Galería de los Espejos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Palacio y parque de Versalles
UNESCO logo.svg Welterbe.svg
Nombre descrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad.
Galerie des Glaces 02.jpg
Galería de los Espejos.
Palacio de Versalles
Palacio de Versalles

Coordenadas 48°48′18″N 2°7′10″E / 48.80500, 2.11944
País Flag of France.svg Francia
Tipo Cultural
Criterios i, ii, vi
N.° identificación 83
Región Europa y América del Norte
Año de inscripción 1979 (III sesión)
Año de extensión 2007

La Galería de los Espejos del Palacio de Versalles (Francia) es una suntuosa galería construida con el objetivo de deslumbrar a los visitantes de Luis XIV. Concebida por el arquitecto Jules Hardouin Mansart, se construyó entre 1678 y 1684, reemplazando una terraza de Luis Le Vau que unía las dos alas del palacio con la fachada del oeste.

De estilo barroco tiene una longitud de 73 metros por 10,50 de ancho. Diecisiete ventanas proporcionan la luz que se refleja en 357 espejos puestos frente a frente. Semejante galería fue un acontecimiento en el siglo XVII porque, por primera vez, las personas se podían contemplar de cuerpo entero. La galería representó, asimismo, un lujo impresionante teniendo en cuenta que, en aquel tiempo, un espejo resultaba muy caro.

Las paredes estaban decoradas con pinturas de Charles Le Brun en las que se representaba el reinado de Luis XIV. En principio se ornamentó con un mobiliario y numerosas estatuas, que desaparecieron en gran medida durante la Revolución francesa.

La Galería de los Espejos fue el magnífico escenario para muchos de los grandes acontecimientos ocurridos en el curso de los siglos, como el matrimonio de María Antonieta con el delfín de Francia, la proclamación, el 18 de enero de 1871, del Imperio Alemán, la firma del Tratado de Versalles, que puso fin a la Primera Guerra Mundial el 28 de junio de 1919, etc.

Descripción general[editar]

Los espejos[editar]

La galería constituyó un verdadero acontecimiento en pleno siglo XVII, por la abundancia y el tamaño de sus espejos, ubicados en un extenso espacio.[1] Con esta obra se reafirmó y se demostró la capacidad para fabricar espejos, práctica impulsada por Colbert –controlador general de finanzas–, en 1665,[2] en competencia con Venecia que dominaba esta técnica. En estos tiempos en que un espejo por pequeño que fuera costaba muy caro, los obreros franceses llegaron a fabricar espejos de una dimensión y de una calidad excepcionales, dando con ello ocasión al propio Colbert para prohibir a partir de 1672, la importación de los productos venecianos. Los espejos se fabricaron en La Glacerie, una factoría de vidrio y de cristal situada al sur de Cherbourg.[3]

Los arcos están coronados de forma alternativa por una cabeza de Apolo y los despojos de la piel del León de Nemea.

Las diecisiete ventanas de arco dan lugar a otras tantas arcadas decoradas con espejos sujetos por varillas y clavos de bronce labrado. Las arcos están coronados de forma alternativa por una cabeza de Apolo y los despojos de la piel del León de Nemea.

La Galería de los Espejos es una gran genialidad de Mansart. inspirándose en los gabinetes de espejos, el arquitecto cambia la escala y los efectos: los transeúntes no tienen más remedio que reflejarse al mismo tiempo que la imagen de los parterres y del jardín se multiplica a su alrededor, repetida mil veces por esos muros de espejos de tamaño excepcional.[4]

Las pinturas[editar]

Vista del conjunto de las pinturas.

El techo está decorado con casi 1 000 m² de pinturas procedentes del taller de Charles Le Brun, que muestran las proezas del reino de Luis XIV, apareciendo en escena el mismo rey en treinta grandes composiciones. La mitad de la superficie está compuesta de telas con la técnica del marouflage, es decir, telas pegadas sobre la bóveda tras su ejecución. Se refieren a las escenas más notables y fueron pintadas personalmente por Le Brun a la edad de 60 años. La otra mitad está pintada directamente sobre la bóveda.

El mobiliario y las numerosas estatuas que en su origen decoraban la sala se dispersaron en el tiempo de la Revolución Francesa.

