Masinisa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Retrato moderno de Masinisa.

Masinisa (c. 238 a. C. - c. 148 a. C.) fue el primer rey de Numidia, con capital en Cirta, hoy Constantina (Argelia). Rigió sobre su propia tribu, los masilios, y la de los masesilos, originalmente liderados por el pro-cartaginés Sifax. Comenzó como líder tribal de los bereberes, sucediendo a su padre Gaia. Aliado de Cartago, junto al general Asdrúbal Giscón derrotó al númida Sifax cuando contaba con tan sólo con 17 años (213 a. C. o 212 a. C.). Luchó como aliado de Cartago en Hispania, dirigiendo a sus jinetes númidas y finalmente liderando una exitosa campaña de guerrilla contra los romanos.

Vuelta a Numidia[editar]

Tras regresar a su reino, sostuvo varias guerras civiles contra los régulos Sifax, Lacumazes y Mazetulo. Derrotado por Sifax, fue perseguido por uno de los generales de éste, Búcar, pero reunió un nuevo ejército. En una nueva batalla, el hijo de Sifax, Vermina, decidió la batalla a favor de su padre.

Exiliado por un tiempo, alrededor del 206 a. C. comenzó a cooperar con los romanos (según parece conocía personalmente a Lelio, comandante de caballería de Escipión), luchando a su lado en la batalla de Zama (cercana a la ciudad actual de Maktar, Túnez). Durante la batalla, mientras la infantería cartaginesa se enfrentaba con relativo éxito a las legiones romanas bajo el mando de Escipión el Africano, la caballería de Masinisa había abandonado la batalla en persecución de la cartaginesa. Tras su regreso, los romanos consiguieron derrotar a los veteranos y levas dirigidas por Aníbal.

Rey de Numidia[editar]

Tumba de Masinisa, cerca de Constantina (Argelia).

Roma respaldó su recién fundado reino de Numidia, al oeste de Cartago. Esto convenía a los intereses latinos, dado que sus nuevos vecinos traerían más problemas a Cartago. Bajo el mando de Masinisa muchas de las tribus seminómadas se convirtieron en campesinos y granjeros. Sin embargo, aún había pocas áreas urbanizadas.

A lo largo de su vida, Masinisa extendió el reino, colaborando con Roma. Hacia el final de su vida, provocó a Cartago para que le declarase la guerra. De acuerdo a Livio, los númidas comenzaron a saquear alrededor de 70 ciudades en las fronteras sur y oeste de Cartago. Airados por esta conducta, los cartagineses declararon la guerra a Masinisa, desafiando el tratado firmado tras la Segunda Guerra Púnica que prohibía a Cartago declarar la guerra a una tercera nación. El resultado fue la tercera y última guerra púnica. Antiguos textos indican que Masinissa vivió durante más de 90 años, y aparentemente seguía dirigiendo personalmente a sus ejércitos cuando murió.

Tras su muerte, Numidia fue dividida en varios pequeños reinos al cargo de sus hijos.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]