Expansión territorial de Chile

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa de Chile tricontinental, incluyendo reclamación antártica y la isla de Pascua.

La expansión territorial de Chile fue un proceso de anexión e incorporación efectiva de diversos territorios bajo la soberanía del Estado de Chile y de conquista de territorios de países vecinos (Bolivia y Perú) que se llevó a cabo en la segunda mitad del siglo XIX, sobre todo, aunque no exclusivamente, durante la etapa llamada República Liberal (1861-1891). Así, a partir de diversas anexiones a lo largo de su historia republicana, Chile extendió los límites en los que la Capitanía General de Chile había ejercido soberanía efectiva y planes duraderos de colonización, que se extendían entre la zona de Copiapó por el norte y, dependiendo del periodo, el río Biobío y los enclaves de Valdivia y Chiloé por el sur, en una franja que excluía el territorio mapuche desde el fallido intento de conquista española de fines del siglo XVI. Este proceso, consistente en un serie de iniciativas diversas y no necesariamente coordinadas entre sí, se considera uno de los ejes principales de aquel periodo de la historia de Chile.

Entre los hechos que forman parte de este proceso se cuentan:

Conquista de Chiloé[editar]

Tras la victoria patriota en la batalla de Maipú (1818) y luego de la conquista de Valdivia (1820), se buscó incorporar al archipiélago de Chiloé a la naciente república de Chile. De manera transversal, la élite política chilena consideró que la permanencia de ese territorio bajo posesión española (quien lo incluía en el Virreinato del Perú) era una amenaza para la independencia, y que para consolidarla era indispensable vencer la resistencia del Gobierno de Chiloé, dirigido por el militar cantábrico Antonio Quintanilla.

El 16 de febrero de 1820, sin orden del Gobierno, la flota del marino inglés Thomas Cochrane zarpó rumbo al sur para intentar tomar el control del Archipiélago. No obstante, los chilotes resistieron la invasión y derrotaron a las tropas en el Combate de Agüi. Cuatro años más tarde, en abril de 1824 una nueva invasión buscó el mismo objetivo aunque nuevamente fracasó debido a la resistencia de las milicias chilotas al mando del coronel José Rodríguez Ballesteros, en el Combate de Mocopulli. Recién en enero de 1826, 16 años después de la Primera Junta de Gobierno y 8 años después de la declaración de independencia de Chile, tras las batallas de Pudeto y Bellavista, el general Ramón Freire pudo acabar con la resistencia chilota y obligarlos a capitular.

El 15 de enero de 1826, con la firma del Tratado de Tantauco se selló la incorporación de este territorio a la República de Chile.

Toma de posesión del estrecho de Magallanes[editar]

Fuerte Bulnes, levantado en 1843.

Este proyecto de una colonización magallánica había estado entre las preocupaciones en los primeros gobernantes independentistas. Pero entre ellos fue Bernardo O'Higgins quien, durante su exilio en Perú, comenzó a remover el asunto, enviando diversas cartas que trataban de interesar a las autoridades chilenas en realizarlo.

Por otra parte, luego de que Argentina perdiera las Malvinas, se volvió una posibilidad cada vez más creíble el que el Estrecho fuera ocupado por una potencia europea, deseosa de controlar el paso entre el Pacífico y el Atlántico, que cobraba una importancia creciente gracias al desarrollo del barco de vapor. Y finalmente los chilenos se apropiaron de esta zona.

Colonización de Llanquihue[editar]

Colonización de Llanquihue es el proceso histórico realizado en la zona sur de Chile durante el siglo XIX para el establecimiento de colonos. Esta colonización se realizó en gran parte de las actuales regiones de Los Ríos y Los Lagos, principalmente en la zona de Valdivia y Llanquihue.

Ocupación de la Araucanía[editar]

En 1861, el presidente José Joaquín Pérez Mascayano inicia la ocupación de la Araucanía (denominada en los documentos oficiales chilenos como pacificación de la Araucanía), zona que comprende los terrenos ubicados entre el río Biobío, por el norte, y Toltén por el sur. Fue un proceso de invasión militar y aculturación de los territorios mapuches autónomos por parte del estado chileno. Se prolongó durante casi toda la segunda mitad del siglo XIX.

Conquista del Norte Grande[editar]

Incorporación de la isla de Pascua[editar]

En 1887 Chile quiere anexionar la isla para lo cual comisiona al capitán de la Armada de Chile Policarpo Toro, quien por medio de negociaciones realizó la compra de terrenos en la isla a petición del Obispo de Valparaíso, dueño de 600 hectáreas, junto a los hermanos Salmon, Dutrou-Bornier y John Brander, de Tahiti; esto a pesar de que, según la tradición, las tierras no se podían vender. El 9 de septiembre de 1888 Chile consiguió la firma de un tratado con los nativos representados por Atamu Tekena. Se redactó el documento español y otro en rapanui mezclado con tahitiano. El texto en español habla de cesión de soberanía a Chile, reservando al mismo tiempo, para los jefes que concurrieron al acuerdo, los títulos de que estaban investidos y que gozaban en ese momento, sin hacer alusión a la propiedad de la tierra. A su vez, el texto en rapanui mezclado con tahitiano no habla de cesión de tierras y usa el concepto de "mau te hoa kona" (traducido como "amigo del lugar", que estaría relacionado con una anterior solicitud de protectorado francés) y además indica "ia i haka tika i ta ite runga, iraro ina he kainga kai ta" (traducido como "escribir sobre lo de arriba, lo de abajo no se escribe aquí", señalando lo que se encuentra en la superficie del terreno).[cita requerida]

Colonización de Aysén[editar]

Territorio Chileno Antártico[editar]

Gabriel González Videla durante la inauguración de la Base General Bernardo O'Higgins en la Antártica, en 1948.

Las reclamaciones territoriales chilenas sobre la Antártida se basan principalmente en consideraciones históricas, jurídicas y geográficas. En virtud del principio de uti possidetis, usado tras la independencia para definir las fronteras de los nuevos países, Chile consideró que esos títulos incluían derechos sobre la Antártica.

En 1894, el Estado chileno otorgó la potestad a la Gobernación de Punta Arenas para la explotación de recursos marinos al sur del paralelo 54° S. Entregándose numerosos permisos de exploración y explotación a expediciones extranjeras. En 1906 se crea la "Sociedad Ballenera de Magallanes", la cual se instala en las islas Shetland del Sur, constituyendo el primer acto de soberanía chilena sobre dichos territorios. La estación funcionó en forma regular bajo bandera chilena, en temporada estiva, hasta 1914.

El 6 de noviembre de 1940 se promulga el Decreto Nº 1747, promulgado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile, que establece los límites exactos de la reclamación antártica chilena.[1]

Para asegurar su soberanía en el continente antártico, Chile instaló la Base Soberanía, actual Arturo Prat, en 1947. Al año siguiente, y como forma de asentar las reclamaciones chilenas, el Presidente Gabriel González Videla inauguró la Base General Bernardo O'Higgins, siendo la primera visita oficial de un Jefe de Estado a la Antártida.

El territorio reclamado por Chile abarca las islas Shetland del Sur, la península Antártica, llamada Tierra de O'Higgins en Chile, e islas adyacentes, la isla Alejandro I, la isla Charcot, y parte de la Tierra de Ellsworth, entre otras. Posee una superficie de 1.250.257,6 km². Administrativamente para Chile, el área forma parte de la Comuna Antártica, una de las dos comunas de la Provincia de la Antártica Chilena, la cual a su vez forma parte de la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena.[2]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. [1] Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. Decreto 1747 de 1940.
  2. [2] Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. Decreto 1747 de 1940.