Corporación Nacional Forestal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Corporación Nacional Forestal
CONAF combate incendio de Valparaíso 02.jpg
Brigadistas de CONAF combaten un incendio forestal.
Información
Fundación 13 de abril de 1973
Jurisdicción Bandera de Chile Gobierno de Chile
Sede Paseo Bulnes 285, Santiago de Chile
Ministros Luis Mayol Bouchon
Dirección Eduardo Vial Ruiz-Tagle
Cronología
Corporación de Reforestación ◄ Actual ►
Sitio web
http://www.conaf.cl
[editar datos en Wikidata]
El Parque Nacional Rapa Nui (Isla de Pascua), como el resto de las áreas protegidas por el estado de Chile, se encuentra administrado por CONAF.
Señalética e instalciones de CONAF en el Parque Nacional Torres del Paine.

La Corporación Nacional Forestal (Conaf) es una institución autónoma del Estado chileno, creada originalmente como corporación de derecho privado, dependiente del Ministerio de Agricultura de Chile, encargado de administrar la política forestal chilena, fomentar el desarrollo del sector, combatir incendios forestales y administrar áreas silvestres protegidas como parques nacionales y reservas nacionales. Su personal más visible para la comunidad son los llamados brigadistas, que combaten los incendios forestales, y los guardaparques, responsables de las áreas silvestres protegidas.

Misión[editar]

Su misión es contribuir al desarrollo del país a través de la conservación del patrimonio silvestre y el uso sostenible de los ecosistemas forestales.

Dentro de sus funciones están el combate de los incendios forestales, la administración de las áreas silvestres protegidas del Estado integrados en el Sistema de áreas silvestres protegidas por el Estado (SNASPE) y la administración de políticas de fomento forestal, tales como el Decreto ley 701 y la ley sobre recuperación del bosque nativo y fomento forestal número 20.283.

Historia[editar]

Antecedentes: La deforestación del siglo XIX[editar]

Ya en el siglo XIX surgen en Chile numerosas voces preocupadas por la situación de deforestación que observaban en el país.

Claudio Gay: Primera alerta[editar]

Claudio Gay, pionero que planteó científicamente la problemática forestal en Chile en 1838.

El estudio fundacional en el tema es un informe realizado en 1838 por el naturalista Claudio Gay para el Ministerio del Interio: Sobre las causas de la disminución de los montes de la provincia de Coquimbo.[1] En él Gay se queja de que "las ordenanzas de la minería autorizan a las minas para cortar (árboles) y destruirlo todo", y observa en la zona analizada sólo remanentes aislados de la problación arborea original. Al año siguiente Gay, con otros autores (José Miguel Irarrázaval, Manuel Carvallo, Pedro Nolasco Mena, José Vicente Iñiguez, Francisco García Huidobro, Eugenio Cortés y Félix Solar) reunidos por la Sociedad Nacional de Agricultura reiteraron estas preocupaciones en Memoria Económico Legal sobre los bosques..., donde se afirma que "los montes se han cortado en nuestro país sin número ni tasa, sin orden ni medida... de este eterno azote con que se les ha castigado ¿qué podrá esperarse sino la aridez y la devastación? ¿El aspecto que presentan nuestros campos se parece en algo al que ofrecían cincuenta años atrás? Las llanuras de Maipo y la Dehesa, la Punta y lo de Aguirre, pobladas según la historia de espesísimos montes ¿Qué demuestran ahora sino los vestigios de las selvas que en otros tiempos las cubrieron?".[2]

Más alarmas de desforestación[editar]

Entre otras opiniones que en la segunda mitad del siglo XIX circularon en el mismo sentido, en 1870 Benjamín Vicuña Mackenna aseguraba que: "se está incendiando a Chile en nombre de la agricultura. Se está decretando el desierto en el sur a nombre del trigo, así como en el norte se consumió y decretó a nombre del cobre”. Mientras que en 1872 Rafael Larraín Moxó, miembro de Sociedad Nacional de Agricultura, alertaba de la sobrexplotación de la masa forestal por parte de la minería y la hornos de fundición asociados a ella. Larraín aseguraba que a raíz de ese uso no quedaban "más que restos escasos de aquel tesoro inmenso" que alguna vez fueron los bosques entre los ríos Maipo y Copiapó. En 1874, el historiador Carlos María Sayago hacía el mismo diagnóstico respecto al Valle de Copiapó, donde "apenas si quedan (...) unos cuantos de esos añosos árboles".

