Ion Brătianu

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Ion Bratianu»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Ion Bratianu
Ion Brătianu

9 de enero de 1909-10 de enero de 1911
Predecesor Dimitrie Alexandru Sturdza
Sucesor Petre P. Carp

16 de enero de 1914-9 de febrero de 1918
Predecesor Titu Maiorescu
Sucesor Alexandru Averescu

14 de diciembre de 1918-1 de octubre de 1919
Predecesor Constantin Coandă
Sucesor Artur Văitoianu

17 de enero de 1922-30 de marzo de 1926
Predecesor Take Ionescu
Sucesor Alexandru Averescu

22 de junio de 1927-24 de noviembre de 1927
Predecesor Barbu Ştirbey
Sucesor Vintilă Brătianu

Datos personales
Nacimiento 20 de agosto de 1864
Bandera de RumaniaŞtefăneşti Rumanía
Fallecimiento 24 de noviembre de 1927
Bandera de Rumania Bucarest, Rumanía
Partido Partido Nacional Liberal
Cónyuge Maria Moruzi,
Eliza Ştirbey
Profesión ingeniero
Religión Ortodoxo

Ion Ionel Constantin Bratianu, Ion Bratianu o Ionel Bratianu (para diferenciarlo de su padre Ion Bratianu) (20 de agosto de 186424 de noviembre de 1927) fue un político rumano, líder del Partido Nacional Liberal (PNL), Primer Ministro de Rumanía durante cinco mandatos y Ministro de Exteriores en varias ocasiones; era el hijo primogénito del político y líder del PLN, Ion Bratianu, hermano de Vintila y Dinu y padre de Gheorghe I. Bratianu. Tras la Primera Guerra Mundial, cuando Ion I. C. Bratianu gobernó durante su tercer y cuarto mandatos, el antiguo reino de Rumania se anexionó Transilvania, Bucovina y Besarabia, la llamada Gran Rumania que era la aspiración del nacionalismo rumano desde el siglo XIX. En 1923 fue elegido miembro honorario de la Academia Rumana.

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Los políticos de la familia Brătianu en la política rumana del siglo XIX y XX.

Nació en 1864 en la mansión paterna de Florica en Stefanesti, en la provincia de Arges, y completó su educación secundaria en el Instituto Nacional de San Sava, Bucarest, en 1882, y prestó servicio voluntario en la división de artillería del ejército rumano durante seis meses antes de alcanzar el grado de teniente segundo. Durante su servicio militar, Brătianu asistió a clases de ingeniería. Viajó a París en 1883, donde asistió al Collège Sainte-Barbe, y posteriormente recibió clases (sin haberse matriculado) en la École Polytechnique (1884-1889). Brătianu recibió un diploma de ingeniería, pero no una licencia para practicar.

En 1889 regresó a Rumania y se reintegró en el ejército, siendo promovido al grado de teniente. Ese mismo año se unió a la Caile Ferate Române (la empresa de ferrocarriles de Rumania) como ingeniero, trabajando al servicio de Anghel Saligny.

Primeras actividades políticas[editar]

Se convirtió en miembro del PNL en 1895, en un año de elecciones y consiguió un escaño en el Parlamento de Rumania por el distrito electoral (de la burguesía terrateniente) en la provincia de Gorj. A principios de 1899 se encontraba entre la mayoría de los parlamentarios que votaron a favor de la integración de los antiguos miembros del Partido de los Trabajadores Socialdemócratas de Rumania en el PNL. Fue nombrado Ministro de Obras Públicas (31 de marzo de 1897 – 30 de marzo de 1899; 14 de febrero de 1901 -18 de julio de 1902) y fue Ministro de Interior (12 de marzo de 1907 – 27 de diciembre de 1908). Como Ministro de Interior tuvo que afrontar la revuelta campesina de 1907. En 1909 fue elegido líder del PNL, una posición que mantuvo hasta su muerte. Se convirtió por primera vez en Primer Ministro en enero de 1909 y mantuvo su posición hasta el 10 de enero de 1911.

