Gastronomía de Cantabria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La gastronomía de Cantabria, gracias a la situación geográfica de esta comunidad autónoma, cuenta con una selecta relación de ingredientes: los pescados y mariscos del mar Cantábrico, el salmón y la trucha terciada de las cuencas altas de sus ríos, hortalizas y legumbres de su huerta, y su ganadería vacuna.

Ingredientes[editar]

Pescados y mariscos[editar]

Las rabas son el aperitivo más consumido por los cántabros.[1]

El marisco es el máximo protagonista de la mesa regional, siendo de gran variedad y calidad, gracias a las frías y limpias aguas de las que procede. Si bien puede conseguirse en toda la costa, es en la bahía de Santander donde se encuentran los mejores ejemplares. Buenos ejemplos son las almejas, mejillones, muergos, berberechos, nécoras, centollos, percebes, cigalas, langostas, caracolillos o bogavantes. También destacan los calamares que son la base de las rabas, que en la orilla del Cantábrico alcanzan un nivel de aromas y sabores extraordinarios.

Entre los pescados pueden mencionarse las lubinas, merluza, cabrachos, bocartes, etcétera. El bonito da lugar a uno de los platos más típicos de la región, el sorropotún o marmita. Las sardinas son un plato típico muy propio de puertos de pescadores, asadas.

Algunos de los platos cántabros de más renombre son la merluza en salsa verde, los maganos encebollaos en su tinta o las almejas a la cazuela.

Carnes[editar]

El cocido montañés, plato más representativo de la gastronomía cántabra.

El vacuno es la carne cántabra por excelencia, donde destaca la de la vaca tudanca. No hay que olvidar que la feria ganadera más importante de España, la Feria Nacional de Ganados de Torrelavega, se celebra en esta región.

La caza también ofrece carne de gran calidad: venado, corzo y jabalí. El chon, es un elemento clave para el cocido montañés, al que además se le añaden alubias, berzas, chorizo y morcilla de arroz.

Un alimento también muy popular en Cantabria es el Borono, que consiste esencialmente en una masa de sangre de cerdo, tripa de cerdo, cebolla, sal, manteca, especias (comino, pimienta…), harina de maíz y harina de trigo.

Repostería[editar]

Quesada pasiega .
Pantortillas de Reinosa.

En cuanto a la repostería, caben destacar sus tradicionales sobaos y quesadas pasiegas. También es típico el hojaldre, que según la zona adopta diferentes nombres: corbatas en Unquera y San Vicente de la Barquera, polkas en Torrelavega, o sacristanes en Liérganes.

Otros dulces notables son los frisuelos y el canónigo, ambos de Liébana; los corazones en Liérganes y La Cavada; los palucos de Cabezón de la Sal; y los tortos y pantortillas de Reinosa.

Otros postres que no son genuinamente cántabros, pero que gozan de gran tradición en la región, son el arroz con leche, las natillas y la leche frita, cuya degustación casera es un magnífico cierre de menú. También merecen resalte las mermeladas de frutas.

Es indiscutible la alta calidad de la leche cántabra, por lo que no puede extrañar que los derivados de la misma proliferen por toda la región: el queso de nata, que puede encontrarse por toda la región; el queso picón en Tresviso y Bejes; quesos ahumados como los de Áliva o Pido; o los pequeños quesucos, realizados con la mezcla de leche de vaca y oveja.

Bebidas[editar]

La bebida más característica de esta región es el orujo, elaborado artesanalmente, y destilado gota a gota. Dicen los entendidos que el orujo es una bebida excelente para aliviar digestiones pesadas.

Históricamente hubo gran producción de sidra y chacolí,[2] [3] que tras un importante declive se está recuperando en los últimos años.

Cantabria cuenta actualmente con dos certificaciones de origen en vinos: Vino de la Tierra Costa de Cantabria y Vino de la Tierra de Liébana.

Notas[editar]

  1. «Rabas y cerveza conforman elfdsfsdfsfdcvz aperitivo preferido de los cántabros». El Diario Montañés. http://www.eldiariomontanes.es/20080811/local/cantabria-general/rabas-cerveza-aperitivo-preferido-200808111655.html. Consultado el 24 de agosto de 2011. 
  2. Barreda, Fernando (1947). El chacolí santanderino en los siglos XIII al XIX (1.ª edición). Editorial Maxtor Librería. ISBN 84-95636-84-0. 
  3. «El chacolí del burgalés Valle de Mena quiere DO». elmundovino.com (14 de abril de 2005). Consultado el 19 de enero de 2008. «De hecho, el chacolí fue hasta finales del siglo XIX un producto generalizado en la vertiente cantábrica, y hace siglo y medio la producción de la provincia de Santander –hoy, comunidad autónoma de Cantabria- superaba bastante ampliamente la de las provincias vascongadas, según los datos que recogía el profesor bordelés Alain Huetz de Lemps en su histórico estudio 'Vignobles et vins du Nord-Ouest de l'Espagne'.».

Enlaces externos[editar]