Aislacionismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Aislamiento continental»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El aislacionismo es una doctrina practicada por Estados Unidos durante gran parte de su historia con el objetivo de no intervenir en asuntos externos que no entrañaran una amenaza real para su país.

Historia[editar]

Las Trece Colonias que se convertirían en Estados Unidos no sabían lo que era el aislacionismo: la mayor parte de colonos no sabían de ninguna otra vida aparte de la existente en la Europa nacionalista y de buen grado aceptaron tanto la protección como las complicaciones de ser una colonia británica. Thomas Paine es generalmente reconocido como el inculcador de las primeras ideas aislacionistas en los ambientes diplomáticos estadounidenses; su obra Common Sense (Sentido común) contiene muchos argumentos a favor de evitar alianzas. Estas ideas introducidas por Paine se hicieron tan relevantes que el Congreso luchó contra la formación de una alianza con Francia y sólo acordó forjarla cuando fuera evidente que la guerra de la independencia no pudiera ser ganada de ninguna otra forma.

El discurso de despedida de George Washington pone un tono aislacionista que no se desvanecería: "Nuestra gran regla con respecto a las naciones extranjeras está en la ampliación de nuestras relaciones comerciales, para tener con ellos tan poca conexión política como sea posible. Europa tiene unos intereses prioritarios, de los cuales nosotros no compartimos ninguno, o muy pocos. Los europeos están sumidos en controversias frecuentes, las causas de las cuales son esencialmente ajenas a nuestras preocupaciones. Por lo tanto, es una imprudencia para nosotros implicarnos de forma artificial en los entresijos de su política, o en las alianzas y las rupturas entre ellos".

El presidente Thomas Jefferson reafirmó el aislacionismo ardiente del joven país en su discurso de inauguración: "paz, comercio, y amistad honesta con todas las naciones, sin forjar alianzas con ninguna".

La idea aislacionista todavía estaba presente en 1823 cuando el presidente James Monroe articuló lo que sería conocido como la doctrina Monroe: "En las guerras entre europeos, en asuntos que sólo les conciernen a ellos, nunca hemos participado, porque no corresponde a nuestra política. Sólo cuando nuestros derechos se vean dañados, o seriamente amenazados, será cuando nos resentiremos de nuestras heridas y haremos los preparativos para nuestra defensa".

Los Estados Unidos lograron mantener un estado de aislamiento político a lo largo del siglo XIX y la primera parte del XX. Pocas naciones han sido capaces de mantener tal postura durante un período tan largo de tiempo. Los historiadores argumentan que en gran parte se debe a motivos geográficos, dada la distancia física entre Europa y EEUU.

El principio del siglo XX trajo consigo problemas acontecidos en Europa y el Pacífico, y esto acabaría en gran parte con los sentimientos aislacionistas de los Estados Unidos. La anexión de las islas Filipinas durante la guerra hispanoamericana de 1898 desplazó los intereses estadounidenses hacia el océano Pacífico occidental, a las puertas de Japón. EEUU no supo percibir las amenazas contra su posición de neutralidad. Esto provocó la guerra submarina de Alemania durante la Primera Guerra Mundial, cuyo objetivo era evitar la llegada de suministros hacia el Imperio Británico. Cuando la guerra terminó, EEUU olvidó sus nuevas alianzas; tanto el Tratado de Versalles como la Sociedad de Naciones encontraron poco apoyo del Congreso.

El período de entreguerras provocó un resurgimiento del aislacionismo en los Estados Unidos. Después de que la guerra estallara en Europa, estadounidenses como Charles Lindbergh, Gerald P. Nye y Rush D. Holt abogaron por el aislacionismo estadounidense.

El eficaz ataque de Japón sobre Pearl Harbor en 1941 rompió cualquier esperanza de EEUU de mantener el aislacionismo, de hecho esto hizo entrar inmediatamente a EEUU en la Segunda Guerra Mundial. Esta vez las alianzas no se evaporarían con la victoria aliada: al contrario, la Guerra Fría las haría más deseables que nunca. Hoy, EEUU está muy lejos del aislacionismo. Gracias a Naciones Unidas, hoy mantiene acuerdos defensivos con cuarenta y cuatro estados soberanos.

Actualmente, mucha gente en EEUU pide volver a una política exterior aislacionista. Esto incluye a progresistas como Ralph Nader, conservadores como Pat Buchanan, y libertarios como Justin Raimondo.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]