Dinastía merovingia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La dinastía merovingia fue una familia de estirpe germánica que gobernó la actual Francia, Bélgica, una parte de Alemania y de Suiza entre los siglos V y VIII. Eran descendientes de Meroveo, jefe militar franco, fundador de la dinastía. El primer representante histórico de la dinastía merovingia, Childerico I, hijo de Meroveo, dominó la antigua provincia romana de Belgica Segunda que comprendía los territorios de Ciuitas Remorum, Ciuitas Suessionum, Ciuitas Veromanduorum, Ciuitas Atrebatium, Ciuitas Silvanectum, Ciuitas Bellovacorum, Ciuitas Ambianensium, también conocida como Ambianorum, Ciuitas Morinorum, Ciuitas Camaracensium, antigua C. Nerviorum, Ciuitas Catalaunorum y Ciuitas Bononensium.

Introducción[editar]

Pero fue Clodoveo I (481511) nieto de Meroveo, quien por sus campañas militares agrandó verdaderamente el reino de los francos (Regnum Francorum) al este en Alemania y al sur-oeste en Aquitania, dominada hasta entonces por los visigodos. Esta expansión fue posible después de su conversión y bautismo hacia el 496 y gracias al apoyo de la aristocracia galorromana y la Iglesia occidental. Instaló la capital en París en 507.

A su muerte el reino franco fue dividido entre sus hijos según la costumbre de los merovingios: Clotario I, rey de Soissons (511–561), de Reims (555–561) y de los francos (558–561), Childeberto I, rey de París (511–558), Clodomiro, rey de Orleans (511–524) y Teodorico I, rey de Reims (511–534).

Otro monarca destacado de la dinastía fue Dagoberto I (629–639) que, después de muchos años de división territorial, volvió a unir los reinos francos bajo su gobierno. Después de Dagoberto I, el poder de los merovingios se fue disgregando y, a medida que pasaba el tiempo, los Mayordomos de palacio acabaron siendo los verdaderos dirigentes del reino franco. Los mayordomos de palacio Carlos Martel y su hijo Pipino el Breve, fundador de la dinastía Carolingia, acabaron con el poder de los monarcas merovingios y Pipino destronó al último rey merovingio, Childerico III, para proclamarse rey de los francos. La dinastía merovingia fue sustituida entonces por la dinastía Carolingia.

Reyes merovingios[editar]

Arte merovingio[editar]

Fue desarrollando un arte propio en la actual Francia, un arte prerrománico que se caracterizó por el uso de la piedra y el ladrillo (en arquitectura) con construcciones sencillas. El arte característico de este período es la orfebrería. También desarrollaron la pintura mural sobre frescos y las miniaturas. Se conservan muy pocos vestigios y muestras de arte merovingio.

Literatura popular[editar]

En algunas novelas y ensayos de esoterismo se ha postulado que los merovingios son descendientes de una supuesta relación entre Jesús de Nazaret y María Magdalena, quienes habrían tenido una hija, Sara o Sara la Negra, que migró desde Judea al sur de Francia, desde donde se habría desarrollado un linaje cuya estirpe llegó al poder del reino franco con los merovingios.

Entre estas obras destacan el best seller esotérico Sangre santa, Santo grial, escrito por Michael Baigent, Richard Leigh y Henry Lincoln, sobre todo, por la novela esotérica de Dan Brown, El código Da Vinci. También el eminente medievalista Umberto Eco menciona esta teoría con el fin de ridiculizarla, por pseudo-científica, en su novela El péndulo de Foucault.

Por otra parte, a nivel de estudios genéticos en el año 2006, el programa televisivo Buscando la verdad (Digging for the Truth) del canal The History Channel realizó un análisis genético de Aragunde (Arnegonda), quinta esposa del rey de linaje merovingio Clotario I. El resultado del análisis concluyó que el ADN de Aragunde «no tenía los marcadores que podrían esperarse de la población de Medio Oriente; en cambio, su ADN mostraba que provenía de Europa».[1]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]