Batalla de Zama

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Zama
Slaget ved Zama - Cornelis Cort, 1567.jpg
La batalla de Zama. Ilustración de Cornelis Cort (1567)
Fecha 19 de octubre de 202 a. C.
Lugar Zama, cerca de Cartago (actual Túnez)
Coordenadas 36°17′56″N 9°26′57″E / 36.298888888889, 9.4491666666667Coordenadas: 36°17′56″N 9°26′57″E / 36.298888888889, 9.4491666666667
Conflicto Segunda Guerra Púnica
Resultado Victoria romana decisiva
Beligerantes
República romana
Reino de Numidia (Masilios)
República cartaginesa
Masesilos
Comandantes
Escipión el Africano
Masinisa, rey númida
Aníbal Barca
Tiqueo
Fuerzas en combate
30.000-34.000 infantes[1]
6.000-6.500 jinetes[2]
(6.000 infantes y 4.000 jinetes eran númidas)[3]
34.000-45.000 infantes[4]
2.000-5.000 jinetes[5]
80 elefantes de guerra[6]
(2.000 jinetes eran númidas)[7]
Bajas
Total: 8.000-9.000[8]
4.000-5.000 muertos y 4.000 heridos
Total: 28.500-45.000[9]
20.000-25.000 muertos y 8.500-20.000 prisioneros

La Batalla de Zama (19 de octubre del 202 a. C.), representó el desenlace de la Segunda Guerra Púnica. En ella se enfrentaron el general cartaginés Aníbal Barca y el joven Publio Cornelio Escipión, "el Africano Mayor", en las llanuras de Zama.

La batalla[editar]

Aníbal regresó a África desde el Sur de Italia, en auxilio de Cartago, que en aquellos momentos había perdido batalla tras batalla contra el ejército romano desembarcado en 204 a.C. que actuaba bajo el mando de Publio Cornelio Escipión. El general cartaginés consiguió unir a los hombres que pudo traer de Italia, los restos del ejército cartaginés en África, los evacuados del ejército de su hermano Magón en Liguria, los 4.000 soldados macedónicos enviado por Filipo V y nuevos contingentes de caballería númida de jefes tribales que aún permanecían fieles a Cartago. Igualmente añadió un importante contingente de elefantes hasta un número cifrado en 80 paquidermos. Los mismos, protagonizarían la carga inicial de la batalla.Los romanos realizaron la estrategia de abrir pasillos entre sus filas para dejar pasar a las bestias, aprovechando la ocasión para saetearlas. Los que no fueron alcanzados y muertos huyeron despavoridos hacia el desierto. Neutralizado el ataque de los elefantes, comenzó la persecución de la caballería romana y de sus aliados númidas maesilios (Numidia Oriental) a la caballería cartaginesa y de sus aliados númidas masesilios (Numidia Occidental). Tras esto, se desarrolló una batalla de infantería en tres fases, en la cual los infantes romanos fueron destrozando cada una de las dos primeras líneas cartaginesas, hasta que se produjo el encuentro con la tercera línea, formada por los veteranos italianos de Aníbal. Este último combate permaneció igualado hasta que regresaron Cayo Lelio y Masinisa al mando de la caballería y el ejército púnico sucumbió, decidiéndose la batalla. Aníbal huyó con una mínima parte de sus tropas.

Disposición inicial[editar]

Aníbal formó a sus 37 000 infantes (50 000, según Apiano) en tres líneas, 3000 jinetes a los flancos y alrededor de 80 elefantes[10] en el frente. Este número de elefantes es mucho mayor que el que normalmente utilizaba Aníbal. Escipión formó alrededor de 20 000 legionarios, más 14 000 auxiliares, y la caballería, que comprendía 4000 jinetes númidas traídos por Masinisa[11] y 2700 equites romanos.

Los cartagineses formaron 3 unidades colocando a los 80 elefantes al frente; la primera unidad estaba formada por la cifra de 12 000 mercenarios infantes entre ligures, galos, mauritanos y baleares;[9] [12] la segunda, por africanos y cartagineses, de los cuales, entre éstos últimos, había 10 000 ciudadanos que iban a luchar para defender su tierra,[13] y una legión de 4000 macedonios[14] al mando de Sópatro;[15] y la tercera unidad estaba formada por entre 15 000 y 18 000 infantes veteranos de Aníbal,[9] [13] en su gran mayoría brutios, directamente bajo sus órdenes.

