Basilio I

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Basilio I
Emperador del Imperio bizantino
Solidus-Basil I with Constantine and Eudoxia-sb1703.jpg
Basilio, su hijo Constantino, y su segunda esposa, la emperatriz Eudoxia Ingerina.
Predecesor Miguel III el Beodo
Sucesor León VI el Sabio
Información personal
Consorte 1) María y
2) Eudoxia Ingerina
Descendencia Constantino
Nombre completo Basilio I el Macedonio
Dinastía Macedónica
Nacimiento Hacia 811
Macedonia
Fallecimiento 29 de agosto de 886
Basilio I y su hijo León VI.

Basilio Augusto (llamado el Macedonio y también Basilio I el Grande, 81129 de agosto de 886), emperador bizantino, nació en una familia procedente de Armenia (de origen no-eslavo), asentada en Charioupolis (Thema de Macedonia).[1] [2]

Primeros años[editar]

Pasó parte de su niñez en cautividad en Bulgaria, donde su familia vivió cautiva del príncipe búlgaro Krum desde 813. Logró escapar[1] y tuvo además la fortuna de entrar al servicio de Teofilitzes, un pariente del césar Bardas (tío del emperador Miguel III 'el Beodo'), como paje. Estando al servicio de éste, visitó la ciudad de Patras, donde se ganó el favor de Danielis, una rica dama que lo tomó a su servicio y le dotó de una gran fortuna. Por otra parte, pronto lograría también convertirse en compañero y miembro de la guardia personal (parakoimomenos) de Miguel III[3]

Para aumentar su favor ante Miguel III, se divorció de su esposa y se casó con Eudocia Ingerina, una de las amantes de Miguel. Siempre se ha creído que León VI, el sucesor de Basilio y su supuesto hijo, era en realidad hijo de Miguel. Basilio consiguió entonces matar a Bardas, que gobernaba de hecho el Imperio en lugar de Miguel; lo que llevó a cabo con el consentimiento del emperador en abril de 866, y tan sólo una semanas después Basilio era nombrado “césar”. Por entonces pocos imaginarían que Basilio iba a ser capaz de gobernar el Imperio por sí mismo, pues era famoso por llevar la misma vida desordenada y orgiástica que su amigo el emperador Miguel, pero en septiembre de 867 asesinó a Miguel y comenzó a reinar en solitario.

Emperador[editar]

Basilio inauguraba así una nueva era en la historia del Imperio, que se asocia tradicionalmente con la nueva dinastía que acababa de fundar: la Dinastía macedónica. Se trató de un periodo de expansión territorial durante el cual el Imperio se convirtió en la mayor potencia de la Europa del momento.

A causa del extenso trabajo legislativo que Basilio llevó a cabo, que consistió en la recuperación y puesta al día de la compilación de Justiniano I, se le suele conocer como el "segundo Justiniano". Las leyes fueron compiladas en la Basilika, que comprendían sesenta libros, y además se prepararon ciertos manuales jurídicos menores llamados Prochiron y Eisagoge. León VI completaría esta compilación legislativa. Por otra parte, la administración fiscal de Basilio resultó ser bastante prudente.

Su política eclesiástica destacó por las buenas relaciones con Roma. Uno de sus primeras medidas consistió en enviar al exilio al patriarca de Constantinopla Focio, restaurando al patriarca Ignacio I, cuyos derechos contaban con el apoyo del papa Adriano II.[1] Sin embargo, Basilio no tenía la intención de someterse a Roma más allá de cierta medida. La decisión del zar búlgaro Boris I de Bulgaria de someter a la nueva iglesia búlgara a la jurisdicción de Constantinopla supuso un gran golpe para Roma, que pretendía hacerse con su control. En 877 Focio volvió al patriarcado, y se produjo un cierta ruptura, aunque no formal, con Roma. Sería un hito más en la serie de conflictos que llevaron al Cisma de Oriente que dio lugar a la separación de las Iglesias católica romana y ortodoxa griega.

Su reinado estuvo marcado por una conflictiva guerra con los herejes bogomilos, heredada de su predecesor. Se recuperó Chipre, pero sólo se pudo mantener durante siete años; también se reconquistó Bari y gran parte de Calabria, aunque se perdió Siracusa en Sicilia. Los éxitos militares en Italia abrieron un nuevo periodo de dominación bizantina en dicha península. Pero, por encima de todo, los bizantinos fueron de nuevo señores del Mediterráneo y especialmente del Adriático.

Basilio reinó durante 19 años. Su muerte, el 29 de agosto de 886 se debió a unas fiebres contraídas tras un grave accidente de caza.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Treadgold, 1997, p. 455.
  2. Vasiliev, 1928–1935, p. 301.
  3. Gregory, 2010, p. 242.


Predecesor:
Miguel III
Emperador del Imperio Bizantino
867 - 886
Sucesor:
León VI el Sabio