Movimiento Patriótico Revolucionario Quebracho

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Insignia oficial del MPR Quebracho
Bandera y militantes de la agrupación en acto a cuatro años del cacerolazo.

.

El MPR QUEBRACHO nació formalmente en Argentina el 31 de agosto de 1996, a partir de un acuerdo entre diversas organizaciones populares -de diversas tendencias ideológicas que van desde el peronismo de izquierda hasta el marxismo- que deciden unirse en una sola.Con anterioridad, la referencia política “Quebracho” era conocida por la sociedad a partir del accionar del Movimiento Popular de Unidad-Quebracho, nacido en 1993, con fuerte presencia en el frente estudiantil en las localidades de La Plata, Córdoba y Misiones.

En palabras de Fernando Esteche, secretario político del Movimiento: "El MPR Quebracho es el encuentro de un grupo de organizaciones políticas en las que participaban compañeros que habían militado en Montoneros y en el PRT - ERP durante los años ´70, compañeros que habían participado en corrientes trotskistas o marxistas leninistas no armadas y aquellos que hacia fines de los ´80 y principios de los ´90 habían empezado a participar en política (...)".

Actualmente, Esteche y Raúl "Boli" Lescano -también Secretario político- se encuentran presos con condena firme por el delito común de daño.

Quebracho se organiza en frentes de masa: trabajadores, desocupado, estudiantil y antirrepresivo.


Ideología[editar]

Según sus propias palabras, Quebracho prefiere no definirse en una ideología en particular, sino más bien a través de un conjunto de tendencias y corrientes políticas que abarcan desde la izquierda revolucionaria hasta el nacionalismo revolucionario. Ellos mismos definen todo este conglomerado de tendencias ideológicas como: 'Patriotismo Revolucionario'.

«Somos patriotas revolucionarios....El concepto de Patria es más amplio que el concepto de Nación, es superior a él. Latinoamérica es un ejemplo de ello. Las diferentes naciones que la componen son el resultado de la división imperialista de una sola Patria, aquella por la que lucharon los grandes libertadores como San Martín y Bolívar, la misma por la que dieron su vida en combate José Martí y el Che Guevara. Pero darle al concepto del patriotismo su debida jerarquía no significa menospreciar lo nacional. En primer lugar somos patriotas y nuestra lucha está concebida en el marco de la lucha libertadora latinoamericana, pero dentro de esta lucha lo nacional tiene un lugar prominente e imprescindible.»

Entre sus materiales de lectura figura escritos de Marx, Lenin, Che Guevara, Fidel Castro, J.J. Hernández Arregui, John William Cooke, Rodolfo Walsh, Mario Roberto Santucho, Simón Bolívar, Mariano Moreno, etc.

Historia del movimiento Años 1993-99[editar]

Entre los hechos donde Quebracho ha tenido una destacada participación, cronológicamente pueden mencionarse la recuperación y el bautismo de la Casa de la Resistencia Nacional Diana Esmeralda Teruggi en noviembre de 1993. Dicha casa es una vivienda ubicada en La Plata, que permaneció intacta desde el 24 de noviembre de 1976, donde murieron en combate 7 militantes de la organización Montoneros (Ver: "Eran chicos que estaban armados: Usos y memorias de la Casa de 30 Florencia Espinosa", tesis de grado de la UNLP de Espinosa Florencia - http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/tesis/te.869/te.869.pdf).

En sitio web (Ver: enlaces externos), la organización da cuenta de las actividades políticas en las que participaron desde 1994.

El 2 de marzo de 1994 protagonizó junto a Norma Plá (referente de los reclamos de jubilados durante el gobierno de Carlos Sául Menem) la marcha número 100 de los jubilados en la Plaza de Mayo que terminó siendo reprimida por la Policía Federal y que le valió a sus militantes las primeras persecuciones judiciales (http://www.eldia.com.ar/ediciones/20030319/elpais5.asp)

En marzo de 1995 participó junto a Hebe de Bonafini y las Madres de Plaza de Mayo en el señalamiento de uno de los mayores centros clandestinos de detención existente durante la última dictadura militar: la ESMA (Escuela Superior de Mecánica de la Armada) por la cual se calcula que pasaron más de 5.000 detenidos - desaparecidos.[cita requerida]

Ese mismo año los frentes estudiantiles de la organización participaron el 31 de mayo del Abrazo al Congreso y la toma de facultades que hizo fracasar el primer intento de sanción de la Ley de Educación Superior (LES). Entonces también fueron acusados por "incitación a la violencia" (http://www.infobae.com/2003/03/17/49404-juicio-activistas-quebracho-hoy-se-conocera-la-sentencia).