Leyes y reglamentos sin aplicación[editar]

En concordancia con esta reiterada preocupación se tomaron medidas algunas legislativas que, sin embargo, no tuvieron en lo inmediato aplicación en la práctica. En 1857 el Código Civil declaró que el "goce del usufructuario de una heredad se extiende a los bosques y arbolados, pero con cargo de conservarlo en un ser, reponiendo los árboles que derribe". En 1871 se intentó limitar mediante modificaciones de la Ordenanza de Minería el derecho de tala indiscriminada que gozaban los mineros, pero el cabildeo de éstos atenuó las restricciones al año siguiente. Para enfrentar el mismo problema se decretó un Reglamento General de Corta en 1873, mismo año en que Cödigo Penal tipifica el delito de "incendio de bosques". Mientras que un decreto de 1879 establece el concepto de "Reserva de Bosque Fiscal", pero sin que se implemente.

Protección del tamarugal durante el ciclo salitrero[editar]

Los bosques de tamarugos (Prosopis tamarugo), uno de los primeros especios que se intentó conservar en Chile.

Uno de los primeros ecosistemas que intentaron ser protegidos oficialmente en lo que hoy es territorio de Chile fueron los bosques de tamarugos que crecen en medio del Desierto de Atacama, considerado habitualmente el más seco del mundo, gracias al agua proporcionada ocasionalmente por aluviones que bajan cada cierta cantidad de años desde la precordillera y el altiplano de la zona. Estos árboles fueron fuertemente explotados producto del auge de la explotación del salitre.[3]

Decreto peruano: Intento de conservación[editar]

El gobierno de Perú, que anteriormente ejercía soberanía en Tarapacá, promulgó un decreto el 13 de mayo de 1873 intentando proteger estos árboles, que eran talados para ser usados como leña. Pero la normativa no fue acompañada de medidas prácticas. El político peruano Guillermo Billinghurst señalaba en esos años, respecto a un tamarugal ubicado cerca del Salar de Llamara, que "es evidente que con una pequeña vigilancia se habría evitado la destrucción por medio del hacha y el fuego de miles de árboles en el Monte (bosque) de la Soledad".[3]

1885: El primer "guardabosques" de Chile[editar]

Luego de la Guerra del Pacífico, las recién instaladas autoridades chilenas continuaron con la misma preocupación. En 1883 Francisco Valdés Vergara, intendente de la provincia, ofició una orden al inspector general de salitreras para que se prohibiere por completo el corte de árboles en la Pampa del Tamarugal. En 1885, debido a que continuaba evidentemente la explotación, un nuevo intendente, Fuentes (¿Exequiel Fuentes Villarroel?), designó al primer "guardabosques" que oficialmente operó en Chile, Manuel Hidalgo, especialmente encargado de proteger el llamado Monte (bosque) de la Soledad, en el Salar de Llamara, a pocos kilómetros al norte de Quillagua.[3]

Siglo XX: Federico Albert crea la institucionalidad forestal[editar]

Federico Albert, gestor de la primera institucionalidad forestal de Chile.
En Chanco se considera que Federico Albert salvó al pueblo del avance de las dunas. Allí el nombre de la Reserva Nacional Federico Albert recuerda su labor de reforestación.

El 10 de octubre 1900 se creó, bajo la dirección del botánico alemán Federico Albert, el organismo que sería el verdadero punto de partida de la instucionalidad forestal en Chile: la Sección de Ensayos Zoológicos y Botánicos del Ministerio de Industria. Esta oficina se transformó en la Sección de Aguas y Bosques, también dentro del Ministerio de Industria, en 1906. En 1907, siguiendo este mismo impulso, se creó por iniciativa de Albert la Reserva Forestal Malleco, la primera área protegida por el Estado, aprovechando el decreto anterior, de 1879 que había creado legalmente la figura de "Reserva de Bosque Fiscal", pero que no había sido implementado hasta esa fecha.

