Struthio camelus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Avestruz»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Avestruz
Ostriches cape point cropped 2.jpg
Avestruz macho (izquierda) y hembra
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Struthioniformes
Familia: Struthionidae
Vigors, 1825
Género: Struthio
Linnaeus, 1758
Especie: S. camelus
Linnaeus, 1758
Distribución
Distribución del avestruz
Distribución del avestruz
Subspecies
Véase el texto

El avestruz[2] (Struthio camelus) es una especie de ave estrutioniforme de la familia Struthionidae.[3] Es una gran ave no voladora propia de África, aunque anteriormente también habitaban Oriente Medio. Es el ave actual más grande y más pesada; puede alcanzar los 3 metros de altura, y pesar unos 180 kg.[4]

Etimología[editar]

La palabra avestruz llega al castellano a través del occitano provenzal estrutz que por su parte deriva del latín struthĭo y esta del griego στρουθíων abreviación de στρουθοκάμηλος, palabra compuesta por στρουθιο (struthio=gorrión) y κάμηλος (kámēlos=camello), es decir: "gorrión (grande como un) camello".

Aunque la Real Academia Española recomienda el género masculino (el avestruz negro)[5] hay personas que usan el género femenino[6] (la avestruz negra) lo que según algunos expertos no es criticable.[7]

Descripción[editar]

Polluelo de avestruz.
Macho y hembra adultos.

Es el ave más grande y de mayor peso del mundo. Cuando nacen los polluelos miden entre 25 y 30 cm de altura, pesando unos 900 g. Durante el primer año de vida los polluelos crecen unos 25 cm al mes. Los machos adultos pueden llegar a alcanzar los 2,75 o incluso 3 metros, y pesar alrededor de 180 kg.[4] [8]

Sus alas pequeñas no les permiten volar, aun así, les ayudan a impulsarse, equilibrarse al correr y como mecanismo de defensa, agitándolas para atacar a posibles depredadores.

Posee una pequeña cabeza en relación al cuerpo, grandes ojos que miden cinco centímetros de diámetro y le proporcionan una vista excelente, pico plano y de punta roma, largo cuello desprovisto de plumas al igual que sus largas patas, que son potentes y musculadas, perfectamente adaptadas para correr, llegando a alcanzar más de 90 km/h sostenidos por unos 30 minutos. Si se ven acorralados atacan con fuertes patadas usando sus garras como armas. Mientras que la mayoría de aves tienen 4 dedos en cada pata, el avestruz presenta tan solo 2.

Su longevidad está entre los 30 y 40 años, aunque en cautiverio pueden cumplir 50 años

Dimorfismo sexual[editar]

El macho, por lo general, llega a medir unos 2,75 m. Su plumaje es negro, con la punta de las alas y de la cola de color blanco.

La hembra mide alrededor de 2,30 m, el color de su plumaje es gris. El color del plumaje en las hembras depende de la presencia de estrógenos, por lo tanto, las hembras inmaduras o esterilizadas presentan un plumaje negro.

Taxonomía[editar]

Los avestruces pertenecen al orden Struthioniformes, también llamadas ratites. Caracterizadas por la ausencia de quilla en el esternón. Otras aves de este orden son el emú, el ñandú, el kiwi, el casuario y grandes aves extintas como Aepyornis.

El avestruz pertenece, dentro de este orden, a la familia Struthionidae (siendo su único representante vivo).

Subespecies del avestruz[editar]

Nombre Nombre vernáculo Distribución
Struthio camelus camelus Avestruz de cuello rojo Norte de África
Struthio camelus massaicus Avestruz masai Etiopía y Kenia en el este, Senegal en el oeste, este de Mauritania, y sur de Sáhara Occidental
Struthio camelus australis Avestruz de cuello azul Sudoeste de África
Struthio camelus syriacus Avestruz arábiga Antiguamente se distribuía en el Medio Oriente, desde 1966 está extinta.[3]

Avestruz doméstico: explotación ganadera[editar]

El avestruz doméstico, cuello negro o african black (Struthio camelus var. domesticus), es un mestizaje, desarrollado a partir de las subespecies Struthio camelus camelus y Struthio camelus australis, por lo tanto, no existe en la naturaleza.

