Marcial Lafuente Estefanía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Marcial Antonio Lafuente Estefanía
Nacimiento 1903
Bandera de España Toledo, Castilla la Mancha, España
Defunción 07 de agosto de 1984 (81 años)
Bandera de España Madrid, España
Nacionalidad Española
Seudónimo M. L. Estefanía,
Marcial Lafuente Estefanía,
Tony Spring,
Arizona,
María Luisa Beorlegui,
Cecilia de Iraluce,
Dan Lewis,
Dan Luce
Ocupación Novelista
Período 1943-1984
Lengua de producción literaria Español
Género Novela del Oeste, novela rosa
Cónyuge María Luisa Beorlegui Carril
Descendencia 2

Marcial Antonio Lafuente Estefanía (n. 1903 en Toledo, Castilla la Mancha - f. 7 de agosto de 1984 en Madrid), fue un popular escritor español de unas 2.600 novelas del Oeste, considerado el máximo representante del género en España.[1] Además de publicar como M. L. Estefanía, utilizó seudónimos como Tony Spring, Arizona, Dan Lewis o Dan Luce y para firmar novelas rosas María Luisa Beorlegui y Cecilia de Iraluce. Las novelas publicadas bajo su nombre han sido escritas, o bien por él, o bien por sus hijos, Francisco o Federico, o por su nieto Federico, por lo que hoy es posible encontrar novelas "inéditas" de Marcial Lafuente Estefanía.

Biografía[editar]

Vida personal[editar]

Marcial Antonio Lafuente Estefanía nació en 1903 en Toledo, Castilla la Mancha, España, hijo del abogado, periodista y escritor Federico Lafuente López-Elías, que contaba entre sus obras un El Romancero del Quijote (1916). Federico enseñó a su hijo a amar el teatro clásico del Siglo de Oro, que llegó a conocer muy bien; sin embargo, Marcial quiso estudiar Ingeniería industrial, y ejerció en España, África y América. Entre 1928 y 1931 recorrió gran parte de los Estados Unidos, lo que le sirvió luego para ambientar sus historias, cuyos detalles de atmósfera y localización son rigurosamente exactos.

Se casó con María Luisa Beorlegui Carril, con quién tuvo dos hijos Francisco María Lafuente Beorlegui y Federico María Lafuente Beorlegui, quienes colaboraron en la producción literaria de su padre. El matrimonio vivió en Madrid, pero Marcial fue un enamorado de Arenas de San Pedro (Ávila), donde residió mucho tiempo y donde su esposa falleció el 28 de julio de 1975, a los 71 años de edad. Él falleció de pulmonía a los 81 años, el 7 de agosto de 1984 en Madrid, y está enterrado en el cementerio de la Almudena.

Guerra Civil[editar]

Durante la Guerra Civil española llegó a ser general de Artillería del Ejército Republicano[2] en el frente de Toledo y tras ella decidió no exiliarse, por lo que padeció cárcel en España varias veces. Fue en prisión donde comenzó a escribir de forma concienzuda, aprovechando trozos de papel que conseguía aquí y allá.

Empecé a escribir prácticamente en un rollo de papel higiénico. No tenía cuartillas, no tenía pluma; entonces decidí utilizar el lápiz y el papel de retrete. Estaba en una sala quinta de uno de los hoteles en los que me recluyó el Gobierno

(Entrevista)

Durante la guerra, el escritor y dramaturgo Enrique Jardiel Poncela le había dado un consejo: «Escribe para que la gente se divierta, es la única forma de ganar dinero con esto». Ese fue el fundamento de su manera de escribir; desde el principio buscó la amenidad, prescindió de las largas descripciones y trabajó sobre todo los diálogos, con unos modismos muy característicos y una acción disparada.

