Batalla de Mers el-Kebir

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Mers el-Kebir
la Batalla del Mediterráneo, la Segunda Guerra Mundial
Mogador 03-07-1940 jpg.jpg
El destructor Mogador incendiado en las orillas de Argelia
Fecha 3 de julio de 1940
Lugar Mers el-Kebir (Mazalquivir), Argelia
Coordenadas 35°43′10″N 0°41′20″O / 35.719494444444, -0.68888888888889


Coordenadas: 35°43′10″N 0°41′20″O / 35.719494444444, -0.68888888888889
Resultado Victoria británica
Beligerantes
Bandera del Reino Unido Reino Unido Bandera de Francia Francia de Vichy
Comandantes
Bandera del Reino Unido James Somerville
Bandera del Reino Unido Dudley Pound
Bandera de Francia Marcel-Bruno Gensoul
Bandera de Francia François Darlan
Fuerzas en combate
Royal Navy
• 1 portaaviones
• 2 acorazados
• 3 cruceros
• 11 destructores
Marina Francesa
• 2 acorazados
• 2 cruceros de batalla
• 5 destructores
• 1 portahidroaviones
Bajas
• 2 torpederos
• 4 aviones
• 1 acorazado hundido
• 1 acorazado dañado
• 1 crucero de batalla dañado
• 3 destructores dañados
• 1 destructor averiado
• 1300 muertos

La Batalla de Mers el-Kebir fue una confrontación entre las armadas francesa y británica (Royal Navy), a principios de la Segunda Guerra Mundial, destruyendo una gran escuadra francesa fondeada en el puerto militar de Mazalquivir (Mers-el-Kébir, en francés), el 3 de julio de 1940 y ocasionando más de 1000 muertos.

Antecedentes[editar]

El 21 de junio de 1940, el nuevo Gobierno francés del mariscal Philippe Pétain había dado la guerra por perdida y acababa de firmar el armisticio con Alemania. En ese momento, la Royal Navy desplaza al Mediterráneo la Fuerza H desde Gibraltar, al mando del almirante Somerville, compuesta por un portaaviones, dos acorazados, un crucero de batalla, dos cruceros y 11 destructores. Por su parte, la marina francesa, al mando del almirante Gensoul, dispone de dos cruceros de batalla, dos acorazados, 15 torpederos, 6 contratorpederos, un portahidroaviones y 6 submarinos. Winston Churchill, el primer ministro británico, propone a Francia la posibilidad de fusionar ambos países para evitar una paz separada, pero los franceses no toman la oferta en consideración. Churchill hace entonces saber al Gobierno francés que acepta una paz unilateral por parte francesa, pero sólo con la condición de que la marina francesa se dirija a puertos británicos. No obstante, los gobiernos alemán e italiano desean una rendición incondicional de la flota francesa. Las cláusulas del armisticio especifican que los buques franceses serán desarmados en su puerto de matrícula bajo control alemán e italiano y que dichos buques franceses no pueden pasar al servicio de las potencias del Eje. La propuesta de Churchill y sus previsibles posteriores consecuencias causarán graves perturbaciones en el futuro para su relación con Francia.

A pesar de estas cláusulas, los británicos temen que se utilice en su contra a la flota francesa, ya que dispone del potencial suficiente para equilibrar la balanza del poder naval en el océano Atlántico en contra de la Royal Navy si se une a las flotas del Eje. El 27 de junio, Churchill toma la decisión de llevar a la flota francesa a una situación en la que no pueda causar daño a los intereses militares ingleses, ordenando realizar la operación llamada Operación Catapult. El gobierno británico ignora que las instalaciones portuarias del Atlántico y del canal de la Mancha ya han sido saboteadas por los marinos franceses antes de que llegaran los soldados alemanes y que el almirante de la flota francesa, François Darlan, ha dado la orden a su Estado Mayor de inutilizar sus barcos si los alemanes intentaban apoderarse de ellos (lo que efectivamente intentaron en 1942).

Las conversaciones[editar]

El almirante Somerville recibe, pues, la orden de aparejar para neutralizar la flota francesa fondeada en Mazalquivir. Llegado ante la base naval al alba del 3 de julio, el almirante James Somerville dirige al almirante francés Marcel Gensoul un mensaje verbal de boca del propio almirante Lancelot Holland, comandante de la fuerza aeronaval a bordo del destructor HMS Foxfound que contiene un ultimátum cuyo plazo acaba seis horas más tarde, y hace estas propuestas:

  • o bien la flota francesa se une a la flota británica en su lucha contra las fuerzas del Eje;
  • o bien la flota francesa se interna en un puerto fránces en las Antillas (Martinica)
  • o bien la flota francesa se auto-hundía;
  • o bien se traslada a puertos británicos para ser allí desarmada.

