Shambhala

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Thangka Kalachakra, del monasterio de Sera.[1]

En varias tradiciones religiosas, Shambhala es un reino mítico escondido en algún lugar más allá de las montañas nevadas de la cordillera del Himalaya.

Nombre sánscrito y etimología[editar]

  • śambhala o sambhala en el sistema AITS (alfabeto internacional para la transliteración del sánscrito).[2]
  • शम्भल o सम्भल en escritura devanagari del sánscrito.[2]
  • Pronunciación: [shambJála] en sánscrito[2] o [shambála] en español.
  • Etimología: desconocida.[2] Generalmente eso sucede cuando la palabra no tiene origen sánscrito.

Shambhala en el hinduismo[editar]

No se menciona ninguna Shambala en el Rig-veda (el texto más antiguo de la India, de mediados del II milenio a. C.). Recién aparece en el Majabhárata (texto epicorreligioso del siglo III a. C.), mencionada como el lugar de nacimiento del avatar Kalki, ubicada en la cordillera de los Himalayas, entre el río Ganges y el río Rathaprá[3]

En el Bhagavata-purana (del siglo XI d. C.) dice que el sabio Śukadeva Goswāmī (de 16 años, hijo del sabio Viāsa) le predice al rey Mahārāsh Parīkshit (nieto del fallecido héroe Áryuna) acerca del nacimiento del último avatar de Vishnú, el terrible guerrero Kalki, al final de la era de Kali (dentro de 427 000 años). El texto del Canto 12 (capítulo 2, versos 18 a 38) dice:

18: En la aldea Śambhala, en el hogar de Vishnú Iaśā [‘fama de Visnú’] (principal brāhmana y gran alma), Kalki aparecerá.
19: Viajando rápidamente, montando en su caballo llamado Devadatta, el Señor del universo con su espada destruirá a los infieles, dotado con las cualidades de sus ocho opulencias [riqueza, fuerza, fama, inteligencia, belleza y renunciación]
20: Recorriendo velozmente la Tierra, a decenas de millones de ladrones (con aspecto de reyes) matará.
37: Devāpi, el hermano de Śāntanu, y Maru, nacido en la dinastía de Ikshwāku, en el pueblo de Kalāpa ambos están viviendo, dotados de grandes poderes del yoga.
38: Ellos dos volverán aquí al final de kali iuga, instruidos por Vāsudeva [Krisna]. Promulgarán la religión tal como había sido, con el sistema de castas (varna) y etapas de la vida (áshram).

Otros identifican la Shambhala mítica con la localidad llamada Sambhal (en Moradabad).[2]

En el Skanda-purana hay un texto que se llama Śambhala-grāma māhātmya (‘alabanza a la aldea Shambala’).[2]

Shambala en el budismo[editar]

Según Mipham (escritor tibetano, 1846-1912) en su Gran comentario sobre el kalachakra, el reino de Shambala se encontraría al norte del río Sita y estaría dividido por 8 cadenas de montañas. El palacio y la ciudad de Kalapa de sus gobernantes estaría edificado en la cumbre de una montaña circular llamada Kailasa (conocido monte de Tíbet), en el centro del país.[4]

El primer rey de Shambala se llamaba Suchandra y decía ser una emanación de Vashra Pani. Existe una leyenda (que podría ser real) de que habría vivido en la época de Buda. En el día de la luna llena del tercer mes, en la estepa de Dhanyakataka, en el sur de la India, antes de una reunión de innumerables bodhisattvas, dakas, dakinis, dioses, magos e iakshas (duendes), Buda enseñó la doctrina kalachakra a pedido del rey Suchandra. Cuando volvió a Kalapa, el rey Suchandra construyó un mandala tridimensional de kalachakra.

Se dice que cuando el mundo entre en una era de guerra y odio, y todo esté perdido, el rey de Shambala saldrá de su ciudad secreta con un gran ejército para «eliminar el odio» (asesinar a todo aquel que odie) y comenzar una nueva era dorada.

Según otros budistas,[cita requerida] en Shambala habrá 32 reyes, que reinarán cada uno durante 100 años. Durante el reinado de Rudra Chakrin, el 32.º rey de Shambala, los seres humanos (que ya no creerán en la religión budista) atacarán Shambala con una armada enorme, equipada con armas terribles. En la última gran batalla, el rey Rudra Chakrin asesinará él solo a todos aquellos que experimenten odio.

Esta leyenda se parece al mito hinduista del avatar Kalki.

Shambala según el Dalái Lama[editar]

El actual Dalái Lama también cree en la existencia de Shambala:

Aunque los que tienen una afiliación especial pueden realmente ir allí mediante su conexión kármica, sin embargo, [Shambala] no es un lugar físico que podamos encontrar en la realidad. Sólo puedo decir que es una tierra pura, una tierra pura dentro del ámbito humano. Y a menos que uno tenga el mérito y la asociación kármica real, uno no puede realmente llegar allí.

