Marvin el Marciano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El marciano Marvin. Disfraz.

Marvin el Marciano es uno de los personajes contados entre las famosas caricaturas de Warner Bros. Looney Tunes.

Descripción[editar]

Marvin hace su primera aparición publica el 24 de julio de 1948 con el capítulo llamado Haredevil Hare en donde tiene la misión de destruir la Tierra con su Modulador Espacial Explosivo PU de Uranio, traducido en Latinoamérica como "plutonium X dinamitum 3". Siempre lo vemos acompañado de su fiel perro marciano K-9. Normalmente se enfrenta a Bugs Bunny, en algunos capítulos lo secuestra, pero también trabajó en los clásicos capítulos de Duck Dodgers en el siglo 24 1/2 (Duck Dodgers in the 24th and 1/2 century) en donde se enfrentó a Duck Dodgers (el Pato Lucas) y al "joven Cadete Espacial" (Porky). Estos capítulos fueron el preludio e inspiración para una posterior serie de WB llamada Duck Dodgers lanzada en el 2004 en Cartoon Network.

Marvin ahora es un personaje muy famoso y sus mercancías venden millones de dólares. Ha hecho varios papeles en la gran pantalla, incluida la película de 1996 Space Jam con Michael Jordan en la cual hacía de arbitro en el partido de basquetbol , y en la película de Looney Tunes en el nuevo milenio, Looney Tunes: Back in Action de 2003, donde es el esbirro principal del presidente de ACME, donde comparte escena junto a otros extraterrestres famosos como los Daleks de Doctor Who.

Personalidad[editar]

En los cortometrajes animados de Looney Tunes poco se dice de la personalidad del marciano, aparte claro está de su amistad con K-9 y sus deseos por conquistar planetas (incluyendo la Tierra). No fue hasta la serie Duck Dodgers, donde se empezaron a conocer ciertas características sobre el extraterrestre, por ejemplo: se descubre que tiene un miedo atroz a las alturas (porque según él mismo dice, su madre lo dejó colgando del balcón de su casa), aunque finalmente es capaz de superar este pánico gracias a la ayuda de Porky pig; también se descubre que le encanta el golf (el golf galáctico para ser más exactos) y que no se le da nada mal; se siente atraído por su superiora, la reina de Marte (aunque ésta no le hace caso); y cambia bastante su relación con K-9: en los cortometrajes originales K-9 no era nada más que un simple esbirro suyo, sin embargo ahora se lo coloca más como su mascota que como un sirviente.