Materia de Francia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La materia de Francia, según el poeta medieval Jean Bodel, es el conjunto de leyendas que constituyen las canciones de gesta en la literatura francesa en la Edad Media. Se opone así a la materia de Bretaña, historia legendaria de las islas Británicas, y a la materia de Roma, interpretación de los poetas medievales de la mitología griega y de la historia de la Antigüedad clásica. Es en la canción de Saisnes donde podemos leer:

Ne sont que iij matières à nul homme atandant,

De France et de Bretaigne, et de Rome la grant.

Hay tres ciclos literarios que nadie debería ignorar:

la materia de Francia, de Bretaña, y de Roma la grande.

Y continúa caracterizando a cada una: «Estas tres materias no se parecen: ¡los cuentos de Bretaña son tan irreales y seductores! Mientras que los de Roma son cultos y llenos de significado y los de Francia ven su autenticidad confirmada día a día».

Entre los personajes centrales de la materia de Francia se encuentra Carlomagno y sus paladines, en especial Roldán, héroe de la Canción de Roldán, y Olivier, guerrero en frecuente conflicto con el campeón musulmán Fierabrás. En sus orígenes, la materia de Francia incluía relatos de guerras y de proezas militares, y se basaba en los combates entre francos y sarracenos (o moros) en tiempos de Carlos Martel y del propio Carlomagno. La Canción de Roldán por ejemplo, relata la batalla de Roncesvalles en la época en que Carlomagno acababa de expulsar a los musulmanes de la Francia meridional. A lo largo del tiempo en que el género fue cultivado, los elementos fantásticos y mágicos fueron poco a poco adquiriendo importancia en las obras. Brujos y magos representan personajes negativos, mientras que los héroes suelen verse ayudados por el poder mágico de las reliquias.

Tras la época de las canciones de gesta, los temas de la materia de Francia aparecen en otras manifestaciones literarias. Uno de los ejemplos más conocidos es el de las epopeyas italianas de Ludovico Ariosto, Torquato Tasso y otros autores menores: el relato de Orlando furioso imita directamente los cantares de gesta. El mismo tema sería imitado más tarde en inglés por Edmund Spenser. En lengua castellana, la obra más importante en que aparece Roldán/Orlando es el poema épico El Bernardo, escrito en el Virreinato de la Nueva España (hoy México), por Bernardo de Balbuena y publicado en las prensas de Diego Flamenco en Madrid en 1624.

Otros relatos de la materia de Francia se encuentran igualmente en nórdico antiguo, lengua en que se escribió en Noruega en el siglo XIII la Saga de Carlomagno (Karlamagnús saga).