Siguiendo a una propuesta hecha por Albert en 1911, en 1912 la anterior sección se transforma la Inspección General de Bosques, Pesca y Caza, alojado en el entonces Ministerio de Industria y Obras Públicas. El ambicioso proyecto original consideraba para esta nueva institución un personal de más de 600 funcionarios entre "conservadores de bosques", silvicultores y numerosos guardabosques, además de dos cargos de inspectores a nivel nacional: uno de "repoblaciones y correcciones" y otro de "reservas y ordenaciones". También en el mismo año de 1912 crean nuevas reservas forestales de Villarrica, Llanquihue y Alto Bío Bío.

El avance logrado por la nueva Inspección General ya era concreto en 1914. Entonces las reservas de bosques fiscales alcanzaron el número de ocho (Malleco, Villarrica, Tirúa, Chiloé, Puyehue, Petrohué, Alto Bío Bío y Llanquihue); también ya estaban activas tres unidades dedicadas a repoblación y contención de dunas (Chanco, Llico y San Antonio); habían tres servicios provinciales de fomento de plantaciones forestales (Atacama, San Fernando y Linares) y otros cuatro destinados a la repoblación forestal en suelos áridos, salobres o quebradas (Noguen, El Canelo, Las Tablas y Bosque de Santiago). Los viveros de la Inspección General habían entregado en esa facha ya 63.502 árboles.

Todas estas iniciativas de Albert, que dejó el cargo y el país en 1915 por problemas de salud, estaban inspiradas por un enfoque conservacionista; alarmado de la deforestación, el avance de las dunas, la eroción y, como derivado de estas situaciones, el daño sobre los recursos hídricos que el botánico alemán diagnostícaba como graves problemas de Chile. Actualmente se le recuerda en el nombre de la Reserva Nacional Federico Albert, en Chanco, fruto de su proyecto de detención de dunas. Allí se considera que Albert salvó al pueblo de ser absorbido por el campo dunar.

Surge Conaf[editar]

La Corporación de Reforestación fue fundada el 13 de mayo de 1970 siguiendo el impulso de un anterior "Plan de Reforestación de Colchagua". Conaf fue creada el 13 de abril de 1973 por el gobierno de Salvador Allende, por medio de una reforma de los estatutos de esa anterior corporación. [4]

La dictadura del Augusto Pinochet entregó al yerno del dictador, Julio Ponce Lerou, casado entonces con María Verónica Pinochet, el cargo de director ejecutivo de Conaf entre 1974 y 1980. Ponce Lerou, que anteriormente había administrado de un aserradero en Panamá, privatizó complejos madereros y fundos que estaban en manos de Conaf. Además se enajenaron tierras indígenas y campesinas que terminaron siendo entregadas a grandes empresarios forestales, además de subvencionar la masiva plantación de especies exóticas destinadas a la producción privada de celulosa y papel por parte de la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones, que había sido uno de los pilares de la oposición del gremio empresarial a Salvador Allende. Al finalizar su gestión pública, Ponce Lerou terminó ostentando la propiedad de numerosos y extensos fundos, incrementando significativamente su propia fortuna personal.[5]

En 1976 la Conaf crea como mascota un coipo llamado Forestín.

En 1984 la ley 18.348 asimiló a Conaf como servicio público, [6] sin embargo fue excepcionada por la misma ley de los preceptos generales o especiales que regulan la administración del Estado, salvo expresa mención. Aún no se disuelve la corporación privada previa, por lo que ambas entidades funcionan aún.

Organización[editar]

Forestín, la mascota de Conaf con fines de promoción y difusión, acompaña a unos niños preescolares a plantar un canelo, árbol sagrado mapuche, en la sede de la UMCE.

Conaf es encabezada por un Director Ejecutivo, que es secundado por un Secretario Ejecutivo. El Director Ejecutivo responde de sus actividades a un Consejo Directivo. Esta instancia es encabezada por el Ministro de Agricultura y está integrada por el propio Director Ejecutivo de Conaf, el Ministro del Medio Ambiente, Director Nacional de Servicio Agrícola y Ganadero, Director Nacional de INDAP, dos representantes de CORFO, dos "representantes del sector privado agrícola" y un representante de los trabajadores de Canaf.