Las esculturas[editar]

Diana de Versalles, ejemplar antiguo, repuesto en la Galería de los Espejos por el museo del Louvre.

Los capiteles de las pilastras de mármol de Rancé sobre fondo de mármol blanco están adornados con una flor de lis y con el gallo galo. Los trofeos de bronce dorado que adornan los entrepaños de mármol verde de Campan, están cincelados por el orfebre Pierre Ladoyreau.[5]

Los ocho bustos de emperadores romanos, ejecutados en mármol y porfirio, acompañaban a ocho estatuas –de las cuales siete eran antiguas– representando a Baco, Venus Venus de Arlés y Venus de Troas), la Castidad, Hermes, Urania y Némesis. La octava correspondería a la popular Diana de Versalles que fue trasladada al Museo del Louvre donde permaneció algunos años; en su lugar se puso una escultura de Diana, obra de Frémin que había sido concebida para los jardines del Palacio de Marly. El 7 de julio de 1997 la Venus de Versalles volvió a su emplazamiento en la Galería de los Espejos gracias a la donación hecha por el Establecimiento Público Administrativo (EPA) del Louvre[6] tras una decisión de la Reunión de los museos nacionales y del Grand Palais de los Champs-Élysées.[7]

La Galería de los Espejos como lugar histórico[editar]

La galería transformada en hospital militar durante la [[guerra franco-prusiana]] de 1870

Durante el reinado de Luis XIV, la galería fue en esencia un lugar de paso puesto que el rey prefería recibir a sus invitados en los salones de los grandes apartamentos. Sin embargo la galería sirvió en más de una ocasión para audiencias importantes como la que se concedió al Dogo de Génova en 1685, o a los embajadores de Siam en 1686, o al Sah de Persia en 1715. También Luis XV recibió en la galería en 1742 la embajada del rey de Turquía Mahmud I.

Esta galería fue testigo de otros acontecimientos históricos como el arresto del Gran Limosnero de Francia, el cardenal de Rohan Luis René Eduardo Rohan. Tras su detención fue encarcelado en la fortaleza de la Bastilla, con lo que se dio fin al asunto del collar de la reina.

Fue también el escenario de grandes fiestas como la boda del todavía Delfín Luis, (futuro rey Luis XVI de Francia) con la princesa María Antonieta de Austria, en 1770. En otra ocasión tuvo lugar una recepción que dio el general Charles de Gaulle al presidente John Fitzgerald Kennedy y su esposa, y en 1974 el presidente francés Valéry Giscard d'Estaing hizo los honores al último sha de Persia (Irán) Mohammad Reza Pahlevi. Del 4 al 6 de junio de 1982, el presidente François Mitterrand reunió en esta galería a los representantes del G8.

Las firmas de los tratados[editar]

Proclamación del Imperio Alemán.
Firma del tratado de Versalles, el 28 de junio de 1919

Simbólicamente y como recuerdo de la Guerra de los Nueve Años, se proclamó en este lugar de la Galería de los Espejos la creación del Imperio alemán, tras la derrota de los franceses en la Guerra Franco-Prusiana de 1870. El ascenso al nuevo trono imperial de su primer kaiser Guillermo I de Alemania tuvo lugar el 18 de enero de 1871, ante la asamblea de príncipes alemanes y del canciller Otto von Bismarck que fue el verdadero artífice político del imperio.

Durante treinta años la nueva Alemania dominará parte de Europa anexionándose Alsacia y Lorena. La caída de Napoleón III precipitará el levantamiento de la Comuna de París, su destrucción durante la Semana sangrienta y la llegada de los conservadores de la Tercera República. La humillación de este fracaso dará lugar al enfurecimiento militar y al patriotismo francés hasta la Primera Guerra Mundial, momento en que Francia se tomará la revancha.

Por eso y como desquite, en este mismo lugar se firmó el Tratado de Versalles de 1919 entre los Aliados y los representantes de la joven democracia alemana, poniendo fin a la Primera Guerra Mundial y delimitando las fronteras de Europa y las colonias. Precisamente la humillación de estos dictámenes del Tratado de Versalles (el llamado diktat) tuvo como consecuencia el malestar que Hitler aprovechó para su subida al poder contra los demócratas de la República de Weimar y el rearme de la Alemania nazi con la intención de aplastar Francia en 1940.