Los romanos adoptaron la disposición clásica de batalla de la legión, denominada triplex acies: con los jabalineros hastati en primera línea, los veteranos príncipes en segunda, y los lanceros triarii, armados con lanzas largas, detrás. Las unidades se encontraban separadas por pequeños pasillos que les permitían maniobrar, por los cuales debían escapar los hostigadores vélites cuando la carga cartaginesa se hiciera insostenible, al mismo tiempo que evitarían que los elefantes rompieran la formación.

De acuerdo a Apiano, entre los mandos romanos y aliados númidas que secundaron a Escipión durante la batalla estaba el propretor de la flota con base en Cerdeña, Cneo Octavio, un legado llamado Minucio Termo, Cayo Lelio, Dacamas y Masinisa.

Primera fase[editar]

Disposición de los ejércitos.

Con ambos ejércitos frente a frente, los romanos soplaron los cuernos de batalla. Cundió el nerviosismo entre algunos de los elefantes - pues habían sido capturados recientemente -, que retrocedieron en estampida contra la propia caballería númida de Tiqueo, creando un gran desorden.

Escipión tomó dos medidas geniales para contrarrestar el ataque de los elefantes: ordenó a sus hombres bruñir corazas, cascos y cualquier cosa de metal, de tal modo que el sol se reflejara en ellos y deslumbrara a los animales, y tomó asimismo la compañía de músicos y los llevó a vanguardia, donde sus cuernos y trompetas espantaron a los animales de la izquierda, de tal modo que retrocedieron y sembraron la confusión entre la caballería númida.

Masinisa ordenó cargar a su caballería númida contra la menos numerosa de Tiqueo. Los elefantes, lanzados a la carga contra la infantería romana, tuvieron un efecto limitado gracias a los pasillos que había dejado Escipión. Atacados desde los flancos por las lanzas de los legionarios, los elefantes murieron o retrocedieron hacia las líneas cartaginesas. La caballería italiana de Lelio atacó, persiguiendo a los jinetes cartagineses fuera del campo de batalla.

Segunda fase[editar]

Los supervivientes del ejército de Magón se lanzaron contra los hastati, acabando con gran número de ellos. Aníbal ordenó avanzar a la segunda unidad para apoyar el ataque; sin embargo, los legionarios romanos comenzaron el contraataque antes de que llegara el apoyo. Provistos de sus escudos corporales, consiguieron rechazarles. Esta falta de cooperación sembró la semilla del caos en las filas púnicas, que se vieron obligadas a retroceder. Mientras tanto, los legionarios de Escipión acosaron a sus enemigos en retirada hasta que recibieron la orden de repliegue.

Una vez establecidos los cartagineses en posiciones más retrasadas, los romanos lanzaron una nueva ofensiva. Aníbal, deduciendo que sería necesaria una defensa firme, dispuso a su infantería veterana al frente, formando una fila perfecta de lanzas. Los oficiales púnicos dieron órdenes a las tropas en retirada de bordear a la tercera unidad.

El campo se hallaba cubierto de sangre y cadáveres, de modo que los veteranos hubieron de mantenerse a la defensiva. La entrada en combate de los veteranos de la guerra en Italia, desgastadas las menos numerosas tropas de infantería romanas, inclinó la balanza del lado de Aníbal, cuyas tropas comenzaron a ganar terreno.

Conclusión[editar]

La caballería romana de Lelio y los jinetes númidas de Masinisa, ya reorganizados tras la persecución de los jinetes de Tiqueo, regresaron en aquel momento al campo de batalla. Atacaron la formación compacta de los cartagineses desde la retaguardia, de manera que se produjo el colapso del ejército de Aníbal, quien hubo de huir a Hadrumentum, pues las tropas de Escipión aún les influían temor de una posible persecución. Tras unos días regresarían a Cartago derrotados.

Las bajas cartaginesas se elevaban a alrededor de 20.000 muertos,[16] junto con 11.000 heridos y 15.000 prisioneros. Los romanos capturaron también 133 estandartes militares y once elefantes. Por otro lado, entre las filas romanas hubo 1.500 muertos[17] y 4.000 heridos.

Consecuencias[editar]

Moneda de 230 a. C. con la efigie de Aníbal, Real Academia de la Historia.

Esta derrota marcaba el final de la Segunda Guerra Púnica. Las condiciones impuestas a Cartago fueron humillantes. Aníbal, que había ganado numerosas batallas en Italia operando durante 16 años en territorio enemigo, había sido derrotado en África, su terreno natal. Tras esto ejerció como funcionario del tesoro en Cartago, pero los sufetes le acusaron de robar fondos del Estado. Sintiéndose amenazado, huyó de la ciudad, pues sus dirigentes pretendían entregarle a Roma, en la cual había rumores de que el cartaginés se rearmaba para entrar nuevamente en guerra.