También la organización estuvo presente en varias de las primeras puebladas que se iban produciendo en el interior de la Argentina, como el Ushuaiazo, de abril de 1995, o las manifestaciones populares de Córdoba que terminaron con la renuncia del Gobernador Angeloz en junio de ese mismo año, lo cual alcanzó repercusión internacional (http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-361093).

En 1996 inaugura la reivindicación a de Mario Roberto Santucho, dirigente del Partido Revolucionario de los Trabajadores y de la organización guerrillera Ejercito Revolucionario del Pueblo, en el mismo lugar de Villa Martelli (Barrio del Gran Buenos Aires), donde fuera abatido el 19 de julio de 1976.[cita requerida]

En 1997 llevó adelante una campaña de repudio a la película Evita de Andrew Lloyd Weber, protagonizada por Madonna que la organización consideraba "ofensiva y sin un tratamiento histórico serio".

En octubre de ese mismo año participó, junto a otras organizaciones políticas, de los hechos de repudio a la visita del presidente norteamericano de aquel entonces Bill Clinton (http://www.lanacion.com.ar/997493-una-mirada-detallada-a-la-visita-que-hizo-a-la-argentina-en-1997)

También en marzo de 1999 repudió activamente la visita a la Argentina del Príncipe Carlos de Inglaterra, recibido por el entonces presidente Carlos Menem (http://www.lanacion.com.ar/130874-el-principe-carlos-en-la-argentina)


Años 2000-13[editar]

En junio de 2000 fue parte de la movilización popular que hostigó la sede de Repsol YPF en Neuquén, cuando se prorrogó por diez años más el contrato de concesión del hidrocarburo (http://infoleg.mecon.gov.ar/infolegInternet/anexos/65000-69999/65589/norma.htm)

En el año 2001 nace el movimiento piquetero CTD Aníbal Verón, en el cual el MPR Quebracho aportó decididamente a su construcción constituyéndose así en el Frente Territorial del movimiento.(Ver: Corsiglia, Lucía (2010); Pensar el piquete detrás de la capucha- Citado al pie)

El 19 y 20 de diciembre de 2001 la militancia del MPR Quebracho y la CTD Aníbal Verón participaron de los hechos de protesta ocurridos en Buenos Aires y uno de los muertos en la ocasión fue Carlos "Petete" Almirón, militante de la CTD Aníbal Verón.

El 6 de febrero de 2002, en un corte de ruta en el Jaguel (Barrio del Gran Buenos Aires) cae asesinado por las balas de un puntero del PJ (Partido Justicialista) Javier Barrionuevo, militante de la CTD Aníbal Verón (http://argentina.indymedia.org/news/2014/02/854968.php)

El 26 de junio de 2002 se produce la Masacre del Puente Pueyrredón, donde son asesinados Darío Santillán y Maximiliano Kosteki. Ese día el MPR Quebracho y la CTD Aníbal Verón estuvieron presentes en el Puente, junto a sus frentes estudiantiles, el M - 31 y la FULP (Federación Universitaria de La Plata) conducida en ese entonces por el M - 31.

Durante el año 2004 la organización llevó adelante varias acciones como la inhibición del City Bank en febrero y las ocupaciones simultáneas del Bank Boston y del City Bank en marzo de ese mismo año en repudio al pago de la deuda externa. Pero la acción más relevante fue la ocupación en junio de la Plaza de Armas del Edificio Libertador (Sede del Ejército, del Estado Mayor Conjunto y del Ministerio de Defensa) en repudio al envío de tropas argentinas a la invasión de Haití. En conjunto con otras organizaciones populares protagonizó la manifestación de repudio a la presencia del titular del FMI, Rodrigo de Rato, en la Plaza de Mayo frente al Ministerio de Economía, el 31 de agosto. Esa movilización terminó con más de 100 detenidos.