Restauraciones en la Galería de los Espejos[editar]

Después del abandono sufrido al término de la Revolución, la galería se fue degradando paulatinamente, por lo que se le dedicaron numerosas restauraciones en etapas diferentes. Entre 1814 y 1815, Luis XVIII se ocupó de una parte de su restauración. En 1820 Luis Felipe mandó pulir y estañar los espejos y entre 1825 y 1832 se limpiaron y restauraron las pinturas, repitiendo esta labor años más tarde, entre 1949 y 1952. En 1980 se acondicionaron nuevos muebles.

Suelo renovado.

En la primera década del siglo XXI se llevó a cabo una intensa restauración que comenzó en julio de 2004 bajo la dirección del arquitecto jefe de monumentos históricos Frédéric Didier y se terminó en junio de 2007. Llegó a ser el más amplio y ambicioso proyecto para este lugar. Su costo de 12 millones de € corrió a cargo del grupo Vinci, una de las empresas participantes en el mecenazgo del Castillo de Versalles. Esta empresa utilizó a la sazón los grandes recursos técnicos de algunas de sus filiales. Se llevaron a cabo los siguientes trabajos:

  • Se consolidaron los mármoles, se rellenaron y retocaron sus posibles agujeros, seguido todo de un pulido.
  • Los techos, consolidados y limpios se beneficiaron también de la restauración de las pinturas.
    Lámpara de techo (araña de cristal).
  • Algunos espejos que estaban muy maltrechos fueron reemplazados por otros de mercurio, en espera de una reinserción.
  • Se renovó la carpintería, los bronces y la iluminación.
  • El suelo que se encontraba en muy mal estado por el paso de los muchos visitantes fue reparado por zonas pero antes de reponerlo se encastraron redes eléctricas necesarias.
  • Parte del mobiliario y de la estatuaria que se encontraba en depósito en el museo del Louvre fue recuperada y puesta de nuevo en su sitio original.
  • Se colocaron unas bombillas especiales en las arañas de cristal, dando la apariencia de velas de iluminación antigua.
  • Se dispuso una iluminación adicional para hacer resaltar en conjunto de la bóveda.
  • El 70 % de los espejos son de época y el 30 % fueron mal restaurados en el siglo XIX. Estos últimos fueron reemplazados por espejos antiguos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. 73 metros de largo, 13 metros de ancho et 12,5 metros de altura.
  2. Que será más tarde Saint-Gobain.
  3. Esta fábrica fue creada en 1655 en el marco de la Manufacture royale de glaces de miroirs en el valle de Trottebec, en el corazón del bosque de Brix, a varios kilómetros al sureste de Cherbourg, aprovechándose de la abundancia de madera. Una ciudad llamada Verriers se formaría en su entorno. La fábrica cerró en 1834 y los edificios fueron destruidos por los bombardeos de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial.
  4. Emmanuelle Lequeux in Beaux-Arts n°261, mars 2006 - Le Jeu royal des illusions.
  5. La Galerie des glaces, de sa création à sa restauration, obra colectiva con prólogo de Jacques Thuillier, edición Faton, 2007
  6. El 1 de enero de 1993 el Louvre se convirtió en una institución pública administrativa (EPA),
  7. Ficha completa de la escultura

Notas[editar]

Bibliografía[editar]

  • Collectif, La Galerie des Glaces : histoire & restauration, Éditions Faton, 2007 ISBN 2878440870
  • Stéphane Castelluccio, Les Fastes de la galerie des Glaces, Paris, Payot, 189 p.de narrer les cérémonies qui s'y déroulaient.
  • Valérie d'Anglejan, Versailles et la galerie des Glaces à la loupe, Paris, coédition Seuil-Le Funambule, 64 p.
  • Jacques Thuillier, La Galerie des Glaces, chef-d'œuvre retrouvé, Paris, Découvertes Gallimard, 128 p.
  • Versailles retrouvé - La Renaissance de la galerie des Glaces, « Le Figaro » hors-série, 2007

Enlaces externos[editar]

Coordenadas: 48°48′17.4″N 2°7′13.2″E / 48.804833, 2.120333