La política de Brătianu orientó al PNL hacia la aceptación de una reforma de la tierra, y las deliberaciones en torno al proyecto de reforma se prolongaron hasta después de la Primera Guerra Mundial. No obstante, el propio Brătianu mostraba sus reservas a sustituir la Constitución de Rumania de 1866 con una Constitución plenamente democrática. En 1913 convenció a su partido de que aceptara un proyecto moderado de reforma de la tierra, así como la creación de un único colegio electoral para todas las clases sociales rumanas –una medida que daría una representación mucho más equilibrada a la mayoría campesina. En los meses siguientes estas medidas fueron aprobadas por el rey Carol I e incluso por el Partido Conservador.

Primera Guerra Mundial[editar]

El estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 provocó un profundo debate en la sociedad rumana. Los conservadores oscilaron entre la neutralidad y una participación junto a los Poderes Centrales (con los que Rumania mantenía varios compromisos diplomáticos), sin embargo, el PNL apoyaba la alianza con los países partidarios de la Triple Entente. A pesar del hecho de que Bratianu fue elegido nuevamente Primer Ministro el 16 de febrero de 1914 (hasta el 9 de febrero de 1918), su política respecto al conflicto fue muy cautelosa. En el consejo real del 3 de agosto de 1914 todos los participantes menos el rey y otro miembro del consejo se mostraron favorables al mantenimiento de la neutralidad, a pesar de la alianza que ligaba secretamente a Rumania con los Imperios Centrales.[1] Brătianu indicó a los representantes de estos su disposición a entrar en la guerra de su lado una vez que la opinión pública y el estado del ejército lo permitiesen, declarando su disposición a no entorpecer un posible ataque búlgaro a Serbia, mientras que rechazaba una oferta rusa de obtener Transilvania si entraba en la guerra del lado de la Entente.[1] Brătianu deseaba conocer el desenlace de las primeras grandes batallas de la contienda antes de actuar.[2] La derrota alemana en la Batalla del Marne y los grandes avances rusos en Galitzia y Bucovina hicieron que las muestras de chovinismo y los deseos de la opinión pública (burguesa y nada representativa de la población, en un 80% analfabeta[3] ) por la entrada en guerra contra el Imperio austrohúngaro aumentasen enormemente.[2] Brătianu, sin embargo, controló a los exaltados[4] y, aunque decidido desde las primeras victorias de la Entente a entrar en la guerra del lado de esta, decidió hacerlo cuando el país estuviese preparado y lo juzgase más conveniente.[5] En los primeros meses de la guerra el ejército se encontraba en pésimo estado y su único plan de ataque era contra Rusia, no contra Austria-Hungría.[5] Comenzó así las conversaciones diplomáticas que deberían preparar el terreno, llegando a un acuerdo con Italia para llevar una política paralela junto a esta a finales de septiembre.[5]

A comienzos de octubre logró que Rusia concediese una garantía territorial y reconociese los derechos de Rumanía a las provincias austrohúngaras de mayoría rumana únicamente por mantener su neutralidad, sin necesidad de entrar en guerra.[6] El mismo mes ordenó compras de material bélico en occidente y en enero de 1915 ordenó la preparación de un plan de ataque contra el Imperio austrohúngaro.[6]

El rey Carol I bloqueó la alianza con la Triple Entente hasta su muerte el mismo mes de octubre de 1914, llegando a sopesar la abdicación y el exilio llevándose al heredero de la corona.[7] Con el ascenso al trono de Fernando I (que fue un aliado político de Brătianu durante toda su vida), el gobierno rumano inició negociaciones secretas con la Triple Entente, con la condición de que la participación de Rumania en la guerra le permitiera anexionarse las tierras de mayoría rumana dentro del Imperio austrohúngaro. El nuevo rey, indeciso y inexperto, dejó la política exterior en manos de Brătianu.[8]

