Batalla del Mediterráneo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla del Mediterráneo
Frente del Mediterráneo (Segunda Guerra Mundial)
WWII-Mediterranean-v1.PNG
Mar Mediterráneo
Fecha 10 de junio de 19402 de mayo de 1945
Lugar Mar Mediterráneo
Resultado Victoria aliada
Beligerantes
Bandera del Reino Unido Reino Unido
Bandera de Australia Australia
Bandera de los Estados Unidos Estados Unidos
Bandera de Canadá Canadá
Bandera de los Países Bajos Países Bajos
Flag of the Kingdom of Yugoslavia.svg Reino de Yugoslavia
Bandera de Grecia Reino de Grecia
Bandera de Polonia Polonia
Bandera de Francia Francia
Bandera de Italia Italia
Bandera de Alemania nazi Alemania nazi
Bandera de Francia Francia de Vichy
Bandera de Italia República Social Italiana
[editar datos en Wikidata ]

La batalla del Mediterráneo fue el nombre dado a la campaña naval librada en el mar Mediterráneo durante la Segunda Guerra Mundial, desde el 10 de junio de 1940 hasta el 2 de mayo de 1945.

Durante la mayor parte de la campaña, se enfrentaron la Armada Real italiana (Regia Marina), apoyada por otras fuerzas navales y aéreas del Eje, y la Armada Real británica (Royal Navy), apoyada por otras fuerzas navales aliadas, como las de Australia, los Países Bajos, Polonia y Grecia. Las fuerzas navales y aéreas de los Estados Unidos se unieron al lado de los Aliados en 1942.

Cada combatiente tenía tres objetivos básicos en esta batalla. El primero consistía en atacar las líneas de suministros del contrario. El segundo era mantener las propias rutas de suministros abiertos para proveer a sus ejércitos en África del Norte. El tercero era mermar la fuerza naval del adversario.

Aparte de las batallas de la Guerra del Pacífico, el Mediterráneo fue el escenario de la mayor guerra naval de la Segunda Guerra Mundial. Las fuerzas aliadas lucharon por abastecer y retener la importante base naval y aérea de Malta.

Declaración de guerra de Italia[editar]

El 10 de junio de 1940 la Italia fascista declaró la guerra a Gran Bretaña y Francia. Al día siguiente, bombarderos italianos atacaron Malta en lo que fue la primera de muchas incursiones. Por aquel tiempo, la armada francesa bombardeó algunas localidadades italianas de la costa este. Cuando Francia se rindió el 24 de junio, los líderes del Eje permitieron al régimen de Vichy conservar su fuerza naval.

La flota francesa en el Mediterráneo[editar]

Tras la derrota francesa ante Alemania en 1940, la armada francesa en el Mediterráneo pasó a representar una grave amenaza para la Royal Navy, así que su neutralización se convirtió en una prioridad para los británicos. El almirante Cunningham llegó a un acuerdo con Godfroy —aprovechando sus buenas relaciones— respecto al escuadrón francés de Alejandría (Egipto). Los británicos enviaron un ultimátum a los franceses para que trasladasen el grueso de su flota a Mers-el-Kebir, en el Norte de África, fuera del alcance alemán. Los franceses rechazaron estos términos, así que fueron bombardeados el 3 de julio por la Fuerza H de Gibraltar, lo que destruyó gran parte de su flota.

Como parte de la ocupación de la Francia de Vichy en 1942 (Caso Anton), los alemanes trataron de capturar la flota francesa en Tolón. Este plan fue desbaratado por los comandantes franceses, y el grueso de la flota fue barrenada en la base naval.

Batalla de Tarento[editar]

Para reducir la amenaza que suponía la flota italiana establecida en el puerto de Tarento para los barcos que navegaban hacia Malta, el almirante Cunningham organizó un ataque de nombre en clave Operación Juicio. Aviones torpederos Fairey Swordfish del HMS Illustrious atacaron a la flota italiana cuando todavía estaba anclada. Esta fue la primera vez en la historia que se intentaba un ataque semejante. Fue un gran éxito, y el 11 de noviembre de 1940 la Royal Navy destruyó o inutilizó tres acorazados en la Batalla de Tarento. Esta decisiva victoria aliada forzó a la flota italiana a trasladarse a puertos más al norte que quedasen lejos del alcance de este tipo de aeronaves, lo cual redujo la amenaza que representaba la marina italiana a los convoyes radicados en Malta.

La batalla del cabo Matapán[editar]

La batalla del cabo Matapán fue una decisiva victoria aliada que se libró cerca de la costa del Peloponeso, en el sur de Grecia, del 27 de marzo al 29 de marzo de 1941, en la que las fuerzas de la Marina Británica (la Royal Navy) y la Australiana, comandadas por el almirante británico Cunningham, interceptaron a la Regia Marina italiana del almirante Angelo Iachino.