En abril de 2001, Diego Quinteros y Carlos Bértola fueron apresados dando lugar a la creación de la Comisión de Solidaridad por la Libertad de Diego y Carlos (posteriormente esta comisión se transformó en la Coordinadora por la Libertad de los Presos Político, Frente Antirrepresivo del MPR Quebracho). El juicio oral y público de estos militantes se inició en el mes de octubre de 2002, pero con la solidaridad de diversos sectores políticos y sociales salieron de la Cárcel de Ezeiza el 13 de agosto de 2003.

En febrero de 2003 se inició el juicio a los militantes de Quebracho Fernando Esteche, Leonardo del Grosso, Guillermo Caviasca y Carlos Franca. Con el accionar de la Coordinadora por la Libertad de los Presos Políticos sumada la solidaridad de un amplio espectro de organizaciones sociales y políticas, numerosas organizaciones de DDHH, las Madres de Plaza de Mayo y personalidades populares como León Gieco, la mayoría de los militantes fueron absueltos de los cargos.

Bajo la consigna de "Patria o saqueo", encabezaron la construcción de un Programa Nacional en defensa de la soberanía. En ese marco, realizaron repudios a la entrega de bienes comunes (recursos naturales) entre los que se destacaron "escraches" a Repsol (empresa a cargo de YPF, hidracarburos nacionales); y señalamientos y actos de boicot contra capitales ingleses en repudio del coloniaje sobre las Islas Malvinas - y en respaldo de la denominada Ley Gaucho Rivero-, por ejemplo contra los laboratorios Glaxo, la banca HSBC y la Cámara de Comercio Argentino-Británica. En el año 2013, realizaron actos de repudio contra el acuerdo de YPF con la petrolera estadounidense Chevron.

En 2007, a raíz del asesinato del maestro neuquino Carlos Fuentealba el MPR Quebracho realizó un escrache al local de campaña de Jorge Sobisch (ubicado en la Capital Federal), en aquel entonces Gobernador de la Provincia de Neuquén y sindicado como el responsable político e intelectual del asesinato del maestro. Por dicha acción Fernando Esteche y Raul Lescano - miembros de la Dirección Nacional del Movimiento- se encuentran detenidos en el penal de Ezeiza condenados por cargos políticos. Sus condenas alcanzan los 3 años y 8 meses de prisión. Asimismo Fernando Esteche se encuentra también procesado por el escrache al titular del FMI en 2004 y por una movilización a la Embajada de Irán en el 2006.

También militantes de Quebracho participan desde su fundación de la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC), un espacio de intercambio, discusión y acción conformado por asambleas, grupos de vecinos autoconvocados, organizaciones autónomas no partidarias ni vinculadas al aparato estatal y ciudadanos en general reunidos en defensa de los bienes comunes, la salud y la autodeterminación de los pueblos, seriamente amenazados por el saqueo y la contaminación que el avance de diferentes emprendimientos económicos van dejando o pretenden dejar a su paso y que actualmente es un espacio de referencia en la lucha contra la megamineria contaminante.

En la lucha por la unión de los pueblos del continente americano, Quebracho participó en el arribo a Argentina de los presidentes del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales (en el 2009); de los presidentes de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez (en el 2011) y Nicolás Maduro (en el 2013); y del mandatario de Ecuador, Rafael Correa (en el 2012).

