Karst

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Relieve kárstico en la cordillera Cantábrica. España.

Con el nombre de karst (procedente de Karst, nombre alemán de la región eslovena de Carso), relieve kárstico,[1] carst o carso se conoce a una forma de relieve originada por meteorización química de determinadas rocas, como la caliza, dolomía, yeso, etc., compuestas por minerales solubles en agua.

Etimología[editar]

La palabra «karst» proviene de Carso/Kras, región italo-eslovena de mesetas calcáreas de una configuración característica. El nombre fue germanizado en «Karst», cuando el país estuvo incorporado al Imperio austrohúngaro.

El concepto de karst fue introducido en 1893 por el geógrafo serbio, especializado en geomorfología, Jovan Cvijić en su libro Das Karstphänomen.

Según la Real Academia Española se utiliza el adjetivo kárstico[1] para referirse al relieve que nos atañe, aunque se acepta también la forma cárstico.[2]

Karstificación[editar]

El relieve de estas zonas está condicionado principalmente por la disolución de las rocas; es lo que se llama «karstificación». Las reacciones químicas responsables de la disolución de los carbonatos son las siguientes:

CO2 + H2O ↔ H2CO3
H2CO3 + H2O → H3O+ + HCO3-
  • Ataque ácido de carbonatos ("calcáreos"):
H3O+ + CaCO3 ↔ Ca2+ + HCO3- + H2O
  • Ecuación de balance:
CO2 + H2O + CaCO3 ↔ Ca2+ + 2 HCO3-

Se observa que el contenido de hidrogenocarbonato, un átomo de carbono proviene de la matriz de calcárea y el otro proviene del dióxido de carbono (principalmente de origen biogénico ya que la concentración de este último en el suelo es mucho mayor que en la atmósfera). Estas dos fuentes también son diferenciables por sus niveles de isótopos de carbono (segregación de carbono 13 en los seres vivos).

La disolución y por lo tanto la formación del relieve kárstico, se ve favorecida por:

  • La abundancia de agua;
  • La concentración de CO2 en el agua (que aumenta con la presión);
  • La baja temperatura del agua (cuanto más fría este el agua, más cargada estará de CO2);
  • Los seres vivos (que emiten CO2 en el suelo por la respiración, lo que aumenta considerablemente su contenido);
  • La naturaleza de la roca (fracturaciones, composición de los carbonatos, etc.);
  • El tiempo de contacto agua-roca.

Una región fría, húmeda y calcárea, por tanto, es más propensa a desarrollar un relieve kárstico. Sin embargo, se encuentre este relieve en todo el globo, tanto en regiones cálidas como húmedas.

Proceso de erosión kárstica[editar]

El agua se acumula en las líneas de debilidad de la roca caliza y disuelve el carbonato cálcico.
El Torcal (Antequera).

Un karst se produce por disolución indirecta del carbonato cálcico de las rocas calizas debido a la acción de aguas ligeramente ácidas. El agua se acidifica cuando se enriquece en dióxido de carbono, por ejemplo cuando atraviesa un suelo, y reacciona con el carbonato, formando bicarbonato, que es soluble. Hay otro tipo de rocas, las evaporitas, como por ejemplo el yeso, que se disuelven sin necesidad de aguas ácidas. Las aguas superficiales y subterráneas van disolviendo la roca y creando galerías y cuevas que, por hundimiento parcial, forman dolinas y, por hundimiento total, forman cañones.

Existen otras muchas formas kársticas, según si estas formas se producen en superficie o por el contrario son geomorfológicas que aparecen en cavidades subterráneas. En el primer caso se denominan exokársticas:

  • Lapiaces o lenares, son surcos o cavidades separados por tabiques más o menos agudos. Los surcos se forman por las aguas de escorrentía sobre las vertientes o sobre superficies llanas con fisuras.
  • Poljés son depresiones alargadas de fondo horizontal enmarcadas por vertientes abruptas. Están recorridos total o parcialmente por corrientes de agua, que desaparecen súbitamente por sumideros o pozos y continúan circulando subterráneamente.
  • Dolinas o torcas son grandes depresiones formadas en los lugares donde el agua se estanca. Pueden tener formas diversas y unirse con otras vecinas, formando uvalas.
  • Gargantas son valles estrechos y profundos, causados por los ríos.
  • Cuevas se forman al infiltrarse el agua. Suelen formarse estalactitas a partir del agua, rica en carbonato cálcico, que gotea del techo, y estalagmitas a partir del agua depositada en el suelo.
  • Simas son aberturas estrechas que comunican la superficie con las galerías subterráneas.
  • Ponors son aperturas de tipo de portal donde una corriente superficial o lago fluye total o parcialmente hacia un sistema de agua subterránea.

En el segundo caso se llaman endokársticas: (simas, sumideros, sifones, foibas, etc.).

Formación de estalactitas y estalagmitas[editar]

Cuando el agua, cargada de gas y piedra caliza disuelta en forma de bicarbonato cálcico, llega a una cavidad más grande que las fisuras por las que ha pasado (fisuras y diaclasas causadas por los movimientos tectónicos o por la crioclastia en superficie, por ejemplo), puede evaporarse lentamente y las sales disueltas en el agua llegan a cristalizarse en determinadas circunstancias, por ejemplo, al gotear desde el techo de una cueva hacia el suelo, formando estalactitas en el techo, estalagmitas en el suelo, columnas cuando estas dos formas llegan a unirse o, si se estanca en una cavidad, se pueden formar geodas.

Zonas del aparato kárstico[editar]

  • Zona de absorción: zona superficial por donde penetra el agua;
  • Zona vadosa: el agua circula verticalmente;
  • Zona freática: zona profunda donde circula permanentemente el agua;
  • Zona epifreática: situada entre la vadosa y la freática, sufre inundaciones periódicas.

Relieve kárstico en España[editar]

Formación de rocas en ambiente kárstico: edificio tobáceo (actualmente inactivo, lo que permite ver su estructura interna) en la Peña de Arias Montano (Alajar, Huelva).

En España este tipo de relieve está ampliamente representado en la denominada España caliza. Ejemplos de paisajes kársticos sobre calizas en la península Ibérica son el Torcal de Antequera (Málaga), Cerro del Hierro (Sevilla), la Sierra de Grazalema (Cádiz) o el Monasterio de Piedra en Zaragoza así como la Ciudad Encantada en Cuenca, el Macizo de Larra en Navarra y el Valle del Rudrón (Burgos).

Ejemplos de modelado kárstico sobre yesos existen en el valle del Ebro, en Sorbas (Almería) o el Parque Natural de los Calares del Río Mundo y de la Sima en la provincia de Albacete.

Relieve kárstico fuera de España[editar]

Este relieve puede apreciarse también en las grutas de Cacahuamilpa, en el estado de Guerrero en México.

El colapso de sistemas kársticos puede dar lugar a paisajes kársticos muy característicos, abundantes en la región de Pinar del Río de Cuba (llamados mogotes) o en la región kárstica del sur de China. Estos mogotes son pequeñas montañas muy escarpadas que restan de la topografía anterior a la erosión kárstica.

Cuando el agua superficial erosiona las rocas situadas por encima de las aguas subterráneas, puede provocar el hundimiento del techo de la gruta y dejarla al descubierto. Estas formaciones son características de la península de Yucatán y reciben el nombre de cenotes.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b [1] Entrada en el DRAE con el término kárstico
  2. [2] Entrada en el DRAE con el término cárstico

Enlaces externos[editar]