Parque Cultural de Valparaíso

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Parque Cultural de Valparaíso
Exterior Parque Cultural de Valparaíso.jpg
Ubicación Flag of Chile.svg Chile
Ciudad Valparaíso
Dirección Calle Cárcel 471, Cerro Cárcel
Coordenadas 33°2′46.3049″S 71°37′39.2750″O / -33.046195806, -71.627576389Coordenadas: 33°2′46.3049″S 71°37′39.2750″O / -33.046195806, -71.627576389
Inauguración enero de 2012[1]
Dimensiones 2.5 Ha
10 000 aprox. construidos[2]
Sitio web parquecultural.cl
[editar datos en Wikidata]

El Parque Cultural de Valparaíso (PCdV), también conocido como la Ex-cárcel, es un complejo arquitectónico construido en el Cerro Cárcel de Valparaíso, Chile, en enero de 2012,[1]​ sobre las bases de lo que fue la antigua cárcel pública de la ciudad,[3]​ y posteriormente un espacio de organización colectiva «okupado» por artistas locales.[4]​ Dentro de sus dependencias también se emplaza un antiguo polvorín, un antiguo sitio arqueológico de fines de la época colonial, que corresponde a la construcción más antigua que se conserva de la ciudad,[5]​ y al único testimonio de las fortificaciones que se construyeron en numerosos cerros de Valparaíso.[6]

Se trata de un conjunto de espacios arquitectónicos con fines culturales, y que incluye un moderno teatro, oficinas y salas de ensayo para danza, teatro, circo y música. Sus edificios rodean un parque de uso público, en cuyo costado se emplaza una terraza desde la que se puede ver la Bahía de Valparaíso.[3]

Historia[editar]

El polvorín colonial[editar]

Entre 1807 y 1809, a fines de la época del Chile colonial, en la cumbre de la Loma de Elías (hoy Cerro Cárcel) se construyó un polvorín, con el fin estratégico de proteger a las colonias americanas del Imperio español de los ataques ingleses, durante las llamadas Guerras Napoleónicas. La estructura fue diseñada por el Capitán de Ingenieros, José Miguel María de Atero y González. Sus dimensiones son de 24.90 metros de largo, 6.50 metros de alto y 5.80 metros de ancho, y tenía una capacidad para 800 quintales (es decir, 80 toneladas) de pólvora. Además tiene un techo de dos aguas, una bóveda, un respiradero, un contrafuerte y un canal de ventilación.[6]​ Fue pensada para abastecer a cuatro fuertes de la villa-puerto,[7]​ los cuales también servían para proteger a la ciudad de corsarios y piratas. A este polvorín se le conoció como el «Almacén de pólvora de quebrada Elías», aludiendo al nombre de la quebrada, que muchos años más tarde heredó una calle contigua al Parque Cultural. La fortificación por entonces estaba alejada de la ciudad, pero tenía un fácil acceso.[6]

Luego de polémicas debido a la calidad y costos de la edificación, José Miguel María de Atero logró hacer que se reforzara la estructura, lo que la volvió más costosa pero menos vulnerable a posibles bombardeos.[7]

El polvorín se continuó utilizando durante alrededor de un siglo como barraca militar para el almacenamiento de armas.[7]​ Sin embargo, se dejó de utilizar para su función inicial de polvorín hacia los años 1830. En 1844 el terreno sobre el cual se emplaza fue vendido para la construcción de una cárcel para la ciudad.[6]

Cárcel de Valparaíso[editar]

Antigua cárcel de Valparaíso, hoy remodelada como «Edificio de transmisión». Sobre esta cancha de tierra actualmente se ubican los prados del parque.