A pesar de los intentos de coordinar su política con la italiana, los responsables italianos no informaron de sus negociaciones, que culminaron en el Tratado de Londres a Brătianu en abril.[9] Entonces este decidió presentar por separado las exigencias rumanas el 3 de mayo de 1915 en San Petersburgo. Las pretensiones rumanas parecieron exageradas al gobierno ruso que hubo, sin embargo, de concederlas a finales de julio, ante los graves reveses en el frente (véase ofensiva de Gorlice-Tarnów).[10] A cambio, Rumanía debía entrar en guerra en menos de cinco semanas.[10] Los grandes avances de los Imperios Centrales, con la toma de Varsovia el 3 de agosto de 1915 hicieron que Brătianu decidiese retrasar la entrada en la contienda.[10] Las Potencias Centrales trataron de lograr que Brătianu permitiese entonces el suministro de municiones al Imperio otomano, donde escaseaban, sin lograrlo.[11] En la segunda mitad del año, con la iniciativa claramente en manos de los Imperios Centrales, Brătianu decidió, a pesar de las críticas de los más exaltados partidarios de la Entente, de mantener la neutralidad y no intervenir ante el ataque búlgaro a Serbia que acabó con la ocupación de esta.[11] A la vez, permitió la continuación de la exportación de grano, detenida en 1914, a los Imperios, pero imponiendo elevados aranceles que aumentaron las reservas de oro del país sustancialmente.[12] La Entente reaccionó tratando de comprar el resto de la cosecha rumana y logrando una gran remesa, para disgusto alemán.[12]

En 1916 Brătianu negoció las condiciones militares para la entrada definitiva de su país en la guerra. Estas fueron principalmente la seguridad de un cierto suministro de material bélico y la neutralización de Bulgaria, solicitando primero 200.000 soldados rusos y más tarde una potente ofensiva desde el frente de Salónica, además de una ofensiva general en el resto de frentes.[13] La ofensiva Brusilov no permitía a los rusos ceder tal cantidad de tropas y los anglo-franceses tardaron en estar listos para atacar desde Salónica, retrasándose entonces el acuerdo.[13] Este se firmó por fin el 17 de agosto de 1916 en Bucarest.[14] El 26 el representante rumano en Viena presentaba la declaración de guerra a los austrohúngaros.[14] Brătianu pensó que no podía retrasar más su entrada en la guerra si deseaba conseguir sus objetivos territoriales.[14] Los problemas del Imperio austrohúngaro podían hacerla solicitar una paz que acabase con las esperanzas del gobierno rumano de arrebatarle sus provincias con población rumana.[15]

Los primeros avances militares en Transilvania fueron rechazados por la contraofensiva de las Potencias Centrales, que invadieron Oltenia y Valaquia, ocuparon Bucarest y obligaron a todos los miembros del gobierno rumano a refugiarse en Iasi a finales de 1916. Moldavia fue la única región que quedó bajo la administración rumana y el país tuvo que depender de la ayuda militar del Imperio ruso, -y posteriormente del gobierno provisional ruso tras la caída del zar. Sin embargo, el ejército rumano consiguió bloquear la ofensiva de las Potencias Centrales en las batallas de Marasesti, Marasti y Oituz. Esta situación terminó con la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia y la firma del Tratado de Brest-Litovsk entre el gobierno bolchevique y las potencias Centrales. Rumania se quedó sin apoyos y acordó un armisticio, firmando el Tratado de Bucarest en mayo de 1918.

Mientras tanto, Ion Brătianu había sido sustituido por un gobierno de crisis liderado por el general Alexandru Averescu, que pronto fue sucedido por Alexandru Marghiloman (elegido para negociar la paz con Alemania debido a que contaba con varios contactos personales con el gobierno alemán). Sin embargo, el gobierno de Rumania nunca llegó a ratificar el Tratado de Bucarest de 1918 y de hecho lo anuló en octubre de 1918, continuando el conflicto en el bando de la Triple Entente. En noviembre, el armisticio de Compiègne con el Imperio alemán anuló cualquier valor legal del Tratado de Bucarest.

