Trehalosa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
 
Trehalosa
Trehalose skeletal.svg
Nombre IUPAC
α-D-glucopiranosil-α-D-glucopiranósido
General
Fórmula molecular C12H22O11
Identificadores
Número CAS 64-17-5[1]
ChEBI 29109
ChemSpider 142555
PubChem 162349
Propiedades físicas
Apariencia cristales blancos
Densidad 1540 kg/m3; 342.296 g/mol g/cm3
Masa molar 342,296 g/mol
Punto de fusión 203 K (-70 °C)
Punto de ebullición 373,15 K (100 °C)
Propiedades químicas
Solubilidad en agua 68.9 g en 100 g de agua a 20 °C
Valores en el SI y en condiciones estándar
(25 °C y 1 atm), salvo que se indique lo contrario.
[editar datos en Wikidata]

La trehalosa es un disacárido formado de dos moléculas de glucosa donde la unión glucosídica de tipo α (1->1) involucra los grupos OH de los dos carbonos anoméricos. Partiendo de dos glucosas reductoras dulces se consigue un disacárido no reductor, con un bajo poder edulcorante.

Al llegar al intestino la trehalosa se desdobla en glucosa por la acción de la enzima trehalasa. La ausencia de esta enzima provoca una enfermedad denominada intolerancia a la trehalosa o intolerancia a los champiñones, ya que está presente en la naturaleza en los champiñones, así como en otras setas y en la hemolinfa de insectos.

Se obtiene a nivel industrial partiendo del almidón procedente de cereales, y se usa en alimentos para deportistas y como agente de carga.

Intolerancia a la trehalosa[editar]

La intolerancia a la trehalosa o intolerancia a los champiñones es una enfermedad poco conocida. La enfermedad se debe a la falta de la enzima trehalasa en el intestino delgado. Al no existir esta enzima, la trehalosa no puede ser desdoblada en las dos moléculas de glucosa que la forman. La falta de esta enzima en las vellosidades del intestino delgado provoca que la trehalosa pase sin digerir al intestino grueso, donde es fermentada por las bacterias, produciendo gases, malestar, diarreas, etc.

Es muy difícil diagnosticar ya que los síntomas son similares a otras, como la enfermedad celíaca, intolerancia a la lactosa, síndrome de intestino irritable, enfermedad de Crohn, etc. Una forma de diagnosticarla es efectuar una biopsia intestinal, tomar una muestra de las vellosidades intestinales y analizar la cantidad de la enzima presente.

Referencias[editar]