A partir de 1846,[8]​ el polvorín se comenzó a utilizar como presidio junto a otros edificios menores cercanos,[5]​ e incluso de pensó en transformarlo en una capilla.[6]​ En 1907, luego del violento terremoto de Valparaíso de 1906, se comenzó a construir la galería de reos de la nueva Cárcel Pública de Valparaíso, hoy conocida como edificio de transmisión.[5]​ La cárcel funcionó allí durante casi un siglo, entre 1906 y 1999.[7]​ Se convirtió en el principal recinto carcelario de la Región de Valparaíso, y recurrentemente tuvo sobrepoblación penal.[9]​ Durante su construcción se decidió conservar el antiguo polvorín intacto, el cual logró resistir diversos terremotos.[7]

Durante la dictadura militar de Augusto Pinochet, en el período histórico conocido como Régimen Militar, la cárcel fue utilizada como centro de detención para presos políticos, sobre los que se cometieron numerosas violaciones de derechos humanos. Entre 1973 y 1974, los meses siguientes al Golpe de Estado, los prisioneros llegaban desde diversos recintos militares, principalmente la Academia de Guerra y el Cuartel Silva Palma. De acuerdo a algunos testimonios, también llegaron reos de otros campos de prisioneros de la región, principalmente del Campo de Concentración Melinka, ubicado en Puchuncaví. Durante el resto de la dictadura, entre 1977 y 1990, los presos eran enviados directamente por Carabineros, la PDI y la CNI, luego de haber sido detenidos en recintos de estas entidades, especialmente de la CNI. De acuerdo con las declaraciones de los testigos, durante toda la dictadura militar, los presos políticos recibieron permanentes maltratos, además de haber sido discriminados por sobre los demás reos. Entre los abusos se cuentan la incomunicación con el exterior, encierros injustificados, traslados sin aviso a otros recintos carcelarios, maltrato físico por parte de gendarmes e infantes de marina, e incluso ocasionales interrogatorios y torturas por parte de carabineros y miembros de la CNI.[9]

Espacio cultural Ex-cárcel[editar]

El Galería de Reos del Espacio Ex-cárcel en 2005 (hoy Edificio de Transmisión), cuando era organizado colectivamente por artistas de la zona.

Una vez que la cárcel quedó en desuso, esta fue utilizada los años siguientes por numerosos artistas de la ciudad y de los sectores aledaños, quienes transformaron las celdas y los espacios de la cárcel en salas de ensayo y espacios para la realización de actividades deportivas y presentaciones de artes escénicas.[1]

Durante esta época se realizaron diversos estudios e intentos por proteger y reparar el antiguo polvorín, para convertirlo en un museo de sitio o monumento protegido. Hacia 2005, poseía severos problemas estructurales, especialmente en la techumbre y la bóveda.[6]

Parque Cultural de Valparaíso[editar]

El proyecto de creación del Parque Cultural de Valparaíso (PCdV) se comenzó a gestar durante el primer gobierno de la presidenta Michelle Bachelet.[10]​ En 2007, el destacado arquitecto brasileño Oscar Niemeyer regaló un boceto de construcción, el cual, luego de varias modificaciones, fue finalmente rechazado por el gobierno local.[1]

Dos años más tarde, a través de concurso público, se eligió a la oficina de arquitectos chilena HLPS para la construcción del Parque.[1]​ En noviembre de 2009, la Dirección de Crédito Prendario (Dicrep) y la Municipalidad de Valparaíso firmaron un comodato, avalado por la SUBDERE, el GORE Valparaíso y el CNCA, a través del cual Dicrep cedió el cuarto piso de su edificio ubicado entonces en el barrio universitario de la ciudad, a los antiguos artistas ocupantes de la Ex-cárcel, para que continuasen con sus procesos de creación y formación interrumpidos por los futuros trabajos. Este nuevo espacio, de 1200 m², estaría habilitado para su uso desde comienzos de 2010 hasta los términos de la construcción del nuevo Parque Cultural.[10]

El proyecto adjudicado, que resultó elegido de entre más de cien iniciativas postuladas, se licitó a comienzos de 2010.[2]​ Las obras estaban inicialmente pensadas para acabar en junio de 2011, pero para entonces aún presentaban un 85% de avance.[4]​ Finalmente, el nuevo PCdV se inauguró en enero de 2012.[1]​ El antiguo polvorín, con más de dos siglos de historia y aún en pie, se restauró para dejarlo abierto a la comunidad.[7]

Administración[editar]

