Paladín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Roldán, líder de los paladines.

Paladín era cada uno de los doce legendarios guardianes de Carlomagno en los cantares de gesta de la denominada "materia de Francia" o ciclo carolingio. Su base histórica son los servidores del officium palatinum de la corte merovingia del siglo VIII y acontecimientos como la batalla de Roncesvalles y el enfrentamiento de los carolingios con los omeyas de Al-Ándalus en la Marca Hispánica. A partir de su figura legendaria se creó la institución aristocrática de los Doce Pares de Francia.

Etimología[editar]

La palabra proviene del latin palatinus ("oficial del palacio"). El palacio en cuestión es la corte carolingia. La forma original en francés es palaisin.

Versiones de la leyenda de los paladines[editar]

Los nombres de los doce paladines varían de romance a romance, y a veces se cuentan más de doce paladines. Todas las historias hablan de paladines con los nombres Roland (castellanizado Roldán) y Olivier u Oliver. Otros recurren a personajes como el Arzobispo Turpín, Ogier de Dane, Huon de Burdeos, Fierabrás, Renaud de Montauban y Ganelón.

Las historias de los paladines de Carlomagno rivalizaron en popularidad con el ciclo artúrico de las historias del rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda.

Ludovico Ariosto y Torquato Tasso, utilizaron en sus poemas épicos las hazañas de los paladines; y lo propio hizo Miguel de Cervantes en Don Quijote de la Mancha.

En lengua castellana hubo varias obras literarias que específicamente desarrollaban la leyenda de los paladines: en el siglo XVI apareció La historia del emperador Carlomagno y de los doce pares de Francia; en el siglo XVII, el poema épico El Bernardo, escrito en el Virreinato de la Nueva España, (hoy México), por Bernardo de Balbuena y publicado en las prensas de Diego Flamenco en Madrid en 1624.

Los doce paladines de Carlomagno, tal como aparecen en el Cantar de Roldán son:

Los italianos Ariosto y Tasso nombraron a otros paladines:

Evolución lingüística[editar]

El término paladín, actualmente, se utiliza para referirse (principalmente en la ficción) a una persona que asume la tarea de conservar o proteger algo.

El uso más habitual es en la expresión "Paladín de la justicia", para referirse a alguien que se dedica a lograr que se cumplan las leyes.

Paladines en la cultura popular actual[editar]

En el siglo XX, el conocido juego de rol Dungeons & Dragons ofrece una clase de personaje llamada paladín, inspirada por las historias de Carlomagno.[1] Muchos juegos de rol y videojuegos han seguido sus pasos y también disponen de una clase jugable de paladín, que en general es visto como un caballero sagrado con facultades de lucha cuerpo a cuerpo y capacidades curativas, defensa y represión de seres demoniacos. Algunas de las cualidades que se suelen asignar a los paladines son el heroísmo y la inflexibilidad en el cumplimiento de la ley y de las promesas.

En el mismo estilo, algunos juegos de cartas coleccionables disponen de cartas de Paladín. En el caso de Magic: el encuentro, existen varias.[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. DeVarque, Aardy. «Literary Sources of D&D». Archivado desde el original el 2005-02-19. Consultado el 23-02-2007.
  2. «[paladin Wizards of the Coast Gatherer]». Consultado el 26-09-2009. Búsqueda de "Paladín"