A lo largo de la tarde, se está a punto de alcanzar un compromiso, una vez que Somerville ha prorrogado el plazo de las seis horas. Pero el adjunto de Darlan comunica por radio a Gensoul que las flotas francesas de Tolón y Argel acuden en su ayuda. Los británicos captan el mensaje y Londres ordena a Somerville que inicie las acciones.

Lista de los navíos presentes[editar]

Seis Blackburn Skua del 800.º Escuadrón Aéreo Naval preparan el ataque desde el Ark Royal.
Navíos presentes
Marina francesa Royal Navy
Portaaviones Ark Royal
Acorazados Bretagne Valiant
Provence Resolution
Cruceros de Batalla Strasbourg Hood
Dunkerque
Cruceros Arethusa
Enterprise
Contratorpedero/destructor Mogador Faulknor
Tigre Fearless
Kersain Foxhound
Volta Vidette
Lynx Foresight
Le Terrible Escort
Keppel
Active Wrestler
Vortigern
Portahidroaviones Commandant Teste

El desarrollo del ataque[editar]

A las 16h 53’, el almirante James Somerville da la orden de atacar a la flota francesa. La marina francesa se encuentra bloqueada en la rada y no tiene posibilidad de disparar sobre la flota británica que se halla protegida por el hecho de que los barcos franceses apuntan hacia tierra con sus cañones. Como consecuencia de ello, la defensa de los franceses queda anulada. Sólo una pequeña posibilidad de maniobra dentro del puerto impedirá mayores estragos.

El acorazado Provence y el crucero de batalla Dunkerque son alcanzados y se hundirán. El acorazado Bretagne, tocado por una salva británica, se incendia y se hunde en pocos minutos con gran parte de la tripulación, sólo unos pocos se salvarán. Durante la batalla, el crucero Strasbourg logra maniobrar y, con cinco contratorpederos, sale del puerto tras un breve combate. Únicamente el portahidroaviones Commandant Teste saldrá indemne del desastre. A las 18 horas, el almirante Gensoul solicita un alto el fuego para evacuar a los heridos. El 6 de julio, los aviones torpederos del portaaviones Ark Royal regresan para concluir el trabajo bombardeando el Dunkerque y haciendo explotar al patrullero Terre-Neuve, cuyo capitán sale despedido por la fuerza de la explosión y cae en la cubierta del Dunkerque, añadiendo así nuevos nombres a la larga lista de víctimas.

Balance[editar]

El combate causa 1300 muertos entre los franceses, siendo evacuados los heridos hacia los hospitales de Orán. La mayor parte de la flota presente en Mazalquivir queda inutilizada y la posible amenaza que suponía para los intereses británicos ha sido eliminada. El balance de muertos franceses explica en parte los motivos por los que las tropas francesas se opusieron tan tenazmente al desembarco del ejército aliado en Marruecos y Argelia en noviembre de 1942.

Pérdidas en el raid de Mazalquivir
Unidades navales Oficiales Oficiales marinos Contramaestres y marinos Totales
Bretagne (pérdida total) 36 151 825 1012
Dunkerque (pérdida temporal) 9 32 169 210
Provence 1 2 3
Strasbourg (daños menores) 2 3 5
Mogador 3 35 38
Rigault de Genouilly 3 9 12
Terre Neuve (pérdida total) 1 1 6 8
Armen 3 3 6
Esterel 1 5 6
Totales 48 202 1050 1300

Los británicos, por su parte, pierden 4 aviones y 2 torpederos. Con el ataque, el mensaje que los ingleses envían es muy claro: estamos resueltos a continuar la lucha.

En Francia, esta operación despierta una anglofobia latente, al igual que reagrupa alrededor de Pétain a una opinión pública desamparada. Tanto más ya que el general Charles de Gaulle justifica la Operación Catapulta al declarar el 8 de julio:

"…en virtud de un compromiso deshonroso, el Gobierno de Burdeos había consentido librar los buques a la discreción del enemigo. No hay la menor duda de que en principio y por necesidad el enemigo los habría empleado sea contra Inglaterra, sea contra nuestro propio Imperio. Bien, lo diré sin rodeos, vale más que hayan sido destruidos."

El ataque y la declaración de De Gaulle tienen total coherencia con el llamamiento de éste a los franceses, el 18 de junio, en el sentido de proseguir la lucha contra Alemania hasta la victoria final.

Enlaces externos[editar]