Emilio Lledó

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Emilio Lledó.

Emilio Lledó Íñigo (Sevilla, 5 de noviembre de 1927) es un filósofo español formado en Alemania, que ha sido profesor en las universidades de Heidelberg, La Laguna, Barcelona y Madrid. Es miembro de la Real Academia Española.

Trayectoria[editar]

De padres saltereños, Emilio Lledó nació en el barrio de Triana de Sevilla en 1927, aunque con seis años se trasladó a Vicálvaro, por entonces un pueblo pequeño de Madrid. Allí estudió la primaria con un maestro que recordará de por vida, y padeció la Guerra Civil.

Cursó la enseñanza secundaria en el instituto Cervantes de Madrid y se licenció en filosofía en la Universidad de Madrid en 1952, donde fue apoyado por un joven Julián Marías. De inmediato se fue a Alemania, para huir de la realidad de entonces, y prosiguió sus estudios con sus maestros alemanes en filosofía Hans-Georg Gadamer y Karl Löwith o con Otto Regenbogen, quien le encaminó hacia la filología clásica. Pudo concluir allí su tesis doctoral al conseguirle Gadamer una beca de la "Alexander von Humboldt Stiftung".

En 1955 se incorporó a la Universidad de Madrid como ayudante de Santiago Montero Díaz. Pero regresó a Alemania, casado: Gadamer era decano de la Facultad y le comunicó que había un puesto para él en Heidelberg. Y, si bien 1958 obtuvo una cátedra de secundaria, pidió la excedencia para volver de nuevo a Alemania, donde estaría diez años en conjunto, durante esa etapa.

En 1962 regresó a España, pues finalmente se incorporó a la docencia secundaria en el instituto Núñez de Arce en Valladolid, con su mujer, Montserrat Macau Matas, catedrática de alemán. A los dos años, en 1964, obtuvo la cátedra de Fundamentos de filosofía e Historia de los sistemas filosóficos de la Universidad de La Laguna, a donde se trasladó, lo que fue una experiencia decisiva en su vida. Poco después, en 1967, opositó a la cátedra de Historia de la Filosofía de la Universidad de Barcelona, la obtuvo y permaneció once años muy fructíferos en la capital catalana. En 1978 se trasladó a la UNED de Madrid.

En la UNED ha desarrollado una actividad notable hasta su jubilación, si bien volvió a Alemania durante un tiempo como investigador, pues en 1988 fue nombrado miembro vitalicio (fellow) del Instituto para Estudios Avanzados de Berlín (Wissenschaftskolleg), y se estableció allí durante tres años, pues luego estuvo en la Universidad libre de esa ciudad. Precisamente allí escribió dos de sus grandes monografías: El silencio de la escritura y El surco del tiempo.

Fue elegido a continuación, el 11 de noviembre de 1993, miembro de la Real Academia Española; tomó posesión el 27 de noviembre de 1994, y ocupa el sillón Ele minúscula; en esa institución desempeñó el cargo de Académico Bibliotecario (1998-2006) y colabora activamente.

Publicaciones fundamentales[editar]

Lledó tradujo de joven el clásico de Wilhelm Capelle, Historia de la filosofía griega (última edición, Gredos, 2003). Más tarde, prologó extensamente ediciones de Platón (de quien había traducido varios diálogos) y de Aristóteles. Por otra parte, colaboró en trabajos colectivos para la difusión de la filosofía. Y ha dirigido una colección selecta de pensamiento para el Círculo de Lectores.

Publicó muy pronto, algo retocada, su tesis doctoral El concepto 'poiesis' en la filosofía griega (1961), que sólo se ha difundido recientemente, en 2010, con traducciones de los textos clásicos y nuevas palabras introductorias.

Pero en una primera etapa, sobre todo, Lledó escribió dos libros que definen su personal modo de trabajar en la filosofía y su evolución, a través de la lengua y de la historia, como son Filosofía y lenguaje (1971) y Lenguaje e historia (1978). Asimismo hizo un balance La filosofía, hoy (1975), sobre el pensamiento de esos años de ebullición.

En los ochenta, entregó su monografía sobre El epicureísmo, muy reeditada e intensa, y otros dos libros que dieron nuevo impulso a su trabajo: La memoria del logos, que es un minucioso recorrido sobre los diálogos de Platón, y Memoria de la ética, que gira en torno a la moral de Aristóteles (ambos son autores de referencia para él, junto a Kant o Nietzsche). Sobre esa base, construirá recientemente El origen del diálogo y de la ética. Una introducción al pensamiento de Platón y Aristóteles, en 2011.

