Antonio de Quintanilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Antonio de Quintanilla
Brigadier.
Lealtad España
Mandos Ejército Real de Chile
Participó en Guerra de independencia de Chile

Nacimiento 14 de noviembre de 1787
Pámanes
Fallecimiento 27 de diciembre de 1863
Almería
Ocupación gobernador de Chiloé

Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
[editar datos en Wikidata ]

Antonio de Quintanilla y Santiago (Pámanes, Cantabria, España; 1787Almería, Andalucía, España; 1863) fue un militar español de origen cántabro que pasó en su juventud a la gobernación de Chile y después de dedicarse al comercio en la provincia de Concepción, ingresó en el ejército real en 1813. Llegó a ocupar el puesto de gobernador de Chiloé hasta la anexión de ese territorio a Chile en 1826. Luego del fin de la guerra, regresó a España con su familia, y vivió allí hasta su muerte.

Durante la Guerra de Independencia de Chile actuó en las batallas de Yerbas Buenas, San Carlos, Chillán, El Roble, Rancagua y en la de Chacabuco (1813-1817). En San Carlos recibió una herida en el rostro, que por falta de atención médica le acarreó sordera en el oído izquierdo y una parálisis facial permanente en ese lado de la cara. Alcanza el grado de coronel en 1814. Brigadier el 17 de diciembre de 1825.

Después de Chacabuco viajó a Lima, donde fue nombrado gobernador de Chiloé por el virrey Pezuela el 20 de marzo de 1817 en reemplazo del viejo y renunciado coronel Ignacio Justis (o Yutis), en aquella época una gobernación política y militar dependiente del Virreinato del Perú, asentándose en la villa de San Carlos de Chiloé, actual ciudad de Ancud en el norte de la Isla Grande, y allí organizó su defensa frente a las expediciones dirigidas por la República de Chile, derrotando en Agüi la comandada por Lord Cochrane en 1820 y en Mocopulli la de Ramón Freire en 1824, pero en una nueva expedición y tras los combates habidos en los campos de Pudeto y Bellavista (14 de enero de 1826) convino con el jefe del ejército expedicionario chileno el Tratado de Tantauco (15 de enero de 1826), en virtud del cual Chiloé fue anexado a la República de Chile.

Después de los sucesos anteriores, regresó a España en compañía de sus hijos y de su mujer, Antonia Álvarez de Garay, natural de Chiloé, y se mantuvo en el real servicio como brigadier del cuartel de Santander (1827), subdelegado general de Policía de la Mancha (1831) y gobernador de Tarragona (1839).

Recibió la Orden de Isabel la Católica (1824), la Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo y la Cruz de la Batalla de Rancagua, entre otras distinciones.

Hacia el final de su vida, escribió una Autobiografía.

Bibliografía[editar]