Novela del oeste

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La novela del oeste es un género literario de la literatura popular o de consumo, ambientado generalmente en el siglo XIX y en los Estados Unidos de América, durante el período de expansión de esta nación hacia el llamado far west (el «lejano oeste»). Sus personajes característicos son el pionero, el sheriff, los vaqueros, el bandido o forajido pistolero, el tahúr, el hacendado ganadero de ovejas o reses, los indios, los mexicanos, los militares sudistas o nordistas, los buscadores de oro, los rancheros, los predicadores, las chicas alegres del Saloon y todos los tópicos fraguados por los creadores del género, James Fenimore Cooper, autor de El último de los mohicanos (1826) y Washington Irving en sus Western Journals (1832), los escritores costumbristas del Realismo estadounidense Francis Bret Harte y Mark Twain, el alemán Karl May y el verdadero iniciador del género, Owen Wister, con su novela El Virginiano (1902). Por lo general, la novela del oeste intenta ejemplificar la ideología del Destino manifiesto y no va más allá, ya que su intención fundamental es entretener, como suele ocurrir en la novela de aventuras, de la que es uno de los más importantes subgéneros.

Algunos críticos piensan que este género literario sólo sirve como origen y fuente de un género cinematográfico superior, el western. El cine lo amplifica y se lo apropia otorgándole una mayor dignidad, mientras que el western literario es regularmente de poca calidad en comparación con su versión cinematográfica, que alcanza grandes cotas de arte.

El género literario[editar]

En el siglo XX el género se puso de moda con la novela The Virginian (El virginiano), de Owen Wister (1902), y luego lo han cultivado con éxito los norteamericanos O. Henry, quien en Texas publicó su colección de cuentos El corazón del Oeste (1907), Stewart Edward White, autor de Los del Oeste (1901) y los relatos de Noches de Arizona, para muchos aficionados el mejor. Zane Grey siguió con un auténtico torrente de creaciones; en las revistas pulp de los años 30 y 40 publicaron autores como Eugene M. Rhodes, William McLeod Raine, W. C. Tuttle (hijo de un sheriff), Clarence E. Mulford (creador del entrañable cowboy Hopalong Cassidy), Max Brand y Louis L'Amour (ambos best-seller) y muchos más. Robert E. Howard, Richard S. Wheeler, Sherman Alexie, Tony Hillerman, Jack Shaefer, Michael Chabon y quienes escriben bajo el seudónimo de Max Brand, Tod Hunter o Dan Wilder; también el alemán Karl May. En los años 50 pocos autores descollaron tanto como Frank Gruber, maestro del western histórico y guionista prolífico. Pero hay que mencionar también a Dorothy M. Johnson (1905-1984) y Alan Le May (1899-1964).

En España hay que citar como precedente decimonónico a Esteban Hernández y Fernández con su novela Los hijos del desierto, entre otras, y en el siglo XX es precisa citar en particular a Marcial Lafuente Estefanía e hijos, José Mallorquí, creador de El Coyote, Francisco González Ledesma, que escribía con el seudónimo de Silver Kane y cuya primera novela Sombras Viejas (1948) no sólo ganó premios, sino comentarios positivos de escritores como Somerset Maugham, pese a lo cual fue víctima de la censura franquista y tuvo que utilizar seudónimo; Francisco Caudet Yarza, alias "Frank Caudett", Juan Gallardo Muñoz, más conocido como "Curtis Garland"; Francisco Javier Miguel Gómez, que escribió con el seudónimo de Lem Ryan, Antonio Vera Ramírez, que para este género utilizó el pseudónimo de Lou Carrigan, el periodista republicano Eduardo de Guzmán, más conocido como Edward Goodman; Javier Tomeo, que escribió entre otros con el pseudónimo Keller y tuvo éxito en la literatura "seria", Joaquín Ruiz Catarineu, Jack Logan; José López García, Adam Surray; Miguel Lavios Angulo, Sam Fletcher; Andrés Castillejos Osuna, Andrews Castle; Juan Losada Martín, John L. Martyn; Luis Rodríguez Aroca, Louis Rock o Lewis Haroc; Alfonso Manzanares, Alf Manz; Félix Martínez Orejón, Fel Marty; José Moreno García, Joe Mogar; Jesús Navarro Carrión-Cervera, Jess McCarr, Miguel María Astraín Bada, Mikky Roberts, Pedro Guirao Hernández, Peter Capra, Alfred Revetllat Fosch que escribió la serie Arizona Bill, etcétera.

El género cinematográfico[editar]

Con el western escribieron los Estados Unidos su propia épica, con una iconografía característica (sombrero tejano, pistolas, chalecos, caballos, desierto, ciudades-calle, saloon, ranchos, diligencias, indios...). Hay muchos tipos de westerns, desde los musicales como Siete novias para siete hermanos o La leyenda de la ciudad sin nombre a los que se fundan en una canción, pero en todos se suele subrayar la raíz histórica de relatos que, con la conquista del Oeste, la lucha por la tierra, los pioneros, el establecimiento de la ley y la justicia, los límites y fronteras... han creado una narración legendaria de la fundación del país y de los héroes que encarnan sus valores de más estima.

El padre del western cinematográfico fue Edwin S. Porter, quien, en 1903 realizó Asalto y robo de un tren. El principal director del género es sin duda John Ford, con obras como La Diligencia, El hombre que mató a Liberty Valance, Pasión de los fuertes, Centauros del desierto etcétera, pero no le van a la zaga Howard Hawks con sus ríos (Río Rojo, Río Bravo...); William Wellman (Caravana de mujeres); Budd Boetticher (Los cautivos); Anthony Mann (Veracruz), así como directores que se acercaron ocasionalmente al género, como Raoul Walsh (Murieron con las botas puestas); Fred Zinnemann, con Sólo ante el peligro (High Noon, 1952); Nicholas Ray (Johnny Guitar); Delmer Daves (Flecha rota); King Vidor (Duelo al sol); George Stevens (Raíces profundas), etcétera.

El género posee también sus subgéneros, como el llamado Western crepuscular, revisionista y desmitificado, con autores como Sam Peckinpah, Arthur Penn o Clint Eastwood (Sin perdón), o el llamado spaghetti western, hiperviolento y de toques naturalistas, cuyo más señalado director fue Sergio Leone (La muerte tenía un precio, El bueno, el feo y el malo etc.).

Por otra parte, algunos actores se especializaron en el género, como Randolph Scott o John Wayne.