Según Jorge Beinstein (Doctor de Estado en Ciencias Económicas, Universidad de Franche Comté – Besançon, Francia. Actualmente es profesor titular de las cátedras libres "Globalización y Crisis" en las universidades de Buenos Aires y Córdoba (Argentina) y de La Habana (Cuba), y Director del Centro de Prospectiva y Gestión de Sistemas -Cepros):

«Durante toda su existencia esta organización ha mantenido una linea de conducta sin contradicción con su discurso, hecho raro en la vida política argentina, donde lo contrario ha devenido monstruosamente normal. Esta firmeza moral ha despertado una virulenta hostilidad por parte del conjunto del establishment, concretada en una suerte de demonización permanente heredera de otras demonizaciones: la que desplego la vieja oligarquía argentina antes de la Segunda Guerra Mundial contra anarquistas y comunistas, la instalada por los militares en 1976 contra los "subversivos", reinstalada de manera más sutil (taimada) por los demócratas coloniales después de 1983 bajo el aspecto de la Teoría de los Dos Demonios. Algunos se apresuraron a demonizar a Quebracho considerandolo un remanente anacrónico de la desaparecida subversión setentista. De haber sido asi seguramente sus militantes habrían terminado vegetando en los circuitos testimoniales, en algunas asociaciones defensoras de los DDHH (del pasado). Pero no fue así, se trató de un hecho nuevo, que hundiendo sus raíces en rebeldías anteriores expresaba fenómenos contraculturales emergentes: broncas populares, rebeldías, rechazos más o menos significativos que se fueron extendiendo, multiplicando hasta llegar a la insurrección de 2001.»


“Presos políticos”. Condena y cárcel contra Esteche y Lescano[editar]

Asesinato de Fuentealba, repudio y persecución[editar]

En abril del 2007, por orden del gobernador de la provincia de Neuquén, Jorge Sobisch, se reprimió una protesta de docentes. Frente a ello, los maestros decidieron salir a cortar la ruta, en reclamo de mejoras salariales. Fueron desalojados por las fuerzas de seguridad y fusilaron al docente Carlos Fuentealba.

De inmediato, se lanzaron protestas en todo el país, entre ellas, en pleno feriado de Semana Santa, con una ciudad vacía, un grupo de organizaciones populares, entre ellas el M.P.R. Quebracho, marcharon a la Casa de la Provincia de Neuquén en la Ciudad de Buenos Aires. Como las fuerzas de seguridad lo impidieron, se dirigieron hacia una sede del partido político del por entonces candidato a presidente, Jorge Sobisch, a pocas cuadras de allí, donde se realizó un “escrache”, rompieron el acceso al local y causaron destrozos en su interior.

La policía hizo 13 detenciones en el lugar y otras 3 en el local político de Quebracho. 9 de ellos permanecieron detenidos 15 días, otros 2 permanecieron dos meses detenidos y Fernando Esteche y Raúl Lescano, seis meses, recuperando su libertad tras una intensa huelga de hambre de 43 días.

Juicio y condena contra Esteche y Lescano[editar]

En el 2010, luego de un juicio, 8 integrantes de Quebracho fueron condenados por el delito común de daño: 6 recibieron condenas a 3 años de prisión en suspenso.

Lescano fue condenado a 3 años y 6 meses de prisión y Esteche fue condenado a 3 años y 8 meses de prisión por la “autoría intelectual”. Fernando Esteche es docente universitario y Raúl Lescano inició su militancia política en la década del 70 en los movimientos revolucionarios de la época – camino en el que en diversas ocasiones fue preso político-.

La condena fue apelada, llegando hasta al Corte Suprema de Justicia Argentina, quienes ratificaron lo resuelto por el Tribunal que los condenó.

Detención y apoyo popular[editar]

El martes 3 de diciembre de 2013 Fernando Esteche y Raúl “Boli” Lescano fueron detenidos y encarcelados, luego de casi 7 años de pelear por la libertad “pasando por el aislamiento político, la cárcel y la huelga de hambre en 2007, el juicio fugaz de 2010, la apelación denegada en Casación, y el pedido de Recurso de Queja a Corte Suprema de Justicia en diciembre de 2012”, indicaron desde el Movimiento.

Hacia fines de 2013 desde Quebracho presionaron con diversas actividades callejeras y dentro del propio edificio de Tribunales de Lavalle donde funciona la Corte Suprema de Justicia, para que ese máximo tribunal resolviese el pedido de queja presentado 12 meses antes, donde solicitaban revisar las condenas contra Esteche y Lescano, por considera que “jugaban con su libertad”. Luego de que el Tribunal Oral Federal N° 3 dictó la detención de los secretarios políticos de la organización, en la ciudad argentina de La Plata -a 55 kilómetros de Capital Federal- se consolidó un escenario de unidad popular en repudio de las condenas contra los militantes de Quebracho. El amplio abanico político que acompañó a los dirigentes expresó una contundente solidaridad, y dio cuenta de la ineficacia de los amedrentamientos de la corporación judicial.