Tercer gobierno y el apoyo de Alexandru Averescu[editar]

El temor a la agitación socialista que había provocado incidentes como una huelga general en Bucarest en diciembre de 1918, provocaron la caída del gobierno de Constantin Coanda y Ion Bratianu ocupó de nuevo la posición de jefe de gobierno. Presidió la delegación rumana en la Conferencia de Paz de París de 1919, donde defendió la unión de Transilvania y Bucovina con Rumanía y las demás demandas que habían sido negociadas en 1916.[16] Aunque tuvo éxito en la negociación para la anexión de ambas regiones, en 1919, ignorando las negociaciones previas, anunció que no aceptaría un compromiso en la renuncia a los territorios habitados por mayorías rumanas que habían pasado a formar parte del reino de Yugoslavia. Sin embargo, Rumanía había tenido éxito en la anexión de otros territorios –la guerra contra los bolcheviques de Rusia le había permitido anexionarse la Besarabia. Bratianu dimitió el 27 de septiembre de 1919, con el permiso del rey, que formó un gabinete técnico con un general al frente.[17] En las elecciones que se convocaron a continuación, las primeras sin control gubernamental en la historia de Rumanía,[17] los liberales perdieron la mayoría de sus escaños en el antiguo territorio del Reino y al poco se formó un nuevo gobierno de coalición entre el Partido Campesino y el Partido Nacional.[17]

Pronto el Partido Nacional Liberal de Bratianu comenzó a tener problemas debido a las nuevas realidades políticas de la “Gran Rumania”. Su alianza política con el Partido Nacional Rumano (un grupo de mayoría transilvana), provocó la rápida formación del gobierno de Alexandru Vaida-Voevod en diciembre de 1919; este gobierno y especialmente el grupo del Partido Campesino apoyaban una reforma radical de la tierra, que provocó continuos debates y enfrentamientos en el parlamento. Al mismo tiempo el Partido del Pueblo, un poderoso movimiento populista dirigido por la figura del general Alexandru Averescu había comenzado a apoyar una urgente reforma de la tierra y acusó a los políticos del PNL de las dificultades económicas que sufría el país. Ante la necesidad de buscar aliados para consolidar su influencia en el nuevo país, Brătianu se aproximó a Averescu y le ofreció el apoyo a un gobierno del Partido del Pueblo a cambio de moderación en las medidas que exigía.

Cuarto mandato[editar]

El PNL retiró su respaldo al Partido del Pueblo después de encontrar una alianza política más conveniente en un gobierno dirigido por Take Ionescu, y Ion Bratianu se convirtió nuevamente en Primer Ministro desde el 19 de enero de 1922[18] al 30 de marzo de 1926. El cuarto mandato de Brătianu adoptó la Constitución de Rumania de 1923, una constitución que confirmaba el sufragio universal y concedía derechos a las minorías étnicas, definiendo las leyes de 1918; la nueva constitución atrajo suspicacias de los políticos transilvanos, que desconfiaban de un parlamento dominado por valacos y moldavos (especialmente ya que la constitución fue aprobada por la mayoría de un solo voto en el parlamento). Al mismo tiempo, el gobierno del PNL inició una reforma agraria a nivel nacional.

El PNL con Ion al frente dominó la política rumana desde 1922 hasta 1928 (salvo un breve intervalo entre marzo de 1926 y junio de 1927),[18] ejerciendo una gran influencia en el rey Fernando I,[18] incluso sin contar con un gran apoyo popular (prácticamente nulo en Transilvania y Besarabia).[18] En parte este poder derivó de la incapacidad de la oposición de mantener un frente unido y en parte por el control de las elecciones y la represión policial, a menudo con la excusa de combatir el comunismo.[18] En marzo de 1922 los liberales habían aumentado sus escaños de 17 (1920) a 260, lo que llevó a la oposición a denunciar la limpieza de la votación y retirarse del parlamento.[19]

El 28 de diciembre de 1925 el príncipe Carol renunció al trono tras negarse a abandonar a su amante, con la que había viajado al extranjero.[20] La relación entre Brătianu y Carol había sido mala y se supuso que aquel había obligado al rey a desheredar a Carol, acción que la oposición no aprobó.[20]

La ley electoral de 1926[editar]

