Francisco II de las Dos Sicilias

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Francisco II de las Dos Sicilias
Infante de España
Rey de las Dos Sicilias
1836 Francesco.JPG
Francisco II de las Dos Sicilias.
Información personal
Nombre secular Francisco de Asís María Leopoldo
Reinado 22 de mayo de 1859 -
12 de febrero de 1861
Nacimiento 16 de enero de 1836
Nápoles, Flag of the Kingdom of the Two Sicilies (1816).svg Reino de las Dos Sicilias
Fallecimiento 27 de diciembre de 1894
(58 años)
Arco, Bandera de Italia Reino de Italia
Entierro Basílica de Santa Clara, Nápoles
Himno real "Inno al Re"
Predecesor Fernando II de las Dos Sicilias
Sucesor Anexión al Reino de Italia
Familia
Casa Real Casa de Borbón-Dos Sicilias
Dinastía Dinastía de Borbón
Padre Fernando II de las Dos Sicilias
Madre María Cristina de Saboya
Consorte María Sofía de Baviera
Descendencia Cristina de Borbón-Dos Sicilias
Great Royal Coat of Arms of theTwo Sicilies.svg
Escudo de Francisco II de las Dos Sicilias

Francisco II de Borbón-Dos Sicilias y Saboya (bautizado con los nombres Francisco de Asís María Leopoldo; en italiano: Francesco d'Assisi Maria Leopoldo; Nápoles, 16 de enero de 183627 de diciembre de 1894), fue rey de las Dos Sicilias desde 1859 hasta 1861, siendo el último monarca reinante de ese reino, así como el último de los reyes Borbón de Nápoles. Su reinado finalizó tras las repetidas invasiones de los ejércitos de Giuseppe Garibaldi y Victor Manuel II de Saboya. Tras ser depuesto el Reino de las Dos Sicilias fue incorporado al Reino de Italia.

Biografía[editar]

Juventud y matrimonio[editar]

Francisco era el único hijo del rey Fernando II de las Dos Sicilias y su primera esposa, la princesa María Cristina de Saboya. Recibió una educación bastante pobre, y cuando ascendió al trono demostró ser un monarca de carácter débil, fuertemente influido por la segunda esposa de su padre, María Teresa de Austria, por los clérigos y por la camarilla reaccionaria de la corte napolitana.

El 8 de enero de 1859, siendo todavía duque de Calabria (príncipe heredero), Francisco contrajo matrimonio con la princesa María Sofía de Wittelsbach, de la casa ducal de Baviera, una rama secundaria de la casa real bávara. La hermana mayor de María Sofía era la Emperatriz Isabel de Austria. El matrimonio con Francisco no se consumó hasta pasados varios años, debido en parte a que el Rey sufría de fimosis. En el año 1862 María Sofía tuvo una relación amorosa con un conde de origen belga, Armand de Lawayss, del que quedó embarazada. Dada su posición y la moral de la época, María Sofía trató por todos los medios de ocultar su preñez, pero tuvo que recurrir finalmente a su familia bávara para encontrar una solución. Allí, en el castillo de Possenhofen, se organizó un consejo de familia en el que se decidió que el fruto de ese embarazo sería apartado de la familia para evitar así el gran escándalo que provocaría la infidelidad a su marido y que traería al mundo un hijo bastardo.

El 24 de noviembre de 1862, dio a luz en el Convento de Santa Úrsula de Augsburgo a una niña, Cristina (algunas fuentes citan que fueron gemelos), que fue entregada rápidamente a la familia de Lawayss. María Sofía prometió no volver a ver a Lawayss y que no trataría de ponerse en contacto con la niña, algo que cumplió a rajatabla, aunque le provocó una profunda depresión que le acompañó el resto de su vida y que se agudizó durante su madurez.

A pesar de ello, la relación marital mejoró después de que Sofía confesara su relación extramatrimonial por consejo de sus hermanas. El Rey se sometió a una operación de fimosis y a finales de 1869 nació la que sería la única hija legítima del matrimonio, Cristina de Borbón-Dos Sicilias, fallecida a los tres meses de nacer.

