronel Manuel Antonio López", pág. 154
  7. Mariano Torrente, "Historia de la Revolucion Hispano-Americana", pág. 372

Bibliografía[editar]