Otro tipo de ensayos, de 1991 y 1992, definen más su expresión actual, cada vez más abierta. Así, El silencio de la escritura, que obtuvo el Premio Nacional de Ensayo (España), y El surco del tiempo, trabajo novedoso sobre el Fedro platónico.

Luego, en 1998, recopiló un voluminoso libro de artículos, Imágenes y palabras: ensayos de humanidades, donde daba cuenta de su amplia labor indagadora. Previamente, en Días y libros, había recogido un abundante número de textos breves como comentarista de la filosofía y de la cultura en general. Asimismo, agrupó sus conversaciones hasta 1997 en Palabras entrevistas.

En el siglo XXI, ha venido reordenando y retocando, con nuevas introducciones, varios libros precedentes. Destaca en esa tarea un ensayo de referencia para valorar su trabajo, citado ya: El origen del diálogo y de la ética. Una introducción al pensamiento de Platón y Aristóteles (2011). También es de gran interés actual La filosofía, hoy. Filosofía, lenguaje e historia (2012), un grueso libro de lecturas intensas, en donde recupera y prologa los tres volúmenes que publicó en los años setenta, incluyendo el texto que le da título y que no había sido reimpreso desde 1975.

Pero, además, Lledó ha publicado en estos años cuatro libros de artículos dispersos, agrupados temáticamente: el inédito Elogio de la infelicidad (2005 y 2013), de gran aliento ensayístico sobre esa cuestión crucial, y que sigue logrando gran eco; El marco de la belleza y el desierto de la arquitectura (2009), más breve y misceláneo; así como Ser quien eres (2009), un libro amplio de escritos que ahondan en sus ideas punzantes sobre la educación.

Por último, de 2013 es una nueva recopilación de ensayos, del todo inédita, titulada Los libros y la libertad, sobre una de las manifestaciones esenciales de nuestra capacidad de crear y de recrearnos: los libros.

Pensamiento[editar]

Su trabajo intelectual se mueve entre la interpretación de textos claves de la historia de la filosofía, y la meditación teórica sobre esta labor interpretativa. Está enraizado en la corriente hermenéutica y considera que el lenguaje es el elemento esencial en el pensar y en el instalarse del hombre en la sociedad o en la naturaleza. La filosofía no sería sino la meditación sobre tal instalación; y la historia de la filosofía se entendería como "memoria colectiva" del complejo proceso seguido por la humanidad, diferenciado históricamente.

El pensamiento de Lledó se vertebra en el tiempo a través de tres ejes principales: 1) la filosofía griega clásica, con una mirada especial a los diálogos platónicos y a las éticas aristotélicas, así como al epicureísmo; 2) la atención al lenguaje como objeto principal del análisis filosófico, en clara convergencia con el desarrollo de las principales corrientes del pensamiento europeo de posguerra; y 3) la elaboración de una amplia reflexión sobre la temporalidad y la escritura que acabará desembocando en una bien trabada filosofía de la memoria y en una antropología textual de raíces originalmente hermenéuticas.

Una parte de todo ello fue llevado a cabo en el anómalo contexto de la cultura española del tardo-franquismo o de la transición a la democracia, en aquel intento de renovación de la filosofía que dio lugar al segundo enganche de la cultura española del siglo XX con la filosofía europea. De ese segundo engarce —que sobrevino después del que protagonizara a principios de siglo José Ortega y Gasset—, Lledó ha sido una figura de principal importancia.[1]

En general, su obra se caracteriza por el uso jugoso y rico de palabras claras, consistentes, por una pasión expresiva y rigurosa, por el empeño de que el pensamiento antiguo o moderno tenga peso ante ciertos desgarros del presente que pone en evidencia.

