Torcal de Antequera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Torcal de Antequera
Rocas del Torcal
Rocas del Torcal
Situación
País Flag of Spain.svg España
División Flag of Andalucía.svg Andalucía
Subdivisión Flag Málaga Province.svg Málaga
Coordenadas 36°57′50″N 4°31′00″O / 36.96389, -4.51667Coordenadas: 36°57′50″N 4°31′00″O / 36.96389, -4.51667
Datos generales
Grado de protección Paraje Natural
Fecha de creación 18 de julio de 1989
Superficie 1.171 ha

El Torcal de Antequera es un Paraje Natural de 1.171 hectáreas, situado en el término municipal de Antequera, en la provincia de Málaga de la carretera A-45 en Andalucía (España) y se lo conoce por las caprichosas formas que los diversos agentes erosivos han ido modelando en sus rocas calizas, constituyendo un destacado ejemplo de paisaje kárstico. En el año 1929 se reconoce al área como el primer Espacio Natural Protegido Andaluz de interés Nacional, y en 1978 se le declara Parque de la reserva Natural. El 18 julio de 1978 la Junta de Andalucía, aprueba el Inventario de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía, y se establecen medidas adicionales para su protección.[1] La sierra goza de la declaración de Zona Especial para la Protección de las Aves, emitida por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía.

En 2013, el Torcal de Antequera fue elegido como segundo finalista de El Mejor Rincón 2013 de Guía Repsol.

Orígenes[editar]

Sus orígenes se remontan a la Era Secundaria o Mesozoica, más concretamente al período Jurásico. Por aquel entonces la zona constituía un alargado pasillo marítimo que comunicaba, desde el golfo de Cádiz hasta Alicante, los primitivos océano Atlántico y mar Mediterráneo. Durante la Orogenia Alpina, en la Era Terciaria o Cenozoica, se produjo el levantamiento de los sedimentos calizos depositados en el fondo de este brazo oceánico, dando lugar a sierras, cuyas cumbres adoptaron, con frecuencia, forma de «champiñón». El Torcal forma parte del arco calizo de las Sierras Subbéticas.

Características geológicas[editar]

El Torcal está constituido por rocas calizas de tres tipos: oolíticas, brechoides y clásticas. Todas ellas tuvieron su origen en el fondo marino durante el periodo Jurásico, hace entre 250 y 150 millones de años. Los sedimentos acumulados en el fondo del mar se agregaban mediante la acción cementadora de las sales y precipitados de la disolución marina. Luego estos sedimentos fueron levantados a más de 1.000 metros sobre el nivel del mar por fuerzas tectónicas. Más tarde, una serie de fracturas generaron grietas (diaclasas) y sistemas de fallas que se entrecortan en ángulo recto (orientación NW-SE y NE-SW); la erosión y hundimiento de dichas grietas ha producido lo que llamamos hoy día callejones o "corredores". A partir de este momento el conjunto queda sometido a un proceso de erosión característico, el modelado kárstico.

La gelifracción, o fractura de la roca por la acción de cuña que supone el agua que absorbe la roca y se hiela por la acción del frío, junto con la disolución diferencial de las distintas calizas por el efecto ácido del CO2 atmosférico presente en el agua de lluvia, han modelado multitud de formas en las rocas. Esta cuña de hielo ha esculpido singularidades rocosas, generando una completa colección de piezas naturales a las que se les pueden atribuir semejanzas con formas de la vida cotidiana: el «tornillo» (simbolizado en el logotipo del paraje), el «sombrerillo», el «adelantado», el «ataúd», los «prismáticos», el «cáliz», el «dado», etc. Además, la disolución de las rocas a nivel superficial da lugar a lo que se conoce como lenar o lapiaz, terrenos rocosos donde es difícil el tránsito a pie.

Formas subterráneas[editar]

Como todos los macizos calizos, el Torcal de Antequera, presenta una enorme riqueza en simas, cuevas y otras formas subterráneas de las cuales se han explorado hasta la fecha algo más de un centenar. Abundan las simas de carácter vertical que alcanzan hasta un máximo de 225 metros de profundidad (Sima de la Unión). Son además populares la Sima Azul (-115 metros), Sima de la Mujer (-90), la de Navazo Verde, sima Rasca, del Carnero. Otras de carácter horizontal son de gran importancia histórica como la Cueva del Toro y la de Marinaleda que albergan importantes yacimientos prehistóricos. La del Toro conserva evidencias estratigráficas de ocupación como hábitat desde los orígenes del Neolítico, hasta una Edad del cobre avanzada. En la de Marinaleda, por contra, parece más bien que se empleó como enterramiento secundario. El origen de todas estas cavidades se relaciona igualmente con procesos kásrticos de disolución y ensanche de las calizas, tanto aéreas como subterráneas, por la acción del agua de lluvia.

Instalaciones de los visitantes[editar]

El Torcal es accesible por carretera asfaltada desde el pueblo de Villanueva de la Concepción. Una pequeña tienda de regalos y centro de interpretación en la zona de aparcamiento es el punto de partida para un corto e impresionante paseo visual, existen tres rutas de senderismo con codificación por colores de 1.5 km, 2,5 kilómetros y de 4,5 km de longitud, que incluyen abundantes paisajes escénicos. Debido a las temperaturas extremas, la mayoría de las visitas se produce en primavera y otoño.

Bibliografía[editar]

Berrocal Pérez, J.A. y Wallace Moreno, L.; 2002: "Guía de las cuevas de Málaga" Biblioteca Popular Malagueña, 90. Ed. Diputación de Málaga. 279 pág. Málaga

Calaforra Chordi, J. M. y Berrocal Pérez, J.A.(editores)2008: "El karst de Andalucía. Geoespeleología,Bioespeleologia y Presencia Humana" Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. 245 pág. Sevilla.

Referencias[editar]

  1. http://www.juntadeandalucia.es/boja/boletines/1989/60/d/1.html%7C LEY 2/1989, de 18 de julio, por la que se aprueba el Inventario de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía, y se establecen medidas adicionales para su protección.

Enlaces externos[editar]