El Director Ejecutivo es asesorado por una fiscalía interna, un jefe de gabinete y una secretaría de comunicaciones. De este cargo dependen las diversas gerencias de Conaf:

  • Gerencia de Fiscalización y Evaluación Ambiental.
  • Gerencia de Desarrollo y Fomento Forestal.
  • Gerencia de Manejo del Fuego.
  • Gerencia de Áreas Silvestres Protegidas.
  • Gerencia de Finanzas y Administración.
  • Gerencia de Desarrollo de las Personas (personal)

También dependen del Director Ejecutivo las 15 direcciones regionales y una oficina provincial especial para la Isla de Pascua, que realizan el trabajo de la institución a nivel local.

A su vez, el Secretario Ejecutivo es responsable de las siguientes áreas:

  • Unidad de Auditoría Interna.
  • Programas de Empleo: Programas especiales, específicos o de emergencia, destinados a dar trabajo de forma masiva a fuerza laboral cesante o desocupada, ubicándolas en tareas de reforestación y similares.
  • Unidad de Asuntos Indígenas.
  • Secretaría de Relaciones Internacionales.[7]

Cuerpo de Guardaparques[editar]

Conaf, para administrar y cuidar su red de 101 áreas silvestre protegidas, además de educar al público que los visita, recurre al Cuerpo de Guardiaparques que, aunque en los hechos estaba activo desde mucho antes, fue denominado con ese nombre en 1999. El Cuerpo cuenta con una fuerza estable de 432 personas, a los que suman en las temporadas de alta afluencia de público (verano austral) varios cientos de "guardaparques transitorios". En el año 2013 la cifra de "guardaparques transitorios" fue de 419. Eventualmente estos funcionarios son apoyados también por otros trabajadores de Conaf, miembros de comunidades indígenas locales o grupos de colaboradores voluntarios.[8]

Historia de los guardaparques en Chile[editar]

Primeros guardaparques[editar]

En el 2014 Conaf celebró los 100 años de labor de los guardaparques en Chile, recordando a la primera persona que despeñó esta labor en una área protegida por el Estado; Manuel Alvarado, contratado en 1914 para servir en la primera área protegida, la Reserva Forestal Malleco, creada legalmente unos años antes, en 1907.[9] Alvarado tenía por principal labor evitar siniestros y tala ilegal en la reserva. Tradiciones orales recogidas en documentos de Conaf señalan que Alvarado habría trabajado hasta aproximadamente 1930. Agregan que era llamado "gringo", pese a ser moreno, por tener cierta ascendencia extranjera (de Medio Oriente). También la tradición le atribuye fama de "malo, rico, patas chuecas, que crió una muchacha y se casó con ella; que en las largas noches de invierno, se encerraba a conversar con el diablo". Estas tradiciones orales aseguran también que el día de su velorio se descubrió inesperadamente que su cuerpo no se encontraba en el ataud.[10]

Aún así, existen antecedentes anteriores de esta labor en Chile, pues en 1884 se registra el nombremiento de Manuel Hidalgo como "guardabosques" de Pozo Almonte por parte del intendente de Tarapacá, buscando proteger e imponer una explotación racional de los tamarugos y algarrobos que crecen en el desierto.[11] Mientras que en 1911 Federico Albert reclamaba la creación de una "Inspección General de Bosques, Caza y Pesca", argumentando la necesidad de guardabosques "no sólo par impedir los incedios en las propiedades fiscales, que a veces han llegado hasta Argentina, sino que para proteger los establecimientos mismos". Albert señalaba en esa fecha que esas labores alguna vez habían sido cumplidas esporádicamente por el Regimiento de Carabineros, pero cuando escribía ya no las realizaba nadie de manera orgánica.[12]

1971: Guardaparques implementan programas interpretativos[editar]

En 1971, cuando estaba gestándose el cambio institucional que daría origen a Conaf propiamente tal, se delinearon los primeros "programas interpretativos" del país; uno pensado para el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales (G. Watterberg) y otro para el Parque Nacional Puyehue (Cony y Gregory Lovelady). Primero se implementó este último plan, de forma que se estableció en Puyehue el primer Centro de Visitantes, en el sector Aguas Calientes, con exibiciones, maquetas, paneles informativos, mesón de información, entrega de material impreso y realización de charlas educativas. A este centro se agregaron "senderos interpretativos", miradores, anfiteatros naturales, caminatas guiadas por guardaparques, señaletica y casetas de información.[13] Todas éstas son prácticas que se generalizaron con el correr de las décadas y forman parte del característico quehacer actual de los guardaparques de Conaf.