Como consecuencia de su derrota en la Segunda Guerra Púnica, Cartago sería forzada al desarme militar, y con la misma condición impuesta al ser derrotados en la Primera Guerra Púnica prohibiéndosele tener una flota de guerra, algo que rompía su estatus de potencia.[18] Sus acciones militares quedarían condicionadas a la autorización romana, algo que, junto con diversas humillaciones, terminaría desembocando en la Tercera Guerra Púnica, en la que la ciudad de Cartago sería finalmente arrasada.

Notas[editar]

  1. Nossov, 2012: 28, habla de 30.000 infantes siguiendo a Escipión; Davis, 2001: 47, estima el ejército romano en 34.000 infantes
  2. Nossov, 2012: 28, habla de 6.500 jinetes; Davis, 2001: 47, estima en 6.000 jinetes
  3. Tucker, 2010: 58; Delbruck, 1990: 370
  4. Nossov, 2012: 28, habla de 34.000 infantes en el ejército de Aníbal; Davis, 2001: 47, estima en 45.000 infantes para los cartagineses.
  5. Delbruck, 1990: 370, habla de 2.000-3.000 jinetes; Davis, 2001: 47, da la cifra de 3.000 jinetes; Nossov, 2012: 28, habla de 4.000-5.000 jinetes.
  6. Davis, 2001: 47; Delbrück, 1990: 371
  7. Venning & Drinkwater, 2011: 119
  8. Tucker, 2010: 59, cifra en 1.500-2.500 romanos y 2.500 aliados númidos muertos; Davis, 2001: 50, habla de 4.000 romanos heridos.
  9. a b c Tucker, 2010: 59
  10. Tanto Livio como Polibio coinciden en la cifra, aunque Tito Livio menciona que se utilizaron "más de" ochenta elefantes.
  11. Tito Livio, Ab Urbe condita libri (Historia de Roma)y L. XXX C. 29
  12. Polibio, Historias, 15.11
  13. a b Brizzi, 2009: 16
  14. Tito Livio, Ab Urbe condita (Historia de Roma), L. XXX C. 33
  15. J. P. V. D. Balsdon, "Rome and Macedon, 205-203 B.C." J.R.S., XLIV (1954), pp. 30-42 (en inglés)
  16. Según Livio, "más de veinte mil fueron muertos, y un número aproximadamente igual de ellos capturados"
  17. Dos mil, según Livio
  18. Tucker, 2010: 60

Referencias[editar]

  • Brizzi, Giovanni (2009). Escipión y Anibal. Barcelona: Ariel. ISBN 978-8-43448-838-0. 
  • Davis, Paul K. (2001). 100 Decisive Battles: From Ancient Times to the Present. Oxford; Nueva York: Oxford University Press. ISBN 978-0-19514-366-9. 
  • Delbrück, Hans (1990 [1920]). Warfare in Antiquity: History of the Art of War. University of Nebraska Press. ISBN 978-0-80329-199-7. 
  • Dodge, Theodore A. (1994 [1891]). Hannibal: A History of the Art of War among the Carthaginians and Romans down to the Battle of Pydna, 168 B.C., with a Detailed Account of the Second Punic War;. Nueva York: Greenhill Pr. ISBN 0-306-81362-9. 
  • Nossov, Konstantin (2012). War Elephants. Oxford; Nueva York: Osprey Publishing. 978-1-78096-623-6. 
  • Mira Guardiola, Miguel Ángel (2000). Cartago contra Roma: las Guerras Púnicas. Madrid: Aldebarán. ISBN 84-88676-89-1. 
  • Polibio de Megalópolis. Traducción de Juan Díaz Casamada. (1968). Historia universal bajo la República romana. Vol II. Barcelona: Editorial Iberia, S.A. ISBN 978-84-7082-100-4. 
  • Tucker, Spencer (2010). Battles That Changed History: An Encyclopedia of World Conflict. Santa Bárbara: ABC-CLIO. ISBN 978-1-59884-430-6. 
  • Venning, Timothy & Drinkwater, John (2011). A Chronology of the Roman Empire. Londres; Nueva York: Continuum International Publishing Group. ISBN 978-1-44115-478-1. 

Enlaces externos[editar]