La administración del PCdV es un caso ejemplar en el país, pues antes de su construcción y creación legal como corporación sin fines de lucro, el espacio cultural Ex-cárcel ya contaba con una administración ciudadana, de tipo informal, pero activa y funcional. De este modo, luego de largos debates, la sociedad civil se ganó el derecho a elegir representantes para formar parte de su directorio, el cual estaría constituido además por representantes del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), la Municipalidad de Valparaíso y el GORE.[1]

El PCdV actualmente funciona como una corporación cultural de cuyo directorio participan entidades gubernamentales y privadas.[11]​ Para 2015, estaba estructurado de la siguiente manera:[12]

Su primer director ejecutivo fue el curador y crítico de arte Justo Pastor Mellado, quien asumió el cargo junto con la inauguración del Parque, en enero de 2012. En diciembre de 2014, el contrato de Mellado no fue renovado, en parte debido a críticas en su gestión por falta de transparencia. El cargo estuvo desocupado durante ocho meses, hasta que en agosto de 2015 asumió la nueva dirección el músico y político Jorge Coulón, quien fue elegido por el directorio de entre otros cinco candidatos, entre ellos el artista visual Arturo Duclos. Coulón, miembro fundador de Inti-Illimani e Inti-Illimani Nuevo, anteriormente se desempeñaba como director del Centro Cultural de La Florida.[1]

En marzo de 2015 el PCdV asumió la nueva figura legal de Asociación Parque Cultural de Valparaíso. Para ella se conformó un directorio, cuyo primer presidente fue el escritor y conductor de televisión Cristián Warnken,[12]​ quien renunció al poco tiempo, el 3 de junio de 2015, para ser reemplazado por Alejandro Rodriguez Musso, diseñador industrial, gestor cultural y académico de la Universidad de Valparaíso.[13]

Financiamiento[editar]

Hasta el año 2015, el Parque Cultural de Valparaíso era financiado principalmente por el CNCA. Era, por lo tanto, la única institución cultural fuera de la Región Metropolitana de Santiago financiada directamente por medio de la Ley de Presupuesto.[12]​ Más tarde, el Parque cambió su figura legal, y a partir de entonces pudo comenzar a buscar un financiamiento independiente, mediante el cobro de entradas para sus espectáculos y el arriendo de sus salas.[cita requerida]

Arquitectura[editar]

La remodelación y construcción del proyecto del Parque Cultural de Valparaíso estuvo a cargo de HLPS Arquitectos, empresa chilena[14]​ conformada por los arquitectos Martin Labbe, Jonathan Holmes, Carolina Portugueis y Osvaldo Spichiger. Desde un punto de vista arquitectónico, el parque se divide en tres espacios de ambientes diferentes:[2]

En junio de 2013, el PCdV fue reconocido como la mejor obra arquitectónica publicada en el sitio web de Plataforma Arquitectura durante 2012, luego de haber obtenido la mayoría de votos de entre más de 70.000 votaciones realizadas por la comunidad arquitectónica a 15 trabajos diferentes. La premiación de esta XI versión del concurso se realizó en el mes de octubre, en Santiago de Chile.[14]

Edificio de Transmisión[editar]

Interior del Edificio de Transmisión. A la izquierda, una escalera para subir al segundo nivel; a la derecha, escalera para descender a la sala de danza subterránea. Note la reducción de los tres niveles originales a dos, y el aumento de luz desde el techo.

Construido a partir de la modernización de la antigua Galería de Reos. Del antiguo edificio se conservaron las paredes interiores, las cuales contienen dibujos y recortes que pegaban los mismos presos. Es, por tanto, una muestra de reciclaje arquitectónico.[2]

La propuesta enfrenta la contradicción de convertir una antigua cárcel en un espacio de integración social. La solución encontrada contempló la creación de un paseo público y de un plano urbano, así como la realización de un corte horizontal en el antiguo muro de la cárcel, de modo que desde dentro se mantuvo la altura de 4.5 metros del muro original, pero desde el exterior se permite un acceso más natural al edificio, a nivel del suelo.[2]

El nombre actual del edificio se debe a que aquí se transmiten proyectos de creación y formación artística y cultural. El espacio contiene:[2]

  • 2 salas de música
  • 2 salas de danza
  • 2 salas de teatro
  • 2 salas de pintura y escultura
  • 2 salas para actividades de formación
  • 1 espacio para artes circenses
  • 1 centro de documentación y archivo acerca de los movimientos sociales históricos de la ciudad
  • 1 cocina abierta para los artistas

Edificio de Difusión[editar]

Segundo nivel del Edificio de Difusión.