En febrero las elecciones municipales mostraron la falta de apoyo del PNL, especialmente allí donde sus técnicas de presión eran menos efectivas.[21] En la última sesión del parlamento antes de las elecciones nacionales el PNL cambió la ley electoral, adoptando una basada en la ley de Mussolini de 1923: el partido que lograse al menos un 40% de los votos obtenía la mayoría absoluta (el 50% de los escaños más el porcentaje igual al obtenido del resto de los escaños).[21] El resto de grupos se repartían proporcionalmente el resto de escaños y los que lograban menos del 2% de los sufragios quedaban excluidos del parlamento.[21] Dada la tradición rumana de que fuese el gobierno nombrado por el monarca el que convocase las elecciones y no surgiese de ellas, además de la poca limpieza habitual en las mismas, la nueva ley se convertía en un instrumento de perpetuación del gobierno.[21]

El 22 de marzo de 1926 Brătianu dimitió y fue sucedido por el general Averescu, al que el rey encargó formar el nuevo gabinete, para desilusión del resto de la oposición y se sospecha que por consejo de Brătianu.[22]

Las elecciones de mayo de 1926 confirmaron el ascenso del futuro Partido Nacional Campesino (creado a partir de la colaboración del Partido Nacional Rumano y el Partido de los Campesinos, que se unirían el mismo año), a pesar de la especial presión de Averescu para lograr la mayoría (incluyendo la detención de candidatos, la dificultad de sus actividades y el uso de los gendarmes).[22]

En ese momento el PNL pensó que el gobierno del general convenía a sus propios objetivos políticos, pero las negociaciones de Averescu para el retorno del desheredado príncipe Carol y su intento de coaligarse con el nuevo Partido Nacional Campesino (fracasado),[23] ante la inminente muerte del rey, hizo que Brătianu cambiara su apoyo a un amplio gobierno de coalición dirigido por Barbu Stirbey en junio de 1927.

Quinto mandato[editar]

Tras el breve gobierno de Stirbey, que no logró que Maniu aceptase presentarse en como socio minoritario en una plataforma con el PNL,[24] este retiró el apoyo al primer ministro.[24] El 22 de junio de 1927 Ion Brătianu regresó a su quinto y último mandato por encargo del monarca.[24] Tras amañar tradicionalmente las elecciones de julio de 1927 (298 de 387 escaños), Brătianu logró deshacerse de Iorga y Averescu y arrinconar a Maniu.[24]

La posición de los liberales se debilitó, sin embargo, por la muerte el rey el 20 de julio de 1927, al que sucedió su nieto Miguel y una regencia.[25] La petición de elecciones inmediatas por parte de Maniu fue desatendida, por lo que este comenzó una campaña de descrédito del gobierno.[25]

Brătianu murió en noviembre en Bucarest, debido a complicaciones de laringitis y fue sustituido como primer ministro por su hermano Vintila Bratianu[25] hasta la convocatoria de elecciones.

Notas[editar]

  1. a b Torrey (1998), p. 10
  2. a b Torrey (1998), p. 11
  3. Torrey (1998), p. 12
  4. Torrey (1998), p. 14
  5. a b c Torrey (1998), p. 15
  6. a b Torrey (1998), p. 16
  7. Torrey (1998), p. 13
  8. Torrey (1998), p. 17
  9. Torrey (1998), p. 20
  10. a b c Torrey (1998), p. 21
  11. a b Torrey (1998), p. 22
  12. a b Torrey (1998), p. 24
  13. a b Torrey (1998), p. 25
  14. a b c Torrey (1998), p. 26
  15. Torrey (1998), p. 27
  16. Torrey (1998), p. 227
  17. a b c Roberts (1951), p. 26
  18. a b c d e Roberts (1951), p. 96
  19. Roberts (1951), p. 97
  20. a b Roberts (1951), p. 101
  21. a b c d Roberts (1951), p. 102
  22. a b Roberts (1951), p. 103
  23. Roberts (1951), p. 104
  24. a b c d Roberts (1951), p. 105
  25. a b c Roberts (1951), p. 106

Referencias[editar]

  • Roberts, Henry L. (1951). Rumania: Political Problems of an Agrarian State (en inglés). Yale University Press. p. 414. ISBN 9780208006516. 
  • Torrey, Glenn L. (1998). Romania and World War I (en inglés). Center for Romanian Studies. p. 400. ISBN 9789739839167. 

Enlaces externos[editar]