En 1974, en el Parque Nacional Puyehue, sector Aguas Calientes, se incorporó a Conaf la primera guardaparque mujer registrada en áreas silvestres protegidas por el Estado de Chile, Mirla Carrasco Kahler, principalmente encargada de realizar charlas educativas con apoyo de grabaciones y diaporamas. En el 2014 se contabilizaban 32 guardaparques de género femenino.[14]

En 1975 ya se replicaban prácticas de intepretación en el antiguo Parque Nacional Monte Balmaceda (actual Parque Nacional Bernardo O'higgins), con un viaje guiado de acercamiento en barco por el Seno Ultima Esperanza como introducción a temas de Glaciología para los visitantes.[15]

En busca de reconocimiento legal[editar]

En el 2013 representates de los guardaparques enviaron una carta a la Presidencia de la República solicitando la creación a nivel legal de la figura del guardaparque y su cuerpo, con legislación que especifique roles, funciones, potestades públicas y un estatuto laboral propio.[16]

Brigadas forestales[editar]

Según cifras de abril del 2014, Conaf contaba para el control de incendios con un total de 136 brigadas forestales. De éstas, 17 son de "tipo móvil" y otras 3 son brigadas asociadas a una área silvestre protegidas en particular.[17] De acuerdo a datos publicados en marzo del 2013 (cuando el número de brigadas era 120), a esa fecha habían unos 1.500 brigadistas en la institución, a los que se sumaban despachadores, radioperadores, asistentes técnicos, observadores de torres de detección y otro personal de apoyo que totalizaban 2.160 personas dedicadas al combate de incendios.[18]

Habitualmente cada brigada cuenta con un jefe, dos jefes de cuadrilla y dos cuadrillas de alrededor de siete hombres cada una, pero estos números son variables y la organización puede ser otra según el caso y condiciones particulares.

Muchos de los brigadistas son temporales y se encuentran movilizados sólo durante la temporada local de incendios forestales (verano austral), de manera que durante la temporada libre (invierno austral) algunos de ellos, debido a su experiencia técnica, son contratados para trabajar en los incendios de países de clima mediterráneo del Hemisferio Norte, como Portugal o España.[19]

Las brigadas de Conaf son apoyadas en ocasiones de emergencias especial por brigadas forestales temporales que son activadas en las fuerzas armadas chilenas, o, eventualmente, por brigadas particulares de empresas forestales. Cuando los incedios representan peligro para poblaciones e infraestruccutra humana, las brigadas de Conaf trabajan en coordinación y apoyo con los cuerpos de bomberos voluntarios locales.

Las operaciones áereas de combate del fuego se realizan con una escuadrilla de 7 aeronaves propias de Conaf, a las que se suman otros aparatos particulares que son contratadas por la institución.

Conaf contabiliza oficialmente 24 "mártires", fallecidos en labores de extinción de incendios forestales, entre brigadistas y personal aéreo. [20]

Cargos operacionales[editar]

Cargos en una Brigada Forestal de Conaf[21]
Jefe de brigada
Jefe de cuadrilla
Operador de motobomba
Operador de motosierra
Combatiente
Encargado de primeros auxilios
Ayudante de primeros auxilios
Encargado de herramientas
Ayudante de herramientas
Radioperador

Equipamiento[editar]

Aeronaves[editar]