Mientras tanto, Raúl “Boli” Lescano estaba internado en una clínica de la localidad bonaerense de Ensenada, a la espera de una intervención quirúrgica por un cuadro de salud, de estado reservado. Luego, fue trasladado junto con Esteche al Penal de Ezeiza, en donde cumplen actualmente la condena de casi cuatro años.

“La detención se hizo efectiva, porque no nos escapamos, no nos clandestinizaremos. Porque Esteche y Lescano son dirigentes populares públicos, dirigentes e integrantes de una organización legal, reconocidos por su militancia histórica. Por eso, una masiva movilización manifestó su repudio ferviente al accionar de la justicia argentina que condena la militancia popular a la vez que otorga impunidad para otros, los poderosos, como el ex gobernador de Neuquén Jorge Sobisch”, indicaron en el libro que narra el proceso de persecución y condena.

Campaña por el indulto[editar]

Seguido a la detención, desde Quebracho iniciaron la Campaña por el Indulto, en alusión al recurso que presentarán ante la líder del Ejecutivo Nacional, Cristina Fernández, para que efectivice la extinción de la responsabilidad penal a los presos políticos. En ese marco, desplegaron junto con decenas de organizaciones populares actividades políticas de difusión de la condena “infame” y en construcción de adhesión al indulto.

El uso del palo y la capucha[editar]

Si bien el uso del palo y la capucha por parte de movimientos piqueteros y organizaciones políticas en sus movilizaciones callejeras no ha sido inventado por Quebracho, esta organización se ha caracterizado por el uso sostenido en el tiempo de dicho elementos polémicos que ellos mismo denominan autodefensas o conocidos también como cordones de seguridad. Según sus propias argumentaciones políticas y teóricas, el uso del palo y la capucha o formaciones de autodefensa radica en que:

"...la violencia, tanto material como simbólica, es uno de los recursos fundamentales en la disputa de un orden social entendido como una construcción histórica atravesada por asimetrías fundantes. Y a tal punto es fundamental el recurso de la violencia para el mantenimiento de este orden, que su monopolización es lo que define al Estado desde Hobbes en adelante. En ese sentido, proponemos pensar a las formaciones defensivas piqueteras, o a la violencia simbólica que éstas disputan, en el marco de la contienda por las denominaciones hegemónicas de orden y resistencia. Lo que es y no violento, la fuerza que es y no legítima, es una definición atravesada por multiplicidad de tensiones y está más relacionado a la cuestión del poder que a la etimología de la palabra. Entre la violencia considerada como legítima y la considerada como ilegítima media el proceso de construcción de un orden social, siempre inestable, en el que los individuos, grupos y clases sociales se reconocen mutuamente y disputan su lugar dentro de la sociedad. Sin lugar a dudas, es sumamente violento ver a una marea de pobres, que estaban excluidos de todo, incluso de ser vistos por el resto de la sociedad, salir del silencio y tomar las calles, pretendiendo revertir el espacio social que la estructura les había preservado. Y esta violencia permite suponer la subyacencia de un temor a lo plebeyo, a la irrupción política y a la configuración de un litigio que evidencia un orden dislocado, abriendo la potencialidad de encontrar a partir de la acción subalterna los puntos de sutura en un proyecto que dispute lo hegemónico. Este temor, parece ser lo que se expresa en la impugnación permanente del piqueterismo como actor válido políticamente hablando. La apelación a la legitimidad exclusiva de los procedimientos institucionales es la forma más recurrente para reafirmar la idea que lo excluido del sistema debe no ser incluido a través de su propia expresividad."