Tenzin Gyatso (1935–), durante una iniciación kalachakra en 1985 en la ciudad de Bodhgaya

Shambhala en el esoterismo británico[editar]

Para los esoteristas, Shambala es el sancta sanctórum (la morada del Altísimo), el lugar donde la Voluntad de Dios es conocida. La escritora británica Alice A. Bailey (1880-1949) ―que escribía con el seudónimo de Shual Jul, un supuesto maestro tibetano―, escribió que la Fraternidad de Shambala adoraba al Sol, y se encontraba en la región de los mayas (en Centroamérica). Una segunda rama se estableció posteriormente en Asia. El artista ruso Nikolái Roerich (1874-1947) fue un gran seguidor y buscador de Shambala, prueba de ello fueron sus viajes por el norte de la India para buscar su ubicación geográfica y sus libros sobre la misma, entre los que se destaca Shambhalla, la resplandeciente.

Shambhala en la cultura popular[editar]

El escritor estadounidense James Redfield (1950-) en su novela The secret of Shambhala: in search of the eleventh insight (1999, conocida en español como La undécima revelación), se centra en el secreto de Shambhala y desarrolla la trama en lugares cercanos al Tíbet. Redfield afirma en su libro que los únicos seres capaces de hablar con los dakini (ángeles budistas) son los habitantes de Shambhala.

El animé (dibujo animado japonés) Fullmetal Alchemist tiene una película llamada Conqueror of Shambhala (‘conquistador de Shambala’), donde se hace alusión a un país —una dimensión paralela que sería origen de la alquimia— donde se encuentra un gran poder.

El videojuego Uncharted 2: El reino de los ladrones (octubre 2009) contiene una referencia hacia la ciudad perdida de Shangri-La (Shambhala) en la cual yace un objeto de gran poder mitológico llamado Piedra Chintamani.

En el videojuego Indiana Jones y la máquina infernal el personaje debe introducirse en un misterioso templo, donde yace un gran secreto que ha sido escondido durante años entre las montañas del Himalaya. Al descubrir este secreto se desata toda una aventura, ya que una pieza con poderes sobrenaturales encontrada va a ser la primera parte de todo un puzle por resolver. Este templo al que se le hace alusión corresponde al templo Shambala.

H. P. Lovecraft cita brevemente a esta ciudad en su relato "El diario de Alonzo Typer", donde se la describe cómo fundada por los habitantes de Lemuria hace 50 millones de años, y ubicada en un desierto oriental, protegida por fuerzas psíquicas.

En el videojuego Lost Horizon, que se centra en la búsqueda de Shambhala para rescatar al amigo del protagonista.

Enrique Barrios, en su libro Ami 3, hace mención a Shambhala (pronunciada Shambalá en el libro) como una ciudad subterránea, en la cual se desarrollan trabajos para la evolución espiritual de la Humanidad. Se sugiere que esta ciudad desde antes que se originara la vida en el planeta, y fue construida por los extraterrestres que luego darían origen a la Humanidad.

En 1973, la banda estadounidense de rock Three Dog Night, publicó la canción «Shambala», en la que dice:

Wash away my troubles,
wash away my pain
with the rain in Shambala.
Wash away my sorrow,
wash away my shame
with the rain in Shambala.

En el videojuego Far Cry 4 (de 2014), Shangri-la es un paraíso donde no existe el dolor. También se expone que un rey kiratí mandó a un guerrero explorar la región, pero el soldado se implica en la defensa del paraíso contra demonios.

Montaña rusa[editar]

En 2012 se inauguró en Salou (España) el parque temático Port Aventura, que posee una montaña rusa llamada "Shambhala: Expedición al Himalaya". La idea de la tematización está inspirada en el reino imaginario de Shambhala, las montañas del Himalaya y Bután.

Libros[editar]

  • Mendoza, Mario:Mi extraño viaje al mundo de Shambala. Colombia: Bogotá D.C. 2013. Arango Editores.
  • Roerich, Nikolái (1874-1947): Shambhalla, la resplandeciente. España: Nous, 2011.
  • Trungpa, Chogyam (1939-1987): Shambhala. La senda sagrada del guerrero. Buenos Aires: Kairós, primera edición, 1986; 12.ª edición, 2011.
  • Hayward, Jeremy: El camino de Shambhala. Traducción de Miguel Iribarren. Madrid: Gaia, 1998. ISBN 84-88242-51-4.
  • Tomas, Andrew: Shambhala, oasis de luz. Traducción de Juan Moreno. Madrid: Plaza y Janes, 1980.

Notas[editar]

  1. Sylvie Crossman y Jean-Pierre Barou: Tibetan mandala, art and practice. The wheel of time pp. 20-26, 2004.
  2. a b c d e f Véase la entrada शम्भल  śambhala, que se encuentra en la mitad de la tercera columna de la pág. 1055 en el Sanskrit-English Dictionary del sanscritólogo británico Monier Monier-Williams (1819-1899). Oxford (Reino Unido): Clarendon Press, 1899.
  3. Actualmente no se conoce un río llamado Rathaprā. En los Himalayas, al este del río Ganges se encuentra el río Bhilangna, y al oeste el río Yamuna (que ―según el Visnu-purana―, es mil veces más sagrado que el río Ganges). En esa época, era muy difícil que una persona se internara en los Himalayas ―excepto para realizar un suicidio ritual―, así que los escritores de los Puranas podían afirmar que cualquier cosa se ocultaba en los Himalayas: una montaña de oro de varios kilómetros de altura (formada por el tesoro que el dios Shiva le dio al rey Marutta), ríos de nombres desconocidos, el monte Meru (de 450 000 km de altura).
  4. Según Twakan.com.

Véase también[editar]