Pungencia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La pungencia o picor es la sensación de ardor agudo producido por productos hortícolas como los pimientos picantes y la cebolla (Allium cepa L.), captada por el sentido del gusto al contacto con algunas sustancias (véase sabor).[cita requerida] La medición de su nivel respecto a los pimientos picantes se lleva a cabo a través de la escala Scoville.[cita requerida], que establece la cantidad de capsaicina, el componente químico responsable de la sensación que nos ocupa. En todo caso, existen varios tipos de picante, presentes en alimentos tan variados como la pimienta, el jengibre, el wasabi, el ajo, etcétera. En concreto, nos encontramos con varias familias de picante según el componente químico que lo causa: capsaicina, piperina, el isotiocianato de alilo, la alicina, y el gingerol.

Algunos países con bajos recursos y tradicionalmente han incorporado a su gastronomía condimentos de esta clase para conservar ciertos ingredientes. También se emplea para refrigerar el cuerpo. En la actualidad el picante se encuentra en la vanguardia de la gastronomía y las dietas, pues se trata de un regenerador natural de las mucosas y de un potente activador del metabolismo basal, entre otros beneficios conocidos. Contrariamente a la creencia popular, el picante no es un sabor, sino que se percibe a través de los receptores del dolor, una de las razones por las que cada vez es necesaria una mayor cantidad para lograr el mismo efecto en los consumidores.

Países con gastronomía picante[editar]

El reinado de la gastronomía picante podemos encontrarlo en México, Tailandia, y la India, si bien durante los últimos años este tipo de gastronomía se ha popularizado y dispersado a lo largo y ancho del globo. En África, América y Oceanía también encontramos territorios picantes, pero se calcula que es en estos tres primeros donde más se consumen estos condimentos: se ingieren entre 25 y 200 miligramos de capsaicinoides al día. Una cifra que llama la atención si la comparamos con el consumo Europeo, donde baja hasta 1,5 miligramos.

Beneficios y curiosidades del picante[editar]

Entre los beneficios del picante, encontramos que se trata de un conservador de los alimentos natural. De hecho, en el Antiguo Egipto lo utilizaban en el embalsamamiento de las momias.

Otra de sus virtudes es que se trata de un potente antiinflamatorio. Algunos de ellos poseen propiedades antisépticas –como el ajo– y son capaces de calmar el dolor –aplicado de forma tópica o en infusión–.

Potencia el sabor de los alimentos pero también es capaz de camuflar el olor.

Tiene efectos vasodilatadores, reduce la presión arterial y resulta muy efectivo en el tratamiento de resfriados y similares, especialmente en procesos gripales con mucosidad.

Contrariamente a la creencia popular mejora la actividad digestiva y activa el metabolismo incrementando el gasto energético y produciendo sensación de saciedad –precisamente por esto suele emplearse en muchas dietas para el control del peso-. También ayuda a acabar con los gases y combate los parásitos intestinales.

Cebollas[editar]

Respecto a las cebollas, según la definición de pungencia de la investigadora M. D. Raigón, de la Escuela Técnica Superior del Medio Rural y Enología, adscrita a la Universidad Politécnica de Valencia,

La pungencia es un parámetro relacionado directamente con la tipificación varietal de las cebollas, es decir, con la capacidad que presenten las diferentes variedades para acumular compuestos sulfurados en sus células.[1]

El nivel de pungencia puede ser medido como contenido de ácido pirúvico,[1]​ o por los sulfóxidos de cisteína, los precursores del sabor y del aroma, usando la cromatografía líquida de alta resolución (HPLC).[2]

Chiles[editar]

En los chiles, la pungencia es producida por la capsaicina (C18 H27 NO3).[3]​ La cayena, asimismo, incrementa la producción de ácidos estomacales, previene el estreñimiento y favorece la digestión.

Sintomatología[editar]

Esta sensación es causada por la capsaicina (compuesto activo de los pimientos picantes), la piperina (se encuentra en la pimienta negra y en el jengibre[4]​) y la allicina (presente en el ajo y la cebolla crudos), debido a la activación de la sensación de acidez y calor en el canal iónico sobre los nociceptores (los receptores del dolor).[cita requerida]

Referencias[editar]

  1. a b Raigón, M. D. «El nivel de pungencia de las cebollas», pp. 48-51. Horticultura Internacional. Consultado el 13 de septiembre de 2014.
  2. Mallor, C. y B. Thomas. «Evaluación de la pungencia en la Cebolla de Fuentes de Ebro.» Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA). Consultado el 13 de septiembre de 2014.
  3. Bolaños Herrera, Alfredo (1998) Introducción a la Olericultura, pág. 94. En Google Books. Consultado el 13 de septiembre de 2014.
  4. Iturriaga de la Fuente, Y. (2013, diciembre 1). Sobre todo de sabores. Columna "No sólo de pan...", La Jornada, p. 4a, sección Cultura, suplemento "La Jornada de enmedio" (Consultado domingo 15 de diciembre de 2013).

Enlaces externos[editar]