La política con respecto al conflicto en Medio Oriente[editar]

En el conflicto Palestino-Israelí, Quebracho apoya la causa del pueblo palestino. Esto mismo le ha valido más de un enfrentamiento con organizaciones sionistas e israelíes en Argentina. En este sentido, más de una vez se la ha acusado de llevar a cabo política antisemitas, a lo cual respondió: "No somos antijudíos y no somos anti ninguna religión, grupo cultural o étnico. Somos Antiimperialistas donde hay países y pueblos dominados y saqueados, que resisten a los países que dominan y saquean. No negamos el Holocausto Judío, ni aceptamos que se niegue el Holocausto Palestino. El término holocausto deriva del griego, refiriéndose al sacrificio de animales que se quemaban como ofrenda a los dioses. Antes del genocidio Nazi, se usó la expresión "holocausto" para el Genocidio Armenio en Turquía. Finalmente el término se aplicó al genocidio de judíos europeos, y de otros muchos grupos de Europa y el Norte de África, Gitanos, Árabes, prisioneros de guerra principalmente Soviéticos, Alemanes comunistas, Polacos, Eslavos, los discapacitados, los homosexuales y disidentes políticos y religiosos, durante la Segunda Guerra Mundial. El Holocausto planificado y ejecutado por la Alemania Nazi, dirigido por Adolf Hitler, fue parte de un programa deliberado de exterminio que involucró el asesinato sistemático e industrializado. Ese genocidio provocado por lo Nazis es condenado y repudiado por todos los compañeros del MPR Quebracho.»

La violencia[editar]

De acuerdo a la relevancia que Quebracho le da a la calle como terreno de la disputa y la acción política, la organización ha llevado a cabo a lo largo de su existencia diferentes políticas de acción directa a través de escraches o señalamientos que le ha valido ser catalogada por muchos como una organización "violenta". De acuerdo a sus propias concepciones e ideas, se refieren a este tema de la siguiente manera:

«Cuando hablan de violencia hablan de un vidrio roto. Es como cuando mataron a Carlos Fuentealba y nos acusaron a nosotros de ser violentos porque la reacción que encontraron los compañeros para repudiar la muerte fue romperle las vidrieras y algunos muebles a un local de Sobich. Entonces eso queda como el hecho de violencia y queda soterrada la naturaleza real: el fusilamiento a mansalva de un docente en el marco de una protesta social. Los medios construyen realidad y la política es espacio público, y el espacio público, lejos de ser la plaza de la antigua Grecia, hoy también son los medios de comunicación. Nosotros somos un producto de eso. Desde nuestro nacimiento como organización sufrimos una estigmatización por parte del menemismo. La primera vez que fuimos a prisión fue por una causa que armaron Carlos Corach y Carlos Menem con su amigo el juez Carlos Liporaci, después todos confesos delincuentes. Tenía que ver con desnaturalizar verdaderos conflictos sociales. Seriamos muy arrogantes si pretendiéramos responder cómo ve la gente a Quebracho. De la misma manera sería muy arrogante pretender que Argentina -en un nivel de cultura y de compromiso políticos como hace muchos años no tenía- está al nivel de los medios de comunicación más estupidizados como Marcelo Tinelli y los programas de la tarde. Entonces, si uno creyera que los medios determinan las conductas sociales deberíamos tener entonces una sociedad tinnellizada, y no va por ahí la cosa, es más compleja. Con Quebracho hay sectores que prefieren tener lecturas de primera vista y como lo disruptivo es lo que aparece –la violencia, el vidrio roto- lo asocian, y eso es solo un pedazo muy chiquito del repertorio de construcción política. Los compañeros que vienen con nosotros son de los sectores más vulnerables de la sociedad: muchos recuperados de la droga, otros inmersos, muchos en dinámica delincuencial, muchos atravesados por la violencia doméstica o del Estado, muchos bajo una situación que definimos como de “proscripción social y política”, de inexistencia por parte del Estado, cuya única noción que tienen del Estado es el policía que no los deja juntarse en la esquina a tomar cerveza. En Quebracho hay comedores populares, hay emprendimientos productivos, grupos de madres que resuelven las cuestiones con los chiquitos, otros que ayudan con los problemas de la droga.»

Enlaces externos[editar]


Fuentes de referencia[editar]