Se trata de un edificio nuevo de estilo contemporáneo, que contiene:[2]

  • 1 gran teatro moderno
  • 1 sala de artes visuales
  • 1 sala de laboratorio multidisciplinario
  • 1 biblioteca infantil (en desarrollo)
  • 4 espacios comerciales: un café-restaurante, dos tiendas y una amplia zona de estacionamientos (esta última actualmente en desuso)

El edificio cuenta de cinco niveles. El último es una amplia terraza desde la cual se puede ver la bahía de Valparaíso y buena parte del Gran Valparaíso: Viña del Mar, Reñaca y Concón.[2]

El parque[editar]

El parque propiamente tal, como arquitectura paisajista, en la cual se sitúa el antiguo polvorín y la terraza-mirador.

Vista desde la terraza-mirador del Parque hacia la Bahía de Valparaíso.  

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h Espinoza A., Denisse (19 de agosto de 2015). «Músico Jorge Coulón es el nuevo director del Parque Cultural Valparaíso». La Tercera. Consultado el 13 de noviembre de 2016. 
  2. a b c d e f g h «Arquitectura». Parque Cultural de Valparaíso. Consultado el 13 de noviembre de 2016. 
  3. a b «Parque Cultural». Parque Cultural de Valparaíso. Consultado el 13 de noviembre de 2016. 
  4. a b Arancibia, Paulina (16 de junio de 2011). «Un 85% de avance presentan obras del Parque Cultural de Valparaíso». Biobiochile.cl. Consultado el 15 de noviembre de 2016. 
  5. a b c «Almacén de Pólvora de la Quebrada Elías». Parque Cultural de Valparaíso. 3 de mayo de 2013. Consultado el 20 de noviembre de 2016. 
  6. a b c d e f «Recuperan la construcción más antigua de Valparaíso». Estrella de Valparaíso. 9 de julio de 2005. Consultado el 25 de noviembre de 2016. 
  7. a b c d e f «Museo de Sitio». Parque Cultural de Valparaíso. Consultado el 13 de noviembre de 2016. 
  8. «Aporte histórico y cultural, Cerro Cárcel destaca como una nueva ruta turística en Valparaíso». La Tercera. 25 de septiembre de 2012. Consultado el 25 de noviembre de 2016. 
  9. a b «Cárcel de Valparaíso: V Región». Memoria Viva. Consultado el 17 de noviembre de 2016. 
  10. a b Venegas, Marcela (20 de noviembre de 2009). «Municipalidad de Valparaíso y Dicrep ceden en comodato espacio para artistas de la Ex Cárcel». Biobiochile.cl. Consultado el 15 de noviembre de 2016. 
  11. a b «La asociación». Parque Cultural de Valparaíso. Consultado el 13 de noviembre de 2016. 
  12. a b c d «Cristián Warnken es el nuevo presidente del Directorio del Parque Cultural de Valparaíso». Biobiochile.cl. 4 de marzo de 2015. Consultado el 13 de noviembre de 2016. 
  13. «Alejandro Rodríguez es nombrado nuevo Presidente del Directorio del Parque Cultural Valparaíso». El Martutino. 16 de junio de 2015. Consultado el 13 de noviembre de 2016. 
  14. a b Acosta, Cesar (21 de junio de 2013). «Parque Cultural de Valparaíso es reconocido internacionalmente». Biobiochile.cl. Consultado el 15 de noviembre de 2016. 

Notas[editar]

  1. Hacia 2015, estas organizaciones eran el Sindicato de Trabajadores de la Danza de la Región de Valparaíso, Unión de Músicos Independientes de Valparaíso, y Ciudadanos por Valparaíso.[12]​ Esta última organización dejó de pertenecer al directorio en 2016.[11]

Enlaces externos[editar]