Aeronave Origen Tipo Versiones en servicio Capacidad Total Fecha de incorporación (comentario) Foto de referencia
Aeronaves de combate de incendios (7)
PZL-Mielec M-18 Dromader[22] Bandera de Polonia Avión utilitario / Avión hidrante M18B 2.000 litros de capacidad agua / líquido retardante. 3 Desde el 2007 (2 en Rodelillo, Valparaíso; 1 en Carriel Sur, Concepción).
Hellenic Air Force PZL-Mielec M-18B Dromader.jpg
Air Tractor AT-802 Flag of the United States.svg Estados Unidos Avión utilitario / Avión hidrante AT-802 F especializado en lucha contra incendios 3.100 litros de capacidad agua / líquido retardante. 3 Desde 2015.[23]
4X-AFA-1.jpg
PZL W-3 Sokół[24] Bandera de Polonia Helicóptero utilitario PZL W-3 A 1.100 litros de capacidad agua / líquido retardante. Transforte de brigadistas forestales a zonas de difícil acceso. 1 Desde el 2007 (Permaneció algunos años inactivo por falta financiamiento para operación y pilotos capacitados en Chile para volar este modelo. Su adquisición en estas condiciones fue objeto de polémica e investigación periodística sospechándose un fraude por parte de los intermediarios[25] . Posteriormente fue puesto en operación).[26]
Rojo, amarillo y azul.jpg
ING Robotic Aviation - Serenity Bandera de Canadá Avión no tripulado Serenity 1.1 Cámara y sensor infrarrojo 1 Desde el 2014 (Perteneciente a la empresa iFMS, por licitación presta servicios a Conaf de monitoreo de incendios y faenas forestales ilegales).[27] [28] [29]

Conaf, aparte de las unidades reseñadas en la tabla, también arrienda otras aeronaves a operadores privados durante cada temporada de incencios forestales, o para hacer frente a eventos específicos. Estas naves suman habitualmente alrededor de 7 helicópteros de modelos tales como:[30]

Equipamiento de brigadas forestales[editar]