De tamaño menor a las otras subespecies de avestruces, posee un comportamiento menos agresivo, lo que permite un manejo más fácil en los criaderos y la industria del avestruz.[4]

La domesticación y ganadería de avestruces puede ir dirigida hacia la producción de carne, piel, plumas y huevos. En base a estas producciones, el avestruz es explotado a lo largo de todo el mundo, siendo un animal que se adapta bien a los diferentes climas. Algunos países productores son: Sudáfrica, Namibia, Israel, Australia, Estados Unidos, Canadá, Francia, España, Gran Bretaña, Holanda, Bélgica, Alemania, Italia, Ucrania.[8]

Distribución y hábitat[editar]

Cabeza de avestruz.

Su distribución geográfica se da en zonas áridas y semiáridas, por lo que su hábitat puede comprender lugares con oscilaciones térmicas de entre los -15 y 40 °C (día y noche), lugares con gran amplitud térmica, y una pluviometría de 200 mm. Ocupa espacios abiertos, donde su altura le permite avistar a los posibles predadores que se acerquen, viviendo tanto en desiertos como en sabanas, o en llanuras de escasa vegetación donde aparezca algún que otro árbol, arbustos e hierba de la que alimentarse. Estos hábitats se encuentran preferentemente en África y Arabia.

Alrededor del 90% de los avestruces silvestres habitan en África bajo la línea del Ecuador.[4] [9]

La subespecie nominal, la única superviviente al norte del Ecuador, se encuentra en serio peligro de extinción. Entre los intentos de conservación de esta especie destaca su introducción en el Parque Nacional de Souss-Massa, en Marruecos, con el objeto de aclimatarlo a condiciones naturales y proceder, posteriormente, a su liberación en su antigua área de distribución cuando se pueda garantizar su supervivencia.

Alimentación[editar]

Alimentación.

El avestruz, al igual que todas las aves, carece de dientes y presenta escasa movilidad en la lengua, por lo que no realiza masticación alguna sobre lo que ingiere. Coge el alimento con el pico y lo hace avanzar hacia la apertura del esófago.

Es un animal herbívoro con capacidad para digerir la fibra, aunque no es un herbívoro estricto; de hecho, algunos autores lo consideran omnívoro, pues puede ingerir pequeños animales y artrópodos. Incluso se le ha observado consumiendo restos de carroña abandonados por animales carnívoros. Al consumir vegetales, prefieren flores y frutos, desechando generalmente las hojas. En su voracidad pueden llegar a ingerir piedras, rocas o minerales, que retenidas en su organismo ayudan a moler los alimentos. Poseen, por tanto, un gran apetito, no resistiendo demasiado tiempo en ayunas, pero en estado salvaje pueden soportar largos periodos sin beber agua (al igual que el camello), aunque según la edad, el tamaño del avestruz y otros factores esto puede afectarle de una u otra forma; en cautividad y en ejemplares de 4 a 6 meses, de prolongarse la carencia de agua por más de 48 horas se observa una disminución aproximada de peso corporal en un 30% y se observa que, a partir de 24 horas con privación de agua, el animal reduce considerablemente su ingestión de alimento.