Reinado y destronamiento[editar]

Francisco ascendió al trono tras la muerte de su padre, Fernando II, el 22 de mayo de 1859. Su primer ministro, Carlo Filangieri, comprendiendo la importancia de las victorias franco-piamontesas en Lombardía durante la Guerra de Independencia Italiana, recomendó a Francisco (ahora Francisco II) que aceptase la alianza que le proponía el primer ministro piamontés, Camillo Benso, conde de Cavour. El 7 de junio de ese año una parte de la Guardia Suiza se amotinó, y mientras el rey planeaba su revancha ante el agravio, el General Nunziante reclutó a más soldados que obligaron a rendirse a los amotinados, y ordenó su fusilamiento. El incidente fue la causa del desbande de la Guardia Suiza, uno de los sostenes más fuertes de la dinastía.

Cavour propuso una alianza para dividir los Estados Pontificios entre el Piamonte y Nápoles, con excepción de la provincia de Roma, pero Francisco II rechazó la idea, que a su entender era un sacrilegio contra la Iglesia Católica. Filangieri reclamó la promulgación de una constitución como única forma de mantener la dinastía borbónica en Nápoles, pero hubo de renunciar ante la negativa del rey sobre este tema.

Entre tanto, los grupos revolucionarios conspiron para promover la caída de los Borbones en Calabria y Sicilia, y Garibaldi comenzó a preparar su expedición militar hacia aquellas zonas. Una conspiración en Sicilia fue desvelada, y varios involucrados fueron reprimidos con inusitada brutalidad; no obstante, Rosalino Pilo y Francesco Crispi habían organizado la resistencia, y cuando Garibaldi desembarcó en Marsala en mayo de 1860 éste conquistó la isla con increíble rapidez.

María Sofía de Baviera, esposa de Francisco.

Estos hechos finalmente obligaron a Francisco II a prometer una constitución, pero tras su promulgación la noticia fue recibida con protestas en Nápoles y con la renuncia masiva de sus ministros. Liborio Romano se convirtió en jefe del gobierno; la marina y el ejército también comenzaron a desintegrarse, y Cavour envió un cuerpo militar de observación. Garibaldi, que cruzó el estrecho de Messina, avanzó luego hacia el norte, siendo aclamado en todas partes como un libertador. Francisco II, tras muchas vacilaciones e incluso un intento de parlamentar con el propio Garibaldi, abandonó Nápoles el 6 de septiembre de 1860 en compañía de la reina María Sofía, la corte, el cuerpo diplomático extranjero (exceptuando a los representantes francés e británico), y se dirigió por mar a Gaeta, donde encontró aún apoyo militar a su favor. Al día siguiente Garibaldi hacía su entrada triunfal en Nápoles, donde formó gobierno.

Victor Manuel de Saboya había decidido invadir los Estados Pontificios, y tras haber ocupado la Romaña y Marcas entró en el territorio del reino de las Dos Sicilias. Las tropas de Garibaldi (conocidos como los "camisas rojas") derrotaron a los monárquicos napolitanos en la batalla del Volturno (1 y 2 de octubre de 1860), mientras los piamonteses se hacían con Capua. Sólo Gaeta, Messina, y Civitella del Tronto resistieron hasta el final, comenzando el sitio de la primera de estas ciudades por los piamonteses el 6 de noviembre de 1860. Francisco II y María Sofía permanecieron en Gaeta haciendo gala de su sangre fría y buen temperamento, incluso después de que se retirara la flota francesa (enviada por el emperador Napoleón III para evitar un ataque por mar). La fortaleza de Gaeta capituló finalmente el 12 de febrero de 1861. Los depuestos reyes sicilianos se retiraron a Roma, donde continuaron protestando contra los actos de los piamonteses, sin obtener éxito.

Últimos años[editar]

El reino de Nápoles fue anexionado al reino de Italia, y Francisco II y María Sofía llevaron desde entonces una vida errante que los obligó a residir en Austria, Francia y Baviera. Francisco murió en Arco, en el Tirol, sobreviviéndolo su viuda más de treinta años, hasta su propia muerte en 1925.

Referencias[editar]


Predecesor:
Fernando II
Rey de las Dos Sicilias
1859 - 1861
Escudo del Reino de las Dos Sicilias
Sucesor:
Absorción en el Reino de Italia
Predecesor:
Él mismo
(como monarca reinante)
Pretendiente al trono de las Dos Sicilias
1861 - 1894
Sucesor:
Alfonso de Borbón-Dos Sicilias
como Alfonso I