Vélites

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un vélite, según ilustración de Theodore Ayrault Dodge en 1861.[1]

Los vélites (del latín: velites, singular veles) constituían una unidad de infantería ligera que luchaba al frente de la legión romana en tiempos de la República.

Trasfondo[editar]

Los vélites se reclutaban entre las clases más pobres de la sociedad[2] y de aquellos que aún no eran considerados suficientemente adultos para formar parte de unidades de infantería pesada, normalmente entre 17 y 25 años de edad.[3] Aunque originalmente existían dos clases de infantería, rorarii y accensi consideradas más pobres, desaparecieron dado su escaso valor y coste en el ejército.[4]

Una vez reunidos todos los soldados en el momento indicado, se eligen los vélites de entre los más jóvenes y más pobres

Polibio, Historia Universal bajo la República Romana VI, 21.7

Equipamiento[editar]

Galeae, yelmos básicos de los vélites, de cuero acolchado.[1]

Considerados infantería ligera y escaramuzadores dentro del ejército romano, los vélites portaban un haz de jabalinas ligeras (hastae velitares),[5] que arrojaban al enemigo a distancia. El cuello de estas jabalinas estaba diseñado para doblarse en el momento del impacto, lo que las hacía inútiles para el enemigo si éste deseaba hacer uso de ellas una vez lanzadas (al igual que ocurría con los pila que portaban los legionarios pesados). La longitud de estas jabalinas rondaba los 80 cm, y el grosor no era mucho mayor al de un dedo, aunque sus formas eran muy variadas.[3]

Como arma preventiva, también portaban una espada corta (gladius) de unos 74 cm de longitud, que utilizaban en caso de llegar a combate cuerpo a cuerpo. No llevaban armadura, salvo contadas excepciones, y se protegían con un escudo (parma) de madera circular de unos 40 cm de diámetro.[6] Aunque todos los vélites recibían un yelmo de cuero acolchado o gaela, muchos de ellos se cubrían con gorros de piel de lobo u otro animal, para caracterizarse frente al resto de unidades y distinguirse frente a los oficiales.

Organización estructural[editar]

Por regla general, formaban 1200 vélites por cada 3000 miembros de la infantería romana, es decir, aproximadamente 1200 por legión. Pero en tiempos de crisis, su número se multiplicaba, pues eran la unidad más fácil y barata de equipar y desplegar.

Dentro de la legión, estos vélites no formaban sus propias unidades: 40 de ellos eran asignados a cada manípulo de asteros (hastati), principes y triarios (triarii).[7] A diferencia de estos contingentes, adoptaban una formación abierta y poco cohesionada, sin estructura concreta, que les permitiera un rápido avance y retirada, y una mayor movilidad ante el enemigo.

Tácticas[editar]

Generalmente eran utilizados en primera línea, para acabar con los escaramuzadores rivales antes de comenzar el combate.[7] En batalla, estaban destinados a hostigar a las tropas enemigas mediante escaramuzas, para minar su moral y romper la formación. También cubrían el avance de los asteros, armados con espadas y que constituían la primera línea de choque.[8]

Tras arrojar sus jabalinas, se retiraban a través de los huecos abiertos entre las líneas de asteros, hasta retaguardia. A partir de ese momento, la batalla era tarea de éstos últimos, mejor armados y protegidos. Resultaban especialmente útiles para acosar elefantes de guerra y desarbolar carros de combate, gracias a su notable movilidad y sus múltiples armas arrojadizas, que los hacían más efectivos contra aquellos que la infantería pesada. Su armamento ligero los convertía en un comodín dentro de toda legión romana.

Historia[editar]

Según Tito Livio, los vélites formaron parte integrante de las legiones tras el asedio de Capua, durante la Segunda Guerra Púnica (211 a. C.), apoyándose en las teorías de armas combinadas de Quinto Navio.

Desde ese momento la caballería romana actuó en superioridad, y se estableció que debía haber vélites en las legiones. Se dice que Quinto Navio fue la persona que aconsejó mezclar infantería y caballería, y que recibió honores del general por ello.

Tito Livio, Ab Urbe condita libri XXVI, 4

Las reformas militares de Cayo Mario en el 107 a. C., diseñadas para afrontar la escasez de soldados, debidas a las guerras contra el rey númida Yugurta, acabaron con los distintos tipos de unidades.[9] Fueron suprimidos los requisitos de edad y riqueza: ahora los soldados se unían al ejército para hacer carrera, más que para servir a la ciudad. Eran equipados como infantería media con un equipamiento estándar financiado por el estado. Los auxilliae, tropas locales de irregulares, ahora adoptaban otros roles como el tiro con arco, la escaramuza y maniobras de flanqueo.[10]

Referencias[editar]

  1. a b Hannibal de Theodore Ayrault Dodge
  2. Southern, Pat. The Roman Army: A Social and Institutional History. Oxford university press. p. 92. ISBN 0195328787. 
  3. a b Dodge, Theodore A. (1891). Hannibal, a history of the art of war among the Carthaginians and Romans down to the Battle of Pydna, 168 B. C., with a detailed account of the Second Punic War. Boston & New York: Houghton Mifflin Company. pp. 51–52. ISBN 0-306-81362-9. 
  4. Southern, Pat. The Roman Army: A Social and Institutional History. Oxford university press. p. 90. ISBN 0195328787. 
  5. * Glasman, Gabriel (marzo de 2007). Aníbal, enemigo de Roma (1.ª edición edición). Ediciones Nowtilus S.L. p. 115. ISBN 978-849763309-3. «Por su inexperiencia y endeble equipamiento, esta unidad retrocedía inmediatamente después de haber arrojado sus jabalinas, cobijándose en los espacios dejados por la siguiente línea de ataque.» 
  6. Mommsen, Theodor. The History of Rome, Book III: From the union of Italy to the subjugation of Carthage and the Greek states. The History of Rome. 
  7. a b Smith, William. A Dictionary of Greek and Roman Antiquities. Little, Brown, and Co. p. 496. 
  8. Penrose, Jane. Rome and Her Enemies: An Empire Created and Destroyed by War. Osprey publishing. p. 33. ISBN 1841769320. 
  9. Southern, Pat. The Roman Army: A Social and Institutional History. Oxford: Oxford University Press. p. 94. ISBN 0195328787.  Parámetro desconocido |fecha acceso= ignorado (se sugiere |fechaacceso=) (ayuda)
  10. Smith, William. A Dictionary of Greek and Roman Antiquities. Little, Brown, and Co. p. 506. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]