Obra publicada[editar]

  • El concepto 'poiesis' en la filosofía griega (1961), reeditado por Dykinson, 2010.
  • Filosofía y lenguaje (1970), Crítica, 2008.
  • La filosofía, hoy, Salvat, 1975. Traducido al francés, La philosophie d'aujourd'hui, Lausana, Éditions Grammont (Bibliothèque Laffont des grandes thèmes), 1976.
  • Lenguaje e historia (1978), Dykinson, 2011.
  • La memoria del logos (1984), Taurus, 1996.
  • El epicureísmo (1984), Taurus, 2003.
  • El silencio de la escritura (1991), Espasa-Calpe, 2011.
  • El surco del tiempo: meditaciones sobre el mito platónico de la escritura y la memoria (1992), Crítica, 2000. Traducido al italiano como Il solco del tempo, Roma-Bari, Laterza, 1994.
  • Memoria de la ética (1994), Taurus, 1995.
  • Días y libros. Pequeños artículos y otras notas (1994), Junta de Castilla y León, 1995.
  • Palabras entrevistas, Junta de Castilla y León, 1997.
  • Imágenes y palabras: ensayos de humanidades, Taurus, 1998.
  • Elogio de la infelicidad (2005), Cuatro. ediciones, 2013.
  • Ser quien eres. Ensayos para una educación democrática, Prensas Universitarias de Zaragoza, 2009.
  • El marco de la belleza y el desierto de la arquitectura, Biblioteca Nueva, 2009.
  • El origen del diálogo y de la ética. Una introducción al pensamiento de Platón y Aristóteles, Gredos, 2011.
  • La filosofía, hoy. Filosofía, lenguaje e historia, RBA, 2012.
  • Los libros y la libertad, RBA, 2013.
  • Ensayos, junto con C. García Gual y Pierre Hadot, en Epicuro, Filosofía para la felicidad, Errata Naturae, 2013.

Reconocimientos[editar]

En 1990, recibió el premio Alexander Von Humboldt del gobierno de Alemania. Fue nombrado "Hijo Predilecto de Andalucía" en 2003. En 2004 se le otorgó el XVIII Premio Internacional Menéndez Pelayo en reconocimiento a su trayectoria como investigador y docente en las Humanidades. Recibió en 2005 la "Cruz Oficial de la Orden del Mérito" de la República Federal de Alemania. En 2007, le fue concedido el II Premio Fernando Lázaro Carreter creado por la Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

En el pueblo de sus padres, Salteras (Sevilla), se inauguró una biblioteca con su nombre. La Junta de Andalucía le concedió uno de los Premios Cultura 2008, el María Zambrano, por "su papel en la recuperación de la filosofía griega y el helenismo en España, así como su contribución al desarrollo de la hermenéutica en el panorama de la filosofía española contemporánea". En este mismo año, como homenaje a su labor docente, la comunidad educativa del nuevo Instituto de Educación Secundaria de Numancia de la Sagra, Toledo, acordó poner su nombre al nuevo centro.

En 2011 realizó un largo diálogo en la Fundación Juan March con Manuel Cruz.[2] Ese año tuvo otro diálogo en la TV andaluza, con Jaquín Petit, y otro más a finales de año con Juan Cruz para Canal+. Asimismo, en junio de 2012, en Barcelona, para un programa cultural de TV3, Singulars, con Jaume Barberà; con todos estos distintos recorridos por su trayectoria vital y creativa han supuesto una reflexión autobiográfica, en paralelo a la preparación de nuevas ediciones de sus libros, con reordenaciones, y con recuperaciones inéditas de artículos que reflejan su vida activa en este siglo.

Referencias[editar]

  1. J. Muñoz y F.J. Martín, El texto de la vida. Debate con Emilio Lledó, Madrid, Biblioteca Nueva, 2010, p. 10.
  2. http://www.march.es/conferencias/anteriores/voz.asp?id=2722

Bibliografía[editar]

  • Historia, lenguaje y sociedad. Homenaje a Emilio Lledó, editado por Manuel Cruz, M. Ángel Granada y A. Pappol, Crítica, 1989, obra colectiva.
  • Joaquín Esteban Ortega, Emilio lledó: una filosofía de la memoria, Salamanca, 1997 ISBN 978 84-8260042-0
  • Del pensar y su memoria. Ensayos en homenaje al profesor Emilio Lledó, editado por Luis Vega, Eloy Rada y Salvador Mas, UNED, 2001, obra colectiva.
  • Bibliografía y entrevista con Emilio Lledó, Pasado y presente. Diálogos, Cuatro. ediciones, 2001.
  • El texto de la vida. Debate con Emilio Lledó, Biblioteca Nueva, 2011, editado por Jacobo Muñoz y Francisco José Martín, obra colectiva.

Enlaces externos[editar]