A diferencia de la mayoría de las aves, los avestruces no poseen buche donde almacenar el alimento; por el contrario, su proventrículo y molleja son más largas que las de las demás aves y en proporción a sus cuerpos, por lo que es ahí donde almacenará y fermentará todo lo que ingiere. Además, la molleja de las avestruces posee una pared gruesa de capa muscular muy desarrollada.[8]

Reproducción[editar]

Cortejo y apareamiento[editar]

Su comportamiento reproductivo es muy variable, dependiendo de la densidad de población, las condiciones climáticas y el hábitat.[10] Los machos alcanzan la madurez alrededor de los 3 años de edad. Las hembras, si están bien alimentadas, pueden alcanzar esta madurez unos 6 meses antes.[4]

Durante la época de celo, a mediados o finales de mayo, tanto el cuello como el pico del macho toman una coloración rojiza (por acción de la testosterona), y es entonces cuando se vuelven altamente territoriales defendiendo un área o territorio.

Para llegar a la cópula, los machos realizan un cuidadoso cortejo nupcial. Echándose en el suelo, se posicionan sentados sobre sus patas con las alas abiertas, levantando y recogiendo un ala tras otra sincronizadamente, al tiempo que realizan un movimiento oscilante de cabeza y cuello, así como suben y bajan la cola. Las plumas blancas en forma de abanico, tanto de alas como de cola, dan el atractivo necesario al macho para aparearse con la hembra, que girará alrededor agitando sus alas y bajando la cabeza para mostrarse receptiva. Esta danza o ritual dura unos diez minutos aproximadamente, y tras su finalización comienza el coito, siendo el órgano reproductor del macho el pene, que puede alcanzar hasta los 40 cm de largo, introducido en la vagina u órgano reproductor de la hembra a través de la denominada ranura seminal.

Nido e Incubación[editar]

El macho es el encargado de construir el nido,[10] que consiste en una depresión cavada en la tierra. A partir de ese momento la hembra elegida, llamada hembra principal, es la primera en colocar sus huevos, ya que el macho vuelve a repetir el cortejo nupcial con otras hembras, apareándose por lo general con 3 en total, pudiendo llegar hasta a las 5. A estas hembras se les llama hembras secundarias, que también pondrán sus huevos en el mismo nido, justo unos días después que la primera hembra y con su consentimiento previo, aunque no participan en la incubación puesto que tras la puesta se marchan. La nidada puede llegar a los 40 huevos, de los cuales probablemente sólo sobrevivirían unos 30.[11] En la naturaleza, como animal libre y salvaje, cada hembra puede poner desde 10 hasta 15 huevos. Sin embargo, en cautiverio cada hembra llega a poner unos 50 huevos por temporada.

Huevo de gallina y de avestruz.

La puesta del avestruz se produce desde marzo o abril hasta octubre o noviembre, siendo por tanto estacionaria. El macho es habitualmente el encargado de incubar los huevos por la noche, y la hembra (su pareja o hembra principal) lo hace por el día durante un período de entre 39 y 42 días[10] (es importante destacar que el macho incuba una mayor proporción del tiempo que la hembra, alrededor del 65%). De noche, todos los avestruces macho que comparten territorio, se intercambian alternativamente las posiciones de incubación habiéndose dado el caso de que un macho despistado no encuentre su nido, con la fatal pérdida de los polluelos.

Huevo[editar]

Un huevo de avestruz pesa entre 1 a 2 kg (equivale a unos 24 huevos de gallina). Son de color blanco o amarillentos (posiblemente, para evitar que se recalienten en el sol de la sabana).

Sus huevos son los más grandes de todas las aves; llegan a medir 25 cm de largo.

Eclosión y crianza[editar]

Cuando los huevos se abren, el macho se hace cargo de las crías (con ayuda de la hembra), y puede reunir crías de varias familias juntas, dado que al encontrarse dos familias de avestruces diferentes, los padres de ambos se disputan el derecho a cuidar los polluelos. Pueden llegar a verse parejas con más de cien crías y de todos los tamaños, de hecho está documentado un grupo de casi 400 jóvenes.[12]

Voz: sonidos que emite el avestruz[editar]

El avestruz adulto carece de siringe, siendo por tanto un ave silente, es decir, que por lo general no emite sonidos. No obstante, ocasionalmente manifiestan una especie de siseo en tono fuerte. Por otra parte, las crías del avestruz en estado de alteración lanzan un grito estridente, aunque más característicos son los silbidos y gorgoteos a modo de llamada que emiten hasta alcanzar el mes de nacer.[13]

