Eugen von Böhm-Bawerk

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Eugen von Böhm-Bawerk.

Eugen von Böhm-Bawerk (Brno, 12 de febrero de 1851 - Viena, 27 de agosto de 1914) fue un economista y político austrohúngaro que contribuyó de forma destacada al desarrollo de la Escuela Austríaca de Economía.

Vida[editar]

Hijo de una familia aristocrática acomodada, pudo estudiar en las Universidades de Heidelberg, Leipzig, Jena y Viena. Leyó los Principios de Economía de Carl Menger, del que se convirtió en un firme partidario, aunque no fue alumno suyo. Pero sí trabajo a su lado, e incluso es considerado junto con Friedrich von Wiser un co-fundador de la Escuela Austriaca o Vienesa impulsada por Carl Menger. Schumpeter afirmaba que Böhm-Bawerk "era un discípulo tan estusiasta de Menger que no era necesario buscar otras influencias en su obra." Fue profesor de Economía Política en las universidades de Innsbruck y Viena. Al acabar sus estudios ingresó en el Ministerio Austriaco de Finanzas. Desde 1881 hasta 1889 fue profesor en Innsbruck donde publicó dos de los tres volúmenes de su obra magna, Capital e interés.

En 1889 volvió a Viena, donde el Ministerio de Finanzas le encargó la redacción de una propuesta de reforma de la imposición directa. El sistema austriaco de aquél tiempo gravaba fuertemente la producción, especialmente en tiempo de guerra, lo que desincentivaba la inversión. Böhm-Bawerk propuso un moderno sistema de impuesto sobre la renta que fue aprobado y puesto en práctica con gran éxito.

En 1895 fue nombrado Ministro de Finanzas en el gabinete dirigido por Ernest von Körber, cargo que desempeñó varias veces a lo largo de los siguientes años, siendo el período más largo el que fue de 1900 a 1904. Los principios de Böhm en la conducta de esta oficina eran: el mantenimiento terminante de la paridad legalmente fija del oro de la modernidad, y un presupuesto balancearon sin ninguna ayuda del banco central. Un erudito eminente, Ludwig Bettelheim-Gabillon, previsto para publicar un trabajo comprensivo analizando la actividad de Böhm-Bawerk en el ministerio de las finanzas. Desafortunadamente los nazis mataron al autor y destruyeron su manuscrito. Como ministro, defendió con fuerza el patrón oro y la idea del presupuesto equilibrado. En 1902 eliminó las subvenciones al azúcar que habían sido una característica de la economía austríaca durante doscientos años. Dimitió en 1902 en desacuerdo con el déficit fiscal provocado por las necesidades del ejército austríaco. El historiador económico Alexander Gerschenkron le consideró culpable del atraso económico austriaco por su negativa a financiar obras públicas. Sin embargo, Schumpeter alabó sus esfuerzos por lograr la estabilidad financiera del país. En 1904 volvió a la cátedra en la Universidad de Viena donde tuvo como alumnos a Joseph Schumpeter, Ludwig von Mises y Henryk Grossman. Murió en 1914.

Aunque fue un economista liberal, estuvo alejado de las posiciones radicales libertarianas que la Escuela Austríaca de Economía sugiere hoy en día. Dejó escrito que la libre competencia sin ningún tipo de límites llevaría al caos en la producción y el consumo. También argumentó incisivas críticas contra la obra de Karl Marx.

Los aportes de este autor fueron varios, pero tiene más peso su teoría del capital, en donde introduce algunas consideraciones acerca del tiempo. Partiendo de que la producción se realiza por 2 métodos; uno directo en donde los medios son recursos tales como trabajo y materias primas, y se da una producción inmediata del tipo "Robinson Crussoe". Y otro método indirecto en donde los recursos que se usan en el método directo pasan a combinarse y a acumularse, dando origen a lo que es la producción de capital. Bawerk estableció que el método indirecto era el modo más eficaz y si bien tenía la aparente desventaja de consumir un tiempo mayor, se podía realmente asegurar que a mayor tiempo, mayor producción (caso extremo de método más indirecto e intensivo), lo cual en realidad se convierte en una ventaja.

Es a partir de esta consideración que el tiempo pasa a convertirse en un factor más de producción, siendo así la duración del periodo una variable más dentro del modelo.

La presentación de Bawerk resume la idea de que los individuos prefieren los bienes presentes a los futuros a través del pago de intereses, y es por excelencia una refutación del sistema socialista y un elemento fundamental para comprender lo que es el sistema capitalista.