Los Aliados hundieron los cruceros pesados Fiume, Zara y Pola, los destructores Vittorio Alfieri y Giosue Carducci, y dañaron el acorazado Vittorio Veneto. Los británicos perdieron un torpedero y recibieron daños ligeros en algunas naves.

El empleo de los interceptores Ultra y la ausencia de radar en los barcos italianos fueron factores decisivos.

Creta[editar]

Los esfuerzos invertidos en tratar de impedir a los alemanes que llegasen a Creta por mar y la evacuación de las fuerzas terrestres, tras su derrota ante los paracaidistas alemanes en la Batalla de Creta de mayo de 1941, costaron a las marinas de las potencias aliadas varias embarcaciones. Los ataques de los aviones alemanes, especialmente Ju-87 y Ju-88, destruyeron muchos barcos de guerra británicos: dos cruceros (Gloucester, Fiji) y seis destructores (Kelly, Greyhound, Kashmir, Hereward, Imperial, Juno). Otros siete barcos resultaron dañados, incluyendo los acorazados Warspite, Valiant y el crucero Orion. Murieron cerca de dos mil soldados de la Marina Británica.

Fue una victoria importante de la Luftwaffe, pues demostró que la Royal Navy no podía operar en aguas en las que los alemanes tuviesen la supremacía aérea sin sufrir muchas bajas. Sin embargo, la batalla tuvo poca significación estratégica, pues la atención de la Wehrmacht se dirigió hacia Rusia (Operación Barbarroja) pocas semanas más tarde y el Mediterráneo desempeñaría un papel secundario en los planes de guerra alemanes de los años siguientes. La Royal Navy británica nunca se enfrentaría a una amenaza aérea semejante. No obstante, la batalla extendió el dominio del Eje en el Mediterráneo Oriental y aumentó la amenaza a los convoyes aliados.

Durante la evacuación, Cunningham decidió que la «Marina no debe dejar al Ejército». Cuando los generales expresaron su temor de que perderían muchos barcos, Cunningham dijo: «Se tarda tres años en construir un barco, se tarda tres siglos en construir una tradición». La Batalla de Creta, aunque fue una derrota, se cobró muchas bajas entre los paracaidistas de élite de Hitler. Tantas fueron las pérdidas que el general Kurt Student, que dirigía la invasión, diría más tarde: «Creta fue la tumba de los paracaidistas alemanes».

Malta[editar]

La situación de Malta, entre Sicilia y el Norte de África, era excelente para interceptar los convoyes del Eje que abastecían a sus tropas en el Norte de África. Estas acciones podían debilitar la presencia del Eje en África y apoyar a los Aliados en sus acciones contra Italia. El Eje reconoció este peligro y realizó grandes esfuerzos para neutralizar esta base británica tanto mediante ataques aéreos como cortándole los suministros.

Durante el Sitio de Malta parecía que la isla podía ser sometida interceptando los suministros mediante operaciones desde Sicilia, Cerdeña, Creta y el Norte de África. Se causaron daños a varios convoyes aliados. El punto de inflexión del sitio se produjo en agosto de 1942, cuando los británicos mandaron un convoy muy bien defendido que recibía el nombre en clave de Operación Pedestal. La defensa aérea de Malta fue reforzada varias veces por los Hurricane y Spitfire desplegados desde el HMS Furious y otros portaaviones aliados. La situación se relajó cuando el Eje fue forzado a abandonar sus bases en el Norte de África, momento en el que Malta pudo ser reabastecida con facilidad y pasó a ser de nuevo una base ofensiva.

Los británicos establecieron allí una fuerza aérea considerable y una base para la Royal Navy. Con la ayuda de los interceptores Ultra, las fuerzas de Malta fueron capaces de interrumpir los suministros del Eje hacia el Norte de África inmediatamente antes de la Segunda Batalla de El Alamein. Malta obtuvo la Cruz de Jorge por su actitud y coraje durante el sitio.

Otras acciones[editar]

Hubo unos cuantos combates entre barcos aliados y la Regia Marina en los que los británicos, capaces de reemplazar sus pérdidas con barcos provenientes de otros escenarios, se llevaron el gato al agua (Batalla de Calabria, Batalla del Cabo Spada, Batalla del Cabo Spartivento, Batalla del Cabo Bon).

El ataque más exitoso de los italianos se produjo cuando sus buceadores colocaron minas en los acorazados británicos en el puerto de Alejandría el 19 de diciembre de 1941. El HMS Queen Elizabeth y el Valiant fueron hundidos así, aunque más tarde fueron reflotados y volvieron al servicio.

Grandes operaciones aliadas[editar]