Además, el macho adulto emite un sonido de bravura cuando quiere establecer su territorio y avisar a otros ejemplares competidores, así como para controlar a sus propias crías. La fonación emitida para ello consiste en un leve sonido ronco semejante a un bramido o descrito en ocasiones como un gruñido nasal que puede recordar al de un león. También pueden usarlo durante el cortejo nupcial, donde se antoja más profundo.[12]

Las hembras por el contrario no presentan fonación alguna, dado que el único sonido que emiten a lo largo de su vida adulta, es algo similar a un cloqueo cuando son cortejadas por el macho.

Mitos sobre el avestruz[editar]

La creencia generalizada de que el avestruz en presencia de un peligro esconde la cabeza bajo el suelo es falsa, lo más que llegan a hacer es bajar la cabeza a ras del suelo para pasar desapercibidos y parecer un arbusto. Aunque lo más normal es que salgan corriendo o ataquen con sus poderosas patas. Este comportamiento también lo tienen los polluelos cuando se encuentran igualmente ante un peligro. Por ello, la frase conocida «esconder la cabeza como un avestruz» no es del todo correcta.[14]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. BirdLife International (2009). «Struthio camelus». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2011.1. Consultada: 19 de agosto de 2011.
  2. Bernis, F.; De Juana, E.; Del Hoyo, J.; Fernández-Cruz, M.; Ferrer, X.; Sáez-Royuela, R. y Sargatal, J. (1994). «Nombres en castellano de las aves del mundo recomendados por la Sociedad Española de Ornitología (Primera parte: Struthioniformes-Anseriformes)». Ardeola 41 (1):  pp. 79-89. http://www.seo.org/wp-content/uploads/tmp/docs/vol_41_1_primero.pdf.  Consultado el 8 de mayo del 2013.
  3. a b Clements, J. F., T. S. Schulenberg, M. J. Iliff, B.L. Sullivan y C. L. Wood. (2010). «The Clements checklist of birds of the world: Version 6.5». Consultado el 19 de agosto de 2011.
  4. a b c d e Camiruaga, Manuel (2004). El avestruz, sistemas de producción en Chile. Gobierno de Chile. ISBN 956-7874-55-7. 
  5. Real Academia Española, avestruz
  6. Perfil.com Inflación: Lavagna comparó al Gobierno con la avestruz, 5/10/05
  7. [A]lgunos autores pueden decir "la avestruz" sin que molesten a nadie, Amando de Miguel en Ortografía, Libertad Digital.
  8. a b c Universidad de Castilla-La Mancha. «Estudio sobre las explotaciones ganaderas de avestruz.» (en español). Consultado el 20 de septiembre de 2008.
  9. Rodríguez de la Fuente, Félix (1970). Enciclopedia Salvat de la Fauna. Salvat. 
  10. a b c Davies, S. J. J. F. (2002). «Ratites and Tinamous». En Gould, E. (en inglés). Encyclopedia of animals: mammals, birds, reptiles, amphibians. Barnes & Noble. pp. 687. ISBN 9780760735527. 
  11. Avestruz en el Rincón del Maestro. . Consultado el 20 de septiembre de 2008.
  12. a b Mariano Jiménez II y Mariano G. Jiménez (1 de marzo de 2003). «El Avestruz en www.damisela.com» (en español). Consultado el 20 de septiembre de 2008.
  13. Anderloni, Giorgio (1998). La cria del avestruz. Mundi-Prensa Libros. pp. 466. ISBN 8471147653. 
  14. Ana Sánchez (19 de marzo de 2009). «¿Los avestruces esconden la cabeza bajo tierra?» (en español). 'El Periódico'. Consultado el 29 de mayo de 2011.

Enlaces externos[editar]