Inicio de carrera literaría[editar]

Al salir en libertad, y sin poder ejercer como ingeniero, comenzó a publicar en Cíes, una pequeña editorial de Vigo, obras policiacas o románticas. Sus primeras novelas las firmó bajo los pseudónimos de “Tony Spring” o “Arizona”, las románticas bajo el nombre de sus esposa, “María Luisa Beorlegui” y como “Cecilia de Iraluce”, aunque también usó otros seudónimos como “Dan Luce” y “Dan Lewis”.[3] Luego comenzó a publicar ya siempre novelas del oeste con las siglas M. L. Estefanía -que algunos confundieron con María Luisa- o con su nombre Marcial Lafuente Estefanía, en la Editorial Bruguera, de la cual fue uno de los principales activos junto con otra novelista popular, Corín Tellado, y las distintas publicaciones de historietas.

La novela del oeste[editar]

Escribió su primera novela del oeste en 1943, con el título de La mascota de la pradera (Ediciones Maisal: Biblioteca Aventuras, núm.78), y firmó un contrato con la Editorial Bruguera que le llevaría a producir alrededor de 2.600 novelitas en formato octavilla de no más de cien páginas. Para componerlas a veces se inspiró en el teatro clásico español del Siglo de Oro, sustituyendo los personajes del XVII por los arquetipos representativos del oeste. Estas violentas historias inundaron España e Hispanoamérica y se hicieron muy populares como literatura de pasatiempo incluso en Estados Unidos, donde la universidad de Texas las grabó para que los ciegos de origen hispano pudieran escucharlas. Sabedor de que sus novelas se leían en los Estados Unidos, cuidaba mucho la verosimilitud histórica, geográfica y botánica del Oeste norteamericano, para lo cual recurría a tres libros en particular: una obra muy completa de historia de Estados Unidos, un atlas muy antiguo de este país, donde aparecían los pueblos de la época de la conquista del Oeste, y una guía telefónica estadounidense en la que encontraba los nombres de sus personajes.

La novela del oeste, tal como la configuró Estefanía, principal representante del género, constaba de unas 100 páginas de impresión barata y muy característica, semejantes al pulp norteamericano; se escribía y publicaba una por semana y se vendían a duro (cinco pesetas) cada una, y posteriormente, con la devaluación, a veinticinco pesetas. A veces bastaba con comprar una y, tras ser leída, se podía devolver al quiosquero para, por un precio inferior, conseguir otra. De esa manera las tiradas resultaban engañosas, pues aunque eran muy crecidas y baratas, una misma novela podía ser leída por varias decenas de personas. Las obras de Estefanía alcanzaron reediciones continuas de 30.000 ejemplares.

Desde 1958, sus dos hijos Francisco y Federico, comenzaron a colaborar con su padre en la escritura de sus novelas, llegando a escribirlas indistintamente bajo el nombre genérico del padre, y tras el fallecimiento de Federico, también su nieto Federico ha continuado su legado. Tan prolífica es la pluma familiar que, hasta la fecha —y aún bajo el sello editorial de Bruguera mexicana—, su obra de género western continúa en circulación a lo largo de América Latina y los Estados Unidos proporcionando así entretenimiento para varias generaciones de lectores.

Ya bastante mayor, el veterano escritor intentó publicar sin éxito una novela seria, El maleficio de Toledo, fruto de sus notables conocimientos históricos sobre su ciudad natal.

Véase también[editar]

Fuentes y referencias[editar]

  1. Leandry-Vega, I. (2014). Vivir para escribir: Los escritores prolíficos. Charleston, SC.: Editorial Espacio Creativo, pág.18. [ISBN-13:978-1500351632].
  2. Diario el País
  3. María Luisa Beorlegui en BiblioRomance
  • Ramón Charlo, "Marcial Lafuente Estefanía y sus compañeros: los escritores de la novela del oeste", en VV. AA., La novela popular en España, Vol. 2, 2001, págs. 113-142. ISBN 84-931827-1-0

Enlaces externos[editar]