Equipo Origen Tipo Cantidad Total Nota Foto de referencia
Equipamiento de brigadas forestales[31] [32]
Bull-911 H Casco de combate de incendios Casco con barbijo construído con plástico térmico
Bull R-222 Crubrefaz
Respro FB-1 Bandera del Reino Unido Mascarilla Mascarilla filtro de particulas, no es antigases.
Camisa ignífuga Bandera de España Tenida de combate de incendios. Camisa amarilla (norma internacional) con nivel de resistencia a chispas.
Pulaski o "Azahacha" Herramienta cortafuego de corte y remoción de material. Herramienta con cabeza mixta hacha-azadón.
Rastrillo McLeod Herramienta cortafuego de remoción de material. Herramienta con cabeza mixta rastrillo-azadón.
Pala Herramienta cortafuego de remoción de material.
Batidor Herramienta de apagado de fuego y brazas. Cabeza de caucho flexible con remaches de metal unida a un astil, que se azota para apagar fuego y brazas en pastizales.
Diversos rozones y hachas Herramientas cortafuego de corte.
Bomba de espada Herramienta de aspersión de líquido Bomba con depósito portátil de 20 litros de agua
Antorcha de goteo o "mechero" Equipo cortafuego Sirve para quema selectiva de vegetación con mezcla de petroleo-keroseno que se aplica hacia el suelo mientras se camina.
Lanzallamas Equipo cortafuego Aplica por presión mezcla encedida de combustible.
Radios y GPS Equipos de comunicación y posicionamiento Jefes de cuadrilla llevan radios y, en algunos casos, GPS.
MARK III Bandera de Canadá Motobomba Equipo para bombear agua.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Claudio Gay. Memoria sobre las causas de la disminución de los bosques en la provincia de Coquimbo. El Araucano, Nº 399. 20 de abril de 1838, 2.
  2. Sociedad Nacional de Agricultura. Memoria Económico Legal sobre los bosques que la comisión encargada al efecto presenta a la sección de policía rural y legislación agrícola. Santiago, Chile, 1839, p 11.
  3. a b c Zolezzi Velasquez, Mario (1993). «La Destruccion del Bosque de la Soledad durante el (Ciclo Salitrero)». Camanchaca. (14): 6–8. Consultado el 18 de mayo de 2015. 
  4. Conaf. «Conaf, Historia». Consultado el 21 de noviembre de 2014. 
  5. Privatizaciones, influencia y negocios: el estilo al límite de Julio Ponce Lerou. El Mostrador, 25 de abril de 2015.
  6. «Ley No. 18.648». 
  7. Organización. Sitio web de Conaf.
  8. Memoria Conaf: Abril 2010 - Marzo 2014. Ministerio de Agricultura / Corporación Nacional Forestal, Santiafo, 2014, pp. 191-192.
  9. Chile Forestal, nº373, noviembre 2014, p. 31.
  10. Reseña biográfica de Manuel Alvarado: Precursor de los actuales guardaparques - Chile. Documento de Conaf en línea. Cita como fuentes al funcionario de Conaf Jorge Burgos S. y el relato de "Chemo" Castro, guardaparques jubilado de R.N. Malleco, sin fecha.1 pag.
  11. [Reseña biográfica de Manuel Alvarado: Precursor de los actuales guardaparques - Chile]. Documento de Conaf en línea, sin fecha. 1 pag. Enlazado en guardaparques.org
  12. Ángel Lazo. Guardaparques: Protagonistas de la conservación. Revista Chile Forestal, Conaf, 2013, nº ?, p. 40-41.
  13. Oltremari Arregui, Juan. La Interpretación y el Desarrollo de los Parques Nacionales. Bosque (Valdivia), 1975, vol.1, no.1, p.28-32. ISSN 0717-9200.
  14. 100 años de guardapaques: 1914-2014. Folleto de Conaf, 2014.
  15. Oltremari Arregui, Juan. La Interpretación y el Desarrollo de los Parques Nacionales. Bosque (Valdivia), 1975, vol.1, no.1, p.28-32. ISSN 0717-9200.
  16. Carta del Consejo Nacional de Guardaparques y la International Ranger Federation al Presidente de la República, 4 de abril del 2013. Enlazada en guardaparques.org
  17. Memoria Conaf: Abril 2010 - Marzo 2014. Ministerio de Agricultura / Corporación Nacional Forestal, Santiafo, 2014, p. 40.
  18. Combate de incencios forestales en Chile: Hacia un modelo sustentable. Lignum. Nº 139, Abril 2013, p. 68.
  19. Crece demanda de chilenos para combatir incendios forestales en Europa. Lignum, 7 de agosto del 2003.
  20. Mártires. Sitio web de Conaf.
  21. Héctor Ibarra Delgado y Luis Valenzuela Palma. Manual para el entrenamiento y adiest ramiento de Brigadistas Forestales. Unidad de Capacitación y Desarrollo Técnico, Departamento de Protección contra Incendios Forestales, Dirección Regional del Biobío, Conaf, Documeto de Trabajo 552, Concepción, 2010, p. 8.
  22. Operaciones Aéreas en www.conaf.cl
  23. Gobierno informó compra de modernos aviones para combatir incendios forestales. Sitio de CONAF, 12 de mayo de 2015.
  24. Operaciones Aéreas en www.conaf.cl
  25. Cristóbal Peña. La empresa que une a la Conaf y el Ejército en millonarios contratos bajo sospecha de fraude. CIPER (Centro de Investigación Periodística) 05.05.2011.
  26. Con tres helicópteros CONAF controló dos incendios en Parque Nacional Vicente Pérez Rosales. Sitio web de CONAF, 4 de febrero, 2015.
  27. Chile apuesta por iFMS, una reciente compañía, para velar por el patrimonio forestal. Unmanned Aerial Systems - UAS Noticias y actualidad, 13 marzo, 2014.
  28. Serenity (en inglés) en sitio web ING Robotic Aviation.
  29. iFMS Chile has purchased Serenity fixed wing unmanned aerial vehicle systems for use in forest fire fighting in Chile (en inglés). UAS Event, 17/06/2013.
  30. Operaciones Aéreas en www.conaf.cl
  31. Herramientas y equipos. Sitio web Conaf.
  32. Ignacio Morgan Mancilla. Conaf confirma que brigadistas chilenos cuentan con equipos de estándar internacional. La Tercera, 10/01/2012.

Enlaces externos[editar]